Lucas 2:1-52

1 Aconteció en aquellos días que salió un edicto de parte de César Augusto para levantar un censo de todo el mundo habitado.

2 Este primer censo se realizó mientras Cirenio era gobernador de Siria.

3 Todos iban para inscribirse en el censo, cada uno a su ciudad.

4 Entonces José también subió desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David que se llama Belén, porque él era de la casa y de la familia de David,

5 para inscribirse con María, su esposa, quien estaba encinta.

6 Aconteció que, mientras ellos estaban allí, se cumplieron los días de su alumbramiento

7 y dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre porque no había lugar para ellos en el mesón.

8 Había pastores en aquella región que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño.

9 Y un ángel del Señor se presentó ante ellos y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y temieron con gran temor.

10 Pero el ángel les dijo: — No teman, porque he aquí les doy buenas noticias de gran gozo que serán para todo el pueblo:

11 que hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador, que es Cristo el Señor.

12 Y esto les servirá de señal: Hallarán al niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.

13 De repente, apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales que alababan a Dios y decían:

14 — ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz entre los hombres de buena voluntad!

15 Aconteció que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo los pastores se decían unos a otros: — Pasemos ahora mismo hasta Belén y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha dado a conocer.

16 Fueron de prisa y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.

17 Al verle, dieron a conocer lo que les había sido dicho acerca de este niño.

18 Todos los que oyeron se maravillaron de lo que los pastores les dijeron;

19 pero María guardaba todas estas cosas meditándolas en su corazón.

20 Los pastores se volvieron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto, tal como les había sido dicho.

21 Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidar al niño, llamaron su nombre Jesús, nombre que le fue puesto por el ángel antes que él fuera concebido en el vientre.

22 Cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos conforme a la Ley de Moisés, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor

23 (así como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abre la matriz será llamado santo al Señor)

24 y para dar la ofrenda conforme a lo dicho en la ley del Señor: un par de tórtolas o dos pichones de paloma.

25 He aquí, había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, y este hombre era justo y piadoso; esperaba la consolación de Israel y el Espíritu Santo estaba sobre él.

26 A él le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes que viera al Cristo del Señor.

27 Movido por el Espíritu, entró en el templo; y cuando los padres trajeron al niño Jesús para hacer con él conforme a la costumbre de la ley,

28 Simeón lo tomó en sus brazos y bendijo a Dios diciendo:

29 — Ahora, Soberano Señor, despide a tu siervo en paz conforme a tu palabra;

30 porque mis ojos han visto tu salvación

31 que has preparado en presencia de todos los pueblos:

32 luz para revelación de las naciones y gloria de tu pueblo Israel.

33 Su padre y su madre se maravillaban de las cosas que se decían de él.

34 Y Simeón los bendijo y dijo a María, su madre: — He aquí, este es puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel, y para señal que será contradicha,

35 para que sean descubiertos los pensamientos de muchos corazones. Y una espada traspasará tu misma alma.

36 También estaba allí la profetisa Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Ella era de edad avanzada, pues había vivido con su marido siete años desde su matrimonio

37 y había quedado como viuda hasta ochenta y cuatro años. No se apartaba del templo, sirviendo con ayunos y oraciones de noche y de día.

38 En la misma hora acudió al templo, y daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención en Jerusalén.

39 Cuando cumplieron con todos los requisitos de la ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret.

40 El niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre él.

41 Iban sus padres todos los años a Jerusalén para la fiesta de la Pascua.

42 Cuando cumplió doce años, subieron ellos a Jerusalén conforme a la costumbre de la fiesta.

43 Una vez acabados los días de la fiesta, mientras ellos volvían, el niño Jesús se quedó en Jerusalén; y sus padres no lo supieron.

44 Suponiendo que él estaba en la caravana, fueron un día de camino y lo buscaban entre los parientes y los conocidos.

45 Como no lo encontraron, volvieron a Jerusalén buscándole.

46 Aconteció que después de tres días lo encontraron en el templo sentado en medio de los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas.

