Y he aquí, os envío la promesa de mi Padre; pero estados en la ciudad de Jerusalén, (i) hasta que seáis investidos con poder desde lo alto.

(i) Hasta que el Espíritu Santo descienda del cielo sobre ti.