Introducción

1. Autoría. La mayoría de las Epístolas del Nuevo Testamento son católicas, es decir, no están dirigidas a individuos sino a Iglesias de esta y aquella localidad. Hay referencias a cartas de este tipo que ahora se han perdido. Así dice San Pablo: "Os escribí en una epístola para no estar en compañía de los fornicarios" ( 1 Corintios 5:9 ). Y dirige a la Iglesia de Colosas a intercambiar epístolas con la Iglesia de Laodicea (Colosenses Colosenses 4:16 ); siendo esta la única mención que tenemos de una epístola de Laodicea. Pero hay varias cartas privadas en el Nuevo Testamento, cada una con el vívido sello de una ocasión. Y estos deben haber constituido sólo una pequeña parte de la correspondencia de los primeros escritores cristianos. San Pablo habla de 'epístolas de encomio' ( 2 Corintios 3:1), cartas personales de presentación, que pasan con frecuencia entre las Iglesias. Sin duda, entonces, se han perdido muchas cartas privadas de los autores del Nuevo Testamento.

Esto agrega un interés especial a la Segunda y Tercera Epístolas de San Juan; porque aquí tenemos dos cartas de fecha incuestionablemente temprana, cada una de las cuales revela un sector de la comunidad cristiana con los colores de la vida. Casi universalmente se les permite estar de la misma mano; de la mano, añaden la mayoría de los comentaristas, del apóstol Juan. La evidencia externa directa de su autenticidad no es extensa. Esto puede deberse quizás a su brevedad y su carácter privado, lo que haría que los Padres no los mencionen con frecuencia. Sin embargo, hay varias referencias a ellos en los primeros cuatro siglos. En el Canon Muratoriano (170 d.C.) se dice que Juan escribió al menos dos epístolas. Ireneo (180 d. C.) atribuye dos veces la Segunda Epístola a San Juan. La versión antigua en cursiva (180 d.C.) tiene ambas epístolas. Clemente de Alejandría (190 d.C. ) se refiere a la Primera Epístola como "la Epístola más grande", lo que implica que conoce otra que es más corta; y nuevamente habla de una Segunda Epístola de Juan, dirigida "a una dama babilónica llamada Electa". Ambas epístolas, la segunda y la tercera, son mencionadas por Orígenes (230 d.C.) y por Dionisio de Alejandría (245 d.C.). Eusebio (325 d. C.), al hablar de ellos, los coloca entre los libros cuyo derecho a ocupar un puesto en el Canon está en disputa. La Segunda Epístola es mencionada por Cipriano (248 dC); y ambos son reconocidos por los Concilios de Laodicea (363 d. C.), de Hipona (393 d. C.) y el Tercer Concilio de Cartago (397 d. C.). Ambas epístolas, la segunda y la tercera, son mencionadas por Orígenes (230 d.C.) y por Dionisio de Alejandría (245 d.C.). Eusebio (325 d. C.), al hablar de ellos, los coloca entre los libros cuyo derecho a ocupar un puesto en el Canon está en disputa. La Segunda Epístola es mencionada por Cipriano (248 dC); y ambos son reconocidos por los Concilios de Laodicea (363 d. C.), de Hipona (393 d. C.) y el Tercer Concilio de Cartago (397 d. C.). Ambas epístolas, la segunda y la tercera, son mencionadas por Orígenes (230 d.C.) y por Dionisio de Alejandría (245 d.C.). Eusebio (325 d. C.), al hablar de ellos, los coloca entre los libros cuyo derecho a ocupar un puesto en el Canon está en disputa. La Segunda Epístola es mencionada por Cipriano (248 dC); y ambos son reconocidos por los Concilios de Laodicea (363 d. C.), de Hipona (393 d. C.) y el Tercer Concilio de Cartago (397 d. C.).