47 Todos los que lo oían se asombraban de su entendimiento y de sus respuestas.

48 Cuando lo vieron se maravillaron, y su madre le dijo: — Hijo, ¿por qué has hecho así con nosotros? He aquí, tu padre y yo te buscábamos con angustia.

49 Entonces él les dijo: — ¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que en los asuntos de mi Padre me es necesario estar?

50 Pero ellos no entendieron el dicho que les habló.

51 Descendió con ellos y fue a Nazaret, y estaba sujeto a ellos. Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón.

52 Y Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia para con Dios y los hombres.

En el próximo capítulo (2) la escena cambia. En lugar de las relaciones de Dios con Israel según la gracia, vemos primero al emperador pagano del mundo, cabeza del último imperio de Daniel, ejerciendo su poder en la tierra de Emanuel, y sobre el pueblo de Dios, como si Dios no los conociera. Sin embargo todavía estamos en presencia del nacimiento del Hijo de David, del mismo Emmanuel; pero exteriormente está bajo el poder de la cabeza de la bestia, de un imperio pagano.

¡Qué extraño estado de cosas trae el pecado! Nótese especialmente, sin embargo, que aquí tenemos gracia: es la intervención de Dios la que hace que todo esto se manifieste. Relacionadas con esto hay algunas otras circunstancias que es bueno observar. Cuando están en juego los intereses y la gloria de Jesús, todo este poder que gobierna sin el temor de Dios, que reina buscando su propia gloria, en el lugar donde Cristo debe reinar toda la gloria imperial no es más que un instrumento en manos de Dios para el cumplimiento de sus consejos.

En cuanto al hecho público, encontramos al emperador romano ejerciendo una autoridad despótica y pagana en el lugar donde debería estar el trono de Dios, si el pecado del pueblo no lo hubiera hecho imposible.

El emperador hará inscribir a todo el mundo, y cada uno se va a su ciudad. El poder del mundo se pone en marcha, y eso por un acto que prueba su supremacía sobre aquellos que, como pueblo de Dios, deberían haber estado libres de todo menos del gobierno inmediato de su Dios, que era su gloria, un acto que prueba la completa degradación y servidumbre del pueblo. Son esclavos, en sus cuerpos y en sus posesiones, de los paganos, a causa de sus pecados (ver Nehemías 9:36-37 ).

Pero este acto sólo cumple el maravilloso propósito de Dios, haciendo nacer al Rey-Salvador en el pueblo donde, según el testimonio de Dios, ese acontecimiento iba a tener lugar. Y, más aún, la Persona divina, que debía suscitar el gozo y las alabanzas del cielo, nace entre los hombres, siendo él mismo un niño en este mundo.

El estado de cosas en Israel y en el mundo, es la supremacía de los gentiles y la ausencia del trono de Dios. El Hijo del hombre, el Salvador, Dios manifestado en la carne, viene a tomar Su lugar, un lugar que sólo la gracia podría encontrar o tomar en un mundo que no lo conocía.

Este registro es tanto más notable cuanto que, tan pronto como se cumplió el propósito de Dios, no se llevó más lejos; es decir, no hasta después, bajo el gobierno de Cirenio. [4] El Hijo de Dios nace en este mundo, pero no encuentra lugar allí. El mundo está en casa, o al menos por sus recursos encuentra un lugar, en la posada; se convierte en una especie de medida del lugar del hombre en el mundo y de su recepción; el Hijo de Dios no encuentra sino en el pesebre.

¿Es en vano que el Espíritu Santo registra esta circunstancia? No. No hay lugar para Dios, y lo que es de Dios, en este mundo. Por tanto, tanto más perfecto es el amor que lo trajo a la tierra. Pero comenzó en un pesebre y terminó en la cruz, y en el camino no tenía dónde reclinar la cabeza. El Hijo de Dios, niño, partícipe de todas las debilidades y de todas las circunstancias de la vida humana, así manifestado aparece en el mundo.

