Jonás 2:1-9

1 Y desde el vientre del pez oró Jonás al SEÑOR su Dios.

2 Y dijo: “Desde mi angustia invoqué al SEÑOR y él me respondió. Clamé desde el vientre del Seol y tú escuchaste mi voz.

3 Me arrojaste a lo profundo, en el corazón de los mares y me rodeó la corriente: Todas tus ondas y tus olas han pasado sobre mí.

4 Yo dije: Expulsado soy de delante de tus ojos; pero aún he de ver tu santo templo.

5 Las aguas me han envuelto hasta la garganta; me rodeó el abismo. Las algas se enredaron en mi cabeza.

6 Descendí a la base de las montañas. La tierra echó sus cerrojos tras de mí para siempre. Pero tú hiciste subir mi vida de la fosa, ¡oh SEÑOR Dios mío!

7 Cuando mi alma desfallecía dentro de mí me acordé del SEÑOR; y mi oración llegó hasta ti, a tu santo templo.

8 Los que veneran las vanidades ilusorias abandonan su lealtad.

9 Pero yo te ofreceré sacrificio con voz de alabanza. Lo que prometí haciendo votos lo cumpliré. ¡La salvación pertenece al SEÑOR!”.

Jonás, en la escuela de la aflicción

Jonás 2:1

PALABRAS INTRODUCTORIAS

Cuando pensamos en Jonás en el vientre de la ballena, estamos pensando en el Señor en el corazón de la tierra. Cuando pensamos en Cristo en el corazón de la tierra, pensamos en el "inframundo"; la morada de los impíos, y el antiguo "paraíso" de los salvos de la fama del Antiguo Testamento.

Un breve estudio de estas cosas nos proporcionará un tema provechoso para la introducción del estudio de hoy.

1. La morada de los justos muertos en el Antiguo Testamento. Al pensar en este asunto, nuestro peligro estará en no tomar a Dios en Su Palabra, sin buscar cambiarla para satisfacer nuestras propias concepciones de las cosas. Nunca hemos estado en el corazón de la tierra y sabemos muy poco de lo que hay allí. Los científicos nos dicen que la corteza sólida de la tierra es comparativamente delgada, y que hay fuego fundido más adentro. Aún más abajo, no pueden ir.

Vayamos, por tanto, a la Biblia, la Palabra asegurada en el Cielo.

Cuando Abraham, Jacob y Aarón murieron, en cada caso fueron reunidos con sus padres ( Génesis 25:8 ; Génesis 37:35 ; Génesis 49:33 ; Números 20:26 ). Cuando David perdió a su hijo, que le había nacido de Betsabé, gritó que no podía traerlo de regreso: dijo: "Iré a él, pero él no volverá a mí".

¿Qué significan estas cosas? Ciertamente no hay una palabra en ellos acerca de partir para estar "con el Señor". El caso es que los santos de antaño entraron en un lugar preparado, un paraíso. Este es el significado de las palabras de Cristo en la Cruz, cuando le dijo al ladrón arrepentido: "Hoy estarás conmigo en el paraíso".

En esta misma línea leemos que Cristo "también descendió primero a las partes bajas de la tierra". Se fue al paraíso; Se fue a las partes más bajas de la tierra; por lo tanto, el "paraíso" estaba en las partes más bajas de la tierra.

Fue allí donde los santos del Antiguo Testamento se reunieron para esperar la resurrección del Señor y Su victoriosa ascensión al cielo.

2. La morada de los impíos muertos, antes y después de la muerte y resurrección del Señor Jesús.

En relación con Coré y aquellos relacionados con él en su rebelión, Moisés dijo: "Que la tierra abra su boca y se los trague". Así fue que, como dijo Moisés: "La tierra abrió su boca y se los tragó, * * y todos * * descendieron vivos al pozo".

En Isaías leemos: "El infierno de abajo se mueve para que te encuentres en tu venida". En Ezequiel leemos: "Todos fueron entregados a la muerte, a los abismos de la tierra, en medio de los hijos de los hombres, con los que descienden a la fosa".

3. Donde los santos del Antiguo Testamento fueron trasladados al cielo. Aquí está en la Biblia, "Por tanto, dice: Cuando subió a lo alto, llevó cautiva la cautividad y dio dones a los hombres". Esto debería haber sido suficiente; sin embargo, el Señor lo hizo más positivo, cuando la Palabra de Dios agregó: "(Ahora que Él ascendió, ¿qué es sino que Él también descendió primero a las partes inferiores de la tierra? El que descendió es el mismo que ascendió. muy por encima de todos los cielos, para llenarlo todo) ".

4. El paraíso como es ahora. Hemos visto el paraíso en las partes bajas de la tierra. Ahora lo vemos en el tercer cielo. Escuche la Palabra del Señor: Pablo está hablando: "Un hombre así, (si en el cuerpo o fuera del cuerpo, no puedo decir: Dios lo sabe), cómo fue arrebatado al paraíso". El versículo anterior dice: "El tal fue arrebatado al tercer cielo".

Una cosa está establecida: el Paraíso está ahora con Cristo en la Gloria. De esto Pablo escribió: "Tener el deseo de partir y estar con Cristo, que es mucho mejor". Gracias a Dios por un futuro tan maravilloso para nosotros y por una posición tan gloriosa para todos los redimidos que han muerto en Cristo.

I. ORACIÓN EN LA HORA DEL PROBLEMA ( Jonás 2:1 )

1. Hay algunos hombres que nunca oran, excepto en problemas. Todos estarán dispuestos a concederme que los hombres siempre deben orar. Deben orar en el momento de la alegría, del éxito y también en el momento de la dificultad. Aquel que ora sólo cuando está asediado por aguas que lo devoran, nunca podrá orar victorioso. La razón por la que Abraham, David y Moisés tuvieron poder en la oración cuando las aguas de la angustia los derribaron fue porque siempre oraban. Vivieron con Dios y caminaron con Dios, y como resultado hablaron con Dios.

El que espera a estar enfermo ya punto de morir, nunca podrá rezar la oración de fe, como puede hacerlo quien ha conocido el poder de la oración en sus experiencias diarias. La oración no debe ser como los picos de las montañas, con grandes valles entre ellos. La oración debería ser más bien un altiplano donde uno siempre está en las cimas de las montañas.

2. Hay algunos hombres que oran en las horas de necesidad con una fe victoriosa, porque aprendieron a orar en las horas de ninguna crisis especial. Gracias a Dios tenemos a Uno que puede escucharnos en nuestra necesidad. Él es capaz no sólo de oír, sino de emprender.

"El alma que en Jesús se ha apoyado para reposar,

No lo haré, no abandonaré a sus enemigos;

Esa alma, aunque todo el infierno debería esforzarse por sacudir,

¡Nunca, no, nunca, no, nunca lo abandonaré! "

Dios escuchó a Jonás desde el vientre del gran pez, y nos escuchará cuando seamos llevados a lo profundo de las aguas de la desesperación.

Nuestro Señor oró en el Huerto de Getsemaní. Oró con súplicas, con gran clamor y lágrimas: "Al que podía salvarlo de la muerte, y fue escuchado en lo que temía".

Nuestro Señor oró nuevamente desde la Cruz del Calvario. Él dijo: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?" Ciertamente fue escuchado. Dios se había complacido en herirlo. Él había hecho de Su alma una ofrenda por el pecado, pero ahora que las sombras pasaban, y Él vio una vez más el rostro de Su Padre, gritó un gran clamor victorioso: "¡Consumado es!" Luego, en las manos de Su Padre, encomendó Su espíritu y entregó el espíritu.

II. La profunda aflicción de Jonás 2:2 ( Jonás 2:2 )

Nuestro versículo clave dice: "Por mi aflicción clamé a Jehová, y él me escuchó; desde el vientre del infierno clamé, y tú oyes mi voz".

1. Las aflicciones de los justos a menudo provienen de sus caminos perversos. Que Jonás fue afligido, no tenemos ninguna duda; pero estaba afligido porque había huido de la presencia del Señor.

Debemos guardar nuestras declaraciones aquí, y recordar que todas las aflicciones no vienen debido al pecado del creyente. Esta fue la concepción que los amigos de Job trataron de darle. Dijeron que sufría porque era un hipócrita y un pecador.

Si bien el sufrimiento y la enfermedad pueden no ser el resultado de nuestros pecados, también es cierto que muchas de nuestras aflicciones se deben a nuestro pecado. Es a quien ama el Señor a quien disciplina. La historia de la Biblia es una historia relativa a los santos que tropezaron.

Incluso los mejores hombres, como Abraham, Isaac, Jacob, David, Moisés, pecaron y pecaron terriblemente. Cada uno de ellos, a su vez, fue reprendido por el Señor que los amaba. Incluso ahora podemos escuchar a David clamando a Dios por misericordia. Él también, como Jonás, sintió que estaba apartado de Dios. El Salmo 51 expresa su oración. Él dijo: "Esconde tu rostro de mis pecados, y borra todas mis iniquidades". También dijo: "No me eches de tu presencia, y no quites de mí tu santo Espíritu".

Podemos imaginar algo del terrible dolor que había sufrido David. Ahora, sin embargo, estaba entrando en el lugar del gozo y el servicio restaurados. Cuando el Libro de Santiago les dice a los santos que están enfermos que oren; también dice: "Confiesaos los unos a los otros, y orad los unos por los otros, para que seáis sanos". Santiago dice además: "Si ha cometido pecados, le serán perdonados".

2. Las aflicciones del Señor provienen de nuestros caminos perversos. Cuando pensamos en Cristo sobre la Cruz descendiendo, por así decirlo, al vientre del infierno, como fue Jonás; no pensamos que su muerte se deba a que huyó de la presencia del Señor. Cuando Cristo murió, el que no conoció pecado, fue hecho pecado por nosotros.

Jonás sufrió por sus propios pecados. Cristo sufrió por nuestros pecados, el Justo por los injustos, para llevarnos a Dios. Sus sufrimientos, por tanto, fueron por nosotros. Los sufrimientos de Jonás eran personales, por su propia perversidad. Los sufrimientos de Jonás, sin embargo, presentan típicamente los sufrimientos de Cristo, en la medida en que el sustituto sufre en igualdad con el pecador por quien sufre.

III. DIOS, INSTIGADOR DEL JUICIO ( Jonás 2:3 )

1. Jonás reconoció a Dios como el autor de su angustia. Él dijo: "Porque me arrojaste al abismo, en medio de los mares". El hecho es que los marineros a bordo del barco habían arrojado a Jonás al mar. Jonás, sin embargo, tiró esto a un lado. Sabía que el viento que lo seguía había sido enviado por Dios. Sabía que las olas que estaban a punto de hundir el barco eran las olas de Dios. Sabía que las manos que lo levantaron y lo arrojaron por la borda eran las manos de Dios.

Bienaventurado el hombre que, en la hora de sus aflicciones, puede ver la mano de Dios en todo.

No nos dejemos, por un momento, se quejan a Dios, porque sabemos lo que Jonás pronto se dio cuenta, que el viento, las olas y la borda de fundición fueron todas hechas con amor. Dios estaba buscando traer de vuelta a un niño desobediente.

En otras palabras, Dios estaba arrojando a Jonás al abismo, para poder sacar a Nínive del abismo. Jonás estaba siendo llevado a la agonía de la muerte, para que Nínive pudiera ser llevada a los gozos de la luz. Casi podemos escuchar al Profeta decir: "Por Su llaga somos sanados". Cristo murió para que pudiéramos vivir; Sufrió para que pudiéramos cantar.

En todo esto se cumplió lo que está escrito ( Hebreos 12:11 ).

