Solo una parte de los israelitas se aprovechó del permiso de Ciro. Muchos permanecieron en Babilonia, ya que no estaban dispuestos a renunciar a sus propiedades. Los que regresaron eran personas a quienes Dios había despertado especialmente para hacer sacrificios por su gloria.