Job maldice el día de su nacimiento.

Hasta ahora, Job había suprimido todos los pensamientos de rebelión contra Dios, toda noción de insatisfacción e impaciencia con los caminos de Jehová. Pero ahora da evidencia de debilidad.