Lucas 24:1-53

1 Y el primer día de la semana, muy de mañana, fueron al sepulcro llevando las especias aromáticas que habían preparado.

2 Y hallaron removida la piedra del sepulcro;

3 pero al entrar no hallaron el cuerpo de Jesús.

4 Aconteció que, estando perplejas por esto, he aquí se pusieron de pie junto a ellas dos varones con vestiduras resplandecientes.

5 Como ellas les tuvieron temor y bajaron la cara a tierra, ellos les dijeron: — ¿Por qué buscan entre los muertos al que vive?

6 No está aquí; más bien, ha resucitado. Acuérdense de lo que les habló cuando estaba aún en Galilea,

7 como dijo: “Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado y resucite al tercer día”.

8 Entonces ellas se acordaron de sus palabras

9 y, volviendo del sepulcro, anunciaron todas estas cosas a los once y a todos los demás.

10 Las que dijeron estas cosas a los apóstoles eran María Magdalena, Juana, María madre de Jacobo, y las demás mujeres que estaban con ellas.

11 Pero sus palabras les parecían a ellos locura, y no las creyeron.

12 Sin embargo, Pedro se levantó y corrió al sepulcro. Cuando miró adentro, vio los lienzos solos y se fue a casa asombrado de lo que había sucedido.

13 He aquí, el mismo día, dos de ellos iban a una aldea llamada Emaús que estaba como a once kilómetros de Jerusalén.

14 Iban hablando entre sí de todas aquellas cosas que habían acontecido.

15 Sucedió que, mientras iban conversando y discutiendo el uno con el otro, el mismo Jesús se acercó e iba con ellos.

16 Pero sus ojos estaban velados, de manera que no lo reconocieron.

17 Entonces les dijo: — ¿Qué son estas cosas que discuten entre ustedes mientras caminan? Se detuvieron con semblante triste.

18 Y respondiendo uno de ellos, que se llamaba Cleofas, le dijo: — ¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no sabe las cosas que han acontecido en estos días?

19 Entonces él dijo: — ¿Qué cosas? Y ellos dijeron: — De Jesús de Nazaret, que era un hombre profeta, poderoso en obras y en palabra delante de Dios y de todo el pueblo;

20 y de cómo lo entregaron los principales sacerdotes y nuestros dirigentes para ser condenado a muerte, y de cómo lo crucificaron.

21 Nosotros esperábamos que él fuera el que habría de redimir a Israel. Ahora, a todo esto se añade el hecho de que hoy es el tercer día desde que esto aconteció.

22 Además, unas mujeres de los nuestros nos han asombrado: Fueron muy temprano al sepulcro

23 y, al no hallar su cuerpo, regresaron diciendo que habían visto visión de ángeles, los cuales les dijeron que él está vivo.

24 Algunos de los nuestros fueron al sepulcro y hallaron como las mujeres habían dicho, pero a él no lo vieron.

25 Entonces él les dijo: — ¡Oh insensatos y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho!

26 ¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas y que entrara en su gloria?

27 Y comenzando desde Moisés y todos los Profetas, les interpretaba en todas las Escrituras lo que decían de él.

28 Así llegaron a la aldea a donde iban, y él hizo como que iba más adelante.

29 Pero ellos le insistieron diciendo: — Quédate con nosotros, porque es tarde y el día ya ha declinado. Entró, pues, para quedarse con ellos.

30 Y sucedió que, estando sentado con ellos a la mesa, tomó el pan, lo bendijo y les dio.

31 Entonces fueron abiertos los ojos de ellos y lo reconocieron. Pero él desapareció de su vista.

32 Y se decían el uno al otro: — ¿No ardía nuestro corazón en nosotros cuando nos hablaba en el camino y nos abría las Escrituras?

33 En la misma hora se levantaron y se volvieron a Jerusalén. Hallaron reunidos a los once y a los que estaban con ellos,

34 quienes decían: — ¡Verdaderamente el Señor ha resucitado y ha aparecido a Simón!

35 Entonces ellos contaron las cosas que les habían sucedido en el camino, y cómo se había dado a conocer a ellos al partir el pan.

