Romanos 4:1

Capítulo 10

ABRAHAM Y DAVID

Romanos 4:1-12

El litigante judío todavía está presente en el pensamiento del Apóstol. No podría ser de otra manera en este argumento. Ninguna pregunta era más apremiante para la mente judía que la de la Aceptación; Hasta ahora, verdaderamente, la enseñanza y la disciplina del Antiguo Testamento no habían sido en vano. Y San Pablo no sólo, en su Apostolado cristiano, había debatido ese problema innumerables veces con los combatientes rabínicos; él mismo había sido rabino y conocía por experiencia tanto los recelos de la conciencia del rabinista como los subterfugios de su razonamiento.

Así que ahora se levanta ante él el gran nombre de Abraham, como consigna familiar de la controversia de la Aceptación. Ha estado luchando por un veredicto absolutamente inclusivo de "culpable" contra el hombre, contra todos los hombres. Ha estado cerrando con todas sus fuerzas las puertas del pensamiento contra la "jactancia" humana, contra la más mínima afirmación del hombre de haber merecido su aceptación. ¿Puede llevar este principio a cuestiones bastante imparciales? ¿Puede él, un judío en presencia de judíos, aplicarlo sin disculpas, sin reservas, al mismo "Amigo de Dios"? ¿Qué le dirá a ese majestuoso Ejemplo de hombre? Su nombre en sí mismo suena como un reclamo de casi adoración.

A medida que avanza por la escena del Génesis, nosotros, incluso los gentiles, nos levantamos como en un homenaje reverente, honrando esta figura tan real y tan cercana al ideal; marcado por innumerables líneas de individualidad, totalmente diferente al cuadro compuesto de la leyenda o el poema, pero caminando con Dios mismo en una relación personal tan habitual, tan tranquila, tan agradable. ¿Es este un nombre que debe nublar la afirmación de que aquí, como en todas partes, la aceptación no tiene esperanza de no ser por la clemencia de Dios "en forma de don, sin obras de ley"? ¿No fue aceptado al menos Abraham porque era moralmente digno de ser aceptado? Y si Abraham, seguramente, en posibilidad abstracta, otros también. Debe haber un grupo de hombres, pequeños o grandes, hay al menos un hombre, que puede "jactarse" de su paz con Dios.

Por otro lado, si con Abraham no fue así, entonces la inferencia es fácil para todos los demás hombres. ¿Quién sino él se llama "el amigo"? Isaías 41:8 mismo Moisés, el Legislador casi deificado, no es sino "el Siervo", en quien confía, es íntimo, honrado en un grado sublime por su eterno Maestro. Pero nunca se le llama "el Amigo".

"Ese título peculiar parece excluir por completo la cuestión de una aceptación legal. ¿Quién piensa en su amigo como alguien cuya relación con él necesita ser buena en derecho? El amigo está por así decirlo detrás de la ley, o por encima de ella, en el respeto Mantiene una relación que implica simpatías personales, identidad de intereses, contacto de pensamiento y voluntad, no una ansiosa liquidación previa de reclamaciones y condonación de responsabilidades.

Entonces, si el Amigo del Juez Eterno prueba, sin embargo, haber necesitado la Justificación, y haberla recibido por el canal no de su valor personal sino de la gracia de Dios, habrá pocas dudas sobre la necesidad de otros hombres y el camino. solo por el cual otros hombres lo encontrarán.

Al acercarse a este gran ejemplo, por lo que resultará ser, San Pablo está a punto de ilustrar todos los puntos principales de su inspirado argumento. Por cierto, por implicación, nos da el hecho fundamental de que incluso un Abraham, incluso "el Amigo", necesitaba justificación de alguna manera. Tal es el Eterno Santo que ningún hombre puede caminar a Su lado y vivir, no, no en el camino de la más íntima "amistad", sin una aceptación ante Su rostro como Juez.

Por otra parte, tal es Él, que incluso un Abraham encontró esta aceptación, de hecho, no por mérito sino por fe; no presentándose a sí mismo, sino renunciando a sí mismo y tomando a Dios por todos; no suplicando: "Yo soy digno", sino "Tú eres fiel". Debe demostrarse que la justificación de Abraham fue tal que no le dio el menor motivo para el aplauso propio; no se basaba en lo más mínimo en el mérito.