La evidencia interna es más fuerte. Según el contenido, el autor es una persona de posición apostólica, o al menos autoritaria. No hay motivo para dudar de que así fuera, porque no hay motivo concebible para la falsificación. Además, si se hubiera intentado pasar la obra de un autor oscuro por la de uno prominente, se le habría asignado al escritor un título más definido y autoritario que el que encabeza ambas epístolas, el presbítero. Su estilo, forma y contenido son tan parecidos que su unidad de autoría difícilmente puede ser cuestionada. En cada caso, el discurso de apertura (cp. 2 Juan 1:1 ; 3 Juan 1:1 ), el gozo del escritor por la conducta de sus amigos (cp. 2 Juan 1:4 ; 3 Juan 1:4 ) y la conclusión (cp.2 Juan 1:12 ; 3 Juan 1:13 ), es lo mismo. La semejanza en las palabras, ideas, estilo, carácter, los une también a la Primera Epístola. El 'amor' y la 'verdad' brillan como conceptos fundamentales en los tres. (Entre los casos de tratamiento similar de los mismos temas, se encuentran los siguientes: cp. 2 Juan 1:4 ; 2 Juan 1:6 ; 2 Juan 1:6 ; 2 Juan 1:11 cp. 2 Juan 1:5 ; 1 Juan 2:7 cp. 2 Juan 1:6 ; 1 Juan 5:8, 2 Juan 1:7 . 2 Juan 1:7 ; 1 Juan 2:22, 2 Juan 1:7 . 2 Juan 1:7 ; 1 Juan 4:1, 2 Juan 1:9 . 2 Juan 1:9 ; 1 Juan 2:23, 2 Juan 1:12 . 2 Juan 1:12; 1 Juan 1:4 cp. 3 Juan 1:11 ; 1 Juan 3:10 . de los trece vs. de la Segunda Epístola, ocho se encuentran esencialmente en la misma forma en la Primera). En todos ellos, el centro del cristianismo es el reconocimiento de Jesús como el Cristo y el revelador autorizado de Dios, y caminar en el amor y la verdad como el alma del alma. modo de unión con Él. La prominencia dada a Cristo lleva a advertencias contra el 'anticristo', una expresión que se encuentra en el Nuevo Testamento solo en la Primera y Segunda Epístola de Juan ( 1 Juan 2:18 ; 1 Juan 2:22 ; 1 Juan 4:3 ; 1 Juan 2Jn V.7). La Primera Epístola pronuncia tres advertencias claras y contundentes contra los peligros de la época: el peligro de negar al verdadero Cristo, de fallar en el amor a los hermanos y de no observar los mandamientos de Cristo. Estas mismas tres advertencias constituyen el cuerpo de pensamiento de la Segunda Epístola ( 2 Juan 1:7 ; 2 Juan 1:9 ; 2 Juan 1:5 ). La conexión entre la Primera Epístola y la Segunda y la Tercera es tan estrecha que los argumentos a favor de la autoría joánica de las dos últimas son en general los mismos que para la Primera, y se pueden encontrar extensamente en los comentarios sobre esa Epístola. Si esta conexión implica unidad de autoría “con el Cuarto Evangelio y el Apocalipsis, es una cuestión demasiado grande para abordarla aquí.

Se ha sostenido que el título que el autor de la Segunda y Tercera Epístolas se da a sí mismo —'el Presbítero 'o' Anciano '- excluye la autoría de Juan. Porque esto, se sostiene, es la designación oficial del ministro de una Iglesia particular y, por lo tanto, no puede haber sido asumido por alguien que tenga la posición apostólica de San Juan. Esta opinión está respaldada por un pasaje de Eusebio, en el que se cita a Papías mencionando a Juan el Presbítero. 'Si me encontraba con alguien que hubiera sido seguidor de los presbíteros, me propuse preguntar cuáles eran las declaraciones de los presbíteros; lo que dijo Andrés o Pedro o Felipe o Tomás o Santiago o Juan o Mateo o cualquiera de los discípulos del Señor; y lo que dicen Aristion y el presbítero Juan, los discípulos del Señor '. De esta declaración de Papías, Eusebio dice: 'Es apropiado observar que el nombre de Juan aparece dos veces. El que menciona a Juan con Pedro y Santiago y Mateo y los otros Apóstoles. Pero en una parte separada de su discurso clasifica al otro Juan con el resto no incluido en el número de los Apóstoles, colocando a Aristion delante de él. Lo distingue claramente por el nombre de presbítero. Por lo tanto, Eusebio infiere que había dos Juan: Juan el apóstol y Juan el presbítero. Cp. Euseb. 'Hist. Eccles., 'VII, 25. Pero aparte del hecho de que es algo incierto si Papías en este pasaje se refiere a una persona diferente de Juan el Apóstol, este es el único lugar en la historia cristiana hasta la época de Eusebio en el que tales se menciona a una persona como Juan el Presbítero. Además, es una suposición que 'el presbítero' debe ser necesariamente el título técnico y oficial del ministro de una Iglesia especial; porque en el mismo pasaje citado, Papías llama presbíteros a siete de los apóstoles. Por lo tanto, es más probable que 'Presbítero', al comienzo de la Segunda y Tercera Epístolas de Juan, no sea un título oficial, sino una denominación descriptiva, como se traduce tanto en AV como en RV: 'el Anciano'. Por tanto, el término reclama para el autor una posición de dignidad y autoridad en la comunidad cristiana; no implica necesariamente el apostolado, pero no lo excluye. sino una denominación descriptiva, como se traduce tanto en AV como en RV: "el anciano". Por tanto, el término reclama para el autor una posición de dignidad y autoridad en la comunidad cristiana; no implica necesariamente el apostolado, pero no lo excluye. sino una denominación descriptiva, como se traduce tanto en AV como en RV: "el anciano". Por tanto, el término reclama para el autor una posición de dignidad y autoridad en la comunidad cristiana; no implica necesariamente el apostolado, pero no lo excluye.

Ocasión. Hemos dicho que el trasfondo del pensamiento de la Segunda y Tercera Epístolas es el mismo que el de la Primera, y que contenía tres advertencias contra los peligros de la época. Estos peligros eran el resultado del gran problema principal que estaba en el fundamento de todas las religiones orientales: la relación del hombre finito con el Dios infinito. ¿Cómo se podía cruzar ese abismo? ¿Cómo se había cruzado en la obra de la creación? ¿Cómo se relacionan el espíritu y la materia? ¿Cómo entró el mal en el mundo y qué fue el mal? Casi todos los pensadores tempranos fueron impulsados ​​por estas preguntas hacia alguna forma de dualismo. Debían creer que había dos Potencias en conflicto. Dado que el espíritu era superior, la materia era maligna; fue obra del dios inferior. Por tanto, había que luchar contra lo material, lo natural; el hombre espiritual no podía tener nada que ver con eso. En efecto, en la medida en que era verdaderamente espiritual, ya estaba libre y por encima de ella. La religión hebrea, en sus momentos de percepción más clara, se opuso a este dualismo. La creación, declaró, no fue obra de una deidad o deidades inferiores, sino que ambos mundos, el del espíritu y el de la materia, fueron creados por el mismo Dios infinito. "En el principio, Dios creó los cielos y la tierra". El Profeta del Exilio fue tan atrevido en su proclamación del monismo, que no dudó en declarar a Jehová como el autor del mal mismo. “Yo formo la luz y creo las tinieblas; Hago la paz y creo el mal. Yo, el Señor, hago todas estas cosas '( no fue obra de una deidad o deidades inferiores, sino que ambos mundos, el del espíritu y el de la materia, fueron creados por el mismo Dios infinito. "En el principio, Dios creó los cielos y la tierra". El Profeta del Exilio fue tan atrevido en su proclamación del monismo, que no dudó en declarar a Jehová como el autor del mal mismo. “Yo formo la luz y creo las tinieblas; Hago la paz y creo el mal. Yo, el Señor, hago todas estas cosas '( no fue obra de una deidad o deidades inferiores, sino que ambos mundos, el del espíritu y el de la materia, fueron creados por el mismo Dios infinito. "En el principio, Dios creó los cielos y la tierra". El Profeta del Exilio fue tan atrevido en su proclamación del monismo, que no dudó en declarar a Jehová como el autor del mal mismo. “Yo formo la luz y creo las tinieblas; Hago la paz y creo el mal. Yo, el Señor, hago todas estas cosas '( Yo formo la luz y creo las tinieblas; Hago la paz y creo el mal. Yo, el Señor, hago todas estas cosas '( Yo formo la luz y creo las tinieblas; Hago la paz y creo el mal. Yo, el Señor, hago todas estas cosas '(Isaías 45:7 ).