36 Mientras hablaban estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos y les dijo: — ¡Paz a ustedes!

37 Entonces ellos, aterrorizados y asombrados, pensaban que veían un espíritu.

38 Pero él les dijo: — ¿Por qué están turbados, y por qué suben tales pensamientos a sus corazones?

39 Miren mis manos y mis pies, que yo mismo soy. Palpen y vean, pues un espíritu no tiene carne ni huesos como ven que yo tengo.

40 Al decir esto, les mostró las manos y los pies.

41 Y como ellos aún no lo creían por el gozo que tenían y porque estaban asombrados, les dijo: — ¿Tienen aquí algo de comer?

42 Entonces le dieron un pedazo de pescado asado.

43 Lo tomó y comió delante de ellos.

44 Y les dijo: — Estas son las palabras que les hablé estando aún con ustedes: que era necesario que se cumplieran todas estas cosas que están escritas de mí en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos.

45 Entonces les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras,

46 y les dijo: — Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciera y resucitara de los muertos al tercer día;

47 y que en su nombre se predicara el arrepentimiento y la remisión de pecados en todas las naciones comenzando desde Jerusalén.

48 Y ustedes son testigos de estas cosas.

49 He aquí yo enviaré el cumplimiento de la promesa de mi Padre sobre ustedes. Pero quédense ustedes en la ciudad hasta que sean investidos del poder de lo alto.

50 Entonces él los llevó fuera hasta Betania y, alzando sus manos, los bendijo.

51 Aconteció que al bendecirlos, se fue de ellos y era llevado arriba al cielo.

52 Después de haberlo adorado, ellos regresaron a Jerusalén con gran gozo

53 y se hallaban continuamente en el templo, bendiciendo a Dios.

Capítulo 26

EL PRIMER DÍA DEL SEÑOR.

Llegó el sábado y pasó sobre la tumba de su Señor, y reinó el silencio en el jardín de José, solo roto por los centinelas envueltos en malla, que reían y charlaban junto al sepulcro sellado. En cuanto a los discípulos, este gran día es un dies non para ellos, porque la cortina de un profundo silencio los oculta a nuestra vista. ¿Subieron al templo para unirse al Salmo, cómo "Su misericordia es para siempre"? Apenas: sus pensamientos estaban paralizados en la cruz, que los atormentaba como un sueño horrible; su tosca madera oscura los había aturdido por un tiempo, ya que rompió su fe y destrozó todas sus esperanzas.

Pero si la constelación de los Apóstoles pasa a un eclipse temporal, sin que ningún rayo de luz inspirada caiga sobre ellos, "las mujeres" no están así escondidas, porque leemos "Y en el día de reposo descansaron, según el mandamiento". Es cierto que lo que se retrata no es más que una actitud negativa, pero es sumamente hermosa. Es el Amor esperando por el Deber. No se permite que las voces de su dolor se vuelvan tan excesivas y clamorosas como para ahogar la voz Divina, que habla a través de los siglos: "Recuerda que santificas el día de reposo"; y hasta las ofrendas aromáticas de su devoción se apartan para que mantengan inviolable el reposo del sábado.

Pero si las especias de las mujeres son nardo y mirra de una mezcla de amor y dolor, son al mismo tiempo una admisión tácita de su error. Demuestran de manera concluyente que las mujeres, en todo caso, no pensaban en una resurrección. Nos parece extraño que así sea, después de las frecuentes referencias que Jesús hizo sobre su muerte y resurrección. Pero evidentemente los discípulos atribuyeron a estos dichos de Jesús uno de esos significados más profundos y lejanos que eran tan característicos de su discurso, interpretando en algún misterioso sentido espiritual lo que se pretendía leer en estricta literalidad.

En la actualidad, nada podría estar más lejos de sus pensamientos que una resurrección; ni siquiera se les había ocurrido como algo posible; y en lugar de ser algo a lo que estaban dispuestos a dar un asentimiento crédulo, o un mito que surgió en forma y alas de sus propias imaginaciones acaloradas, era algo completamente ajeno a sus pensamientos, y que, cuando ocurrió, sólo por muchas pruebas infalibles fue reconocida y admitida en sus corazones como verdad.

Y así, las mismas especias que las mujeres preparan para el embalsamamiento son un testimonio silencioso pero fragante de la realidad de la Resurrección. Muestran la deriva del pensamiento de los discípulos, que cuando la piedra fue rodada hasta la puerta del sepulcro, cerró a la oscuridad y enterró todas sus esperanzas. La única Pascua que conocieron, o incluso soñaron, fue la primera y última Pascua del último día.

Tan pronto como terminó la restricción del sábado, las mujeres volvieron a su labor de amor, preparando el ungüento y las especias para el embalsamamiento, y viniendo con la madrugada al sepulcro. Aunque estaba "todavía oscuro", como nos dice San Juan, no anticiparon ninguna dificultad en las puertas de la ciudad, porque éstas se dejaban abiertas tanto de noche como de día durante la fiesta de la Pascua; pero en el camino se les ocurrió la idea de cómo debían hacer retroceder la piedra, una tarea para la que no se habían preparado y que evidentemente estaba más allá de sus fuerzas sin ayuda.

Sin embargo, su pregunta había sido respondida con anticipación, porque cuando llegaron al jardín, la piedra fue quitada y el sepulcro quedó al descubierto. Sorprendidos y sobresaltados por el descubrimiento, su sorpresa se profundizó en consternación cuando, al pasar dentro del sepulcro, encontraron que el cuerpo de Jesús, sobre el que habían venido a realizar los últimos oficios de cariño, había desaparecido. ¿Y cómo? ¿Podría haber más de una solución al enigma? Los enemigos de Jesús seguramente habían puesto manos violentas sobre la tumba, sacándola del precioso polvo que con tristeza habían confiado a su custodia, reservándola para nuevas indignidades.

San Juan complementa la narración de nuestro evangelista, contando cómo la Magdalena, deslizándose del resto, "corrió" de regreso a la ciudad para anunciar, en un discurso medio histérico, "Se han llevado al Señor del sepulcro, y no sabemos dónde le han puesto "; porque aunque San Juan nombra sólo a la Magdalena, el "nosotros" implica que ella era sólo una de un grupo de mujeres ministrantes, un grupo que había abandonado abruptamente. El resto se quedó perplejo junto a la tumba, con la razón cegada por las turbulentas nubes de la duda, cuando de repente -el "he aquí" indica una rápida sorpresa- "dos hombres se pararon junto a ellos con vestiduras deslumbrantes".

Al hablar de ellos como "dos hombres", probablemente nuestro evangelista sólo pretendía llamar la atención sobre la humanidad de su forma, como en el versículo 23 de Lucas 24:23 habla de la aparición como "una visión de ángeles". Sin embargo, se observará que en el Nuevo Testamento las dos palabras "hombres" y "ángeles" se usan indistintamente; como en Lucas 7:24 , Apocalipsis 22:8 , donde los "ángeles" son evidentemente hombres, mientras que en Marco 16:5 , y nuevamente en el versículo que tenemos ante nosotros, los llamados "hombres" son ángeles.

Pero, ¿no implica este uso intercambiable de las palabras una estrecha relación entre los dos órdenes del ser? ¿Y no es posible que en las eternas maduraciones y evoluciones del cielo una humanidad perfeccionada pueda pasar a las filas angelicales? De todos modos, sabemos que cuando los ángeles han aparecido en la tierra ha habido una extraña humanidad en ellos. Ni siquiera han tenido las alas ficticias que la poesía les ha tejido; casi siempre han aparecido con el rostro humano Divino y hablando con los tonos y en las lenguas de los hombres, como si fuera su habla nativa.

Pero si su forma es terrenal, su vestimenta es celestial. Sus vestiduras destellan y brillan como las vestiduras del Cristo transfigurado; y asombradas por el presagio sobrenatural, las mujeres inclinan sus rostros a tierra. "¿Por qué", preguntaron los ángeles, "buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí, sino que ha resucitado: recordad cómo os habló cuando aún estaba en Galilea, diciendo que era necesario que el Hijo del hombre fuera entregado a manos de hombres pecadores, y ser crucificado, y resucitar al tercer día.

"Incluso a los ángeles no se les permite revelar el secreto de su vida de resurrección, o decir dónde se puede encontrar, pero anuncian el hecho de que no tienen la libertad de explicar". Él no está aquí; Él ha resucitado ", es el Evangelio de los ángeles, un Evangelio cuyo preludio ellos mismos han escuchado, pero, ¡ay !, olvidado; y puesto que el cielo no revela lo que nosotros mismos podemos descubrir al escudriñar, los ángeles los arrojan sobre sí mismos. recuerdos, recordando las palabras que Jesús mismo había pronunciado y que, de haberlas entendido y recordado, habrían iluminado el sepulcro vacío y habrían resuelto el gran misterio.

¡Y cuánto perdemos porque no recordamos, o si recordamos, no creemos! Se han hablado y se nos han dicho palabras divinas, pero a nuestro oído, embotado por la incredulidad, han llegado como un sonido vacío, todo inarticulado, y hemos dicho que fue algún trueno en el cielo o las voces de un viento que pasa. ¡Cuántas promesas que, como las arpas de Dios, habrían hecho sonar hasta nuestros desiertos, hemos colgado, tristes y silenciosos, en los sauces de las "tierras extrañas"! Si tan sólo "recordamos" las palabras del Señor Jesús, si se hicieran para nosotros reales y eternamente verdaderas, en lugar de ser las voces irreales de un sueño, esas palabras no serían "las lejanas lámparas" del Cielo, sino cerca de nosotros. mano, iluminando todos los lugares oscuros, porque arrojando su luz dentro,

Y así, las mujeres, en lugar de embalsamar a su Señor, llevaron sus especias sin usar. No en vano, sin embargo, porque en las especias y ungüentos el Viviente no necesitaba sus propios nombres fueron embalsamados, un recuerdo fragante. Viniendo a la tumba, como pensaban, para rendir homenaje a un Cristo muerto, la Magdalena, María, Juana y Salomé, encontraron a un Cristo que había conquistado la muerte, y al mismo tiempo encontró una inmortalidad para ellos mismos; porque la fragancia de su pensamiento, que no se permitió madurar en hechos, ha llenado el mundo entero.

Volviendo a la ciudad, donde la Magdalena los había dejado atrás, anunciaron a los demás, como había hecho con Pedro y Juan, el hecho de la tumba vacía; pero completaron la historia con la narración de la visión angelical y la declaración de que Jesús había resucitado. Sin embargo, los discípulos estaban tan poco predispuestos a recibir las nuevas de una resurrección, que no admitirían el hecho incluso cuando lo atestiguaron al menos cuatro testigos, sino que lo declararon como una charla ociosa y tonta, algo que no solo carecía de verdad. , pero sin sentido.

Solo Pedro y Juan de los Apóstoles, hasta donde sabemos, visitaron el sepulcro, e incluso ellos dudaron, aunque encontraron la tumba vacía y las ropas de lino cuidadosamente envueltas. Ellos "creían" que el cuerpo había desaparecido, pero, como nos dice San Juan, "todavía no conocían la Escritura, que debía resucitar de entre los muertos"; Juan 20:9 y al salir de la tumba vacía para regresar a su propia casa, sólo "se maravillaron de lo que había sucedido".

"Era un enigma que no podían resolver; y aunque la mañana de Pascua ya había terminado por completo, el día que debería iluminar todos los días, ya que atraía a sí mismo los honores y los cánticos del sábado, sin embargo, a las mentes y corazones de los Apóstoles. estaba "todavía oscuro", la gloria del Señor aún no se había levantado sobre ellos.

Y ahora viene una de esas bellas imágenes, propias de San Lucas, mientras ilumina las colinas de Judea con un suave resplandor posterior, un resplandor posterior que al mismo tiempo es la aurora de un nuevo amanecer. Fue en la tarde del primer día del Señor, cuando dos discípulos partieron de Jerusalén hacia Emaús, una aldea, probablemente la moderna Khamasa, a sesenta estadios de la ciudad. No podemos decir quiénes eran los discípulos, porque uno no tiene nombre, mientras que el otro lleva un nombre, Cleofás, que no encontramos en ningún otro lugar, aunque su origen griego nos llevaría a inferir que era un prosélito gentil que se había unido a Jesús. .

En cuanto al segundo, no tenemos ni la pista de un nombre oscuro con el que identificarlo, y en este anonimato un tanto extraño algunos expositores han creído detectar la sombra del evangelista Lucas mismo. La suposición no es imposible; porque aunque San Lucas no fue un testigo ocular desde el principio, pudo haber presenciado algunas de las escenas finales de la vida divina; mientras que la misma minuciosidad de los detalles que caracteriza su historia casi mostraría que si no él mismo participaba, estaba estrechamente relacionado con quienes lo eran; pero si el mismo San Lucas hubiera sido el favorecido, es poco probable que hubiera omitido este testimonio personal al hablar de las "muchas pruebas infalibles" de su resurrección.

Quienes fueran los dos, es cierto que gozaron de la estima y la confianza de los discípulos, teniendo libre acceso, incluso en horas intempestivas, al círculo apostólico, mientras que el hecho de que Jesús mismo buscara su compañía y los seleccionara para tales honores , muestra el lugar alto que se les concedió en la consideración Divina.

No estamos informados del objeto de su viaje; de hecho, ellos mismos parecen haber perdido de vista eso en los destellos de gloria que, inesperados, se cruzaron en su camino. No es improbable que estuviera relacionado con hechos recientes; porque ahora que el Sol central, alrededor del cual giraban sus vidas, ha desaparecido, ¿no tomarán necesariamente nuevas direcciones esas vidas o regresarán a las antiguas órbitas? Pero sean cuales sean sus propósitos, sus pensamientos son más retrospectivos que prospectivos; porque mientras sus rostros están orientados hacia Emaús y sus pies miden constantemente los estadios del viaje, sus pensamientos permanecen atrás, aferrados a la oscura cresta del Calvario, como el pendón de nubes se aferra al pico alpino.

Sólo pueden hablar de un tema, "estas cosas que han sucedido": Aquel a quien tomaron por el Cristo, a quien sus corazones se habían sentido tan extrañamente atraídos; Su carácter, milagros y palabras; la Muerte ignominiosa, en la que esa Vida, con todas sus esperanzas, fue apagada; y luego las extrañas noticias que habían sido traídas por las mujeres, en cuanto a cómo habían encontrado la tumba vacía, y cómo habían tenido una visión de ángeles.

La palabra "interrogados juntos" generalmente implica una diferencia de opinión y se refiere al interrogatorio cruzado de los litigantes; pero en este caso probablemente se refería sólo a las innumerables preguntas que el informe de la Resurrección suscitaría en sus mentes, las honestas dudas y dificultades con las que se sintieron obligados a lidiar.

Fue mientras discutían estos nuevos problemas, caminando tranquilamente por el camino -pues los hombres caminan pesadamente cuando tienen el corazón pesado- un Extraño los adelantó y se les unió, preguntando, después del saludo habitual, que no se omitiría: "¿Qué comunicaciones son estas? que os tengáis unos con otros, al andar? " La forma misma de la pregunta ayudaría a disfrazar la voz familiar, mientras que la "forma" cambiada de la que St.

Mark habla enmascararía de alguna manera las características familiares; pero, al mismo tiempo, parecería que había una mirada sobrenatural en sus ojos, como si un velo oscuro envolviera al Extraño. Su pregunta los asustó, incluso como una voz de otro mundo, como, de hecho, parecía; y deteniéndose repentinamente, volvieron sus rostros "tristes" hacia el Extranjero en un asombro momentáneo y silencioso, un silencio que Cleofás rompió al preguntar: "Tú solo moras en Jerusalén, y no sabes las cosas que suceden allí en estos ¿dias?" una doble pregunta, a la que el Desconocido respondió con el breve interrogatorio, "¿Qué cosas?" No necesitó más que esa palabra solitaria para abrir la fuente de sus labios,

Y entonces interrumpen junto con su respuesta (el pronombre ha cambiado ahora), "Acerca de Jesús de Nazaret, que fue un profeta poderoso en hechos y palabras delante de Dios y de todo el pueblo; y cómo los principales sacerdotes y nuestros gobernantes lo entregaron para ser condenado a muerte y crucificado a Él. Pero esperábamos que fuera Él quien redimiera a Israel. Sí, y además de todo esto, es ahora el tercer día desde que estas cosas sucedieron.

Además, algunas mujeres de nuestra compañía nos asombraron, habiendo estado temprano en la tumba; y como no hallaron su cuerpo, vinieron diciendo que también habían visto una visión de ángeles, que decían que estaba vivo. Y algunos de los que estaban con nosotros fueron al sepulcro, y hallaron así como las mujeres habían dicho: pero a él no lo vieron ".

Es el lenguaje impetuoso del sentimiento intenso, en el que la esperanza y la desesperación tocan acordes alternos. En la primera cepa, Jesús de Nazaret se enaltece; La mentira es un profeta poderoso en palabras y hechos; luego es abatido, condenado a muerte y crucificado. Una vez más, la esperanza habla, recordando el brillante sueño de una redención para Israel; pero habiendo dicho esa palabra, Hope misma se aparta para llorar junto a la tumba donde su Redentor fue enterrado apresuradamente.

Una vez más es el destello de una nueva luz, mientras las mujeres llevan a casa el mensaje de los ángeles; pero de nuevo la luz se pone en tinieblas, una penumbra que ni los ojos de la Razón ni de la Fe podrían traspasar todavía; porque "A él no vieron" marca la totalidad del eclipse, señalando un vacío de oscuridad, un firmamento sin sol ni estrella.

Pero, de paso, en la rápida corriente de su discurso, captamos un reflejo del Cristo tal como se apareció a sus mentes. De hecho, él era un Profeta, insuperable, y en su esperanza lo era más, porque era el Redentor de Israel.

Es evidente que los discípulos aún no habían comprendido el significado completo de la misión mesiánica. Su pensamiento era confuso, oscuro, como la visión de hombres caminando en la niebla. El sueño hebreo de una soberanía temporal parece haber sido una fuerza predominante, quizás la fuerza predominante en sus mentes, la atracción que los atrajo y animó. Pero su Redentor no fue sino uno local, temporal, que restaurará el reino de Israel; Todavía no era el Redentor del mundo, que debía salvar a su pueblo de sus pecados.

La "regeneración", como la llamaban cariñosamente, la "nueva creación", era puramente nacional, cuando del caos de las irrupciones romanas surgirá su paraíso hebreo. Por un lado, los discípulos estaban demasiado cerca de la Vida Divina para ver sus justas y grandes proporciones. Deben apartarse de ella la distancia de un Pentecostés; deben mirarlo a través de sus lentes de fuego, antes de que puedan captar el significado profundo de esa Vida, o el terrible misterio de esa Muerte.

En la actualidad, su visión está desenfocada, y todo lo que pueden ver es el contorno borroso y sombrío de la realidad, lo temporal en lugar de lo espiritual, una nacionalidad redimida en lugar de una humanidad redimida y regenerada.

Jesús resucitado, porque así el Extranjero, aunque ellos no lo sabían, escuchó su réquiem con paciencia y asombro, contento de encontrar en sus corazones un amor tan profundo y genuino, que ni siquiera la cruz y el sepulcro habían podido apagar. Los hombres mismos eran sinceros, aunque sus puntos de vista eran algo distorsionados: las refracciones de su atmósfera hebrea. Y Jesús los conduce en pensamiento a esas "tierras altas resplandecientes" de la verdad; por así decirlo, espoleándolos, mediante una reprimenda aguda pero amable, a las alturas donde los pensamientos y propósitos divinos avanzan hacia su cumplimiento.

"¡Oh hombres insensatos", dijo, "y tardos de corazón para creer en todo lo que los profetas han dicho! ¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas y entrara en su gloria?" Pensaban que era un extraño en Jerusalén, pero conoce a sus profetas mejor que a ellos mismos; y escucha; Pone una palabra que les había ido bien. Sólo lo llamaron "Jesús de Nazaret"; no le dieron ese título más elevado de "el Cristo" que habían usado libremente antes.

No; porque la cruz había cerrado con rudeza y roto ese incensario de oro en el que solían quemar un incienso real. Pero aquí el Extranjero vuelve a lanzar su palabra dorada y rota, quemando su incienso dulce y divino incluso en presencia de la cruz, llamando al Crucificado el "¡Cristo!" En verdad, este Extranjero tiene más fe que ellos; y callaron sus labios locuaces, que hablan tan al azar, para escuchar al nuevo y augusto Maestro, cuya voz era un eco de la Verdad, ¡si no de la Verdad misma!

"Y comenzando por Moisés y todos los profetas, les interpretó en todas las Escrituras lo que se refería a él". Se observará que nuestro evangelista usa una palabra peculiar al hablar de esta exposición divina. Lo llama una "interpretación", una palabra que se usa en el Nuevo Testamento sólo en el sentido de traducir de un idioma a otro, de la lengua desconocida a la conocida. Y así, de hecho, fue; porque habían leído las Escrituras pero en parte, y por eso las habían leído mal.

Habían arrojado sobre esas Escrituras las proyecciones de sus propias esperanzas e ilusiones; mientras que otras Escrituras, las que se relacionan con los sufrimientos de Cristo, fueron retrasadas, fuera de la vista, o si se escuchaban, eran sólo la voz de una lengua desconocida, una vox et preterea nihil . Entonces Jesús les interpreta las voces de esta lengua desconocida. Comenzando por Moisés, muestra, a partir de los tipos, las profecías y los Salmos, cómo el Cristo debe sufrir y morir antes de que puedan comenzar las glorias de Su reino; que la cruz y el sepulcro se encuentran en el camino del Redentor, como el cáliz amargo y espinoso del que deben desplegarse las "glorias".

Y así, abriendo sus Escrituras, colocando la lente carmesí de la sangre, así como la lente cromática de la gloria mesiánica, los discípulos encuentran la cruz toda transfigurada, entretejida en el propósito eterno de redención de Dios; mientras que los sufrimientos de Cristo, en los que habían tropezado antes, ahora ven que eran parte del plan eterno de misericordia, un "deber" divino, una gran necesidad.

Habían llegado ya a Emaús, el límite de su viaje, pero los dos discípulos no pueden perder la compañía de Aquel cuyas palabras les han abierto un mundo nuevo y luminoso; y aunque evidentemente iba más lejos, lo obligaron a quedarse con ellos, ya que era hacia la tarde y el día estaba muy avanzado. Y entró para quedarse con ellos, aunque no por mucho tiempo. Sentado a la mesa, el Invitado Extraño, sin ninguna disculpa, toma el lugar del anfitrión, y bendiciendo el pan, lo parte y se lo da.

¿Fue el rostro levantado los que los devolvió a los viejos y familiares días? ¿O leyeron la marca del clavo en Su mano? No sabemos; pero en un instante se quitó el velo en el que se había envuelto, y lo conocieron; era el Señor mismo, el Jesús resucitado. En un momento, el silencio de un gran temor cayó sobre ellos, y antes de que tuvieran tiempo de abrazar a Aquel a quien habían amado con tanta pasión, antes de que sus labios pudieran formular una exclamación de sorpresa, se había desvanecido; Él "se volvió invisible" para ellos, como dice, desapareciendo de su vista como una nube que se disuelve.

Y cuando se recuperaron, no fue para decir Su nombre, no había necesidad de eso, sino para decirse unos a otros: "¿No ardía nuestro corazón dentro de nosotros mientras nos hablaba en el camino, mientras nos abría? las Escrituras? " Para ellos fue un Apocalipsis brillante, "la Revelación de Jesucristo", quien estaba muerto y está vivo para siempre; y todos olvidan su misión, y aunque es de noche, dejan Emmans de inmediato, sus pies alados sin prestar atención a los sesenta estadios ahora, mientras se apresuran a Jerusalén para anunciar a los once, y al resto, que Jesús en verdad ha resucitado. y se les apareció.

Al regresar a Jerusalén, van directamente al conocido lugar de encuentro, donde encuentran a los Apóstoles ("los once", como se llamaba ahora a la banda, aunque, como nos informa San Juan, Tomás no estaba presente) y otros se reunieron para la cena y hablar de otra aparición posterior de Jesús a Simón, que debe haber ocurrido durante su ausencia de la ciudad; y se suman a la creciente maravilla al contar su aventura nocturna, y cómo Jesús fue conocido de ellos en el partimiento del pan.

Pero mientras discutían el tema —pues la mayoría aún dudaba de la realidad de las apariciones— Jesús mismo se paró ante ellos, pasando por la puerta cerrada; porque el mismo miedo que cerraba la puerta la cerraría de forma segura. Aunque les dio el saludo de antaño, "La paz sea con ustedes", no calmó el malestar y la agitación de su alma; el escalofrío de un gran miedo cayó sobre ellos, mientras la Sombra espectral, como pensaban, estaba ante ellos.

"¿Por qué estáis turbados?" pregunta Jesús, "¿y por qué surgen razonamientos en vuestros corazones?" porque casi temblaban de miedo, como la palabra implica. "Mirad mis manos y mis pies, que soy yo mismo: palpad y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como vosotros veis que yo tengo". Luego extendió Sus manos, se quitó la túnica de Sus pies y, como dice San Juan, descubrió Su costado, para que pudieran ver las heridas de los clavos y la lanza, y que por estas pruebas visibles y tangibles pudieran ser convencido de la realidad de su cuerpo de resurrección.

Fue suficiente; sus corazones en un instante pasaron de un extremo de miedo a un extremo de alegría, una especie de alegría salvaje, en la que la Razón por el momento se confundió y la Fe se desconcertó. Pero por capricho, el trance celestial todavía está sobre ellos, Jesús los recuerda a las cosas terrenales, preguntándoles si tienen algo de comer; y cuando le dan un trozo de pescado asado, algunos de los restos de su propia comida, Él toma y come delante de todos ellos; no que ahora necesitaba el sustento de la comida terrenal, en su vida de resurrección, sino que mediante este simple acto podría poner otro sello sobre su verdadera humanidad.

Era una especie de sacramento, que mostraba Su unidad con la Suya; que en el otro lado de la tumba, en su exaltación, como en este, en su humillación, era todavía el "Hijo del hombre", interesado en todas las cosas, incluso en los lugares comunes, de la humanidad.

La entrevista no duró mucho, pues el Cristo resucitado habitó apartado de sus discípulos, acudiendo a ellos en momentos inciertos y solo por breves espacios. Sin embargo, ahora se demora en explicar a los once, como antes a los dos, el gran misterio de la Redención. Abre sus mentes para que la verdad pase por dentro. Reuniendo las lámparas de la profecía suspendidas a través de las Escrituras, dirige sus diversas luces sobre sí mismo, sobre mí de quien dan testimonio.

Les muestra cómo está escrito en su ley que el Cristo debe sufrir, el Cristo debe morir, el Cristo debe resucitar al tercer día, y "que el arrepentimiento y la remisión de pecados se predicarán en su nombre a todas las naciones, comenzando de Jerusalén ". Y luego les dio a estos predicadores de arrepentimiento y remisión la promesa de la cual el Libro de los Hechos es un cumplimiento y una ampliación, la "promesa del Padre", que es el don del Espíritu Santo. Fue la profecía del Pentecostés, el primer susurro del viento impetuoso, ese soplo divino que llega a todos los que lo recibirán.

Nuestro Evangelista pasa en silencio otras apariciones de la Vida de Resurrección, esos cuarenta días en los que, por sus frecuentes manifestaciones, estaba entrenando a sus discípulos a confiar en su presencia invisible. Él sólo en unas pocas palabras finales habla de la Ascensión; cómo, cerca de Betania, se separó de ellos y fue llevado al cielo, arrojando bendiciones de sus manos levantadas incluso mientras iba; y cómo los discípulos regresaron a Jerusalén, no afligidos como los hombres en duelo, sino con gran gozo, habiendo aprendido a soportar y regocijarse al ver al Invisible, el Cristo invisible pero omnipresente.

El hecho de que San Lucas omita las otras apariciones de la Resurrección se debe probablemente a que tenía la intención de insertarlas en su preludio de los Hechos de los Apóstoles, lo que hace, ya que une su segundo tratado al primero. Tampoco es del todo una coincidencia incidental que, mientras escribe su historia posterior, comience en Jerusalén, demorándose en el aposento alto, que fue la cuna sacudida por el viento de la Iglesia, e insertando como palabras clave de la nueva historia estas cuatro palabras del antiguo: Arrepentimiento, Remisión, Promesa, Poder.

Los dos libros son, pues, uno, un manto sin costuras, tejido para el Cristo viviente, uno que nos da el Cristo de la Humillación, el otro el Cristo de la Exaltación, que habla ahora desde los cielos superiores, y cuyo poder es el poder de el Espíritu Santo.

¿Y fue totalmente indeseado que nuestro evangelista, omitiendo otras apariciones de los cuarenta días, arroje tal riqueza de interés y colorido en ese primer día de Pascua, llenándolo desde el amanecer hasta el atardecer? Creemos que no. Él está escribiendo para y para los gentiles, cuyos sábados no son el último sino el primer día de la semana, y se queda para describirnos ese primer día del Señor, el día elegido por el Señor del sábado para esta gran consagración. .

Y como la Santa Iglesia en todo el mundo guarda ahora sus sábados, sus himnos y canciones son un dulce incienso quemado a la puerta del sepulcro vacío; porque, "La luz que arrojó la gloria del sábado a la sombra fue la gloria del Señor Resucitado".