Job 38:1-41

1 Entonces el SEÑOR respondió a Job desde un torbellino y dijo:

2 — ¿Quién es ese que oscurece el consejo con palabras sin conocimiento?

3 Cíñete, pues, los lomos como un hombre; yo te preguntaré, y tú me lo harás saber:

4 ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes entendimiento.

5 ¿Quién determinó sus medidas? Porque tú lo debes saber. ¿O quién extendió sobre ella un cordel?

6 ¿Sobre qué están afirmados sus cimientos? ¿O quién puso su piedra angular

7 cuando aclamaban juntas las estrellas del alba y gritaban de júbilo todos los hijos de Dios?

8 »¿Quién contuvo mediante compuertas el mar cuando, irrumpiendo, salió del vientre;

9 cuando le puse las nubes por vestido y la oscuridad como pañal?

10 Yo establecí sobre él un límite, y le puse cerrojos y puertas.

11 Le dije: “Hasta aquí llegarás y no seguirás adelante. Aquí cesará la soberbia de tus olas”.

12 »¿Alguna vez en tu vida diste órdenes a la mañana? ¿Has mostrado a la aurora su lugar,

13 para que, al tomar por los extremos la tierra, sean sacudidos de ella los impíos?

14 Ella se transforma cual la arcilla en el molde y se presenta como una vestidura.

15 Entonces la luz es quitada a los impíos y es quebrantado el brazo enaltecido.

16 »¿Has penetrado hasta las fuentes del mar? ¿Has andado escudriñando el abismo?

17 ¿Te han sido reveladas las puertas de la muerte? ¿Has visto las puertas de la densa oscuridad?

18 ¿Has reflexionado acerca de la amplitud de la tierra? ¡Decláralo, si sabes todo esto!

19 »¿Dónde está el camino hacia la morada de la luz? ¿Y dónde está el lugar de las tinieblas

20 para que las repliegues a su territorio y para que disciernas el camino a su morada?

21 Tú lo debes saber, porque entonces ya habías nacido y es muy grande el número de tus días.

22 »¿Has entrado en los depósitos de la nieve, o has visto los depósitos del granizo

23 que tengo reservados para el tiempo de la angustia, para el día de la batalla y de la guerra?

24 ¿Dónde está el camino por el cual se distribuye la luz y se desplaza sobre la tierra el viento oriental?

25 ¿Quién abre cauce al aluvión, y camino a relámpagos y truenos

26 haciendo llover sobre la tierra sin hombres, sobre el desierto donde no hay un ser humano;

27 para saciar la tierra asolada y desolada, y para hacer brotar la hierba?

28 ¿Acaso la lluvia tiene un padre? ¿O quién engendró las gotas del rocío?

29 ¿Del vientre de quién salió el hielo? A la escarcha del cielo, ¿quién la dio a luz?

30 Las aguas se congelan como piedra, y se endurece la superficie del océano.

31 »¿Podrás unir con cadenas a las Pléyades o aflojar las cuerdas de Orión?

32 ¿Harás salir las constelaciones en su respectivo tiempo? ¿Guiarás a la Osa Mayor junto con sus hijos?

33 ¿Conoces las leyes de los cielos? ¿Podrás establecer su dominio en la tierra?

34 »¿Alzarás a las nubes tu voz para que te cubra abundancia de aguas?

35 ¿Enviarás los relámpagos de modo que vayan y te digan: “¡Aquí nos tienes!”?

36 ¿Quién puso sabiduría en el interior del ser? ¿Quién dio inteligencia al gallo?

37 ¿Quién puede contar las nubes con sabiduría? ¿Quién puede hacer que se inclinen las tinajas de los cielos

38 cuando el polvo se endurece como sólido y los terrones se pegan unos con otros?

39 »¿Cazarás presa para la leona? ¿Saciarás el apetito de sus cachorros

40 cuando se recuestan en sus guaridas y se quedan en la espesura, en sus escondrijos?

41 »¿Quién prepara al cuervo su comida cuando sus polluelos claman a Dios y andan errantes por falta de alimento?

XXVII.

"MÚSICA EN LOS LÍMITES DE LA LEY"

Job 38:1

SOBRE la vida ensombrecida de Job, y el mundo ensombrecido para él por su propia tristeza intelectual y moral, una tormenta barre, y de la tormenta emite una voz. Con el símbolo de la vasta energía Divina llega una respuesta al problema de la vida humana probada y atribulada. Parecía, con el paso del tiempo, que las súplicas de la víctima eran inauditas, que el rígido silencio del cielo nunca se rompería. ¿Pero no lo había oído? Su línea se ha extendido por toda la tierra, y sus palabras hasta el fin del mundo.