Por supuesto, este problema se apoderó de los primeros cristianos en relación con la persona y obra de Jesucristo. Partiendo de la misma base —la naturaleza esencialmente maligna de la materia— surgieron dos escuelas de pensamiento opuestas. Uno, el de Cerinto, sostenía que Jesús, como el verdadero hijo de José y María, estaba, como sus semejantes, manchado de pecado, aunque más justo que los demás. El divino Logos, sin embargo, estaba unido a Él en el momento de su bautismo; y estos dos continuaron juntos en el cuerpo humano de Jesús, hasta que, en su muerte, desechó su carne y se convirtió en espíritu puro. El dualismo se asienta así en la misma persona de Cristo. La otra escuela, la de los docetistas, negaba por completo la naturaleza carnal, es decir, maligna, de Jesús, y sostenía que solo era humano en apariencia, sin tener una naturaleza humana real, sino completamente espiritual. Esto también estableció un dualismo en Cristo, debido al fracaso de los diferentes elementos en Él para constituir una unidad. En torno a este problema, por tanto insoluble: mantener a Jesús en contacto con la humanidad, afirmar su libertad de la mancha del pecado y proclamar al mismo tiempo la distinción esencial entre lo humano y lo divino, y el mal inherente de lo humano, por encima de todo y sobre esto, las corrientes de pensamiento fluyeron desesperadamente durante siglos. Ideas, especulaciones, fantasías, de fuentes cristianas, judías, orientales, clásicas, mágicas, todas combinadas en los muchos y extraños sistemas que llegaron a conocerse como gnosticismo. El dualismo se imprimió profundamente incluso en el cristianismo, y se dio por sentado que había una oposición necesaria entre fe y razón, gracia y naturaleza, sobrenatural y natural, el sacerdote y el hombre, la Iglesia y el mundo.
Tales opiniones no pueden ser meramente especulativas. Implicaban una negación de lo que para San Juan era la posesión más preciosa de la vida: la convicción de que Jesús era la auténtica revelación del Dios infinito; y esta negación nuevamente dio origen a la incredulidad en cualquier norma fundamental, lo que resultó en antinomianismo e inmoralidad, y en un desprecio de la naturaleza corporativa de la religión, que luego se convirtió en un egoísmo grosero. Aquel que puede ver a Jesucristo y, sin embargo, no acoger en Él el ideal de Dios y el hombre, puede hacerlo, en opinión de San Juan, sólo negando sus propias percepciones morales. Y así, el Apóstol estalla en la exclamación que es el pensamiento central de todas sus epístolas: "¿Quién es un mentiroso sino el que niega que Jesús es el Cristo?" ( 1 Juan 2:22 ).

Fecha . Si estamos en lo correcto al asignar estas epístolas a San Juan, pertenecen al último cuarto del primer centavo. La Iglesia cristiana aún no había alcanzado esa definición de organización que fue obra del siglo II. Las Iglesias de diferentes localidades estaban conectadas por lazos de amistad y comunión espiritual más que por lazos de autoridad del eclesiástico organizado. Sin embargo, había comenzado la tendencia a la centralización. Estaba creciendo un sistema unificado no solo de creencias, sino también de conducta, organización y disciplina. Se empezó a dar importancia a la unidad doctrinal. La autoridad de algún hombre prominente, uno de los Doce ( 1 Corintios 1:12 ; 3 Juan 1:9 ), o de los otros Apóstoles ( 1 Corintios 7:17 ; Romanos 16:7, sería reconocido por una Iglesia o grupo de Iglesias. A menudo daba cartas de recomendación a los evangelistas o mensajeros, o a los hermanos que viajaban por asuntos privados de una comunidad a otra. Recibirlos y entretenerlos era un deber de toda Iglesia. Un documento interesante del próximo siglo, 'La enseñanza de los Doce Apóstoles' (circa 120 d.C.), establece reglas para prevenir el abuso de esta hospitalidad. 