Romanos 4:1

Abraham y David justificados por la fe

Ahora, Dios demuestra la más profunda paciencia y gracia a través de Pablo, Su instrumento al escribir esta epístola: porque es una bendición ver que Él no da una mera declaración perentoria de la verdad. Hay más bien un razonamiento perfectamente ordenado a partir de hechos conocidos y admitidos, un razonamiento que no puede dejar de apelar a la sabiduría espiritual. Cada argumento de objeción, ya sea de judíos o gentiles, se cumple plenamente.

Romanos 4:1-25 luego toma dos casos de prueba para confirmar la conclusión de Romanos 3:28 . El primero de ellos es Abraham, una consideración muy importante para los judíos en particular; por ser el padre de Israel (haciéndolo su mayor gloria), Abraham fue el depositario original de todas las promesas de Dios de bendición, especialmente para la nación de Israel, pero también para los gentiles. Ningún israelita se atrevería a contradecir esta verdad, aunque sin duda prestaron poca atención a la clara promesa de bendición para los gentiles: "todas las naciones de la tierra".

Pero primero se plantea el asunto de la justificación personal de Abraham . ¿Se puede decir que Abraham fue justificado ante Dios? - ¿Y mientras aún estaba en carne? y si es así, ¿cómo se justificó? ¿Sus obras lo justificaron? Si es así, tuvo una ocasión para jactarse, "pero no ante Dios". Sus obras son sin duda un testimonio que lo justifica ante los hombres, pero "a los ojos de Dios" es un asunto diferente.

El ojo de Dios penetra más profundamente. Santiago 2:18 ; Santiago 2:21 nos recuerda que Abraham fue justificado por las obras cuando ofreció a Isaac; pero Santiago trata de la justificación ante los hombres, no ante Dios. Sus palabras son "Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras" ( Santiago 2:18 ).

"Pero, ¿qué dice la Escritura? Abraham creyó a Dios y le fue contado por justicia". Ahora bien, esto se menciona en la historia de Abraham muchos años antes de que "ofreciera" a Isaac. El primero está en Génesis 15:6 , el último en Génesis 22:1-24 . Entonces, cuán completamente distinta es la justificación ante Dios de la justificación ante los hombres.

Es una bendición contemplar esta simple y sublime declaración tan temprano en la historia de los hombres: "Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia". Este es todo el carácter de la justificación. Porque, naturalmente, el hombre no tiene absolutamente ninguna justicia. Pero Dios proporciona la justicia que exige. A causa del hombre hay una gran deuda de injusticia; pero "por la redención que es en Cristo Jesús", Dios acredita a la cuenta del "que cree en Jesús" una justicia que elimina por completo y para siempre toda deuda, toda injusticia; y deja un relato en el que Dios mismo puede deleitarse sinceramente.

Ahora bien, quien trabaja por una recompensa no considera al final que se le haya dado por gracia: se lo ha ganado y estaría muy resentido si alguien sugiriera que es un "don de la gracia": su trabajo ha hecho de su patrón su patrón. deudor. ¿Emplea Dios así a los hombres en este negocio? Los hombres pueden suponerlo, pero su trabajo no significa nada para él. No les ha dado tal contrato. Son como hombres que trabajan, sin instrucción autorizada, para construir un ferrocarril por donde nunca viajará ningún tren.

"Pero al que no obra, sino que cree en Aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia". Dios no es deudor del hombre: es un Dador; y cualquier bendición de Dios al hombre nunca puede basarse en las obras del hombre, sino únicamente en la base de la gracia de Dios. El juicio es conforme a las obras; pero la salvación, gracias a Dios, es por gracia. Y este versículo 5 es maravillosamente claro y decisivo para los ojos que han sido abiertos por el Espíritu de Dios.

"Trabajar" se opone a "creer en Aquel que justifica al impío". ¿Trabajo por la justificación o la recibo gratuitamente por la gracia de Dios a través de la fe en Su Hijo? Es uno o el otro. No hay mezcla: los dos son distintos. Pero Dios no puede imputarme justicia en virtud de mis obras. Porque no son perfectos en justicia: tienen un sabor demasiado fuerte a la injusticia.

Pero la virtud de la obra de Cristo es otra cosa: es perfecta, impecable, sin adulterar; y sobre esta base Dios puede imputar libremente justicia a la cuenta de "aquel que cree en Jesús".

Considerado ahora brevemente, más o menos como un paréntesis, está el testimonio de "David también". Aquí está el primer rey elegido por Dios en Israel. A diferencia de Abraham, él nació y vivió "bajo la ley". Pero, ¿tenía él, por tanto, un medio de justificación diferente al que tenía Abraham? Es una pregunta vital, pero una que el mismo David responde con maravillosa claridad y decisión. En Salmo 32:1-2 él "describe la bienaventuranza del hombre a quien Dios atribuye justicia sin obras, diciendo: Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas y cuyos pecados son cubiertos".

Bienaventurado el hombre a quien el Señor no le imputará pecado. "¿Dónde está la ley en todo esto? ¿Dónde están las obras del hombre? No hay lugar para ellas. El mismo David reconoce tal bendición como absoluta y únicamente la obra de Dios en gracia inconfundible. .

David aquí habla de bendición para quien ha desobedecido la ley: un pecador, un transgresor. Ahora bien, en tal caso, la ley sólo hablaba de maldecir. De hecho, la ley prometía la bendición, pero sólo sobre la base de la obediencia; mientras que la desobediencia provocó una maldición absoluta.

David habla del perdón obtenido: la ley podría acusar; no podía perdonar. David habla de los pecados cubiertos ahora: la ley expuso los pecados; no podía cubrirlos. David habla de que el Señor no imputa pecado; mientras que la ley se había visto obligada a imputar el pecado: no podía hacer otra cosa. Pero el que dio la ley es mayor que la ley, y por el ejercicio de la gracia puede revertir la imputación.

El lector de Salmo 32:1-11 verá rápidamente que David no huye a la ley en busca de refugio en ocasión de su grave pecado. Cuando también se lea Salmo 51:1-19 (escrito sobre la misma ocasión), esto será sumamente claro.

Ni siquiera buscó alivio mediante los sacrificios previstos por la ley ( Salmo 51:16-17 ); porque sabía que tales sacrificios no podían satisfacer su caso: su pecado exigía la muerte inmediata, si se iba a cumplir la ley. Pero su súplica es simplemente: "Ten misericordia de mí, oh Dios, según tu misericordia; conforme a la multitud de tus tiernas misericordias borra mis transgresiones" ( Salmo 51:1 ).

Además, en Salmo 32:1-11 (v. 5), él puede decir "Tú perdonaste la iniquidad de mi pecado". Bendita respuesta, conforme a la misericordia, ¡ciertamente no conforme a la ley!

Pero el versículo 9 plantea la pregunta: ¿pueden obtener esta bienaventuranza solo los que están circuncidados, es decir, los que están conectados externamente con el testimonio terrenal de Dios? La respuesta es evidente: Abraham recibió esta bendición, fue contado justo por la fe, antes de ser circuncidado, de hecho, al menos trece años antes.

Sin embargo, la circuncisión era una señal (y simplemente una señal) que recibió como un sello identificativo de la justicia de la fe que ya poseía. Significaba simplemente el corte de la carne, lo que imprimía la lección de que esta justicia no estaba mezclada con ninguna actividad o mérito carnal, sobre el cual la circuncisión puso el sello externo de la muerte.

Abraham fue, por tanto, el primer hombre "en quien se estableció públicamente por primera vez la separación real con Dios". (Ver nota en Nueva traducción). Por lo tanto, es "padre de todos los que creen", es decir, públicamente su padre, haya o no la misma separación pública con ellos. El punto no está en absoluto en su identificación externa con Abraham, porque la propia señal externa de Abraham fue el sello de la justicia previamente imputada, un sello que lo marca como "el padre de todos los que creen; para que la justicia también les sea imputada a ellos". "

De modo que él es "el padre de la circuncisión" no sólo para los que están circuncidados, sino para los que andan en los pasos de la fe de nuestro padre Abraham, la cual tenía siendo aún incircunciso "- aquellos que tienen la misma fe a causa de del cual Abraham fue circuncidado.

Porque la promesa a Abraham de que él sería heredero del mundo no fue por ley y, por lo tanto , no estuvo condicionada a su obediencia a la ley; sino más bien por la justicia de la fe, es decir, como resultado de la justicia ya plenamente establecida, que no se requiere que sea establecida por obras futuras. Por tanto, la promesa era irreprochable; no había posibilidad de que fallara.

Génesis 17:1-8 nos da la promesa en términos inequívocos, como un asunto absolutamente resuelto con Dios, que solo necesita tiempo para su cumplimiento. Solo después de esto (en los vv. 9-14) vemos a Dios dándole a Abraham la señal de la circuncisión.

Ahora bien, si, como el judío fingiría argumentar, solo los que son de la ley tienen título de herencia, la fe se convertiría en algo vano e inútil, y la promesa de Dios sería tan inútil e ineficaz como la palabra de un malvado. hombre. ¡Qué insensatez y virtual infidelidad, qué ciega e inflexible incredulidad, qué vana confianza en la carne y qué desprecio de Dios es el culpable del hombre que insiste en que puede ser justificado por las obras, o que se opone a que se muestre la gracia a los que han salido! del camino.

"Porque la ley produce ira; porque donde no hay ley, no hay transgresión". Un pecador, al que se le prohíbe bajo pena, pecar, solo incurrirá en la pena. Por lo tanto, imponer la ley a un pecador es llevarlo a la ira, porque se convierte en un transgresor (no simplemente un pecador: lo era antes de que se diera la ley: la transgresión es desobediencia a una ley dada). El pecado estaba ciertamente en el mundo antes, y por el pecado, tanto los gentiles como los judíos están bajo juicio de Dios; pero la ley puso al judío demostrativamente bajo ira al convertirlo en un transgresor.

"Por tanto, es por fe, para que sea por gracia; al fin, la promesa será segura para toda la simiente". Ninguno de los descendientes verdaderos de Abraham debe ser excluido, como sería el caso si la promesa se hiciera sobre el principio de la ley; pero el principio de la fe es la única base sobre la cual toda la semilla podría ser bendecida, mientras que al mismo tiempo este principio encierra todo a la gracia de Dios como la única fuente de bendición. Pero solo así la promesa es segura para los creyentes judíos o gentiles, pero absolutamente segura.

Ante Dios, Abraham "es el padre de todos nosotros", todos los que son de fe. Dios declaró esto antes de que Abraham hubiera obtenido a Isaac, a quien Dios llamó su "hijo único", sin considerar a Ismael, por haber nacido de una esclava, era un esclavo. Pero en ese momento todas las circunstancias naturales se oponían por completo al cumplimiento de la promesa. Abraham estaba prácticamente muerto, y Sara también, en lo que respecta al nacimiento de un niño.

Pero la fe de Abraham se elevó muy por encima de las circunstancias cuando Dios habló. También lo hizo la de Sara ( Hebreos 11:11 ), aunque al principio dudó.

Pero este es un ejemplo bendito de la paciencia de la fe que creyó en un Dios de resurrección. En el nacimiento de Isaac, así como cuando fue atado en el altar como una ofrenda, vemos que Abraham no reconoció ni siquiera en la muerte ningún obstáculo para el cumplimiento de la promesa de Dios. Claramente vio que es prerrogativa de Dios llamar "aquellas cosas que no son como si fueran".

Contrariamente a toda esperanza natural, él "creía en la esperanza", es decir, confiaba plenamente en Dios, aunque significaba una fe puramente anticipativa, no es que la palabra "esperanza" sugiera el menor pensamiento de duda. Se inclinó ante la palabra hablada de Dios, aceptándola simplemente como tal: a los ojos de Dios él fue entonces hecho padre de muchas naciones, según la Palabra hablada en Génesis 15:1-21 - "Así será tu descendencia".