"Job debería haberlo sabido. Lo que se dará será una nueva presentación de ideas que ahora se verán en su fuerza y ​​fuerza porque la mente está preparada y ansiosa. El hombre, llevado al borde del pesimismo, por fin mirará al exterior y seguir las obras del Todopoderoso incluso a través de la tormenta y la oscuridad. ¿La voz sublime emite sólo para dominarlo y reducirlo al silencio? No es así. Se aborda su razón, se demanda su pensamiento, se requiere su poder para reconocer la verdad.

Se hace una gran demostración que requiere en cada paso la respuesta de la mente y el corazón. El Creador revela su cuidado por la creación, por la raza de los hombres, por cada tipo de ser y cada necesidad. Él declara Su propia gloria, de poder trascendente, de sabiduría inconmensurable, también de voluntad justa y santa. Puede afligir a los hombres y, sin embargo, no hacerles mal sino bien, porque son sus hombres, a quienes Él provee como ellos mismos no pueden sustentar.

Prueba, dolor, cambio, muerte, ¿es algo "desastroso" lo que Dios ordena? Imposible. Su cuidado de su creación está más allá de nuestra imaginación. No hay desastres en Su universo a menos que la voluntad del hombre divorciada de la fe se abriera camino a través de las firmezas de Su ley eterna.

Eloah se conoce a través de la tempestad, así como en la gota de rocío y la tierna flor. Lo que es capaz de fuerza debe fortalecerse. Esa es la ley divina para toda la vida, para el cedro del Líbano, el buey en yugo, el león del desierto de Libia. Principalmente, la naturaleza moral del hombre debe encontrar su fuerza. La gloria de Dios es tener hijos que puedan resistir. La piedad fácil de una raza feliz, que vive entre flores y ofrece incienso para la adoración, no puede satisfacerlo de la voluntad eterna, el poder eterno.

Los hombres deben aprender a confiar, a perseverar, a mantenerse imperturbables cuando la furia de la tempestad azota su mundo y amontona, la nieve arrastrada sobre sus viviendas y la muerte llega fría y cruda. El hombre luchador luchará a través de pruebas extrañas y espantosas hasta que aprenda a vivir en el pensamiento de la Voluntad y el Amor Divinos, coordinándose en un Señor fiel a sí mismo, digno de confianza a través de todas las nubes y choques.

Siempre persigue un fin conforme a la naturaleza de los seres que ha creado y, para el hombre, un fin conforme a su naturaleza, las posibilidades de un desarrollo moral sin fin, los movimientos cada vez más amplios de vida creciente. Que el hombre sepa esto y se someta, sepa esto y regocíjese. Una vida de ensueño será imposible para el hombre, use su día como quiera.

¿Es esta expresión divina de la tormenta requerida por el progreso del drama? Algunos han dudado de que su tenor sea coherente con la línea de pensamiento anterior; sin embargo, todo el movimiento se dirige claramente hacia él, no podría terminar de otra manera. El prólogo, que afirma la satisfacción de Dios con su siervo, nos dejó seguros de que si Job permanecía puro y mantenía su fe, su nombre no sería borrado del libro de la vida.

Ha guardado su integridad; no se le puede acusar de falsedad ni de bajeza. Pero, ¿está todavía con Dios en una fe sincera y humilde? Le hemos oído acusar al Altísimo de cruel enemistad. Al final, yace bajo la sospecha de impía osadía y rebelión, y parece que puede haber caído en desgracia. El autor ha creado esta incertidumbre sabiendo bien que el veredicto de Dios mismo es necesario para aclarar la posición espiritual y el destino de Su siervo.

Además de esto, el propio suspenso de Job sigue siendo de mayor importancia desde un punto de vista dramático. Aún no se ha reconciliado con la providencia. Esos gritos fervientes por la luz, que se han ido al cielo con pasión, patéticamente, esperan una respuesta. Deben tener alguna respuesta, si el poeta puede enmarcar una liberación adecuada para el Todopoderoso. La tarea es realmente severa. Por un lado hay moderación, porque no se debe divulgar el motivo original de toda la acción y especialmente la aprobación de Job por parte de su Divino Maestro.

