Lucas 2:1-52

1 Aconteció en aquellos días que salió un edicto de parte de César Augusto para levantar un censo de todo el mundo habitado.

2 Este primer censo se realizó mientras Cirenio era gobernador de Siria.

3 Todos iban para inscribirse en el censo, cada uno a su ciudad.

4 Entonces José también subió desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David que se llama Belén, porque él era de la casa y de la familia de David,

5 para inscribirse con María, su esposa, quien estaba encinta.

6 Aconteció que, mientras ellos estaban allí, se cumplieron los días de su alumbramiento

7 y dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre porque no había lugar para ellos en el mesón.

8 Había pastores en aquella región que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño.

9 Y un ángel del Señor se presentó ante ellos y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y temieron con gran temor.

10 Pero el ángel les dijo: — No teman, porque he aquí les doy buenas noticias de gran gozo que serán para todo el pueblo:

11 que hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador, que es Cristo el Señor.

12 Y esto les servirá de señal: Hallarán al niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.

13 De repente, apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales que alababan a Dios y decían:

14 — ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz entre los hombres de buena voluntad!

15 Aconteció que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo los pastores se decían unos a otros: — Pasemos ahora mismo hasta Belén y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha dado a conocer.

16 Fueron de prisa y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.

17 Al verle, dieron a conocer lo que les había sido dicho acerca de este niño.

18 Todos los que oyeron se maravillaron de lo que los pastores les dijeron;

19 pero María guardaba todas estas cosas meditándolas en su corazón.

20 Los pastores se volvieron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto, tal como les había sido dicho.

21 Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidar al niño, llamaron su nombre Jesús, nombre que le fue puesto por el ángel antes que él fuera concebido en el vientre.

22 Cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos conforme a la Ley de Moisés, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor

23 (así como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abre la matriz será llamado santo al Señor)

24 y para dar la ofrenda conforme a lo dicho en la ley del Señor: un par de tórtolas o dos pichones de paloma.

25 He aquí, había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, y este hombre era justo y piadoso; esperaba la consolación de Israel y el Espíritu Santo estaba sobre él.

26 A él le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes que viera al Cristo del Señor.

27 Movido por el Espíritu, entró en el templo; y cuando los padres trajeron al niño Jesús para hacer con él conforme a la costumbre de la ley,

28 Simeón lo tomó en sus brazos y bendijo a Dios diciendo:

29 — Ahora, Soberano Señor, despide a tu siervo en paz conforme a tu palabra;

30 porque mis ojos han visto tu salvación

31 que has preparado en presencia de todos los pueblos:

32 luz para revelación de las naciones y gloria de tu pueblo Israel.

33 Su padre y su madre se maravillaban de las cosas que se decían de él.

34 Y Simeón los bendijo y dijo a María, su madre: — He aquí, este es puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel, y para señal que será contradicha,

35 para que sean descubiertos los pensamientos de muchos corazones. Y una espada traspasará tu misma alma.

36 También estaba allí la profetisa Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Ella era de edad avanzada, pues había vivido con su marido siete años desde su matrimonio

37 y había quedado como viuda hasta ochenta y cuatro años. No se apartaba del templo, sirviendo con ayunos y oraciones de noche y de día.

38 En la misma hora acudió al templo, y daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención en Jerusalén.

39 Cuando cumplieron con todos los requisitos de la ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret.

40 El niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre él.

41 Iban sus padres todos los años a Jerusalén para la fiesta de la Pascua.

42 Cuando cumplió doce años, subieron ellos a Jerusalén conforme a la costumbre de la fiesta.

43 Una vez acabados los días de la fiesta, mientras ellos volvían, el niño Jesús se quedó en Jerusalén; y sus padres no lo supieron.

44 Suponiendo que él estaba en la caravana, fueron un día de camino y lo buscaban entre los parientes y los conocidos.

45 Como no lo encontraron, volvieron a Jerusalén buscándole.

46 Aconteció que después de tres días lo encontraron en el templo sentado en medio de los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas.

47 Todos los que lo oían se asombraban de su entendimiento y de sus respuestas.

48 Cuando lo vieron se maravillaron, y su madre le dijo: — Hijo, ¿por qué has hecho así con nosotros? He aquí, tu padre y yo te buscábamos con angustia.

49 Entonces él les dijo: — ¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que en los asuntos de mi Padre me es necesario estar?

