En este caso la imposición de manos la realizan los ancianos en nombre de la nación. Pero en otros aspectos, los ritos los realizaba el sumo sacerdote de la misma manera que en la ofrenda por el pecado por sí mismo.