El probado no debe gozar de la reivindicación a riesgo de perder la humildad, su victoria sobre sus amigos no debe ser demasiado decisiva para su propio bien espiritual, ni desviarse de la corriente ordinaria de la experiencia. Por otro lado, está la dificultad de representar la sabiduría divina en contraste con la del hombre, y de ocuparse de las esperanzas y pretensiones de Job, para la vindicación, para la liberación del Seol, para la ayuda de un Redentor, ya sea en la forma de aprobar o dejándolos definitivamente a un lado.

Impulsado por una necesidad de su propia creación, el autor tiene que buscar una solución, y encuentra una igualmente convincente y modesta, coronando su poema con un pasaje de maravillosa brillantez, idoneidad y poder.

Ya se ha señalado que las limitaciones del genio y la inspiración son claramente visibles aquí. Las audaces esperanzas proféticas puestas en boca de Job estaban más allá del poder del autor para verificarlas incluso para su propia satisfacción. Él mismo podría creer en ellos, ardientemente, como destellos de previsión celestial, pero no los afirmaría como Divinos en su fuente porque no podría dar la prueba adecuada. Las ideas fueron desechadas para vivir en el pensamiento humano, para encontrar verificación cuando llegara la hora de Dios.

Por tanto, en los discursos del Todopoderoso, el fundamento es el de la religión natural, el testimonio del maravilloso sistema de cosas abierto a la observación de todos. ¿Existe un Divino Redentor para los fieles cuyas vidas han sido ensombrecidas? ¿Serán justificados en algún estado futuro cuando sus cuerpos se hayan convertido en polvo? La voz de lo alto no afirma que esto sea así; la reverencia del poeta no permite una asunción tan atrevida del derecho a hablar en nombre de Dios.

Por el contrario, el peligro de entrometerse en cosas demasiado elevadas se enfatiza en la misma expresión que un hombre de menos sabiduría y humildad habría llenado con sus propias ideas. En ninguna parte hay un ejemplo mejor de moderación abnegada en aras de la verdad absoluta. Este escritor se encuentra entre los hombres como un humilde estudioso de los caminos de Dios; se contenta con permanecer allí al final, sin hacer ningún reclamo más allá del conocimiento de lo que se puede aprender de la creación y providencia de Dios.

Y a Job no se le permite ninguna providencia especial. La voz de la tormenta es la que todos pueden oír; es la revelación universal adecuada a todo hombre. A primera vista, estamos dispuestos a estar de acuerdo con aquellos que piensan que la aparición del Todopoderoso en la escena es en sí misma extraña. Pero no existe la Teofanía. No hay ninguna revelación o mensaje que se adapte a un caso particular, para gratificar a quien se cree más importante que sus semejantes, o imagina que el problema de su vida es anormalmente difícil. Una vez más, la sabiduría del autor va de la mano con su modestia; lo que está dentro de su brújula, él ve que es suficiente para su fin.

Para algunos, las declaraciones que se hacen en boca del Todopoderoso pueden parecerles muy poco satisfactorias. Al comenzar a leer el pasaje, pueden decir: -Ahora vamos a tener el fruto del pensamiento más enérgico del poeta, la más alta inspiración. El Todopoderoso, cuando hable en persona, revelará Sus propósitos de gracia con los hombres y la sabiduría de Su gobierno en aquellos casos que han desconcertado la comprensión de Job y de todos los pensadores anteriores.

Ahora veremos una nueva luz penetrando en la densa oscuridad y confusión de los asuntos humanos. Dado que esto no se hace, puede haber una decepción. Pero al autor le preocupa la religión. Su máxima es: "El temor de Dios que es sabiduría, y apartarse del mal es entendimiento". En su drama, ha hecho mucho por el pensamiento y la teología humanos. Se han eliminado las complicaciones que habían impedido que la fe descansara en la verdadera espiritualidad de Dios.

El que sufre es un hombre justo, un buen hombre a quien Dios mismo ha declarado perfecto. Job no está afligido por haber pecado. El autor ha puesto en la luz más clara posible todos los argumentos que pudo encontrar a favor de la vieja noción de que la transgresión y la maldad son las únicas que siguen al sufrimiento en este mundo. Ha demostrado que esta doctrina no está de acuerdo con los hechos, y ha dejado la prueba tan clara que una persona reflexiva nunca podría recordar el nombre de Job y tener esa visión falsa.

Pero aparte del prólogo, no se da ninguna explicación de los sufrimientos de los justos en esta vida. El autor nunca dice con tantas palabras que Job se benefició de sus aflicciones. Podría ser que el justo, probado por la pérdida y el dolor, se estableciera en su fe para siempre, por encima de toda posibilidad de duda. Pero esto no se afirma. Puede ser que los hombres fueran purificados por sus sufrimientos, que encontraran a través del horno caliente un camino hacia la vida más noble.

Pero esto no se presenta como la última explicación, o podría ser que el buen hombre en aflicción fuera el portador de la carga de otros, de modo que su trabajo y su sangre ayudaron a su vida espiritual. Pero no hay indicios de esto. Jehová debe ser vindicado. El aparece; Él habla desde la tormenta y se reivindica a sí mismo. Sin embargo, no mostrando lo bueno que su siervo ha ganado en la disciplina del duelo, la pérdida y el dolor.

Es reclamando la confianza implícita de los hombres, mostrando que su sabiduría en su máxima expresión es una locura para la Suya, y que Su administración de los asuntos de Su mundo es gloriosa tanto como en poder.

¿Es decepcionante? ¿Descuida el escritor la gran pregunta que ha suscitado su drama? ¿O no ha introducido en la experiencia de Job, con un arte mucho más sutil de lo que podemos suponer en un principio, cierta ganancia espiritual, pensamientos y esperanzas que amplían y aclaran el horizonte de su vida? En la profundidad del abatimiento, solo porque ha sido expulsado de toda comodidad y estancia terrenal, y solo puede esperar una muerte miserable, Job ve en una visión profética una esperanza más elevada.

Él pregunta: "Si un hombre muere, ¿volverá a vivir?" La pregunta permanece con él y busca una respuesta en los intervalos del sufrimiento. Luego, finalmente, se aventura en el presagio de un estado futuro de existencia, "si en el cuerpo o fuera del cuerpo no puede decirlo, Dios lo sabe", "Mi Redentor vive; veré a Dios por mí". Esta previsión, este amanecer de la luz de la inmortalidad sobre su alma es la ganancia que ha entrado en la experiencia de Job.

Sin el desaliento, la amargura del duelo, la sensación de decadencia y la presión de las crueles acusaciones formuladas contra él, estos pensamientos iluminadores nunca habrían llegado a quien los sufría; ya lo largo de esta línea, el autor puede haber tenido la intención de justificar las aflicciones del justo y vindicar silenciosamente los tratos de Dios con él.

Si además se pregunta por qué esto no se destaca en el transcurso del discurso del Todopoderoso desde la tormenta, se puede encontrar una respuesta. La esperanza no quedó clara, inspiradora, en la conciencia de Job. Las oleadas de dolor y duda volvieron a invadir su mente. No fue más que un relámpago y, como un relámpago a medianoche, pasó y salió de la penumbra una vez más. Sólo cuando, mediante una larga reflexión y un pensamiento paciente, Job se sintiera tranquilizado ante la expectativa de una vida futura, sabría lo que le había causado la angustia.

Y no estaba de acuerdo con el desarrollo gradual de la fe religiosa que el Todopoderoso previniera el descubrimiento reavivando la esperanza que por un tiempo se había desvanecido. Podemos considerar que, con rara habilidad, el escritor evita insistir en el valor de una visión que podría parecer cargada de sustentar la esperanza sólo después de haber sido nuevamente aprehendida, primero como una posibilidad, luego como una revelación, finalmente como una verdad sublime desenredada de la duda. y error.

Suponiendo que esto haya estado en la mente del autor, entendemos por qué el Todopoderoso, hablando desde la tormenta, no hace referencia a la ganancia de la aflicción. Hay un retorno al motivo original del drama: el poder del Creador para inspirar, el derecho del Creador a esperar fe en Sí mismo, cualesquiera sean las pérdidas y pruebas que los hombres tengan que soportar. Ni la integridad del hombre ni el reclamo del hombre sobre Dios es lo primero en la mente del autor, sino la majestuosa Deidad que reúne para sí la adoración del universo.

El hombre es importante porque glorifica a su Creador. La rectitud humana es de alcance limitado. No es por su justicia que el hombre se salva, es decir, encuentra su verdadero lugar, el desarrollo de su naturaleza y el fin de su existencia. Él es redimido de la vanidad y la evanescencia por su fe, porque al ejercerla, aferrándose a ella en las tinieblas más profundas, en medio del trueno y la tormenta, cuando lo profundo llama a lo profundo, entra en ese orden sabio y santo del universo que Dios ha designado, -vive y encuentra vida más abundante.