50 Pero ellos no entendieron el dicho que les habló.

51 Descendió con ellos y fue a Nazaret, y estaba sujeto a ellos. Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón.

52 Y Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia para con Dios y los hombres.

EL NACIMIENTO DEL SEÑOR JESÚS

(contra 1-7)

Dios en su soberana sabiduría y poder en este momento ordenó que los eventos del gobierno del hombre cumplieran su propia voluntad. César Augusto decretó que todo el mundo (el Imperio Romano) debería inscribirse con el propósito de realizar un censo. Se indica entre paréntesis que este censo se realizó cuando Cirenio era gobernador de Siria, lo que fue al menos seis años después. Por supuesto, no se sabía que se demoraría tanto, pero este fue el medio que Dios tomó para tener a José y María en Belén en el momento del nacimiento de Cristo. Debido a que José (como María) era del linaje de David, Belén fue el lugar de su inscripción. La profecía acerca de Cristo debe cumplirse en cada detalle.

Aquel cuyas salidas habían sido "desde la eternidad" ahora nace en Belén ( Miqueas 5:2 ), el Dios eterno, pero ahora en la edad adulta "nacido de mujer". ¡Maravilloso milagro de gracia! ¡El que es Creador ha sido todavía un bebé, dependiente del cuidado y los cuidados de Su madre! No se espera que comprendamos cómo puede ser esto, pero exige nuestra fe sencilla y honesta y suscita la profunda adoración de todo corazón renovado.

¡Cuán contrarios son los pensamientos de Dios a los de los hombres! Jesús nace en las circunstancias más humildes, de los pobres de la tierra, no en cortes de gloria real y sin un anuncio oficial ni fanfarria para dar la bienvenida al advenimiento del gran Rey de reyes. Más que esto, como no había lugar en el hotel, fue acostado en un pesebre. Hoy todavía no hay lugar para Él en la estructura social ordinaria del mundo: si se menciona Su nombre, no es con el deseo de Su presencia. Pero la oscuridad de su nacimiento es maravillosa para el corazón de un creyente.

ANUNCIO A LOS PASTORES

(contra 8-20)

Tampoco elige el ángel gobernantes distinguidos como aquellos a quienes hace su maravilloso anuncio, sino más bien pastores que en la noche velaban por su rebaño. Esto manifiesta bellamente la gracia de Dios. Porque Él es el Pastor de Israel que nunca se adormece ni duerme, mirando solo mientras el mundo no se da cuenta. El resplandor de la gloria del Señor asustó a los pastores, pero deben quedar impresionados por la maravilla de la revelación que se les dio. Sus temores fueron apaciguados por la palabra del ángel y sus buenas nuevas de gran gozo, dirigidas no solo a los pastores y no solo a Israel, sino a "todo el pueblo".

Por eso, a los que están en el lugar de la humildad se les dice: "Hoy os ha nacido en la ciudad de David un Salvador que es Cristo el Señor" (v.11). ¡Maravillosa gracia! Primero se le llama "Salvador", antes de que se use Su título oficial. La señal de que estaba envuelto en pañales (no con ropa cosida, sino con un paño envuelto alrededor de Él) y acostado en un pesebre, tenía la intención de llevar a los pastores a verlo, como era el caso.

Cuando se dio el mensaje, al ángel se le unieron una multitud de otros que alzaban la voz en alabanza a Dios, pero añadían también: "¡Paz en la tierra, buena voluntad para con los hombres!" Lamentablemente, la paz en la tierra no siguió inmediatamente a este anuncio, pero el hombre tiene la culpa de esto. Desde el corazón de Dios se ha ofrecido paz a los hombres en la persona de Su Hijo, pero ellos han rechazado a Su Hijo, y la paz no puede ser conocida por el mundo hasta que no reciba al Príncipe de Paz. Esa paz es absolutamente segura, pero en el futuro.

Este anuncio de su nacimiento es un asunto de gran importancia ( Hebreos 1:5 ), porque nada debe quedar abierto a la menor duda acerca de su verdad. Muchos otros han afirmado ser Cristo, pero ninguno de ellos ha sido presentado así en el momento de su nacimiento. Un promotor malvado de este tipo de cosas nunca anunciaría a un niño como Cristo en el momento de su nacimiento, porque ¿cómo podía esperar que el niño se desarrollara en el patrón que él deseaba?

Llegando apresuradamente, los pastores encontraron precisamente lo que les había dicho el ángel. No se lo guardaron para sí mismos, sino que informaron de lo que habían presenciado en toda la región. Es evidente que no habría ninguna razón para que informaran sobre tales cosas si el informe no fuera cierto. Por lo tanto, la gente que lo escuchó no se mostró escéptica, sino que se preguntó qué significaba todo esto.

María, por otro lado, recordó en silencio y reflexionó sobre el significado de los muchos detalles que tenían que ver con este niño único. Sin duda, los pastores le habían hablado del mensaje del ángel para ellos, y esto, además de muchas otras cosas que experimentaron más tarde, despertaría el más vivo y asombrado interés en su corazón. Al regresar a su trabajo, los pastores se llenaron de alabanza a Dios, sus ojos habían confirmado lo que habían oído con sus oídos.

SU CIRCUNCISIÓN Y PRESENTACIÓN EN EL TEMPLO

(contra 21-24)

Se ve que las ordenanzas de la ley se observan cuidadosamente, y en su circuncisión en el octavo día, el niño se llama Jesús, el nombre decidido por Dios antes de su concepción. Esto también le fue anunciado a José cuando María estaba embarazada de su primogénito ( Mateo 1:18 ).

Después de 33 días (el período de tiempo para la purificación de una mujer después del nacimiento de un hijo varón - Levítico 12:4 ), lo llevaron a Jerusalén para ser presentado al Señor. La ley requería un sacrificio con cada una de esas presentaciones, y aunque el Señor no tenía pecado, esto se hacía de acuerdo con la ley. La circuncisión simboliza la muerte, y la presentación de los hijos al Señor en Israel requería este símbolo de la muerte.

En el cristianismo, el bautismo respondería a esto ( Colosenses 2:11 ), y si un creyente desea presentar un niño al Señor, Dios ha provisto el bautismo para tal presentación.

El sacrificio en este caso sería dos tórtolas o dos pichones (v.24), aunque no se nos dice cuál de estos trajeron José y María. Se permitieron las dos aves en lugar de un Cordero en casos de pobreza ( Levítico 12:8 ), y José y María eran personas pobres.

SIMEÓN Y SU PROFECÍA

(contra 25-35)

Dios tenía más testigos preparados para dar gloria a Su bendito Hijo. Simeón, un anciano cuyo carácter piadoso y devoto era bien conocido, uno que esperaba la consolación de Israel (es decir, la venida del Mesías), recibió una revelación del Espíritu de Dios de que no moriría antes de haberlo hecho. visto al Mesías de Dios (vs.25-26). En el momento oportuno, el Espíritu de Dios lo llevó al templo para que estuviera allí cuando José y María entraron con el Señor Jesús (v.27)

¡Cuán bienaventurado fue su privilegio de tomar en sus brazos a Aquel que es Dios manifestado en carne! En la realidad más profunda sintió este privilegio, por lo tanto bendijo a Dios y expresó su contentamiento ahora al morir porque sus ojos habían visto la salvación de Dios. No pensó en quedarse para disfrutar de la presencia del Mesías en la tierra o de la bendición de Israel por eso. La suya es la misma fe que la de Abraham, quien se regocijó al ver el día de Cristo ( Juan 8:56 ), pero bien sabía que él personalmente "iría a sus padres en paz" ( Génesis 15:15 ).

Pero la profecía de Simeón no se limita de ninguna manera a Israel. De hecho, él habla de "todos los pueblos" primero, luego de la luz para los gentiles, y por último, "la gloria de tu pueblo Israel" (vs.30-32). ¡Cuán profundamente influyó la gracia de Dios en el alma de este querido hombre! Estaba por encima de las meras consideraciones egoístas y se deleitaba en aquello que glorifica al Señor Jesús. La salvación de Dios es su propio Hijo. La salvación, por tanto, estaba allí, aunque todavía no se salvan ni Israel ni las naciones gentiles.

José y María, maravillados de tales cosas que se hablaban de este niño, también recibieron pensamientos más serios para considerar por este mismo hombre de Dios. Es a María específicamente a quien se le dice que, debido a Cristo, muchos en Israel caerían y se levantarían de nuevo (v.34). Seguramente esto ha sido cierto para muchas personas que tropezaron al principio, luego fueron levantadas y salvas por la gracia divina.

