Y de repente hubo con el ángel (f) una multitud de la hueste celestial alabando a Dios y diciendo:

(f) Ejércitos enteros de ángeles, que rodean la majestad de Dios, como soldados, por así decirlo.