[5] Pero si Dios viene a este mundo, y si un pesebre lo recibe, en la naturaleza que Él había tomado en la gracia, los ángeles están ocupados con el evento del cual depende el destino de todo el universo, y el cumplimiento de todos los consejos de Dios; porque ha escogido lo débil para avergonzar a lo fuerte. Este pobre infante es el objeto de todos los consejos de Dios, el sustentador y heredero de toda la creación, el Salvador de todos los que heredarán la gloria y la vida eterna.

Unos pobres que cumplían fielmente sus penosas labores, lejos de la incansable actividad de un mundo ambicioso y pecador, reciben las primeras noticias de la presencia del Señor en la tierra. El Dios de Israel no buscó a los grandes entre su pueblo, sino que tuvo respeto por los pobres del rebaño. Aquí se presentan dos cosas. El ángel que viene a los pastores de Judea les anuncia el cumplimiento de las promesas de Dios a Israel.

El coro de los ángeles celebra en su coro celestial de alabanza todo el significado real de este evento maravilloso. "A vosotros", dice el mensajero celestial que visita a los pastores pobres, "ha nacido hoy en la ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor". Esto les anunciaba buenas nuevas a ellos y a todo el pueblo. [6] Pero en el nacimiento del Hijo del hombre, Dios manifestado en la carne, el cumplimiento de la encarnación tuvo una importancia mucho más profunda que esto.

El hecho de que este pobre infante estuviera allí, desautorizado y abandonado (humanamente hablando) a su suerte por el mundo, era (como lo entendieron las inteligencias celestiales, la multitud de la hueste celestial, cuyas alabanzas resonaron ante el mensaje del ángel a los pastores) "Gloria a Dios en las alturas, paz en la tierra, beneplácito [de Dios] en los hombres". Estas pocas palabras abarcan pensamientos tan extensos, que es difícil hablar adecuadamente de ellos en una obra como esta; pero algunas observaciones son necesarias.

Primero, es una profunda bendición ver que el pensamiento de Jesús excluye todo lo que podría oprimir el corazón en la escena que rodeaba su presencia en la tierra. Pecado, ¡ay! estaba allí. Se manifestó por la posición en la que se encontró a este maravilloso infante. Pero si el pecado lo había puesto allí, la gracia lo había puesto allí. La gracia sobreabunda; y al pensar en Él, bendición, gracia, la mente de Dios con respecto al pecado, lo que Dios es, manifestado por la presencia de Cristo, absorbe la mente y posee el corazón, y son el verdadero alivio del corazón en un mundo como este.

Vemos solo la gracia; y el pecado magnifica la plenitud, la soberanía, la perfección de esa gracia. Dios, en sus tratos gloriosos, borra el pecado con respecto al cual actúa, y que así exhibe en toda su deformidad; pero hay algo que "mucho más abunda". Jesús, ven en gracia, llena el corazón. Es lo mismo en todos los detalles de la vida cristiana. Es la verdadera fuente de poder moral, de santificación y de alegría.

Vemos a continuación, que hay tres cosas sacadas a relucir por la presencia de Jesús nacido como un niño en la tierra. Primero, gloria a Dios en las alturas. El amor de Dios Su sabiduría Su poder (no en crear un universo de la nada, sino en elevarse por encima del mal, y convertir el efecto de todo el poder del enemigo en una ocasión para mostrar que este poder era solo impotencia y locura en presencia de lo que puede llamarse "la debilidad de Dios") el cumplimiento de sus eternos consejos la perfección de sus caminos donde el mal había venido en la manifestación de sí mismo en medio del mal de tal manera que se glorificaba ante los ángeles: en una palabra Dios se había manifestado de tal manera por el nacimiento de Jesús, que las huestes del cielo, familiarizadas desde hacía mucho tiempo con su poder, podían elevar su coro: "¡Gloria a Dios en las alturas!"

¿Qué amor como este amor? y Dios es amor. ¡Qué pensamiento puramente divino, que Dios se haya hecho hombre! ¡Qué supremacía del bien sobre el mal! ¡Qué sabiduría en acercarnos al corazón del hombre y el corazón del hombre de regreso a Él! ¡Qué adecuación al dirigirse al hombre! ¡Qué mantenimiento de la santidad de Dios! ¡Qué cercanía al corazón del hombre, qué participación en sus necesidades, qué experiencia de su condición! ¡Pero más allá de todo, Dios sobre el mal en gracia, y en esa gracia que visita este mundo contaminado para darse a conocer como nunca antes había sido conocido!

