Hechos 15:6

ANÁLISIS HOMILÉTICO .— Hechos 15:6-21

El Concilio de Jerusalén; o, la controversia de la circuncisión resuelta

I. La composición del Consejo .-

1. Los apóstoles . El doce; Paul aún no está incluido en su número. Estos, como elegidos por Cristo, eran naturalmente considerados como los jefes de la comunidad cristiana, que en consecuencia los buscaba en busca de consejo en asuntos de administración de la Iglesia, y especialmente en busca de orientación en circunstancias de dificultad.

2. Los ancianos . Los presidentes, superintendentes o supervisores de las diferentes sinagogas cristianas o iglesias. No se puede suponer cuán grande fue el cuerpo que formó el ancianato; pero todos sus miembros, está claro, estaban en pie de igualdad como presbíteros.

3. Los hermanos . Los miembros de la Iglesia llamaron “la multitud” ( Hechos 15:12 ); “Toda la Iglesia” ( Hechos 15:22 ). No se puede responder si estos tomaron parte activa en la discusión sin saber en qué capacidad habló Santiago ( Hechos 15:13 ); que estaban asociados con los apóstoles y ancianos en el hallazgo de la corte, la narración declara claramente ( Hechos 15:22 ). “Los tres cuerpos se encontraban uno frente al otro como Boulè o consejo, Gerusia o senado, y Ecclesia o asamblea, en una República Griega” (Plumptre).

II. Las deliberaciones del consejo .-

1. El discurso de Pedro . Después de una discusión considerable, en la que los “hermanos” pudieron haber participado, el Hombre de Roca, Cefas o Pedro, pidió una audiencia a la corte.

(1) Les recordó a los presentes una serie de hechos con los que todos estaban familiarizados (véase 11): primero, que unos catorce años antes de que Dios lo había seleccionado especialmente (Pedro) para predicar el evangelio a los gentiles, en circunstancias tales como demostró que era la voluntad del cielo, que ellos (los gentiles) deberían ser invitados a creer, y así ser recibidos en la Iglesia cristiana (véase Hechos 10:34 ); En segundo lugar, que Dios mismo, quien, por su carácter de escudriñador del corazón, no podía estar bajo ningún error en cuanto a la actitud interior de cualquiera hacia el evangelio, había dado testimonio de la autenticidad de su conversión, otorgándoles el Espíritu Santo de la misma manera. como había hecho con los judíos (véase Hechos 10:44); y tercero, que Dios no había puesto ninguna diferencia entre ellos (los judíos) y los gentiles al convertirse en cristianos, que en el caso de ambos, la fe había operado de la misma manera y producido los mismos resultados, es decir, había llevado a la purificación del corazón del pecado, o, en otras palabras, había santificado la naturaleza.

(2) Les hizo una pregunta que contenía un argumento muy poderoso. ¿Por qué deberían procurar imponer la circuncisión a los discípulos? En primer lugar, hacerlo era ser culpable de tentar a Dios , es decir , de ponerlo a prueba presuntuosamente al exigir pruebas adicionales de su voluntad, cuando las ya proporcionadas y recitadas por Pedro deberían ser suficientes. En segundo lugar, hacerlo sería colocar sobre el cuello de los discípulos gentiles un yugo que los mismos judíos habían encontrado intolerable, molesto, gravoso, opresivo, servil en extremo, como no podía dejar de ser cuando los hombres llegaron a considerarlo (como desafortunadamente lo hicieron los judíos, y ahora deseaban enseñar a los gentiles que era) indispensable para la salvación.

En tercer lugar, hacerlo era insistir en un ritual que la experiencia había demostrado que era completamente innecesario. Los mismos judíos que creyeron habían confesado prácticamente que no podían ser salvos por las ceremonias de la Ley, y se habían vuelto para buscar la salvación por gracia; si es así, ¿cómo podría ser más que inconsistente y ridículo imponer a los gentiles aquello en lo que los judíos mismos habían perdido la fe?