Sin embargo, aunque en la actualidad los individuos han caído y resucitado, Israel como nación permanece en un estado caído, y no hasta el final de la Gran Tribulación muchos se levantarán de nuevo, aunque no será todo, por dos tercios en todo el mundo. la tierra de Israel será cortada y morirá en incredulidad ( Zacarías 13:8 ). Cristo es ciertamente una señal contra la que habla la nación culpable, y a través de Él se revelarían los pensamientos de muchos corazones, es decir, al presentar a Cristo a la gente, Dios pone de manifiesto lo que realmente son sus pensamientos: los del amor a Dios o de amor a Dios. odio hacia Dios ( Juan 15:22 ). Entre paréntesis (v. 35) se observa que una espada atravesaría también el alma de María, una referencia a que ella vio a este bendito crucificado por manos inicuas.

OTRO TESTIGO ENVEJECIDO

(contra 36-39)

En ese instante Dios trae otro testigo muy anciano. Anna, su nombre que significa "Ella era misericordiosa" es la hija de Phanuel ("el rostro de Dios"), de la tribu de Aser ("feliz"). ¡Qué apropiadas son estas conexiones! Había estado casada con un esposo durante aproximadamente 84 años (v. 37): por lo tanto, si se hubiera casado a los 16, su edad en ese momento sería 107. Su constante devoción al Señor, con ayunos y oraciones día y noche, no se había cansado de la edad.

En ese momento expresó su agradecimiento al Señor y habló de Él a los presentes que esperaban la redención en Jerusalén (v. 38). Por supuesto, esta no fue una reunión formal, sino un caso espontáneo de hablar del Señor, no de enseñar, sino de profetizar, que se dirige más a los corazones y las conciencias que al intelecto. Definitivamente habló por Dios, guiada por el Espíritu de Dios.

EL REGRESO A NAZARETH

(contra 39-40)

Después de observar todo lo que la ley requería en Jerusalén, José y María regresaron a su casa en Nazaret con el bebé. El versículo 40 muestra la realidad de la hombría del Señor. Se desarrolló tanto físicamente como en fuerza de espíritu, y estaba lleno de sabiduría. Ciertamente, su naturaleza divina se expresó en una sabiduría única, pero incluso su sabiduría se considera en este capítulo desde un punto de vista humano, ya que la perspectiva única de Lucas es Cristo como hombre. También la gracia de Dios estaba sobre él. Este es el favor de Dios, perfectamente merecido en Su caso, como no lo es en el nuestro.

En Lucas no se dice nada de los sabios, los Magos, que venían a verlo en "la casa" ( Mateo 2:11 ) no en el pesebre. José y María deben haberlo llevado de regreso a Belén después de ir primero a Nazaret, ya que su edad en el momento de la visita de los sabios era más de un año, ya que Herodes en esta fecha posterior había matado a todos los niños menores de dos años en un esfuerzo por acabar con el Mesías ( Mateo 2:16 ).

En ese momento José y María fueron a Egipto ( Mateo 2:13 ), luego, después de la muerte de Herodes, regresaron a Nazaret ( Mateo 2:19 ). El tiempo transcurrido entre que el Señor fue llevado a Egipto y el regreso más tarde a Nazaret no se menciona en absoluto en Lucas, donde no se vuelve a ver nada de la historia del Señor hasta que Él tenía doce años.

ENTRE LOS PROFESORES DE DERECHO

(contra 41-50)

En el versículo 41 se observa que José y María tenían la costumbre de ir a Jerusalén todos los años para la fiesta de la Pascua. Sus malas circunstancias no obstaculizaron esta importante ocasión. Tampoco fue un viaje corto y fácil, sino de unos tres o cuatro días en cada sentido a pie o en burro. ¡Qué reproche para los cristianos que pondrán muchas excusas para no asistir a las reuniones y conferencias del pueblo de Dios!

Se menciona un caso específico cuando el Señor cumplió doce años. A esta edad se le dio a un niño el privilegio de que se esperara que comenzara a mostrar interés en los asuntos de su propia nación y su religión. La familia viajó en una gran compañía a Jerusalén para la fiesta, y cuando se cumplieron los días comenzaron su viaje de regreso a casa. Parece que no se quedaron durante toda la semana de la Pascua, pero después de cumplir con las ceremonias que la ley requería en dos o tres días, salieron de Jerusalén, aunque la fiesta aún estaba en curso.

