Entonces respondió el Señor a Job desde el torbellino, a fin de llevarlo a una etapa aún más alta de humillación, de modo que se inclinara voluntariamente ante la mano disciplinaria de Dios, y dijo: