He aquí ahora un behemot, una bestia monstruosa, el buey de agua o hipopótamo, que hice contigo, creado por la mano de Dios como los seres humanos y viviendo con ellos en la tierra; como buey come hierba, plantas tiernas, juncos del Nilo, a la manera del ganado domesticado.