Juan 13:1-38

1 Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora para pasar de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo los amó hasta el fin.

2 Durante la cena, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas hijo de Simón Iscariote que lo entregara,

3 y sabiendo Jesús que el Padre había puesto todas las cosas en sus manos y que él había salido de Dios y a Dios iba,

4 se levantó de la cena; se quitó el manto y, tomando una toalla, se ciñó con ella.

5 Luego echó agua en una vasija y comenzó a lavar los pies de los discípulos y a secarlos con la toalla con que estaba ceñido.

6 Entonces llegó a Simón Pedro y este le dijo: — Señor, ¿tú me lavas los pies a mí?

7 Respondió Jesús y le dijo: — Lo que yo hago tú no lo entiendes ahora pero lo comprenderás después.

8 Pedro le dijo: — ¡Jamás me lavarás los pies! Jesús le respondió: — Si no te lavo no tienes parte conmigo.

9 Le dijo Simón Pedro: — Señor, entonces, no solo mis pies sino también las manos y la cabeza.

10 Le dijo Jesús: — El que se ha lavado no tiene necesidad de lavarse más que los pies pues está todo limpio. Ya ustedes están limpios, aunque no todos.

11 Porque sabía quién lo entregaba por eso dijo: “No todos están limpios”.

12 Así que, después de haberles lavado los pies, tomó su manto, se volvió a sentar a la mesa y les dijo: — ¿Entienden lo que les he hecho?

13 Ustedes me laman Maestro y Señor y dicen bien, porque lo soy.

14 Pues bien, si yo, el Señor y el Maestro, lavé sus pies, también ustedes deben lavarse los pies los unos a los otros.

15 Porque ejemplo les he dado para que, así como yo se los hice, ustedes también lo hagan.

16 De cierto, de cierto les digo que el siervo no es mayor que su señor ni tampoco el apóstol es mayor que el que lo envió.

17 Si saben estas cosas, bienaventurados son si las hacen.

18 No hablo así de todos ustedes. Yo sé a quiénes he elegido; pero para que se cumpla la Escritura: El que come pan conmigo levantó contra mí su talón.

19 Desde ahora les digo, antes de que suceda, para que cuando suceda crean que Yo Soy.

20 De cierto, de cierto les digo que el que recibe al que yo envío a mí me recibe; y el que a mí me recibe, recibe al que me envió.

21 Después de haber dicho esto, Jesús se conmovió en espíritu y testificó diciendo: — De cierto, de cierto les digo que uno de ustedes me va a entregar.

22 Entonces los discípulos se miraban unos a otros dudando de quién hablaba.

23 Uno de sus discípulos, a quien Jesús amaba, estaba a la mesa recostado junto a Jesús.

24 A él Simón Pedro le hizo señas para que preguntara quién era aquel de quien hablaba.

25 Entonces él, recostándose sobre el pecho de Jesús, le dijo: — Señor, ¿quién es?

26 Jesús contestó: — Es aquel para quien yo mojo el bocado y se lo doy. Y mojando el bocado, lo tomó y se lo dio a Judas hijo de Simón Iscariote.

27 Después del bocado, Satanás entró en él. Entonces le dijo Jesús: — Lo que estás haciendo, hazlo pronto.

28 Ninguno de los que estaban a la mesa entendió para qué le dijo esto

29 porque algunos pensaban, puesto que Judas tenía la bolsa, que Jesús le decía: “Compra lo que necesitamos para la fiesta”, o que diera algo a los pobres.

30 Cuando tomó el bocado, él salió en seguida; y ya era de noche.

31 Cuando Judas había salido, dijo Jesús: — Ahora es glorificado el Hijo del Hombre, y Dios es glorificado en él.

32 Si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en sí mismo. Y pronto lo glorificará.

33 Hijitos, todavía sigo un poco con ustedes. Me buscarán pero, como dije a los judíos: “A donde yo voy ustedes no pueden ir”, así les digo a ustedes ahora.

34 »Un mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Como los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros.

35 En esto conocerán todos que son mis discípulos: si tienen amor los unos por los otros.

36 Simón Pedro le dijo: — Señor, ¿a dónde vas? Le respondió Jesús: — A donde yo voy no me puedes seguir ahora, pero me seguirás más tarde.

37 Le dijo Pedro: — Señor, ¿por qué no te puedo seguir ahora? ¡Mi vida pondré por ti!

38 Jesús le respondió: — ¿Tu vida pondrás por mí? De cierto, de cierto te digo que no cantará el gallo antes que me hayas negado tres veces.

CAPITULO 13

1. El lavatorio de los pies de los discípulos. ( Juan 13:1 .)

2. Instrucciones dadas; lavarse los pies unos a otros. ( Juan 13:12 .)

3. La traición anunciada. ( Juan 13:18 .)

4. Su propia partida y el mandamiento nuevo. ( Juan 13:31 .)

5. La negación de Pedro anunciada. ( Juan 13:36 .)

Llegamos con este capítulo a la parte más preciosa de este Evangelio. Las multitudes se quedan atrás. Israel lo ha rechazado por completo y ahora reunió a sus amados discípulos alrededor de sí mismo y les dio las dulces y benditas palabras de instrucción, de consuelo y alegría, su despedida. Un poco más y los dejaría para volver a la Gloria de la que vino. “Deja en la tierra a los compañeros escogidos de su camino; aquellos que, de hecho, casi nunca lo han entendido, cuya falta de simpatía ha sido en sí misma una de las pruebas más amargas, de los que lo convirtieron en el "Varón de dolores" que era.