El segundo efecto de la presencia de Aquel que manifestó a Dios en la tierra es que allí debe haber paz. Rechazado Su nombre debería ser motivo de contienda; pero el coro celestial se ocupa del hecho de su presencia, y del resultado, cuando plenamente producido de las consecuencias, envuelto en la Persona de Aquel que estaba allí (mirado en sus propios frutos), y celebra estas consecuencias.

El mal manifiesto debe desaparecer; Su santa regla debe desterrar toda enemistad y violencia. Jesús, poderoso en amor, debería reinar e impartir el carácter con el que había venido a toda la escena que lo rodearía en el mundo al que vino, para que fuera conforme a Su corazón que se deleitaba en él ( Proverbios 8:31 ). ).

[7] Véase, en cuanto a una escala menor, Salmo 85:10-11 . Los medios de esta redención, la destrucción del poder de Satanás, la reconciliación del hombre por la fe y de todas las cosas en el cielo y la tierra con Dios no se señalan aquí. Todo dependía de la Persona y presencia de Aquel que nació. Todo estaba envuelto en Él. El estado de bendición nació en el nacimiento de ese niño.

Presentado a la responsabilidad del hombre, el hombre es incapaz de aprovecharla, y todo fracasa. Por lo tanto, su posición se vuelve mucho peor.

Pero, estando la gracia y la bendición unidas a la Persona del recién nacido, todas sus consecuencias se manifiestan necesariamente. Después de todo, fue la intervención de Dios cumpliendo el consejo de su amor, el propósito establecido de su beneplácito. Y, Jesús una vez allí, las consecuencias no podían fallar: cualquier interrupción que pudiera haber en su cumplimiento, Jesús era su garantía. Él vino al mundo. Él contenía en Su Persona, Él era la expresión de todas estas consecuencias. La presencia del Hijo de Dios en medio de los pecadores decía a toda inteligencia espiritual: "Paz en la tierra".

La tercera cosa fue el beneplácito [8] el cariño de Dios en los hombres. Nada más simple, ya que Jesús era un hombre que no se había apoderado de los ángeles. Fue un testimonio glorioso de que el cariño, el beneplácito de Dios estaba centrado en esta pobre raza, ahora alejada de Él, pero en la cual Él se complació en cumplir todos sus gloriosos consejos. Así en Juan 1 la vida era la luz de los hombres.

En una palabra, era el poder de Dios presente en gracia en la Persona del Hijo de Dios tomando parte en la naturaleza, e interesándose en la suerte, de un ser que se había apartado de Él, y haciéndolo la esfera del cumplimiento de todos sus consejos, y de la manifestación de su gracia y de su naturaleza a todas sus criaturas. ¡Qué posición para el hombre! porque es ciertamente en el hombre que todo esto se cumple.

Todo el universo había de aprender en el hombre, y en lo que en él Dios era para el hombre, lo que Dios era en sí mismo, y el fruto de todos sus gloriosos consejos, así como su completo reposo en su presencia, según su naturaleza de amor. . Todo esto estaba implícito en el nacimiento de ese niño del cual el mundo no se dio cuenta. ¡Tema natural y maravilloso de alabanza para los santos habitantes del cielo, a quienes Dios se lo había dado a conocer! Era gloria a Dios en las alturas.

La fe estaba en ejercicio en aquellos israelitas sencillos a quienes les fue enviado el ángel del Señor; y se regocijaron en la bendición cumplida ante sus ojos, y que verificó la gracia que Dios les había mostrado al anunciársela. La palabra, "como les fue dicho", añade su testimonio de gracia a todo lo que disfrutamos por la misericordia de Dios.

