Y el varón de Dios se enojó contra él, y dijo: Tú deberías haber herido cinco o seis veces; Entonces heriste a Siria hasta consumirla; mientras que ahora herirás a Siria tres veces.

(k) Porque parecía contento de tener la victoria contra los enemigos de Dios dos o tres veces, pero no tenía el celo de vencerlos continuamente y de destruirlos por completo.