(8) Y los sacó hasta Betania, y alzando sus manos los bendijo.

(8) Cristo asciende al cielo y, apartándose corporalmente de sus discípulos, llena sus corazones con el Espíritu Santo.