El niño recibe el nombre de Jesús el día de su circuncisión, según la costumbre judía (ver Lucas 1:59 ), pero según los consejos y revelaciones de Dios, comunicados por los ángeles de su poder. Además, todo se hizo de acuerdo con la ley; porque históricamente nos encontramos todavía en conexión con Israel. El que nació de mujer, nació bajo la ley.

La condición de pobreza en la que nació Jesús se manifiesta también en el sacrificio ofrecido por la purificación de su madre.

Pero aquí el Espíritu Santo destaca otro punto, por insignificante que aparentemente sea Él quien le dio la ocasión.

Jesús es reconocido por el remanente piadoso de Israel, en la medida en que el Espíritu Santo actúa en ellos. Se convierte en una piedra de toque para cada alma en Israel. La condición del remanente enseñado por el Espíritu Santo (es decir, de aquellos que habían tomado la posición del remanente) era esta: Eran conscientes de la miseria y ruina de Israel, pero esperaban en el Dios de Israel, confiando en Su fidelidad inmutable para el consuelo de su pueblo.

Todavía decían: ¿Hasta cuándo? Y Dios estaba con este remanente. Él había dado a conocer a aquellos que así confiaban en Su misericordia la venida del Prometido, quien sería el cumplimiento de esta misericordia para Israel.

Así, en presencia de la opresión de los gentiles, y de la iniquidad de un pueblo que estaba madurando o más bien madurado en el mal, el remanente que confía en Dios no pierde lo que, como vimos en el capítulo anterior, era de Israel. . En medio de la miseria de Israel tenían por consuelo lo que la promesa y la profecía habían declarado para la gloria de Israel.

El Espíritu Santo le había revelado a Simeón que no debía morir hasta que hubiera visto al Cristo del Señor. Ese fue el consuelo, y fue genial. Estaba contenido en la Persona de Jesús el Salvador, sin entrar más en los detalles de la manera o el tiempo de la realización de la liberación de Israel.

Simeón amaba a Israel; pudo partir en paz, ya que Dios lo había bendecido conforme a los deseos de la fe. El gozo de la fe mora siempre en el Señor y en su pueblo, pero ve, en la relación que existe entre ellos, toda la extensión de lo que da lugar a este gozo. La salvación, la liberación de Dios, vino en Cristo. Era para la revelación de los gentiles, hasta entonces escondidos en la oscuridad de la ignorancia sin revelación; y para la gloria de Israel, el pueblo de Dios.

Este es ciertamente el fruto del gobierno de Dios en Cristo, es decir, el milenio. Pero si el Espíritu le reveló a este piadoso y fiel siervo del Dios de Israel el futuro que dependía de la presencia del Hijo de Dios, le reveló que tenía en sus brazos al mismo Salvador; dándole así la paz presente, y tal sentido del favor de Dios que la muerte perdió sus terrores.

No era un conocimiento de la obra de Jesús actuando sobre una conciencia iluminada y convencida; pero fue el cumplimiento de las promesas a Israel, la posesión del Salvador, y la prueba del favor de Dios, de modo que la paz que brotó de allí llenó su alma. Estaban las tres cosas: la profecía que anunciaba la venida de Cristo, la posesión de Cristo y el efecto de su presencia en todo el mundo.

Estamos aquí en relación con el remanente de Israel y, en consecuencia, no encontramos nada de la iglesia ni de cosas puramente celestiales. El rechazo viene después. Aquí está todo lo que pertenece al remanente, en el camino de la bendición, a través de la presencia de Jesús. Su obra no es el presente tema.

¡Qué cuadro tan hermoso y qué testimonio se rindió a este niño por la manera en que, mediante el poder del Espíritu Santo, llenó el corazón de este hombre santo al final de su vida terrenal! Observad también qué comunicaciones se hacen a este remanente débil, desconocido en medio de la oscuridad que cubría al pueblo. Pero el testimonio de este santo varón de Dios (y qué dulce es pensar cuántas de estas almas, llenas de gracia y de comunión con el Señor, han florecido en la sombra, desconocidas de los hombres, pero bien conocidas y amadas de Dios; almas que, cuando aparecen, saliendo de su retiro según su voluntad en testimonio de Cristo, dan tan bendito testimonio de una obra de Dios que se lleva a cabo a pesar de todo lo que el hombre hace, y detrás de la dolorosa y amarga escena que se desarrolla sobre la tierra!), el testimonio de Simeón aquí,

