Romanos 4:13-25

Capítulo 11

ABRAHAM (2)

Romanos 4:13-25

OTRA VEZ nos acercamos al nombre de Abraham, Amigo de Dios, Padre de los Fieles. Lo hemos visto justificado por la fe, aceptado personalmente porque se volvió por completo al Promotor soberano. Lo vemos ahora en algunos de los gloriosos temas de esa aceptación; "Heredero del mundo", "Padre de muchas naciones". Y aquí también todo es por gracia, todo viene a través de la fe. Ni obras, ni méritos, ni privilegios ancestrales ni rituales, aseguraron a Abraham la poderosa Promesa; era suyo porque él, sin alegar absolutamente nada de dignidad personal, y apoyado por ninguna garantía de ordenanza, "creyó en Dios".

Lo vemos mientras sale de su tienda bajo ese glorioso dosel, esa "noche de estrellas" siria. Miramos hacia arriba con él a las poderosas profundidades y recibimos su impresión en nuestros ojos. ¡Contempla los innumerables puntos y nubes de luz! ¿Quién puede contar los rayos semivisibles que blanquean los cielos, relucientes detrás, más allá, de miles de luminarias más numerables? Al anciano solitario que está mirando allí, quizás al lado de su Amigo divino manifestado en forma humana, se le dice que trate de contar. Y luego escucha la promesa: "Así será tu descendencia".

Fue entonces y allí donde recibió la justificación por la fe. Fue entonces y allí también que, por fe, como un hombre sin convenio, indigno, pero llamado a tomar lo que Dios le dio, recibió la promesa de que sería "heredero del mundo".

Fue una paradoja inigualable -a menos que coloquemos junto a ella la escena cuando, dieciocho siglos después, en la misma tierra, un descendiente de Abraham, un artesano sirio, hablando como líder religioso a sus seguidores, les dijo Mateo 13:37-38 que el "campo era el mundo", y Él el Amo del campo.

¡"Heredero del mundo"! ¿Significaba esto, del propio universo? Quizás lo hizo, porque Cristo iba a ser el Demandante de la promesa a su debido tiempo; y bajo sus pies todas las cosas, literalmente todas, ya están en orden, y de ahora en adelante serán en realidad. Pero la referencia más limitada, y probablemente en este lugar más ajustada, es suficientemente amplia; una referencia al "mundo" de la tierra y del hombre sobre él. En su "semilla", ese mayor sin hijos iba a ser Rey de los Hombres, Monarca de los continentes y océanos.

A él, en su simiente, "los confines de la tierra" le fueron entregados "para su posesión". No solo su pequeño clan, acampado en los campos oscuros que lo rodeaban, ni siquiera los descendientes directos solo de su cuerpo, por numerosos que fueran, sino que "todas las naciones", "todas las familias de la tierra" debían "llamarlo bienaventurado", y para ser bendecidos en él, como su Jefe patriarcal, su Cabeza en alianza con Dios. "Aún no vemos todas las cosas" cumplidas de esta asombrosa concesión y garantía.

No lo haremos hasta que se hayan hecho visibles los vastos desarrollos prometidos de los caminos de Dios. Pero ya vemos pasos tomados hacia ese tema, pasos largos, majestuosos, que nunca se volverán atrás. Vemos en esta hora, literalmente, en todas las regiones del mundo humano, a los mensajeros —un ejército cada vez más numeroso— del Nombre del "Hijo de David, el Hijo de Abraham". Trabajan en todas partes y en todas partes, a pesar de innumerables dificultades, están ganando el mundo para el gran Heredero de la Promesa.

Por caminos que no conocen han salido estos misioneros; caminos trazados por la providencia histórica de Dios y por su vida eterna en la Iglesia y en el alma. Cuando "el mundo" ha parecido cerrado, por la guerra, por la política, por el hábito, por la geografía, se ha abierto para que puedan entrar; hasta que veamos a Japón echando atrás las puertas de sus castillos, y África interior no sólo descubrió sino que se convirtió en una palabra familiar por el bien de sus misiones, de sus martirios, de la determinación de sus jefes nativos de abolir la esclavitud incluso en su forma doméstica.

Ningún programa de conciencia secular ha tenido que ver con esto. Causas completamente fuera del alcance de la combinación humana han sido, de hecho, combinadas; el mundo se ha abierto al mensaje abrahámico al igual que la Iglesia ha sido inspirada de nuevo para entrar y ha sido despertada a una comprensión más profunda de su gloriosa misión. Porque aquí también está el dedo de Dios; no sólo en la historia del mundo, sino en la vida de la Iglesia y del cristiano.

Desde hace un largo siglo, en los centros más vivos de la cristiandad, ha habido un despertar y un despertar de una conciencia poderosa y revivida de la gloria del Evangelio, de la Cruz y del Espíritu; de la gracia de Cristo, y también de Su reclamo. Y a esta hora, después de muchos pronósticos sombríos de pensamientos incrédulos y aprensivos, hay más hombres y mujeres listos para ir a los confines de la tierra con el mensaje del Hijo de Abraham, que en todos los tiempos anteriores.

Compare estos temas, incluso estos, dejando fuera de la vista el poderoso futuro, con la noche estrellada cuando se le pidió al Amigo de Dios errante que creyera en lo increíble, y fue justificado por la fe, y fue investido mediante la fe con la corona del mundo. ¿No está Dios en verdad en el cumplimiento? ¿No estaba en verdad en la promesa? Nosotros mismos somos parte del cumplimiento; nosotros, una de las "muchas naciones" de las cuales el gran Solitario fue entonces hecho "el Padre". Demos nuestro testimonio y pongamos nuestro sello.

Al hacerlo, damos testimonio e ilustramos la obra, la obra siempre bendita de la fe. La confianza de ese hombre, en esa gran hora de medianoche, no merecía nada, pero recibió todo. Tomó en primer lugar la aceptación de Dios, y luego con ella, como si estuviera doblada e incrustada en ella, tomó riquezas inagotables de privilegios y bendiciones; sobre todo, la bendición de ser una bendición. Así que ahora, en vista de esa hora de la Promesa y de estas edades de cumplimiento, vemos nuestro propio camino de paz en su divina simplicidad.

Leemos, como si estuvieran escritas en el cielo con estrellas, las palabras "Justificado por la fe". Y ya entendemos lo que la Epístola pronto nos revelará ampliamente, cómo para nosotros, como para Abraham, bendiciones incalculables de otras órdenes se encuentran atesoradas en la concesión de nuestra aceptación "No sólo para él, sino también para nosotros, creyendo".

Volvamos nuevamente al texto.

Porque no por la ley vino la promesa a Abraham, oa su simiente, de que él sería el heredero del mundo, sino por la justicia de la fe; a través de la aceptación recibida por la fe no pactada y sin privilegios. Porque si los que pertenecen a la ley heredan la promesa de Abraham, la fe es ipso facto nula y la promesa es ipso facto anulada. Porque ira es lo que obra la ley; sólo donde no existe la ley, tampoco la transgresión.

Tanto como decir que suspender la bendición eterna, la bendición que por su naturaleza sólo puede tratar con las condiciones ideales, sobre la obediencia del hombre a la ley, es bloquear fatalmente la esperanza de una realización. ¿Por qué? No porque la Ley no sea santa; no porque la desobediencia no sea culpable; como si el hombre alguna vez, por un momento, se viera obligado mecánicamente a desobedecer. Pero debido a que, de hecho, el hombre es un ser caído, sin embargo, llegó a serlo.

y cualquiera que sea su culpa como tal. Está caído y no tiene un verdadero poder de restauración. Entonces, si ha de ser bendecido, la obra debe comenzar a pesar de sí mismo. Debe venir de afuera, debe venir gratis, debe ser por gracia, a través de la fe. Por lo tanto, está en (literalmente, "fuera de") la fe, para ser sabio en la gracia, para asegurar la promesa, a toda la simiente, no solo a lo que pertenece a la Ley, sino a lo que pertenece a la la fe de Abraham, a la "simiente" cuyo reclamo no es menor ni mayor que la fe de Abraham; quien es el padre de todos nosotros, como está escrito, Génesis 17:5 "Padre de muchas naciones te he puesto" - a los ojos del Dios en quien él creyó, que vivifica a los muertos, y llama, se dirige, trata, cosas no-ser como ser.

"A los ojos de Dios"; como para decir que poco importa lo que Abraham sea para "todos nosotros" ante los ojos del hombre, ante los ojos y la estimación del fariseo. El Eterno Justificador y Promotor trató con Abraham y en él con el mundo, antes del nacimiento de esa Ley que el fariseo ha pervertido en su muralla de privilegio y aislamiento. Se ocupó de que la poderosa transacción se llevara a cabo no solo en realidad, sino de manera significativa, en campo abierto y bajo la ilimitada capa de estrellas.

No afectaría a una tribu, sino a todas las naciones. Era para asegurar bendiciones que no debían ser demandadas por los privilegiados, sino tomadas por los necesitados. Y así el gran creyente representativo fue llamado a creer ante la ley, ante el sacramento legal y bajo toda circunstancia personal de humillación y desánimo. Quien, pasada la esperanza, sobre la esperanza, creyó; pasando de la esperanza muerta de la naturaleza a la mera esperanza de la promesa, de modo que se convirtió en padre de muchas naciones; según lo que está dicho, "Así será tu descendencia.

"Y, debido a que no falló en su fe, no notó su propio cuerpo, ya convertido en muerte, cerca de un siglo como ahora, y el estado de muerte del útero de Sara. No, en la promesa de Dios -no vaciló por su incredulidad, sino que recibió fuerza por su fe, dando gloria a Dios, la "gloria" de tratar con Él como siendo lo que Él es, Todopoderoso y Verdadero, y plenamente persuadido de que lo que Él ha prometido Él es capaz de hacer.

Por tanto, en realidad le fue contado por justicia. No porque tal "dar a Dios la gloria", que es solo Su eterno deber, fuera moralmente meritorio, en el más mínimo grado. Si fuera así, Abraham "tendría de qué gloriarse", el "por qué" se refiere a todo el registro, a toda la transacción. Aquí estaba un hombre que tomó el camino correcto para recibir la bendición soberana. No interpuso nada entre el Promotor y él mismo. Trató al Prometedor como lo que es, todo suficiente y fiel. Abrió su mano vacía en esa persuasión, y así, debido a que la mano estaba vacía, la bendición fue puesta sobre su palma.

Ahora bien, no fue escrito sólo por su cuenta, que le fue contado, sino también por nosotros, a quienes seguramente será contado, en la intención fija del divino Justificador, como cada sucesivo aspirante viene a recibir; creyendo como lo hacemos en la resurrección de Jesús nuestro Señor de entre los muertos; quien fue entregado a causa de nuestras transgresiones, y resucitado a causa de nuestra justificación.

Aquí el gran argumento pasa a una pausa, a la cadencia de un glorioso descanso. Cada vez más, a medida que lo hemos perseguido, se ha desprendido de las obstrucciones del oponente y avanzó con un movimiento más amplio hacia una afirmación positiva y regocijada de las alegrías y la riqueza de los creyentes. Hemos dejado muy atrás las cavilaciones pertinaces que preguntan, ahora si hay alguna esperanza para el hombre fuera del legalismo, ahora si dentro del legalismo puede haber algún peligro incluso para la impiedad deliberada, y nuevamente si el Evangelio de la aceptación gratuita no anula la ley de deber.

Hemos dejado al fariseo por Abraham, y nos hemos parado a su lado para mirar y escuchar. Él, en la sencillez de un alma que se ha visto a sí misma y ha visto al Señor, y por lo tanto no tiene una palabra, un pensamiento, sobre el privilegio personal, reclamo o incluso aptitud, recibe una aceptación perfecta en la mano de la fe, y descubre que la aceptación lleva consigo una promesa de poder y bendición inimaginables. Y ahora, de Abraham, el Apóstol se vuelve hacia "nosotros", "todos nosotros", "también nosotros".

"Sus pensamientos ya no están en adversarios y objeciones, sino en la compañía de los fieles, en los que son uno con Abraham y entre sí, en su feliz disposición de venir, sin un sueño de mérito, y tomar de Dios Su poderosa paz en el nombre de Cristo. No se encuentra en la sinagoga o en la escuela, disputando, sino en la asamblea de creyentes, enseñando, desplegando en paz la riqueza de la gracia. Habla para felicitar, para adorar.

Unámonos allí en espíritu, y sentémonos con Aquila y Priscila, con Nereo, Ninfas y Persis, y recordemos a nuestro turno que "también fue escrito para nosotros". Seguramente, y con una plenitud de bendición que nunca podremos encontrar en su perfección, también para nosotros "la fe seguramente será contada, μελλει λογιζεσθαι. Como justicia, creyendo como nosotros, τοις πιστευουσιν, en el Levantamiento de Jesús nuestro Señor, también el nuestro, de entre los muertos.

"Para nosotros, como para ellos, el Padre se presenta a Sí mismo como el Resucitador del Hijo. Él es conocido por nosotros en ese acto. Nos da Su propia garantía para una confianza ilimitada en Su carácter, Sus propósitos, Su intención sin reservas. aceptar al pecador que se pone de pie en el nombre de su Hijo crucificado y resucitado. Él nos pide que no olvidemos que Él es el Juez, que ni por un momento puede confabularnos. Pero nos pide que creamos, que veamos, que Él, siendo el Juez, y también el Dador de la Ley, ha tratado con Su propia Ley, de una manera que la satisface, que se satisface a Él mismo.

Él nos ordena así entender que Él ahora "seguramente" justificará, aceptará, hallará no culpable, hallará justo, satisfactorio, al pecador que cree. Él viene a nosotros, Él, este Padre eterno de nuestro Señor, para asegurarnos, en la Resurrección, que ha buscado, y ha "encontrado, un rescate"; que no se le ha convencido para que tenga misericordia, una misericordia detrás de la cual, por lo tanto, puede acechar una reserva lúgubre, pero que Él mismo ha "establecido" la propiciación amada, y luego lo ha aceptado (no ella, sino Él) con la aceptación de no Su palabra solamente pero Su obra.

Él es el Dios de la paz. Como lo sabemos? Pensamos que Él era el Dios del tribunal y la condenación. Sí; pero ha "rescatado al gran Pastor de entre los muertos, en la sangre del pacto eterno". Hebreos 13:20 Entonces, oh Padre eterno de nuestro Señor, te creeremos; creeremos en ti; lo haremos, lo haremos, en la letra misma de las palabras Thou έπί τόν Εγείραντα, como en un profundo reposo. Verdaderamente, en este glorioso respecto, aunque Tú estás consumiendo Fuego, "no hay nada en Ti que temer".

"Que fue entregado a causa de nuestras rebeliones". Así trató el Padre con el Hijo, que se entregó a sí mismo. "Agradó al Señor herirlo"; "No escatimó ni a su propio Hijo". "Por nuestras transgresiones"; para afrontar el hecho de que nos habíamos descarriado. ¿Qué, ese hecho iba a cumplirse así? ¿Era nuestra voluntad propia, nuestro orgullo, nuestra falsedad, nuestra impureza, nuestra indiferencia hacia Dios, nuestra resistencia a Dios, para ser enfrentados así? ¿Había que afrontarlo en absoluto y no dejarlo completamente solo con sus propios y horribles problemas?

¿Era eternamente necesario que, si se cumplía, se cumpliera así, nada menos que con la entrega de Jesús nuestro Señor? Aun así fue. Ciertamente, si un expediente más suave hubiera enfrentado nuestra culpa, el Padre no habría "entregado" al Hijo. La Cruz no era más que una absoluta condición sine qua non. Está ese pecado, y en Dios, que hizo que fuera eternamente necesario que, si el hombre iba a ser justificado, el Hijo de Dios no solo debía vivir, sino morir, y no solo morir, sino morir así, entregado, entregado a Dios. sea ​​hecho hasta la muerte, como han hecho los que cometen grandes pecados.

En lo profundo de la doctrina divina de la Expiación se encuentra este elemento, el "a causa de nuestras transgresiones"; la exigencia del Gólgota, por nuestros pecados. La remisión, la absolución, la aceptación, no era asunto del mandato verbal de la autocracia divina. No se trataba de un asunto entre Dios y la creación, que para él es "una cosita", sino entre Dios y su ley, es decir, él mismo, como juez eterno.

Y esto, para el Eterno, no es poca cosa. Así que la solución no requería poca cosa, sino la muerte expiatoria, la imposición del Padre sobre el Hijo de las iniquidades de todos nosotros, para que abramos los brazos y recibamos del Padre los méritos del Hijo.

"Y fue levantado a causa de nuestra justificación": porque nuestra aceptación había sido ganada, por Su liberación. Ésta es la explicación más simple de la gramática y de la importancia. La Resurrección del Señor aparece como, por así decirlo, la poderosa secuela, y también la demostración, garantía, proclamación de Su aceptación como Propiciación y, por lo tanto, de nuestra aceptación en Él. Porque en verdad fue nuestra justificación, cuando Él pagó nuestra pena.

Es cierto que la aceptación no se acumula para el individuo hasta que cree y, por lo tanto, recibe. El regalo no se pone en la mano hasta que está abierto y vacío. Pero el regalo se ha comprado listo para el destinatario mucho antes de que se arrodille para recibirlo. Fue suyo, en provisión, desde el momento de la compra; y el glorioso Comprador subió de las profundidades donde había bajado a comprar, sosteniendo en alto en Sus manos sagradas el Don de oro, nuestro porque Suyo para nosotros.

Un poco antes de escribir a Roma, San Pablo le había escrito a Corinto, y la misma verdad estaba en su alma entonces, aunque sólo le salía de manera pasajera, aunque con infinita impresión. "Si Cristo no ha resucitado, vana es vuestra fe; aún estáis en vuestros pecados". 1 Corintios 15:17 Es decir, así que el contexto muestra irrefutablemente, todavía estás en la culpa de tus pecados; todavía estás injustificado.

"En vuestros pecados" no es posible que se refiera a la condición moral de los convertidos; porque de hecho, que ninguna doctrina podía negar, los corintios eran "hombres cambiados". "En vuestros pecados" se refiere, por tanto, a la culpa, a la ley, a la aceptación. Y les pide que consideren la Expiación como el objetivo sine qua non para eso, y la Resurrección como la única garantía posible y necesaria para tener fe en que la Expiación ha asegurado su fin.

"El que fue entregado, el que resucitó". ¿Cuándo? Aproximadamente veinticinco años antes de que Pablo se sentara a dictar esta frase en la casa de Gayo. En ese momento había alrededor de trescientas personas vivas conocidas, al menos, 1 Corintios 15:6 que habían visto al Resucitado con los ojos abiertos y lo habían escuchado con oídos conscientes.

Desde un punto de vista, todo era eterno, espiritual, invisible. Desde otro punto de vista, nuestra salvación fue tan concreta, tan histórica, tan relacionada con el lugar y la fecha, como la batalla de Actium o la muerte de Sócrates. Y lo que se hizo, queda hecho.

"¿Pueden los largos años sobre Dios mismo exigir y hacer esa ficción que una vez fue un hecho?"