Job 40:1-24

1 El SEÑOR continuó y dijo a Job:

2 — ¿Desistirá el que contiende con el Todopoderoso? El que argumenta con Dios, que responda a esto.

3 Entonces Job respondió al SEÑOR y dijo:

4 — He aquí que yo soy insignificante. ¿Qué te he de responder? Pongo mi mano sobre mi boca.

5 Una vez hablé y no volveré a responder; aun dos veces, pero no continuaré.

6 Entonces el SEÑOR respondió a Job desde el torbellino y dijo:

7 — Cíñete, pues, los lomos como un hombre; yo te preguntaré, y tú me lo harás saber:

8 ¿Acaso invalidarás mi juicio? ¿Me condenarás a mí para justificarte tú?

9 ¿Tienes tú un brazo como el de Dios? ¿Y truenas con una voz como la de él?

10 Adórnate, pues, de majestad y alteza; vístete de gloria y esplendor.

11 Difunde la indignación de tu furor; mira a todo soberbio y humíllalo.

12 Mira a todo soberbio y somételo; pisotea a los impíos en su sitio.

13 Entiérralos juntos en el polvo; encierra sus rostros en lugares ocultos.

14 Entonces yo también reconoceré que tu mano derecha te dará la victoria.

15 »He allí el Behemot, al cual yo hice junto contigo. Come hierba como el buey.

16 He aquí que su fuerza está en sus lomos y su vigor en los músculos de su vientre.

17 Pone su cola tensa como un cedro, y los nervios de sus muslos están entretejidos.

18 Sus huesos son como tubos de bronce, y su osamenta como barras de hierro.

19 Es una obra maestra de Dios. Solo su Hacedor le puede acercar su espada.

20 Pues los montes producen hierba para él, donde retozan todos los animales del campo.

21 Se recuesta debajo del loto, en lo oculto del cañaveral y del pantano.

22 Las plantas de loto lo cubren con su sombra; lo rodean los sauces del arroyo.

23 He aquí que cuando el río se desborda él no se apresura a escapar. Estará confiado aunque todo el Jordán se arroje contra su boca.

24 ¿Lo atrapan cuando está vigilando? ¿Le perforan la nariz con garfios?

"¿Tienes un brazo como Dios?"

Job 40:1

Dios parecía esperar la respuesta de Job a sus preguntas. Job había protestado diciendo que se llenaría la boca de argumentos, pero ninguno llegó. Esa visión de Dios le había robado la autosuficiencia. Solo podía reconocer humildemente que había pronunciado suficientes palabras. Debe ser conducido a la confesión adicional, que vendrá pronto, de que había pecado. Compárese con Job 42:6 .

Era como si el Ojo Omnisciente todavía viera en Job algo de confianza en sí mismo; Por lo tanto, Dios lo llamó a que se vistiera con su máxima gloria y majestad y a que siguiera defendiendo su caso. ¡Pero cuán impotente es el hombre en el mejor de los casos!

La verdad es llevada a casa por una magnífica descripción del hipopótamo, para quien las más grandes y fuertes creaciones del hombre son un juego de niños. Si no puede prevalecer contra Sus criaturas, ¿cómo puede oponerse al Creador? Pero si ese Creador es tu Padre, ¡cuán seguro estás!