Fue "por gracia, no por deuda". Una promesa de bondad soberana. conectado con la redención de sí mismo y del mundo, le fue hecho. No era moralmente digno de tal promesa, aunque solo fuera porque no era moralmente perfecto. Y él era, humanamente hablando, físicamente incapaz de hacerlo. Pero Dios se ofreció a sí mismo gratuitamente a Abraham, en su promesa; y Abraham abrió los brazos vacíos de la confianza personal para recibir el regalo inmerecido.

Si se hubiera quedado primero para ganárselo, lo habría excluido; habría cerrado los brazos. Renunciando con razón a sí mismo, porque viendo y confiando en su Dios misericordioso, la vista de cuya santa gloria aniquila la idea de las pretensiones del hombre. abrió los brazos y el Dios de la paz llenó el Vacío. El hombre recibió la aprobación de Dios, porque no interpuso nada suyo para interceptarlo.

Desde un punto de vista, el punto de vista más importante aquí, no importaba cuál había sido la conducta de Abraham. De hecho, ya era devoto cuando ocurrió el incidente de Génesis 15:1-21 . Pero también era un pecador; eso queda bastante claro en Génesis 12:1-20 , el mismo capítulo del Llamado.

Y potencialmente, según las Escrituras, era un gran pecador; porque era un ejemplo del corazón humano. Pero esto, si bien constituyó la urgente necesidad de aceptación de Abraham, no fue en lo más mínimo una barrera para su aceptación, cuando se apartó de sí mismo, en la gran crisis de la fe absoluta, y aceptó a Dios en su promesa.

El principio de aceptación del "Amigo" era idénticamente el que subyace en la aceptación del transgresor más flagrante. Como pronto nos recordará San Pablo, David en la culpa de su adulterio asesino, y Abraham en el camino grave de su adoración y obediencia, están al mismo nivel aquí. Real o potencialmente, cada uno es un gran pecador. Cada uno se vuelve de sí mismo, indigno, a Dios en Su promesa. Y la promesa es suya, no porque su mano esté llena de mérito, sino porque está vacía de sí mismo.

Es cierto que la justificación de Abraham, a diferencia de la de David, no está conectada explícitamente en la narración con una crisis moral de su alma. En Génesis 15:1-21 no se le representa como un penitente consciente, huyendo de la justicia al Juez. Pero, ¿no hay una sugerencia profunda de que algo parecido a esto pasó sobre él y a través de él? Esa breve afirmación, que "él confió en el Señor, y se lo contó por justicia", es una anomalía en la historia, si no tiene una profundidad espiritual escondida en ella.

¿Por qué, en ese mismo momento, deberíamos decirnos esto acerca de su aceptación ante Dios? ¿No es porque la inmensidad de la promesa había hecho ver al hombre en contraste el absoluto fracaso de un mérito correspondiente en sí mismo? Job Job 42:1-6 fue llevado a la penitencia desesperada no por los fuegos de la Ley sino por las glorias de la Creación.

¿No fue Abraham traído a la misma conciencia, cualquiera que sea la forma que haya tomado en su carácter y período, por las mayores glorias de la Promesa? Seguramente fue allí y entonces que aprendió ese secreto del autorrechazo en favor de Dios que es la otra cara de toda fe verdadera, y que salió a la luz muchos años después, en sus poderosos problemas de "obra", cuando puso a Isaac. en el altar.

Es cierto, nuevamente, que la fe de Abraham, su confianza justificadora, no está conectada en la narración con ninguna expectativa articulada de un sacrificio expiatorio. Pero aquí primero nos atrevemos a decir, incluso a riesgo de esa formidable acusación, una teoría antigua y obsoleta del credo patriarcal, que probablemente Abraham sabía mucho más sobre el que viene de lo que una crítica moderna comúnmente permitirá. "Se regocijó de ver mi día; y lo vio, y se regocijó".

Juan 8:56 Y además, la fe que justifica, aunque lo que toca en realidad es la bendita Propiciación, o más bien Dios en la Propiciación, no siempre implica un conocimiento articulado de toda la "razón de la esperanza". Ciertamente implica una verdadera sumisión a todo lo que el creyente conoce de la revelación de esa razón.

Pero él puede (por las circunstancias) saber muy poco de él y, sin embargo, ser un creyente. El santo que oró Salmo 143:2 "No entres en juicio con tu siervo, oh Señor, porque ante tus ojos ningún ser viviente será justificado", se arrojó sobre un Dios que, siendo absolutamente santo, pero de alguna manera puede, tal como Él es, justificar al pecador.

Quizás él sabía mucho de la razón de la Expiación, ya que está en la mente de Dios, y como se explica, como se demuestra, en la Cruz. Pero quizás no lo hizo. Lo que hizo fue arrojarse a la luz plena que tenía, "sin un ruego", sobre su Juez, como un hombre terriblemente consciente de su necesidad, y confiando sólo en una misericordia soberana, que también debe ser un justo, un ley que honra la misericordia, porque es la misericordia del Señor Justo.

Mientras tanto, no nos equivoquemos, como si tales palabras significaran que un credo definido de la Obra expiatoria no es posible, o no es precioso. Esta epístola nos ayudará a alcanzar tal credo, y también lo harán Gálatas, Hebreos, Isaías, Levítico y toda la Escritura. "Los profetas y reyes deseaban ver las cosas que nosotros vemos, y no las vieron". Lucas 10:24 Pero esa no es razón por la que no debemos adorar la misericordia que nos ha revelado la Cruz y el Cordero bendito.

Pero es hora de llegar a las palabras del Apóstol tal como están.

Entonces, ¿qué diremos que Abraham ha encontrado, "ha encontrado", el tiempo perfecto de hecho permanente y siempre significativo, "ha encontrado", en su gran descubrimiento de la paz divina, nuestro antepasado según la carne? "Según la carne"; es decir, (teniendo en cuenta el uso moral predominante de la palabra "carne" en esta epístola), "con respecto a sí mismo", "en la región de sus propias obras y méritos". Porque si Abraham fue justificado por las obras, se jacta; tiene derecho a aplaudirse a sí mismo.

Sí, tal es el principio que aquí se indica; si el hombre lo merece, el hombre tiene derecho a aplaudirse a sí mismo. ¿No podemos decir, de paso, que el sentido instintivo común de la discordia moral del autoaplauso, sobre todo en lo espiritual, es uno entre muchos testigos de la verdad de nuestra justificación sólo por la fe? Pero San Pablo prosigue; ah, pero no hacia Dios; no cuando incluso un Abraham lo mira a la cara y se ve a sí mismo en esa Luz.

Como si dijera: "Si se ganó la justificación, podría haberse jactado con razón; pero la 'jactancia legítima', cuando el hombre ve a Dios, es algo impensable; por lo tanto, su justificación fue dada, no ganada". Porque, ¿qué dice la Escritura, el pasaje, el gran texto? Génesis 15:6 "Y creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia.

"Ahora bien, al que trabaja, su recompensa, su recompensa ganada, no se le considera como gracia, ni como un don de generosidad, sino como deuda; es para el que no trabaja, sino que cree y confía en él. quien justifica al impío, que "su fe es contada por justicia". "El impío", como para resaltar por un caso extremo la gloria de la maravillosa paradoja. "El impío" es sin duda una palabra intensa y oscura; no sólo se refiere al pecador, sino al pecador abierto y desafiante.

Todo corazón humano es capaz de cometer tal pecaminosidad, porque "el corazón es más engañoso que todas las cosas". A este respecto, como hemos visto, en el aspecto potencial, incluso un Abraham es un gran pecador. Pero en verdad hay "pecadores y pecadores" en las experiencias de la vida; y San Pablo está listo ahora con un ejemplo conspicuo de la justificación de alguien que fue verdaderamente, en un período miserable, por su propia culpa, "un impío".

"Has dado ocasión a los enemigos del Señor para blasfemar". 2 Samuel 12:14 En verdad lo había hecho. La fotografía fiel de las Escrituras nos muestra a David, el elegido, el fiel, el hombre de experiencias espirituales, actuando su mirada lujuriosa en el adulterio, y medio cubriendo su adulterio con el más básico de los asesinatos constructivos, y luego, durante largos meses, negarse a arrepentirse. Sin embargo, David fue justificado: "He pecado contra el Señor"; "El Señor también ha quitado tu pecado.

"Se volvió de su yo terriblemente arruinado a Dios, y de inmediato recibió la remisión. Luego, y hasta el final, fue castigado. Pero allí y en ese momento fue justificado sin reservas, y con una justificación que lo hizo cantar una bienaventuranza fuerte.