2. Dios fue el autor de los problemas de Cristo. Buscamos traer la comparación entre Jonás y Cristo. Estamos haciendo esto bajo la autoridad de la propia declaración de Cristo: "Como Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre de la ballena, así estará el Hijo del Hombre tres días y tres noches en el corazón de la tierra".

Dado que es cierto que Dios arrojó a Jonás al abismo, también es cierto que Dios arrojó a Cristo al abismo. ¿No has leído Salmo 69:1 ? Allí encontramos un paralelo con Jonás, capítulo 2 y 3 Juan 1:2 ; 3 Juan 1:2 ; 3 Juan 1:2 : 3 dice: "Los ríos me rodearon; todas tus olas y tus olas pasaron sobre mí.

" Salmo 69:15 dice:" No me desborde el agua, ni me trague el abismo, y el pozo no cierre su boca sobre mí ".

Tres cosas son similares: las aguas que desbordaron la tierra en los días del Diluvio; las aguas que desbordaron a Jonás en los días de su desobediencia, y las aguas que desbordaron a Cristo en los días de sus sufrimientos en la cruz.

Cuando las aguas del bautismo también se desbordan y barren el rostro de un creyente, él es bautizado, uniéndose al diluvio, y con Jonás, al exponer la angustia del Calvario.

IV. LA FE DE JONAS EN LA HORA DE SU PASIÓN ( Jonás 2:4 )

1. Una expresión de la confianza de Jonás. Aquí está la forma en que se lee nuestro versículo clave: "Entonces dije: Soy arrojado fuera de tu vista; sin embargo, volveré a mirar hacia tu santo templo". La respiración de esta oración muestra la profundidad de la confianza de Jonás en Dios.

Cuando los marineros del fatídico barco se acercaron a Jonás por primera vez, le preguntaron: "Dinos, te rogamos, por qué causa este mal sobre nosotros; ¿cuál es tu ocupación? ¿Y de dónde vienes? ¿Cuál es tu tierra?". ? y de que pueblo eres? " Con estas preguntas sobre él, Jonás respondió: "Soy hebreo, y temo al Señor, Dios del cielo, que hizo el mar y la tierra seca".

Ahora, Jonás, en el vientre del pez, continúa demostrando su fe, En el extranjero podríamos decir que expuso su credo; desde el vientre de la ballena, manifestó su confianza en Aquel en quien se centraba su credo.

Jonás gritó: "Sin embargo, volveré a mirar hacia tu santo templo". Esto es casi tan trascendental como lo fue el gran clamor de fe de Job, cuando, en la hora de sus dolorosas pruebas y aflicciones, clamó: "Aunque los gusanos de mi piel destruyan este cuerpo, en mi carne veré a Dios: Lo veré por mí mismo, * * y no por otro ".

2. Una expresión de la confianza de Cristo mientras colgaba de la Cruz. Hay una Escritura notable en Salmo 22:1 . Creemos que las mismas palabras de este Salmo fueron citadas en la Cruz. Sabemos que se citó el primer versículo porque Cristo dijo: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?" Ya sea que los versículos posteriores se hayan citado o no, al menos expresan la confianza triunfante del Hijo de Dios mientras colgaba de la Cruz.

Estas son las palabras que dijo: "Anunciaré tu nombre a mis hermanos; en medio de la congregación te alabaré". Así, el salmista, Job y Jonás, en sus victoriosos gritos de fe, expresaron el mismo espíritu de confianza y la misma visión amplia de fe que Cristo mismo expresó en la cruz.

V. LA ANGUSTIA DEL PROFETA ( Jonás 2:5 )

1. La profundidad de la amargura, que envolvió a Jonás. Dijo: "El abismo me cerró en derredor, la maleza me envolvió la cabeza. Bajé al fondo de los montes; la tierra con sus barrotes me cercó para siempre". No hay amargura comparable a la que llena el alma de quien es desechado de la vista de Dios.

Pensemos en Jeremías, en su angustia y en lo que dijo ( Jeremias 4:23 ).

De acuerdo con las citas anteriores, Jonás sintió que él también había sido desechado para siempre. Todo le fue separado de él, y él fue aislado de todo. Tal angustia no se puede pesar en la balanza del cómputo humano.

2. La profundidad de la amargura que envolvió a Cristo. Envuelto en las palabras: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?" Están contenidas todas las miserias y angustias del infierno. No fue la angustia física, no fue la multitud burlona, ​​lo que llevó a Cristo la profundidad de sus sufrimientos. Fue el hecho de que el Padre lo dejó para recorrer su camino cansado alrededor del ciclo de sus sufrimientos.

En el Libro de Judas está esta expresión, relativa a los ángeles, que dejaron su propia habitación: "Él ha reservado en cadenas eternas bajo tinieblas para el juicio del gran día". De los "ciertos hombres" que entraron sin darse cuenta, Dios dijo: "Estrellas errantes, para quienes está reservada la negrura de las tinieblas para siempre".

Hagamos estas comparaciones: ¡Los grandes dolores y angustias de Jonás fueron la negrura de la oscuridad que lo envolvió en el vientre de la ballena, mientras se sentía alejado de Dios para siempre! El gran dolor que sufrieron ciertos ángeles que pecaron fue que fueron puestos en cadenas eternas de tinieblas. El gran castigo que se avecina a todos los incrédulos es que les está reservada la oscuridad de las tinieblas para siempre.

Una oscuridad como la que sobrevino a Jonás, como la que sobrevino a los ángeles que pecaron, como la que sobreviene a los apóstatas que niegan la fe, fue la oscuridad que cayó sobre el Señor Jesucristo mientras padecía, el Justo por los injustos.

VI. EL MARAVILLOSO GOZO QUE SIGUE AL DOLOR ( Jonás 2:9 )

1. El sacrificio de acción de gracias. Jonás dijo, desde el vientre de la ballena: "Te ofreceré sacrificios con voz de acción de gracias". Así fue, en la hora de su oscuridad, vio la posibilidad de la luz. Sabía que Dios podía convertir sus dolores en canciones de gozo y en risas, y lo haría.

¡Bendito el santo que puede hacer girar sus nubes! Bendito es el santo que puede ver el rayo de luz de las nubes oscuras.

En los días de Nehemías y de Esdras, su dolor se transformó en cánticos. Leemos que "celebraron con gozo la fiesta de los panes sin levadura siete días, porque el Señor los había alegrado". ¿No es cierto que, "El que sale y llora, llevando simiente preciosa, sin duda volverá con regocijo"?

En el Salmo 126 está escrito: "Cuando el Señor volvió la cautividad de Sion, éramos como los que soñaban. Entonces se llenó de risa nuestra boca y de cántico nuestra lengua". Así fue como Jonás, desde lo más profundo de la desesperación, se previó elevado a las alturas de la gloria.

2. La experiencia de nuestro Señor. El Profeta escribió: "Verá la aflicción de su alma y quedará satisfecho". ¡Qué gozo será el de nuestro Señor cuando reciba para sí las huestes arrebatadas de los redimidos! No es de extrañar que venga con un grito.

¡Qué gozo será para nuestro Señor cuando, en Su Reino, se siente en medio de Sus redimidos! El Libro de Sofonías, así describe esa hora: "Jehová tu Dios en medio de ti es poderoso; salvará, se regocijará por ti con gozo; reposará en su amor, se gozará por ti con cánticos". "

3. La experiencia de todos los santos. Cristo nos dijo: "Vosotros, pues, ahora tenéis tristeza; pero os volveré a ver y se gozará vuestro corazón". ¡Verdaderamente nuestro dolor se convertirá en gozo! Si Cristo se regocijará cuando vea a los santos arrebatados que suben a recibirlo, ¿no nos regocijaremos nosotros también cuando veamos a los santos arrebatados a quienes hemos llevado a Cristo? Quizás Pablo tenía esto en mente cuando escribió: "¿Cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de regocijo? ¿Ni siquiera estáis vosotros en la presencia de nuestro Señor?"