2. Oraciones de Bernabé y Pablo . Uno tras otro, los dos misioneros se dirigieron a la Casa, precediendo a Bernabé, presumiblemente debido a su edad, y porque el consejo tenía, hasta el momento, mayor confianza en él. El tema tratado por ambos fueron sus viajes misioneros. Uno puede imaginar la elocuencia con la que el "orador principal" dilataría sobre el emocionante relato de sus experiencias y de las señales y maravillas de Dios entre los paganos, y casi ver el aliento contenido - "toda la multitud guardó silencio" - con el que los atestados asamblea escucharía la historia "de la revolución más grande que el mundo haya visto". Los oradores parecen haberse limitado a una narración de hechos sin adornos.

3. El consejo de James . El Santiago que, después de que Bernabé y Pablo se sentaron, reclamó la atención de la reunión fue el hermano del Señor ( Gálatas 2:9 ), “quien, desde la austera santidad de su carácter, era comúnmente llamado, tanto por judíos como por Cristianos, Santiago el Justo ”(Conybeare y Howson, i. 204). De la circunstancia de que habló por última vez, se ha inferido bastante razonablemente que actuó como presidente del concilio y que, con toda probabilidad, fue el pastor principal de la Iglesia de Jerusalén. Desde su conocido carácter de fuerte legalista, su decisión a favor de la libertad, después de la de Pedro, no podía dejar de tener un gran peso. La sustancia de lo que dijo fue

(1) que la conversión de los gentiles, como la ensayó Simeón (el nombre hebreo de Pedro), fue un cumplimiento exacto de la profecía del Antiguo Testamento, la predicción particular citada fue tomada de Amós 9:11-12 ; y

(2) que, siendo así, la conversión de los gentiles evidentemente tuvo un lugar en el plan y propósito de Dios, a quien todas sus obras fueron conocidas desde el principio, de modo que nada podría ocurrir por accidente. Posteriormente procedió a dictar sentencia sobre el caso, sentencia que el tribunal adoptó por unanimidad.

III. El hallazgo del consejo .-

1. Que los cristianos gentiles no deben preocuparse por la circuncisión u otras ceremonias judías . Ni los que ya se habían vuelto, ni los que en el futuro podrían volverse a Dios, al creer en Jesús, deberían ser molestados, preocupados o acosados ​​por estos elementos miserables; pero todos deben quedar solos en esa libertad con la que Cristo había hecho libre a su pueblo ( Gálatas 5:1 ).

2. Que se les pida a los cristianos gentiles que se abstengan de ciertas cosas .

(1) Contaminación de ídolos. Es decir , partes de víctimas de sacrificios que no habían sido utilizadas en sacrificio, y que los paganos vendían en el mercado por comida ordinaria, pero que, como habiendo sido presentadas a un ídolo, el judío consideraba que implicaban sobre quien las comía la culpa de idolatría (compare Romanos 14:15 ; 1 Corintios 8:10 ).

(2) Fornicación. La mente pagana se había vuelto tan corrupta que prácticamente había perdido todo sentido de castidad como virtud; y además, en relación con las fiestas paganas en honor a sus deidades, se practicaba con frecuencia el libertinaje más desvergonzado: por lo tanto, ambas consideraciones exigían una estricta prohibición de este pecado.
(3) Cosas estranguladas. Es decir , la carne de los animales no muertos de la forma ordinaria, que a los judíos no se les permitía comer, porque no estaba debidamente drenada de sangre ( Levítico 17:13-14 ; Deuteronomio 12:16 ; Deuteronomio 12:23 ) .

(4) Sangre. Estos paganos a menudo bebían en sus fiestas idólatras, e incluso en otras ocasiones, se mezclaban con su comida.
3. Que se instruya a los cristianos gentiles en cuanto a la razón de esta restricción parcial de su libertad.. “Porque Moisés, desde los tiempos antiguos (o desde las generaciones antiguas), tiene en cada ciudad quienes le predican, en las sinagogas se leen todos los sábados”. Lo que significa que debido a esta lectura constante de la Ley, los sentimientos de los cristianos judíos que no hubieran roto con la sinagoga serían heridos si los cristianos gentiles estuvieran exentos, no solo de la circuncisión, sino de las restricciones que solían imponerse a los prosélitos que venían. del paganismo al judaísmo. Por lo tanto, como un compromiso, las prohibiciones antes mencionadas, los así llamados preceptos de Noé, fueron impuestas a los cristianos gentiles.

Aprender -

1. El derecho de los laicos cristianos a participar en los sínodos, asambleas y concilios de la Iglesia.
2. La propiedad de conducir todas las deliberaciones de la Iglesia con decencia y en orden.
3. La sabiduría de los miembros de la Iglesia al prestar atención a los consejos de sus líderes.
4. El deber de los concilios de la Iglesia de depender únicamente de la persuasión moral para la ejecución de sus decretos.

SUGERENCIAS Y SUGERENCIAS

Hechos 15:6-21 . La Primera Asamblea Eclesiástica .

I. La cuestión discutida . — Concerniente a las condiciones de la salvación.

II. El espíritu manifestado — Un espíritu de amor y verdad.

III. La norma reconocida — el testimonio de Dios en las Escrituras y en la providencia.

IV. La decisión dada — Una de sabiduría cristiana, calculada para conciliar y promover la unión entre los salvos.

Hechos 15:8 . El conocimiento de Dios del corazón .

I. Inmediato.
II. Constante.
III. Exhaustivo.
IV. Cortés.

Hechos 15:9 . No hay diferencia entre nosotros y ellos, es decir, entre hombre y hombre .

I. La necesidad de la salvación. Los corazones de todos, al ser impuros, requieren limpieza.

II. La provisión de salvación. La expiación de Cristo y la gracia del Espíritu están diseñadas para todos.

III. La condición de la salvación. Fe en el Señor Jesucristo.

IV. La posesión de la salvación. Todos los que creen reciben el Espíritu Santo, que es las arras de nuestra herencia.

Purificación del corazón .

I. El corazón es inmundo por naturaleza y requiere limpieza.
II. Esta limpieza solo puede efectuarse mediante la morada del Espíritu Santo.
III. El Espíritu Santo siempre opera a través de la fe del individuo.
IV. La fe del individuo se basa en la verdad de Dios.

Hechos 15:11 . El Credo del Apóstol .

I. Que tanto los judíos como los gentiles necesitan la salvación — ambos son iguales bajo el pecado ( Romanos 2:9 ).

II. Que para los judíos, así como para los gentiles, la salvación solo puede ser por la gracia del Señor Jesucristo . Ningún otro nombre ( Hechos 4:12 ); solo un Mediador ( 1 Timoteo 2:5 )

III. Que como consecuencia, tanto los judíos como los gentiles, no pueden ser salvos de otra manera que por la fe sin obras . Por las obras de la Ley ninguna carne será justificada ( Gálatas 2:16 ).

IV. Que tanto judíos como gentiles están seguros de la salvación, si creen. - “Todo aquel que cree” ( Juan 3:16 ).

La primera confesión de fe.

I. El error contra el que se protegió. Salvación por obras.

II. El suelo sobre el que descansaba. Palabra de Dios y experiencia cristiana.

III. El espíritu que lo impregnaba. Coraje y humildad; audacia y amor.

IV. El evangelio que proclamó. Salvación por la gracia de Dios y la fe del hombre.

V. El asentimiento que recibió. Fue acogido por todos los funcionarios y miembros de la Iglesia.

Hechos 15:14-18 . La conversión de los gentiles .

I. Un hecho consumado — Dios ha visitado a los gentiles para sacar de ellos un pueblo para Su nombre.

II. Un cumplimiento de la profecía — Además de Amós 9:11-12 , se podrían haber citado pasajes como los siguientes: Isaías 2:2 ; Isaías 9:2 ; Isaías 11:10 ; Isaías 25:6 ; Isaías 52:15 ; Jeremias 4:2 ; Jeremias 16:19 ; Daniel 7:14 ; Joel 2:28 ; Zacarías 8:23 .

III. Un evento previsto — Habiendo tenido un lugar en el consejo eterno de Dios, fue conocido por Dios desde el principio.

IV. Una obra que progresa — El resto de los hombres todavía buscan a Dios. (Vea las sugerencias sobre Hechos 15:3 )

Hechos 15:17-18 . Puntos de vista de Dios en el Antiguo Testamento .

I. El Padre de los Hombres.
II. El Señor de las Naciones.
III. El gobernante del universo.
IV. El trabajador omnisciente.
V. El Bien Supremo de la Humanidad
.