Así como David también expresa su felicitación del hombre (y era él mismo) a quien Dios considera justicia sin distinción de obras, "Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades han sido remitidas y cuyos pecados han sido cubiertos; Bienaventurado el hombre a quien el Señor no quiere cuenta el pecado ". Salmo 32:1-2 Palabras maravillosas, en el contexto de la experiencia de la que brotan! Un alma humana que ha transgredido mucho, y que lo conoce bien, y sabe también que hasta el final sufrirá una dolorosa disciplina a causa de ello, por ejemplo y humillación, conoce sin embargo su perdón, y lo conoce como una felicidad indescriptible.

La iniquidad ha sido "levantada"; el pecado ha sido "cubierto", ha sido borrado del libro de "ajuste de cuentas", escrito por el Juez. El penitente no se perdonará jamás a sí mismo: en este mismo Salmo arranca de su pecado toda la cobertura tejida por su propio corazón. Pero su Dios le ha dado perdón, lo ha tenido por uno que no ha pecado, en cuanto al acceso a Él y la paz con Él están en cuestión. Y así su canto de vergüenza y penitencia comienza con una bienaventuranza y termina con un grito de alegría.

Hacemos una pausa para notar la exposición implícita aquí de la frase "para contar justicia". Es tratar al hombre como alguien cuyo relato es claro. "Bienaventurado el hombre a quien el Señor no contará como pecado". En la frase misma, "contar justicia" (como en su equivalente latino, "imputar justicia"), la pregunta, qué aclara la cuenta, no se responde. Supongamos el caso imposible de un registro mantenido absolutamente claro por la propia bondad sin pecado del hombre; entonces la "justicia imputada", la "justicia imputada" significaría el contentamiento de la Ley con él por sus propios méritos.

Pero el contexto del pecado humano fija la referencia real a una "imputación" que significa que el registro terriblemente defectuoso es tratado, por una razón divinamente válida, como si fuera, lo que no es, bueno. El hombre está en paz con su Juez, aunque ha pecado, porque el Juez lo ha unido a Él mismo, asumió su responsabilidad y respondió por ella a Su propia Ley. El hombre es tratado como justo, siendo un pecador, por causa de su glorioso Redentor. Es perdón, pero más que perdón. No es un mero despido indulgente; es una acogida como de los dignos del abrazo del Santo.

Tal es la Justificación de Dios. Tendremos que recordarlo a lo largo de todo el curso de la epístola. Hacer de Justificación un mero sinónimo de Perdón es siempre inadecuado. La justificación es la contemplación y el tratamiento del pecador arrepentido, que se encuentra en Cristo, como justo, como satisfactorio para la Ley, no simplemente como alguien a quien la Ley deja ir. ¿Es esto una ficción? Para nada. Está vitalmente vinculado a dos grandes hechos espirituales.

Una es que el Amigo del pecador se ha ocupado Él mismo, en interés del pecador, de la Ley, honrando su santo reclamo al máximo bajo las condiciones humanas que Él asumió libremente. La otra es que misteriosa, pero realmente, ha unido al pecador consigo mismo, en la fe, por el Espíritu; lo unió a sí mismo como miembro, como rama, como esposa. Cristo y sus discípulos son realmente uno en el orden de la vida espiritual. Y entonces la comunidad entre Él y ellos 'es real, la comunidad de su deuda por un lado, de Su mérito por el otro.

Ahora surge de nuevo la pregunta, nunca muy distante en el pensamiento de San Pablo y en su vida, qué tienen que ver estos hechos de la Justificación con los pecadores gentiles. Aquí está David bendiciendo a Dios por su inmerecida aceptación, una aceptación, por cierto, totalmente desconectada del ritual del altar. Aquí, sobre todo, está Abraham, "justificado por la fe". Pero David era un hijo del pacto de la circuncisión.

Y Abraham fue el padre de ese pacto. ¿No hablan sus justificaciones sólo a quienes están con ellos dentro de ese círculo encantado? ¿No fue Abraham justificado por la fe más la circuncisión? ¿No actuó la fe solo porque él ya era uno de los privilegiados? Por tanto, esta felicitación, este grito de "Bienaventurados los justificados gratuitamente", ¿es sobre la circuncisión o sobre la incircuncisión? Porque decimos que a Abraham, con énfasis en "Abraham", su fe fue contada como justicia.

La pregunta, quiere decir, es legítima, "porque" "Abraham no es a primera vista un ejemplo de la justificación del mundo exterior, las razas humanas no privilegiadas. Pero considere: ¿cómo se contabilizó entonces? ¿A Abraham en la circuncisión o en la incircuncisión? No en la circuncisión, sino en la incircuncisión; Tuvieron que pasar al menos catorce años antes de que llegara el rito del pacto. Y recibió la señal de la circuncisión (con un énfasis en "señal", como si dijera que la "cosa", la realidad firmada, ya era suya), como un sello sobre la justicia de la fe que hubo en su incircuncisión, un sello sobre la aceptación que recibió, antecedente de todo privilegio formal, en esa mano desnuda de fe.

Y todo esto fue así, y así se registró, con un propósito de gran alcance: que él pudiera ser padre, ejemplo, representante de todos los que, a pesar de la incircuncisión, creen, para que les sea contada la justicia; y padre de la circuncisión, ejemplar y representante dentro de su círculo también, para aquellos que no sólo pertenecen a la circuncisión, sino para aquellos que también caminan en el camino de la incircuncisión-fe de nuestro padre Abraham.

De modo que el privilegio no tenía nada que ver con la aceptación, excepto refrendar la concesión de una gracia absolutamente gratuita. El Sello no hizo nada en absoluto para hacer el Pacto. Solo verificó el hecho y garantizó la buena fe del Dador. Como son los sacramentos cristianos, así era el sacramento patriarcal; fue "un testimonio seguro y una señal eficaz de la gracia y la buena voluntad de Dios". Pero la gracia y el bien no vendrán a través del Sacramento como a través de un médium, sino directamente de Dios al hombre que tomó a Dios en Su palabra.

"El medio por el cual recibió", la boca con la que se alimentó del alimento celestial, "fue la fe". El rito no se produjo entre el hombre y el Señor que lo aceptaba, sino que estaba presente a un lado para asegurarle con un hecho físico concurrente que todo era verdad. "Nada entre" era la ley de la gran transacción; nada, ni siquiera una ordenanza dada por Dios; nada más que los brazos vacíos recibiendo al Señor mismo; -y los brazos vacíos en efecto pusieron "nada entremedio".

Lo siguiente se extrae del comentario sobre esta epístola en "La Biblia de Cambridge" (p. 261): "[¿Qué diremos a] la discrepancia verbal entre la enseñanza explícita de San Pablo de que 'un hombre es justificado por la fe sin obras, 'y la enseñanza igualmente explícita de Santiago de que' por las obras el hombre es justificado, y no solo por la fe '? Con solo el Nuevo Testamento ante nosotros, es difícil no asumir que el único Apóstol tiene en vista alguna distorsión del doctrina del otro.

Pero el hecho (ver 'Gálatas' de Lightfoot, nota separada del capítulo 3) de que la fe de Abraham era un texto rabínico básico altera el caso, al hacer perfectamente posible que Santiago (escribiendo a los miembros de la Dispersión judía) no hubiera pero la enseñanza rabínica a la vista. Y la línea que tomó esa enseñanza la indica Santiago 2:19 , donde se da un ejemplo de la fe en cuestión; y ese ejemplo tiene que ver totalmente con el gran punto de la ortodoxia estrictamente judía: DIOS ES UNO.

Las personas a las que se dirigía [eran, pues, aquellas cuya] idea de fe no era una aceptación confiable, una creencia del corazón, sino una adhesión ortodoxa, una creencia de la cabeza. Y Santiago [tomó] a estas personas estrictamente en su propio terreno, y asumió, para su argumento, que su propia explicación de fe muy defectuosa era correcta ".

"Así estaría demostrando el punto, igualmente querido por San Pablo, de que la mera ortodoxia teórica, aparte de los efectos sobre la voluntad, no tiene valor. No estaría, en el grado más remoto, disputando la doctrina paulina de que el alma culpable es puesto en una posición de aceptación con el Padre sólo por la conexión vital con el Hijo, y que esta conexión se efectúa, absoluta y sola, no por mérito personal, sino por la aceptación confiable de la Propiciación y su mérito vicario todo suficiente.

De una aceptación tan confiable, inevitablemente se seguirán "obras" (en el sentido más profundo); no como antecedentes sino como consecuencia de la justificación. Y así, 'es la fe sola la que justifica; pero la fe que justifica nunca puede estar sola ".