Este conocimiento de Cristo y de los pensamientos de Dios respecto de Él, que se desarrolla en secreto entre Dios y el alma, da a entender el efecto que produce la manifestación al mundo de Aquel que es su objeto. El Espíritu habla de ello por boca de Simeón. En sus palabras anteriores recibimos la declaración del cumplimiento seguro de los consejos de Dios en el Mesías, el gozo de su propio corazón.

Ahora es el efecto de la presentación de Jesús, como el Mesías a Israel en la tierra, lo que se describe. Cualquiera que haya sido el poder de Dios en Cristo para bendición, Él puso a prueba el corazón del hombre. Así debía ser, al revelar los pensamientos de muchos corazones (pues era luz), y tanto más que se humilló en un mundo de soberbia, ocasión de caída para muchos, y medio de levantarse para muchos de sus condición baja y degradada.

María misma, aunque la madre del Mesías, debería tener su propia alma atravesada por una espada; porque su hijo debería ser rechazado, la relación natural del Mesías con el pueblo quebrantada y rechazada. Esta contradicción de los pecadores contra el Señor desnudó todos los corazones en cuanto a sus deseos, sus esperanzas y sus ambiciones, cualesquiera que fueran las formas de piedad que pudieran asumir.

Tal fue el testimonio dado en Israel al Mesías, según la acción del Espíritu de Dios sobre el remanente, en medio de la servidumbre y miseria de ese pueblo: el pleno cumplimiento de los consejos de Dios para con Israel, y para con el mundo por medio de Israel. , para alegría del corazón de los fieles que habían confiado en estas promesas, pero para prueba en aquel momento de todo corazón por medio de un Mesías que era señal contrariada. En él se revelaron los consejos de Dios y el corazón del hombre.

Malaquías había dicho que aquellos que temían al Señor en los días malos, cuando los soberbios eran llamados felices, deberían hablar juntos con frecuencia. Esta vez había llegado a Israel. Desde Malaquías hasta el nacimiento de Jesús, no hubo más que el paso de Israel de la miseria a la soberbia, una soberbia además que amanecía incluso en los días del profeta. Lo que dijo del remanente también se estaba cumpliendo; ellos "hablaron juntos".

Vemos que se conocían, en este hermoso cuadro del pueblo escondido de Dios: "Hablaba de él a todos los que esperaban la redención en Israel." Ana, viuda santa, que no se apartaba del templo, y que profundamente sintió la miseria de Israel, había sitiado el trono de Dios con un corazón viudo, por un pueblo para el cual Dios ya no era un marido, que en realidad había enviudado como ella, y ahora ella lo hace saber a todos los que meditaban juntos sobre estas cosas, que el Señor había visitado su templo. Habían buscado la redención en Jerusalén, y ahora el Redentor desconocido de los hombres estaba allí. ¡Qué tema de gozo para este pobre remanente! ¡Qué respuesta a su fe!

Pero, después de todo, Jerusalén no era el lugar en el que Dios visitó al remanente de su pueblo, sino la sede del orgullo de los que decían "el templo del Señor". Y José y María, habiendo cumplido todo lo que mandaba la ley, vuelven con el niño Jesús para tomar su lugar junto con Él en el lugar despreciado que le debe dar su nombre, y en aquellas regiones donde el remanente despreciado, los pobres de la rebaño, tenían más su lugar, y donde el testimonio de Dios había anunciado que debía aparecer la luz.

Allí transcurrieron sus primeros días en el crecimiento físico y mental de la verdadera humanidad que había asumido. Sencillo y precioso testimonio! Pero no fue menos consciente, cuando llegó el momento de hablar a los hombres, de su verdadera relación con su Padre. Las dos cosas están unidas en lo que se dice al final del capítulo. En el desarrollo de su humanidad se manifiesta el Hijo de Dios en la tierra.

