(7) Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé cuando aún estaba con vosotros, que es necesario que se cumplan todas las cosas que están escritas en la ley de Moisés y en los profetas. , y [en] los salmos, acerca de mí.

(7) La predicación del evangelio, que fue prometida a los profetas y realizada en su tiempo, está encomendada a los apóstoles, cuya suma es el arrepentimiento y la remisión de los pecados.