Números 17:1-13

1 Entonces el SEÑOR habló a Moisés diciendo:

2 “Habla a los hijos de Israel y toma doce varas, una vara por cada casa paterna, de todos sus dirigentes de casas paternas. Escribe el nombre de cada uno en su vara,

3 y en la vara que corresponde a Leví escribe el nombre de Aarón; pues habrá una vara para cada jefe de su casa paterna.

4 Pondrás estas varas en el tabernáculo de reunión, delante del testimonio, donde yo me encontraré con ustedes.

5 Y sucederá que florecerá la vara del hombre que yo escoja. Así quitaré de sobre mí las quejas de los hijos de Israel con que murmuran contra ustedes”.

6 Moisés habló a los hijos de Israel, y todos sus dirigentes le dieron varas, una vara por cada dirigente de cada casa paterna, doce varas en total. Y la vara de Aarón estaba entre sus varas.

7 Luego Moisés puso las varas delante del SEÑOR en el tabernáculo de reunión.

8 Y sucedió que al día siguiente Moisés entró en el tabernáculo de reunión y vio que la vara de Aarón, de la casa de Leví, había brotado, echado botones, dado flores y producido almendras maduras.

9 Entonces Moisés llevó de delante del SEÑOR todas las varas a los hijos de Israel. Ellos las vieron y tomaron cada uno su vara.

10 Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: “Vuelve a poner la vara de Aarón delante del testimonio, para que sea guardada como señal para los rebeldes. Así harás cesar sus quejas contra mí, para que ellos no mueran”.

11 Moisés hizo como le mandó el SEÑOR; así lo hizo.

12 Entonces los hijos de Israel hablaron a Moisés diciendo: “¡He aquí que perecemos! ¡Estamos perdidos! ¡Todos nosotros estamos perdidos!

13 Cualquiera que se acerque al tabernáculo del SEÑOR, morirá. ¿Acabaremos pereciendo todos?”.

Dios elige a sus representantes

Números 17:1

PALABRAS INTRODUCTORIAS

1. Dios llama a todos sus siervos a servirle. La Palabra es específica: "A cada uno su obra". Ninguno de los hijos de Dios está exento.

En Lucas 19:1 leemos sobre cómo cierto noble fue al país lejano para recibir un reino y regresar. Llamó a sus diez sirvientes y les dio a cada uno una libra y dijo: "Ocupad hasta que yo venga". Sobre. a su regreso, los llamó antes que él para saber cuánto había ganado cada hombre con el comercio. El primero había ganado diez libras; el segundo había ganado cinco, y otro dijo: "Señor, he aquí, aquí tienes tu libra, que he guardado en una servilleta". El señor estaba muy disgustado con el que no hizo nada y dio excusas por su falta de servicio.

No es un asunto fácil cuando la gente envuelve sus kilos en una servilleta. Un cabeza de familia se topó con algunos y dijo; "¿Por qué estáis aquí ociosos todo el día?"

Los campos están verdaderamente blancos para la siega, y los obreros son pocos. Necesitamos orar para que el Señor envíe personas a Su servicio.

2. Dios llama a ciertos siervos a ciertas tareas. En cuanto a la colocación de sus obreros, Él tiene toda la autoridad. A uno le dice: "Ve aquí", a otro, "Ve allí".

Con un gran mundo ante nuestro Señor, Él necesariamente debe dirigir los pasos de Su pueblo, para que cada parte de Su campo esté ocupada.

Piense en nueve o diez iglesias en una pequeña comunidad de unos pocos miles de habitantes, y luego en otra parte del campo del mundo donde no hay iglesias, ni ninguna para ministrar en Su Nombre.

Por eso leemos; "A cada uno sus obras". Jesucristo mismo dijo; "He terminado la obra que me diste que hiciera".

Nadie debería asumir que ocupará el puesto de otra persona. El mundo es demasiado grande. La demanda es demasiado grande. La necesidad es demasiado variada para que una sola persona busque duplicar el servicio de otra persona. Debemos hacer nuestra tarea; debemos ir a donde nos envíen.

3. Dios panoplia a sus siervos para su trabajo de ministrar. Él no nos dice que vayamos, o que hagamos, sin darnos poder para cumplir nuestras órdenes. Cuando somos enviados, Él va con nosotros. Nos da la gracia necesaria. En la parte más solitaria de la tierra, algún sirviente cansado puede pensar que está separado de todos, pero no está separado de Dios. El Señor estará con él para fortalecer y sostener.

En el mundo, cuando se envía a los hombres por negocios, se les envía con fondos para cubrir sus gastos.

Cuando el gobierno envía a sus soldados a lugares distantes, esos soldados cuentan con el respaldo de todo el poder y la autoridad de la base de operaciones.

El Señor Jesús también pone todos los recursos del Cielo detrás de Sus siervos que salen a hacer Su voluntad. Promete satisfacer sus necesidades. Promete darles sabiduría para su trabajo. Él mismo nunca los dejará solos. Él siempre va antes que ellos.

I. UN MENSAJE SOBRE LA SOBERANÍA DE DIOS ( Números 17:5 )

1. Un espíritu de celos invadió a los Hijos de Israel. De Números 15:1 aprendemos cómo Coré y su grupo se apresuraron a ocupar el oficio del sacerdocio. Estaban celosos porque no fueron elegidos para servir como sacerdotes. Dios ya los había matado, no tanto porque desearan una obra especial, sino porque, en el celo de su espíritu, buscaron derrocar a Moisés y Aarón. Murmuraron contra ellos.

2. Los Hijos de Israel querían tomar la autoridad de nombrar sacerdotes en sus propias manos. Lo que el Señor decía o deseaba les importaba poco. Insistieron en nombrarse a sí mismos y a sus seguidores en el lugar de autoridad.

3. Dios mandó a los hijos de Israel que tomaran una vara según la casa de sus padres, y que escribieran cada uno su nombre en su vara. Había doce tribus, y el Señor propuso que se les colocaran doce varas. Entonces el Señor dijo que haría florecer la vara del hombre que Él escogiera.

¿No es cierto que el Señor tiene el derecho perfecto de llamar al servicio a quien Él quiera? ¿No es él soberano en su autoridad? Tiene derecho a decirle a éste: "Haz esto", ya otro, "Haz lo otro". Tiene derecho a hacer un vaso para honra y otro para deshonra.

Él todavía dice: "No me escogisteis a mí, pero yo os elegí a vosotros y os ordené".

En el Nuevo Testamento se nos enseña que hay diversidad de dones, y que el Espíritu divide a cada hombre individualmente como Él quiere. "A uno le es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de conocimiento * *; a otro, fe", etc.

II. UNA LECCIÓN EN CONSAGRACIÓN. ( Números 17:7 )

1. Nuestro versículo sugiere que todos estaban dispuestos a servir. Esto no debía ser condenado. Todo hombre y toda mujer debe abrirse al servicio. Deben traer sus cuerpos, su todo, y presentarlos a Dios. Deben postrarse ante el Altísimo y estar dispuestos a ser o hacer lo que Él mande.

Cada vida debe estar "en posición de firmes" esperando órdenes.

2. Nuestro versículo sugiere que todos deberían buscar servicio. Esa es la razón por la que pusieron su nombre en su vara. En el Libro de Primera de Corintios leemos: "Codicia fervientemente los mejores dones". El Señor se deleita en vernos ambiciosos para Él.

El cristiano que no quiere lo mejor de Dios, y que no quiere ser lo mejor y hacer lo mejor para Dios, no es todo lo que debería ser. Nos corresponde como creyentes ponernos delante de Dios y buscar el mejor de todos los dones, para que así podamos glorificarlo más.

3. Nuestro versículo sugiere esperar en Dios. Las varas fueron colocadas ante el Señor, esperando el momento en que Él debería tomar Su decisión.

No debemos correr hasta que nos envíen. No debemos emprender hasta que Él haya hablado. Moisés mismo no se dignó a tomar una decisión y elegir la vara. Fue el Señor quien hizo esto. No nos corresponde a nosotros, como hombres, decirle a otros hombres lo que deben hacer, adónde irán o cómo servirán. Debemos recostarnos ante el Señor y soportar el momento en que Él hable. Luego, cuando haya hablado, debemos apresurarnos a obedecer.

III. LA VARILLA QUE BROMO ( Números 17:8 )

Cuando Moisés entró en el Tabernáculo del Testimonio al día siguiente, leemos: "He aquí, la vara de Aarón para la casa de Leví reverdeció, y produjo capullos, y floreció, y dio almendras".

1. El Señor demostró Su poder de elección. La vara de Aarón brotó; los otros no brotaron. Puede que haya algunos a los que les gustaría unirse a la banda de Coré y quejarse de Dios por haber elegido a Aarón en lugar de ellos mismos. Dios, sin embargo, se vio obligado en ese momento, y se ve obligado ahora, a hablar con autoridad y finalidad en cuanto a los hombres que elige y en cuanto a la obra que asigna.

En un gran ejército, si se suelta a los soldados para que luchen cuándo, dónde y cómo pueden elegir cada uno, nunca se podrá lograr la victoria. La victoria en la guerra depende del liderazgo. La jefatura asegura la unidad de acción.

En la Iglesia de Jesucristo, el Señor Jesucristo es la Cabeza exaltada. Debajo de Él hay apóstoles, profetas, pastores, evangelistas y maestros. Pueden guiar al rebaño del que han sido nombrados superintendentes, no como señores de la herencia de Dios, sino como ejemplos de obediencia y vida.

2. La elección del Señor fue Aarón y la Casa de Leví. Solo su vara brotó y floreció y produjo almendras.

IV. EL SIGNIFICADO DE LA VARILLA BUDA ( Números 17:8 )

Presentamos el mismo versículo que el que acabamos de discutir, pero debemos mirarlo desde un ángulo diferente.

1. Es Dios quien hace que nuestra vida sea fructífera. ¿Crees que podemos dar fruto sin Él? Nuestro fruto es el fruto del Espíritu y el Espíritu hace crecer el fruto. Efraín dirá: "De mí ha sido hallado tu fruto".

El que hace que la tierra dé su fruto, su maíz, aceite y vino, también hará que la vida rendida dé fruto para Su gloria.

2. Es Dios quien es honrado por nuestra fecundidad. Dios bendice y multiplica el fruto de nuestras vidas, y entonces Él es honrado y glorificado por ello. "En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto".

Todo esto es cierto. Cambiando de figura Él es quien nos engalana con los ornamentos de Su gracia; con oro y plata, con brazaletes y cadenas. Él es quien nos viste de bordados, nos calza con piel de tejón y nos cubre de seda y lino fino. Así somos hechos sumamente hermosos por Él.

3. Son las personas las que son bendecidas por nuestros capullos, nuestras flores y nuestros frutos. Ninguna vida da brotes, flores y almendras por sí misma.

"He venido a mi huerto * *: he recogido mi mirra con mi especia; he comido mi panal con mi miel; he bebido mi vino con mi leche: comed, amigos; bebed, y bebed en abundancia".

Dios ha bajado a su huerto de nueces para ver los frutos del valle y para ver si la vid florecía y las granadas brotaban. Quiere fruta.

DIOS ESCOGE AL HOMBRE QUE ES FRUTAL ( Números 17:9 )

Creemos que la razón por la que Dios hizo que la vara de Aarón brotara y floreciera y produjera almendras fue porque la vida de Aarón era de ese tipo. Los demás habían sido infructuosos. Por tanto, sus varas fueron infructuosas. Aquí hay varias lecciones para nosotros.

1. La vida que da fruto, Dios elegirá dar más fruto. Somos miembros de varias juntas de misión, y en la elección de misioneros que desean ir al extranjero en un nuevo y más amplio servicio para Dios, siempre buscamos descubrir qué fruto han dado en casa. La rama sin hojas, sin brotes y sin fruto en casa no es del tipo que se volverá fructífera en el extranjero.

Al que escondió su talento en la tierra, se le quitó su talento. La ley de Dios es: "Al que tiene, se le dará y le sobrará; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado".

2. La vida que da fruto Dios hará que dé más fruto. Si queremos ampliar nuestra capacidad para con Dios, debemos estar muy activos en el lugar donde estamos. Dios quiere que hagamos bien las pequeñas cosas, para que Él pueda descubrir nuestro espíritu, nuestra ambición por Él, nuestra fidelidad; entonces está listo para llevarnos a un servicio más importante.

Apliquemos todo esto a la vida cristiana. Entramos al servicio de Dios cuando somos salvos. Entramos con la ambición de ser cada vez más útiles para el Maestro, y el Maestro nos conducirá a cosas superiores a medida que seamos fecundos y fieles en las cosas inferiores.

3. La vida infructuosa será rechazada. Los otros cuyas varas no brotaron, y no florecieron, y no cedieron, fueron vidas dejadas de lado y rechazadas.

VI. DIOS VINDICA SUS TRABAJOS Y QUITA LOS MURMUROS DEL PUEBLO ( Números 17:10 )

1. La gente pensó que la elección de Dios era arbitraria. Se rebelaron porque Aarón fue elegido y ellos no. Coré, Abiram y Datán querían sentarse en el asiento de Aarón. Querían gobernar y querían que sus amigos gobernaran con ellos. El Señor Dios los destruyó. Ahora les daría la razón de su acción.

No había elegido a Aarón simplemente porque, como Dios, tenía el derecho de ser arbitrario en Su soberanía. Había elegido a Aarón, como demostró que la vara de Aarón reverdeció, floreció y produjo almendras. Dios es arbitrario en su elección, pero también es justo y honorable. Elige al hombre que tiene corazón para el servicio, que será fiel a su confianza, que cumplirá su misión.

Si alguno de los que están iniciando estos estudios se siente apartado por el Todopoderoso, que pregunte el "por qué". Quizás no hayan demostrado ser dignos de la comisión divina.