No era débil en la fe: simplemente aceptó la Palabra de Dios como verdadera e inquebrantable, sin considerar las circunstancias, ya sea su propio cadáver o "la muerte del vientre de Sara". Sabía que Dios no dependía de la energía de la vida natural, ya fuera en él mismo o en otro en quien naturalmente se inclinaría a apoyarse. La fe en el Dios vivo implica siempre el repudio de la confianza en la carne.

Sólo la incredulidad y el confinamiento de Dios en las limitaciones del hombre hubieran hecho vacilar a Abraham: pero él "era fuerte en la fe, dando gloria a Dios". Bendita simplicidad en verdad; bendita realidad! Sin embargo, es la única actitud adecuada para cualquier criatura, señalémoslo bien. "Dar gloria a Dios" es la razón misma de nuestra existencia. Si no practicamos "la obediencia de la fe", le estamos robando a Dios su gloria: ni ocupamos nuestro lugar que nos corresponde ni le damos el suyo. Que nuestras almas contemplen esto seriamente y bien.

¿Estamos "plenamente persuadidos" de la verdad de la Palabra de Dios? ¿Estamos preparados para soportarlo, sea cual sea el gasto o la humillación personal? ¿Apostaremos todo por esto, que Dios puede cumplir lo que promete? Hablar de nuestra fe es una cosa; hablar y actuar con fe es otra. Estar "plenamente persuadido" de la verdad de Dios, es estar totalmente sumiso a ella, y por lo tanto tener un carácter de paciencia tranquila, serena y sin quejas; no ciertamente indiferencia, sino la paciencia de un espíritu ejercitado y castigado, que confía el Dios vivo, y desconfía de todo lo que es de la carne.

Por tanto, Abraham fue contado como justo por su fe en el Dios de la resurrección. Pero la Palabra escrita con respecto a este resultado no se da meramente por causa de Abraham. Esto es claro: hay un valor mucho más amplio que este: la Palabra está escrita por el bien de las almas en todas las épocas. "Pero también para nosotros, a quienes (justicia) nos será imputada si creemos en Aquel que levantó de los muertos a Jesús, quien fue entregado por nuestras ofensas, y resucitó para nuestra justificación".

Por supuesto, existe una distinción manifiesta entre la posición de Abraham y la nuestra. Abraham creyó en la promesa de Dios, aunque no se cumplió. Se nos pide que creamos en Dios con respecto a la obra cumplida de Cristo en la muerte y resurrección. Abraham creyó en la promesa de la resurrección: creemos en el hecho de la resurrección. Sin embargo, no es meramente la creencia en la resurrección lo que se requiere, ni la creencia en ninguna otra verdad, simplemente, sino la fe en el Dios vivo, que ha resucitado a Cristo de entre los muertos.

Pero nuestra justificación está inseparablemente ligada a Su resurrección. Fue entregado a la muerte por nuestras ofensas. Pero si hubiera permanecido en la tumba, ¿dónde estaría nuestro consuelo y seguridad? ¿Cómo podríamos creer que nos había justificado si no estuviera vivo? Pero Él "resucitó para nuestra justificación". ¡Bendito sea Dios por la inefable paz de este conocimiento! La fe no puede tener dudas en cuanto al cumplimiento pleno de la justicia cuando contempla a Aquel que sufrió por los pecados y ahora resucitó por la gloria del Padre, perfectamente aceptado por el Dios que lo había juzgado completamente por los pecados.

Por tanto, su resurrección es prueba de que ha agotado por completo el juicio: el pecado le dio muerte; la justicia lo levantó de entre los muertos y le dio gloria. Esa misma justicia ahora justifica "al que cree en Jesús". Es un Salvador a quien la muerte no pudo detener: está "vivo para siempre". ¡Bendito Objeto para la fe! ¡Seguridad perfecta e inmutable para el corazón renovado por la gracia!