Job 16:1-22

1 Entonces respondió Job y dijo:

2 — He oído muchas cosas como estas; consoladores gravosos son todos ustedes.

3 ¿Habrá fin para las palabras vacías? ¿Qué te incita a responder?

4 Yo también podría hablar como ustedes. Si su alma estuviera en lugar de la mía, yo también podría componer discursos contra ustedes, y por ustedes sacudiría mi cabeza.

5 Los alentaría con mi boca, y el movimiento de mis labios traería alivio.

6 »Pero si hablo, mi dolor no tiene alivio; y si dejo de hablar, ¿qué se ha de ir de mí?

7 Pero ahora Dios me tiene agobiado. Ha desolado toda mi compañía

8 y me ha llenado de arrugas. Mi debilidad responde en mi propia cara; ha venido a ser testigo y se ha levantado contra mí.

9 Su furor me ha despedazado pues me aborrece; contra mí hace crujir sus dientes. Mi adversario aguza su mirada contra mí.

10 Contra mí han abierto su boca; con afrenta han golpeado mis mejillas. A una se han juntado contra mí.

11 Dios me ha entregado a los perversos; me ha empujado a las manos de los impíos.

12 Yo estaba tranquilo pero él me sacudió; me tomó por el cuello y me despedazó. Él me ha puesto por blanco suyo;

13 sus arqueros me han rodeado. Atraviesa mis riñones sin compasión y derrama por tierra mi hiel.

14 Abre en mí brecha tras brecha; contra mí arremete como un guerrero.

15 »He cosido cilicio sobre mi piel y he hundido mi fuerza en el polvo.

16 Mi rostro está enrojecido con el llanto, y sobre mis párpados hay densa oscuridad

17 a pesar de no haber violencia en mis manos y de ser pura mi oración.

18 »¡Oh tierra, no encubras mi sangre! ¡Que no haya lugar para mi clamor!

19 He aquí que también ahora mi testigo está en los cielos; en las alturas está mi defensor.

20 Mis amigos me escarnecen; mis ojos derraman lágrimas ante Dios.

21 ¡Oh, si alguien llevara la causa de un hombre ante Dios como entre el hombre y su prójimo!

22 Porque los pocos años se van, y yo iré por el camino sin retorno.

El siguiente comentario cubre los Capítulos 4 al 31.

En cuanto a los amigos de Job, no requieren comentarios extensos. Instan a la doctrina de que el gobierno terrenal de Dios es una medida y manifestación plena de Su justicia y de la justicia del hombre, que se correspondería con ella: una doctrina que prueba una total ignorancia de lo que es la justicia de Dios y de Sus caminos; así como la ausencia de todo conocimiento real de lo que es Dios, o el hombre como pecador.

Tampoco vemos que los sentimientos de sus corazones estuvieran influenciados por la comunión con Dios. Su argumento es una estimación falsa y fría de la justicia exacta de Su gobierno como una manifestación adecuada de Su relación con el hombre, aunque dicen muchas cosas verdaderas y comunes que incluso el Espíritu de Dios adopta como justas. Aunque Job no estaba delante de Dios en su estimación de sí mismo, juzga correctamente en estos aspectos.

Él muestra que aunque Dios muestra su desaprobación de los malvados, sin embargo, las circunstancias en las que a menudo se encuentran derriban los argumentos de sus amigos. Vemos en Job un corazón que, aunque rebelde, depende de Dios y se regocijaría al encontrarlo. Vemos, también, que cuando puede desembarazarse, con unas pocas palabras, de sus amigos, los cuales, es bastante sensato, no entienden nada de su caso, ni de los tratos de Dios, se vuelve a Dios (aunque no lo hace). encontrarlo, y aunque se queja de que Su mano es pesada sobre él), como en ese hermoso y conmovedor capítulo 23, y los razonamientos en cuanto al gobierno divino, Capítulo s 24, 21.

Es decir, vemos a alguien que ha gustado que Dios es misericordioso, cuyo corazón, verdaderamente herido e indómito, sin embargo reclama esas cualidades para Dios, porque lo conoce, que los fríos razonamientos de sus amigos no podrían atribuirle; un corazón que se queja amargamente de Dios, pero que sabe que, si pudiera acercarse a Él una vez, lo encontraría tal como había declarado que era, y no como ellos habían declarado que era o eran ellos mismos; encontrarlo, no sería como ellos, pondría palabras en su boca; un corazón que repelió con indignación la acusación de hipocresía; porque Job estaba consciente de que miraba a Dios, y que había conocido a Dios y actuado con referencia a Él, aunque Dios consideró apropiado recordar su pecado.