'Con respecto a los apóstoles y profetas, haz con ellos según la ordenanza del evangelio. Que todo apóstol que venga a ti sea recibido como el Señor. No se quedará más de un día, aunque, si es necesario, al siguiente; pero si permanece tres días, es un falso profeta. Y que el Apóstol, al partir, no tome nada salvo pan hasta que llegue a un lugar de parada; y si pide dinero, es un falso profeta. Y al profeta que hable en espíritu no lo cuestionarás ni lo juzgarás, porque toda ofensa será perdonada, pero esta ofensa no será perdonada. No todo el que habla en espíritu es profeta, a menos que tenga los caminos del Señor. Por sus caminos, entonces, serán conocidos el falso profeta y el profeta. Y ningún profeta que en el espíritu establece una fiesta, la come, a menos que sea un falso profeta; y cualquier profeta que enseña la verdad, si lo que enseña no es un falso profeta ... Y el que dice en el espíritu: Dame dinero u otras cosas, no le escucharás; pero si por otros en apuros dice. Dar, que nadie lo juzgue, 'En la Segunda y Tercera Epístolas vemos a estos maestros y hermanos itinerantes en su camino de Iglesia en Iglesia ( Y al profeta que hable en espíritu no lo cuestionarás ni lo juzgarás, porque toda ofensa será perdonada, pero esta ofensa no será perdonada. No todo el que habla en espíritu es profeta, a menos que tenga los caminos del Señor. Por sus caminos, entonces, serán conocidos el falso profeta y el profeta. Y ningún profeta que en el espíritu establece una fiesta, la come, a menos que sea un falso profeta; y cualquier profeta que enseña la verdad, si lo que enseña no es un falso profeta ... Y el que dice en el espíritu: Dame dinero u otras cosas, no le escucharás; pero si por otros en apuros dice. Dar, que nadie lo juzgue, 'En la Segunda y Tercera Epístolas vemos a estos maestros y hermanos itinerantes en su camino de Iglesia en Iglesia ( Y al profeta que hable en espíritu no lo cuestionarás ni lo juzgarás, porque toda ofensa será perdonada, pero esta ofensa no será perdonada. No todo el que habla en espíritu es profeta, a menos que tenga los caminos del Señor. Por sus caminos, entonces, serán conocidos el falso profeta y el profeta. Y ningún profeta que en el espíritu establece una fiesta, la come, a menos que sea un falso profeta; y cualquier profeta que enseña la verdad, si lo que enseña no es un falso profeta ... Y el que dice en el espíritu: Dame dinero u otras cosas, no le escucharás; pero si por otros en apuros dice. Dar, que nadie lo juzgue, 'En la Segunda y Tercera Epístolas vemos a estos maestros y hermanos itinerantes en su camino de Iglesia en Iglesia ( pero esta ofensa no será perdonada. No todo el que habla en espíritu es profeta, a menos que tenga los caminos del Señor. Por sus caminos, entonces, serán conocidos el falso profeta y el profeta. Y ningún profeta que en el espíritu establece una fiesta, la come, a menos que sea un falso profeta; y cualquier profeta que enseña la verdad, si lo que enseña no es un falso profeta ... Y el que dice en el espíritu: Dame dinero u otras cosas, no le escucharás; pero si por otros en apuros dice. Dar, que nadie lo juzgue, 'En la Segunda y Tercera Epístolas vemos a estos maestros y hermanos itinerantes en su camino de Iglesia en Iglesia ( pero esta ofensa no será perdonada. No todo el que habla en espíritu es profeta, a menos que tenga los caminos del Señor. Por sus caminos, entonces, serán conocidos el falso profeta y el profeta. Y ningún profeta que en el espíritu establece una fiesta, la come, a menos que sea un falso profeta; y cualquier profeta que enseña la verdad, si lo que enseña no es un falso profeta ... Y el que dice en el espíritu: Dame dinero u otras cosas, no le escucharás; pero si por otros en apuros dice. Dar, que nadie lo juzgue, 'En la Segunda y Tercera Epístolas vemos a estos maestros y hermanos itinerantes en su camino de Iglesia en Iglesia ( el falso profeta y el profeta serán conocidos. Y ningún profeta que en el espíritu establece una fiesta, la come, a menos que sea un falso profeta; y cualquier profeta que enseña la verdad, si lo que enseña no es un falso profeta ... Y el que dice en el espíritu: Dame dinero u otras cosas, no le escucharás; pero si por otros en apuros dice. Dar, que nadie lo juzgue, 'En la Segunda y Tercera Epístolas vemos a estos maestros y hermanos itinerantes en su camino de Iglesia en Iglesia ( el falso profeta y el profeta serán conocidos. Y ningún profeta que en el espíritu establece una fiesta, la come, a menos