Sin embargo, son sus despojos ganados con tanto esfuerzo de manos del enemigo, las primicias de la cosecha espiritual que está llegando. Son suyos, el don de su Padre, la obra de su Espíritu, la compra de su sangre, por y para anunciar, y, por los siglos venideros, amor y poder divinos para toda Su creación inteligente. Tampoco, a pesar de su debilidad, puede olvidar cómo sus corazones, despertados por su llamado, se han aferrado a él en la escena de su rechazo, cómo han dejado su pequeño todo para seguirlo.

Ahora Él los va a dejar en ese mundo en cuya enemistad deben incurrir por Su causa, y en el cual llenarían lo que estaba detrás de Sus aflicciones por Su cuerpo, que es la Iglesia ( Colosenses 1:24 ). En ternura humana, Su corazón se desborda hacia ellos, mientras que en plenitud divina; y esto es lo que encontramos ante nosotros ahora. Es peculiar de John, y les proporciona el camino y los arma para el conflicto inminente. ”- FW Grant.

Nuestras breves anotaciones no son suficientes para cubrir todas las benditas enseñanzas de estos capítulos. ¡Qué gran seguridad se da en el primer versículo de este capítulo! Sabía que había llegado su hora de partir de este mundo. Lo sabía porque es el Hijo de Dios. Luego sigue la seguridad de su amor por los suyos; incluso hasta el final. Su amor no conoce cambios. Sus tiernas y amorosas palabras dirigidas a los suyos en estos capítulos manifiestan plenamente ese amor que sobrepasa el conocimiento.

El lavamiento de los pies de los discípulos fue una gran acción simbólica para enseñar a los Suyos la provisión misericordiosa que se les hizo durante Su ausencia. Algunos cristianos bien intencionados han aplicado las palabras de nuestro Señor, “vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros”, de manera literal, y enseñan que el Señor quiso que esto se hiciera literalmente. Las palabras de nuestro Señor a Pedro: “Lo que yo hago, tú no lo sabes ahora; pero lo conocerás después ”( Juan 13:7 ), muestre que debajo de la acción externa del Señor al lavar los pies de los discípulos hay un significado espiritual más profundo.

Lo vemos ceñido, con una palangana de agua en sus manos benditas, para lavar los pies de los discípulos. El agua explica el significado espiritual. Hemos visto que el agua en el tercer capítulo es el tipo de la Palabra de Dios. Tiene el mismo significado en este capítulo. Pedro primero se negó a que le lavaran los pies; luego, cuando el Señor le dijo: “Si no te lavo, no tienes parte conmigo”, le pidió que se lavara las manos y también la cabeza.

"Jesús le dijo: El que ha sido bañado * no necesita sino lavarse los pies, sino que está limpio en todo; y vosotros estáis limpios, pero no todos". ( Juan 13:10 contiene dos palabras diferentes para lavar; una es "bañar" y la otra "lavar". Esta diferencia no se hace en la Versión Autorizada.) Cuando el Señor habló de Sus discípulos siendo bañados y limpios hasta la médula, Hizo referencia al nuevo nacimiento por el agua y el Espíritu.

Todos fueron bañados, nacidos de nuevo, excepto Judas, a quien el Señor se refería cuando dijo "pero no todos". Tito 3:5 dice, traducido literalmente: "No por obras de justicia que hayamos hecho, sino por Su misericordia, nos salvó mediante el baño de la regeneración y la renovación del Espíritu Santo". Este gran trabajo se hace de una vez por todas y no se puede repetir, así como el nacimiento natural no se puede repetir con el mismo individuo.

El Señor lavó los pies de los discípulos, no sus manos. Las manos son para trabajar y los pies para caminar. Su acción tiene un significado en relación con nuestro caminar por el mundo. Contraemos contaminación a medida que pasamos por este mundo. Y la contaminación corta la comunión con el Señor. Por tanto, necesitamos una limpieza. Todos los discípulos lo necesitan. Esto lo ha provisto bondadosamente, y el lavamiento de los pies de los discípulos tipifica esa purificación necesaria.

Él usa Su Palabra para lograrlo. Este es "el lavamiento del agua por la Palabra". Él es el Abogado del Padre para restaurarnos a la comunión. Debemos acercarnos a Él con nuestros fracasos, nuestros tropiezos, nuestro andar imperfecto, nuestra contaminación, y ponernos en Sus manos como los discípulos pusieron sus pies sucios en Sus manos amorosas. Su propia luz perfecta entonces escudriñará nuestro ser más íntimo y sacará a la luz lo que nos ha contaminado, para que, después de la limpieza, podamos disfrutar de Su comunión y tener parte con Él.

Esto requiere la confesión y el juicio propio de nuestra parte. Si esta bendita verdad no se realiza y disfruta con fe, si no acudimos a Él para este servicio de amor, estamos a distancia de Él.

Y también debemos caminar con el mismo espíritu de servicio y lavarnos los pies unos a otros. Así como Él nos trata con amor, así debemos tratarnos unos a otros. El que es sorprendido en una falta será restaurado por el espiritual en el espíritu de mansedumbre. "El que quiera limpiar los pies de otro, debe estar a sus pies para limpiarlos". Cuán poco de todo esto se conoce en la práctica entre el pueblo de Dios.

Se anuncia la traición de Judas y él se adentra en la noche. El Señor anuncia también su inminente partida y les da el mandamiento nuevo de "amaos los unos a los otros". El capítulo se cierra con la predicción de la negación de Pedro.