VII. LA SALVACIÓN ES DEL SEÑOR ( Jonás 2:9 b)

1. Cuando David fue perseguido por Absalón, pasó el arroyo Cedrón y subió por el camino del monte de los Olivos. Rápidamente buscó al Señor en oración. Su memorable petición se expone en Salmo 3:1 : "Señor, ¡cómo han aumentado los que me perturban! ¡Muchos son los que se levantan contra mí!". Entonces David dijo: "Pero tú, Señor, eres un escudo para mí; mi gloria, y el que levanta mi cabeza.

Clamé al Señor con mi voz, y él me escuchó desde su monte santo. "Entonces, con fe exultante, David clamó:" No temeré a diez millares de personas que se han puesto en mi derredor. "Finalmente, David dijo:" Has herido a todos mis enemigos en la mejilla; * * La salvación es del Señor ".

Así gritó Jonás, en la hora de su angustia: "La salvación es de Jehová". Con esta declaración final de Jonás, este grito de fe, leemos: "Y habló Jehová al pez, y vomitó a Jonás en tierra seca".

2. El salmista David dijo en un lenguaje profético acerca de Cristo, en medio de la angustia de su sufrimiento: "Soy pobre y triste: ¡que tu salvación, oh Dios, me ponga en alto!" Luego añadió: "Alabaré el Nombre de Dios con cántico, y lo engrandeceré con acción de gracias. * * Porque Dios salvará a Sión y edificará las ciudades de Judá".

Así fue como Cristo vio lo que vio David y lo que vio Jonás; Vio que el fruto de su muerte sería la salvación. Cuán felices somos de saber que "no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres en el cual podamos ser salvos". Verdaderamente la salvación es del Señor, no solo para David, ni aún para Jonás; la salvación es la suerte de todo aquel que cree en Cristo.

Esa salvación, sin embargo, no se encuentra en el Cristo de Nazaret, sino en el Cristo del Calvario. No se obtiene por el maravilloso ministerio de nuestro Señor, cuando se movió entre los hombres. La salvación nos llega a través de la amargura de la copa que bebió en la Cruz. Fue allí donde sufrió y fue allí donde cantó.

Todo el cielo aún arderá con la gloria del Cristo del Calvario. A Él se le atribuirá todo honor, gloria, fortaleza y poder, porque Él era el Cordero que fue inmolado.

UNA ILUSTRACIÓN

Una experiencia que nunca se olvidará es la de aquellos que se han encontrado con los incendios de las praderas en las llanuras occidentales. A lo lejos han visto las nubes de humo y han olido la hierba que se quema. Si los vientos soplan en la dirección del fuego, su posición es de peligro extremo. El caballo más veloz apenas puede escapar de las llamas. Siguen arrasando con la furia del huracán, consumiendo todo a su paso.

En tales circunstancias, la única seguridad es prender fuego a la hierba a los pies y cuando ha quemado un espacio abierto, pararse donde había estado el fuego. Las oleadas de llamas deben cesar en el borde de la zona recién quemada.

Ahora, dice un escritor, de una manera muy gráfica esto ilustra la obra de Cristo, Él se interpone entre el pecador y las olas de destrucción que lo azotaban. En Su propio cuerpo Él llevó la pena del pecado. El pecado, por así decirlo, ardió sobre él; y en el Evangelio Él está llamando a los hombres a venir a Él en busca de seguridad. Habiendo gastado su furia en Él, no puede dañar a los que están con Él.

Fue en la Cruz del Calvario donde el fuego ardió con más fuerza. Era la hora del príncipe de las tinieblas. La furia de Satanás se agotó en el "Sufridor sin pecado" allí. Y "por tanto, ahora no hay condenación para los que están en Cristo Jesús". Parado donde han estado las llamas, el pecador no necesita temer los fuegos del pecado. No tienen poder sobre él. Tiene una vida que está escondida con Cristo en Dios. Ningún poder en la tierra o en el infierno puede arrebatarlo de las manos del Padre. ¡Qué garantía de seguridad! ¡Cuán gustosamente deberían los hombres valerse de ella! Editor desconocido.