José y María, quienes (mientras se maravillaban de todo lo que le sucedía) no conocían a fondo por la fe su gloria, culpan al niño según la posición en la que formalmente estaba para con ellos. Pero esto da ocasión a la manifestación de otro carácter de perfección en Jesús. Si Él era el Hijo de Dios y tenía plena conciencia de ello, Él era también el hombre obediente, esencial y siempre perfecto y sin pecado, un hijo obediente, cualquiera que fuera el sentido que Él tenía de otra relación que no estaba conectada en sí misma con la sujeción a los padres humanos. La conciencia de uno no perjudicó su perfección en el otro. Su ser el Hijo de Dios aseguró Su perfección como hombre y como niño en la tierra.

Pero hay otra cosa importante que comentar aquí; es que esta posición no tenía nada que ver con que Él fuera ungido con el Espíritu Santo. Cumplió, sin duda, el ministerio público en el que entró después según el poder y la perfección de esa unción; pero Su relación con Su Padre pertenecía a Su Persona misma. El vínculo existía entre Él y Su Padre. Era plenamente consciente de ello, cualesquiera que fueran los medios o la forma de su manifestación pública, y del poder de su ministerio.

Él era todo lo que un niño debería ser; pero fue el Hijo de Dios quien lo fue. Su relación con Su Padre era tan bien conocida para Él, como Su obediencia a José ya Su madre era hermosa, adecuada y perfecta.

Aquí cerramos esta conmovedora y divina historia del nacimiento y primeros días del divino Salvador, el Hijo del hombre. Es imposible tener algo más profundamente interesante. De ahora en adelante es en su ministerio, en su vida pública, que lo encontraremos, rechazado por los hombres, pero cumpliendo los consejos y la obra de Dios; separado de todo, para hacer esto en el poder del Espíritu Santo, dado a Él sin medida, para cumplir ese rumbo con el cual nada se puede comparar, respecto del cual sería rebajar la verdad llamarla interesante.

Es el centro y el medio, incluida su muerte, su ofrecimiento sin mancha a Dios y el único medio posible de toda relación entre nuestras almas y Dios; la perfección de la manifestación de Su gracia, y el fundamento de toda relación entre cualquier criatura y Él mismo.

Nota #4

No tengo ninguna duda de que la única traducción correcta de este pasaje es: "El censo en sí se hizo por primera vez cuando Cirenio era gobernador de Siria". El Espíritu Santo anota esta circunstancia para mostrar que, una vez cumplido el propósito de Dios, el decreto no se cumplió históricamente hasta después. Se ha invertido mucho aprendizaje en lo que creo que es simple y claro en el texto.

Nota #5

Es decir, de niño. No apareció, como el primer Adán, saliendo, en Su perfección, de la mano de Dios. Él nace de una mujer, el Hijo del hombre, que Adán no era.

Nota #6 "Todas las personas" (no, como en la Versión Autorizada, "todas las personas").

Nota #7

Esta cita conduce a una aprehensión gloriosa, tanto de lo que estaba haciendo entonces, como de nuestra bendición. El interés especial de Dios está en los hijos de los hombres; sabiduría (Cristo es la sabiduría de Dios) cada día delicia de Jehová, regocijándose en la parte habitable de su tierra, antes de la creación, para que fuera consejo, y su delicia en los hijos de los hombres. Su encarnación es la prueba plena de ello. En Mateo tenemos a nuestro Señor, cuando Él toma Su lugar con el remanente tal como es, plenamente revelado, y es cuando el Hijo toma este lugar como hombre y es ungido por el Espíritu Santo, que toda la Trinidad es plenamente revelada. Este es un maravilloso despliegue de los caminos de Dios.

Nota #8

Esta es la misma palabra que cuando se dice de Cristo: "En quien tengo complacencia". Es hermoso ver la celebración sin celos, por parte de estos seres santos, del avance de otra raza a este lugar exaltado por la encarnación de la Palabra. Era la gloria de Dios, y eso les bastaba. Esto es muy hermoso.