No se niega que, en el camino hacia la perfecta confianza en su Creador, el hombre es libre de buscar una explicación de todo lo que le acontece. Nuestra filosofía no es impertinencia. El pensamiento debe tener libertad; la religión debe ser libre. La luz de la justicia se ha encendido dentro de nosotros para que podamos buscar la respuesta de la luz de la sublime justicia de Dios en todos sus tratos con nosotros mismos y con la humanidad. Esto está claramente ante la mente del autor, y es la idea subyacente a lo largo de los largos coloquios entre Job y sus amigos.

Se les permite una libertad de pensamiento y expresión que a veces asombra, porque están comprometidos en la gran investigación que es traer un conocimiento claro y edificante del Creador y Su voluntad. Para nosotros es una investigación variada, gran parte de la cual debe realizarse con dolor y tristeza, en la ladera desnuda o en el mar embravecido, frente al peligro, el cambio y la decepción. Pero si siempre se tiene en cuenta la moral de la vida, la plenitud de la vida otorgada por Dios como la confianza del hombre y la posesión inestimable, la libertad es amplia y el hombre, haciendo su parte, no debe temer incurrir en la ira del Juez Divino: los terrores de las religiones bajas no tienen cabida aquí.

Pero ahora a Job se le da a entender que la libertad tiene su limitación; y la lección es para muchos. A la mitad de la humanidad, al permitir que la mente permanezca inerte o gastarla en vanidades, ha llegado la palabra: indagar qué es la vida, qué significan sus pruebas, cómo se debe rastrear el justo gobierno de Dios. Ahora, a la otra mitad de la humanidad, demasiado aventurera en experimentos y juicios, el discurso del Todopoderoso dice: No seas demasiado audaz; más allá de tu alcance, las actividades del Creador pasan: no te corresponde a ti comprender el todo, sino siempre ser reverente, siempre confiar.

Se muestran los límites del conocimiento y, más allá de ellos, el Rey Divino permanece en gloria inaccesible, probado verdadero, sabio y justo, reclamando para Sí mismo la obediencia y adoración obedientes de Sus criaturas. A lo largo del pasaje ahora consideramos que esta es la tensión del argumento, y el efecto en la mente de Job se encuentra en su confesión final.

Que el hombre recuerde que su principal ocupación aquí no es cuestionar sino glorificar a su Creador. Para el tiempo en que este libro fue escrito, la verdad estaba aquí; y aquí está incluso para nosotros. y mentirá por los que vengan después de nosotros. En estos días a menudo se olvida. La ciencia cuestiona, la filosofía indaga en las razones de lo que ha sido y es, los hombres se pierden en laberintos en los extremos de los cuales esperan encontrar algo que haga la vida inexpresablemente grande, fuerte o dulce.

E incluso la teología y la crítica de la Biblia caen ocasionalmente en el mismo error de imaginar que investigar y conocer son las cosas principales, que aunque la indagación y el conocimiento no ayudan en todas las etapas al servicio del Altísimo, pueden promover la vida. Los coloquios y controversias sobre Job y sus amigos son llamados a su verdadero deber, que es reconocer la eterna majestad y gracia del Dios Invisible, confiar en Él y hacer Su voluntad.

Y nuestros experimentos y preguntas en todos los departamentos del conocimiento, a esto deberíamos llegar. Es más, cada paso en nuestra búsqueda del conocimiento debe darse con el deseo de encontrar a Dios más gloriosamente sabio y fiel, para que nuestra obediencia sea más celosa y nuestra adoración más profunda. Sólo hay dos estados de pensamiento o métodos dominantes posibles cuando entramos en el estudio de los hechos de la naturaleza y la providencia o en cualquier investigación que atraiga nuestra razón.

Debemos seguir adelante, ya sea en la fe de Dios o con el deseo de establecernos en el conocimiento, el consuelo y la vida separados de Dios. Si se elige el segundo camino, la luz se convierte en tinieblas, todos los descubrimientos son simples manzanas de Sodoma y el fin es la vanidad. Pero en la otra línea, con la vida que es bueno tener, con la conciencia de la capacidad de pensar y querer y actuar, debe comenzar la fe, la fe en la vida y el Hacedor de la vida; y si cada estudio se lleva a cabo con una fe resuelta, el hombre se niega a dar a la existencia misma la mentira, la mente busca y encuentra nuevas y más importantes razones para la confianza y el servicio del Creador, el camino será el de la salvación.

Las faltas y errores de quien sigue este camino no entrarán en su alma para habitar allí y oscurecerla. Serán confesados ​​y perdonados. Tal es la filosofía del Libro de Job, y la vindicación final de Su siervo por el Todopoderoso.