2. Dios mostró que su elección se basó en la preparación y la fecundidad del hombre. Era cierto entonces, es cierto ahora, que Dios busca hombres que le sirvan, que le sirvan. No es meramente una cuestión de dones, porque Dios a menudo se ha llevado al hombre que parecía no tener dones especiales para su servicio. En Primera a los Corintios leemos estas palabras: "Lo necio del mundo escogió Dios para confundir a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios para avergonzar lo poderoso.

“Así vemos que Dios no escoge meramente a hombres que son reconocidos como sabios según la carne, o poderosos o nobles según la carne. Lo que Dios quiere es una vida que se rinda, que sea fiel y activa en la producción de frutos.

Quiere tomar esa vida, aunque no le atrae humanamente, y quiere hacerla sabia con la sabiduría que desciende de lo alto. Quiere revestir su debilidad con Su fuerza, su nada con Su omnipotencia.

VII. LA INMORTALIZACIÓN DE UNA VIDA FRUTA ( Números 17:10 )

Dios le dijo a Moisés: "Vuelve a traer la vara de Aarón ante el testimonio, para guardarla como señal contra los rebeldes; y quitarás de mí sus murmuraciones de que no mueran".

Al estudiar estas palabras, vemos varias cosas vitales:

1. Vemos que Dios inmortaliza una vida fructífera. La vara de Aarón se colocó en el Arca de la Alianza. Se retuvo, no solo para dar honor al hombre que había servido a Dios fielmente, sino también para llevar a través de las edades, e incluso en la eternidad, la base sobre la cual Dios había honrado a Su siervo.

Para nosotros es sumamente maravilloso y apropiado que en las puertas de la Ciudad de la Nueva Jerusalén estén estampados los nombres de las doce tribus de Israel. También conviene que en los cimientos de la Ciudad se pongan, en relieve audaz, los nombres de los doce Apóstoles del Cordero.

Los santos que asistan a la Cena de las Bodas del Cordero, serán ataviados con las túnicas blancas de sus propios actos justos. En otras palabras, Dios lleva a cabo. esta vida, y en la próxima, el registro de la fecundidad y del servicio de Sus santos.

Lo que sembramos ahora, lo cosecharemos entonces. Lo que se hace incluso en la oscuridad, se mostrará a la luz. Nuestro Señor ha dicho: "Vengo pronto, y mi recompensa conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra".

2. Vemos que Dios inmortaliza la justicia de Sus decisiones y Su elección. Si en el cielo vemos a Moisés, o Aarón, o Abraham, o Pedro, o Pablo, o cualquier otro santo honrado por encima de los demás, tendremos ante nuestros ojos la razón por la que son tan honrados.

Hay un versículo notable en Hebreos 9:1 , que habla del tabernáculo terrenal, que dice: "Porque se hizo un tabernáculo; el primero, en el cual estaba el candelero, la mesa y el pan de la proposición, que se llama el santuario. Y después del segundo velo, el tabernáculo que se llamaba el más santo de todos, que tenía el incensario de oro, y el arca de la alianza recubierta de oro alrededor, en el cual estaba la olla de oro que tenía maná, y la vara de Aarón que reverdecía. , y las tablas de la Alianza ".

Todos estos, según Hebreos 9:1 , eran figuras del verdadero.

De alguna manera no podemos dejar de sentir que el Arca de la Alianza, junto con las cosas que se colocan en ella, están reservadas en el Cielo. Ciertamente son patrones de cosas en el Cielo. Tomando la Biblia como un todo, no podemos dejar de sentir que muchas cosas que han sido preciosas a los ojos de Dios durante la estadía terrenal de los santos, serán inmortalizadas en la gloria.

Nosotros mismos construimos monumentos para inmortalizar los nombres de nuestros héroes. Creemos que Dios hace lo mismo.

UNA ILUSTRACIÓN

Como siervos del Dios viviente, hagamos que nuestras vidas cuenten para el cielo y la eternidad, y no para las cosas pasajeras de la tierra ", dice Agassiz que se ha parado en un lugar de las montañas alpinas en Suiza donde podía arrojar un chip a el agua en una dirección, y rodaría hacia el Océano Alemán; o podría arrojar una astilla al agua en otra dirección, y llegaría al Mar Negro por el Danubio; o podría arrojar una astilla en otra dirección, y entraría en el Mediterráneo por el Rin.

¡Cuán distantes el Mediterráneo, el Mar Negro y el Océano Alemán! De pie hoy en estos Alpes del privilegio del evangelio, puede ceder al impulso del Espíritu, aceptar la invitación del Salvador ( Mateo 11:28 ) y entrar por la puerta dorada de la Gloria, o puede rechazar a Aquel que habla desde el Cielo ( Hebreos 12:25 ), rechaza al Señor Jesucristo y llega al Lago de Fuego. ¡Cuán leve es la división para empezar! ¡Cuán ancho es el abismo para terminar!