que sea un falso profeta; y cualquier profeta que enseña la verdad, si lo que enseña no es un falso profeta ... Y el que dice en el espíritu: Dame dinero u otras cosas, no le escucharás; pero si por otros en apuros dice. Dar, que nadie lo juzgue, 'En la Segunda y Tercera Epístolas vemos a estos maestros y hermanos itinerantes en su camino de Iglesia en Iglesia (2 Juan 1:7 ; 2 Juan 1:9 ; 3 Juan 1:5 ; 3 Juan 1:8). Encontramos que hay muchos "engañadores" entre ellos; mientras que hay en las Iglesias funcionarios señoriales inflados de poder, que niegan el reconocimiento a los mensajeros del Apóstol, y, por otro lado, laicos de buen corazón e influyentes, que se deleitan en servir a la comunidad cristiana entreteniendo a sus representantes. Vemos a la pequeña congregación en este lugar y a una congregación de extraños distantes en ese lugar encontrándose en uno a través de la lealtad a un Maestro común. Vemos cómo se tejen esos lazos que pronto se convertirán en la gran comunión de la Iglesia cristiana. Por breves que sean estas dos epístolas, proporcionan una visión clara y vívida de la vida de la comunidad cristiana cerca del final del siglo I,

Contenido de las epístolas. En la Segunda Epístolael autor envía su saludo a "la dama elegida" y sus hijos, insistiendo en la base de su mutua amistad, su comunión en "la verdad". Se ha reunido con algunos de sus hijos (o con algunos miembros de la Iglesia a los que se dirigió) y se ha alegrado de encontrarlos viviendo como deben, en el camino del mandamiento de Dios. Este mandamiento no es nada nuevo, pero es tan antiguo como la religión misma. Es simplemente el amor como ley de vida. El escritor da algunas de sus definiciones características. El mandamiento es amar, y amar significa guardar los mandamientos. Luego viene una advertencia contra los falsos maestros. La prueba por la cual se puede conocer al verdadero maestro es su reconocimiento de Jesucristo como histórico y autorizado, y su seguimiento de la enseñanza de Cristo. No se tolerarán 'ideas erróneas' sobre este tema, y la bondad mostrada a cualquiera que no supere esta prueba es caridad equivocada y participación en el mal. Hay mucho más que el autor tiene en mente decir; pero no escribirá más por el momento, porque espera visitar pronto a sus lectores, para el cumplimiento de su mutua satisfacción. Los hijos de su hermana elegida envían un saludo de clausura al destinatario de la carta.

La tercera epístolase abre con la misma forma de saludo que el Segundo. En este caso es para un tal Cayo; que es querido por el escritor como miembro de la comunidad cristiana (está "en la verdad") y por su propio carácter grande y generoso. Si su cuerpo es tan vigoroso como su alma, el escritor se regocijará. Porque recientemente han llegado mensajeros de la Iglesia a la que pertenece Gayo, e informaron que se está comportando como un miembro digno de la comunión de Cristo, 'caminando en la verdad', y especialmente que es muy hospitalario con todos, tanto amigos como extraños, que están al servicio de la Causa. Esta conducta digna de elogio contrasta notablemente con la de un funcionario de la misma Iglesia, Diótrefes, que recientemente se había negado a recibir mensajeros con una carta del "Anciano" y había amenazado con la excomunión a quienes desearan darles la bienvenida. Se advierte a los miembros de la Iglesia que no imiten esa mala conducta; lo que sugiere, por el contrario, el de cierto Demetrio, a quien el escritor les recomienda calurosamente. Este hombre tiene el triple testimonio: de aprobación general, de pertenencia a "la verdad" y del mismo Apóstol. Como en la carta anterior, el discurso ulterior se pospone al encuentro personal que espera que tenga lugar en breve. La epístola se cierra con los saludos del Apóstol y sus amigos a Gayo y sus amigos. el discurso ulterior se pospone al encuentro personal que espera tenga lugar en breve. La epístola se cierra con los saludos del Apóstol y sus amigos a Gayo y sus amigos. el discurso ulterior se pospone al encuentro personal que espera tenga lugar en breve. La epístola se cierra con los saludos del Apóstol y sus amigos a Gayo y sus amigos.