Pero el Señor Jesús se quedó atrás (v.43). Puede parecer extraño que José y María no se hubieran asegurado de que un niño de doce años estuviera con ellos, y que no lo extrañaran hasta que hubieran recorrido un día de viaje. Evidentemente, habían dado por sentada su presencia, porque seguramente se les había demostrado su confiabilidad en todos los aspectos, y supusieron que estaría en la compañía (v. 44). Pero ciertamente no disfrutaban de Su compañía.

Debido a que Él es tan fiel, no solo demos por sentada Su presencia con nosotros, sino que cultivemos la comunión de Su compañía. Su negligencia les costó dos días de viaje además de tres días de buscarlo. Nosotros también descubriremos que la falta de comunión con el Señor nos costará algo.

Por fin lo encontraron en el templo, sentado en medio de los doctores de la ley, escuchándolos y haciéndoles preguntas (v. 46). No estaba haciendo alarde de su conocimiento, sino que estaba tomando el lugar apropiado de un niño de doce años y escuchaba de buen grado las exposiciones de los médicos y les preguntaba. Evidentemente, también le hicieron preguntas, porque sus respuestas y comprensión los asombró.

Aquí se ilustra la verdad de Isaías 7:15 , "Comerá mantequilla y miel, para que sepa desechar lo malo y escoger lo bueno". La mantequilla es la crema de la leche en forma solidificada, típicamente la Palabra de Dios ha hecho bien al alma a través del ejercicio (batir). Es la Palabra misma. La miel es típica del ministerio de la Palabra, recolectada y digerida por las abejas obreras antes de ser aportada para el bien de toda la colmena, por lo tanto, la que los creyentes se reúnen para compartir con los demás.

Lo que los doctores eruditos dieron de la ley que era verdaderamente de Dios fue miel, y el Señor recibió esto, aunque la mantequilla fue primero, es decir, la Palabra de Dios misma hizo bien al alma en el ejercicio personal. Si el bendito Hijo del Hombre requirió esto, cuán profundamente en verdad requerimos tanto la Palabra misma como el ministerio de la Palabra, para que podamos discernir la distinción entre el bien y el mal, y elegir el bien.

José y María estaban asombrados. María le reprochó haber estado ausente de ellos todo este tiempo. Pero no pudo aceptar ninguna reprimenda. Respondió con dos preguntas que fueron reprensiones para ellos, aunque amables. ¿Cuál fue la razón por la que lo habían buscado? Si hubieran sido ejercitados en cuanto a la voluntad de Dios, habrían sido conducidos infaliblemente a Él. ¿No se dieron cuenta de que Él se ocuparía de los intereses de Su Padre? María había dicho: "Tu padre y yo", pero dejó esto a un lado con Sus palabras: "Los negocios de mi Padre.

"¿Habían esperado que Él se preocuparía solo por la compañía de otros niños en ese momento y no tendría ningún interés en el centro mismo de los intereses de Israel, el templo? los doctores de la ley, pero ¿no esperaban que él tuviera un interés vital en esto? Este debería haber sido el primer lugar donde debían buscarlo, porque era su primera oportunidad de preguntar a los eruditos acerca de asuntos de vital importancia. .

Bajó con ellos a Nazaret y continuó en sujeción a ellos, como conviene a cualquier niño de su edad (v.51). ¡Bendita humanidad en verdad! Su madre guardó todos sus dichos en su corazón, ¡seguramente un buen ejemplo para nosotros!

El versículo 52 registra Su desarrollo perfectamente normal, tanto en sabiduría como en estatura. Que entendamos completamente cómo puede ser esto con respecto a Aquel que como Dios conoce todas las cosas, es imposible. Pero se registran los hechos, no la explicación de los hechos. El desarrollo normal del niño demostró que era verdaderamente un hombre en todos los sentidos, pero no un hombre pecador. También aumentó el favor de Dios y de los hombres. Este favor (o gracia) se debió a un personaje que lo merecía plenamente.

Cada día de su vida fue una nueva ocasión de deleite para el corazón de Dios el Padre. El hombre tampoco podía ignorarlo y apreciarlo hasta que comenzó a hacer valer los derechos de Dios sobre los hombres, así como Saúl amaba a David hasta que se dio cuenta de que David, por su carácter y por la voluntad de Dios, tenía derecho a ser el rey de Israel ( 1 Samuel 16:21 ; 1 Samuel 18:6 ).