Entonces Jonás oró al Señor, su Dios, desde el vientre del pez, estos pensamientos se le ocurrieron una y otra vez durante su terrible experiencia: