Levítico 4:1-35

1 El SEÑOR habló a Moisés diciendo:

2 “Habla a los hijos de Israel y diles que cuando alguna persona peque por inadvertencia contra alguno de los mandamientos del SEÑOR respecto a cosas que no se deben hacer, y hace alguna de ellas;

3 si el que peca es el sacerdote ungido, lo cual resulta en culpabilidad para el pueblo, él ofrecerá al SEÑOR un novillo sin defecto, como sacrificio por el pecado, por su pecado cometido.

4 Traerá el novillo a la entrada del tabernáculo de reunión delante del SEÑOR, pondrá su mano sobre la cabeza del novillo y lo degollará delante del SEÑOR.

5 Después el sacerdote ungido tomará parte de la sangre del novillo y la llevará al tabernáculo de reunión.

6 Y mojando su dedo en la sangre, rociará siete veces delante del SEÑOR, hacia el velo del santuario.

7 Luego el sacerdote pondrá parte de la sangre sobre los cuernos del altar del incienso aromático, que está delante del SEÑOR en el tabernáculo de reunión, y derramará el resto de la sangre del novillo al pie del altar del holocausto que está a la entrada del tabernáculo de reunión.

8 Tomará del novillo del sacrificio por el pecado todo el sebo, el sebo que cubre las vísceras y todo el sebo que está sobre las vísceras,

9 los dos riñones con el sebo que está sobre ellos, junto a los costados; y con los riñones extraerá el sebo que cubre el hígado,

10 de la manera que se los quita del novillo del sacrificio de paz. Luego el sacerdote los hará arder sobre el altar del holocausto.

11 Pero la piel del novillo y toda su carne, con su cabeza, sus piernas, sus vísceras y su estiércol

12 — el novillo entero — los sacará fuera del campamento a un lugar purificado, donde se echan las cenizas, y los quemará en el fuego sobre la leña. Será quemado en el lugar donde se echan las cenizas.

13 “Si toda la asamblea de Israel peca por inadvertencia, siendo el asunto ignorado por la congregación, y transgrede alguno de los mandamientos del SEÑOR respecto a cosas que no se deben hacer, son culpables.

14 Luego que tengan conocimiento del pecado que cometieron, la congregación ofrecerá un novillo como sacrificio por el pecado y lo traerán delante del tabernáculo de reunión.

15 Los ancianos de la congregación pondrán sus manos sobre la cabeza del novillo delante del SEÑOR, y degollarán el novillo delante del SEÑOR.

16 El sacerdote ungido llevará al tabernáculo de reunión parte de la sangre del novillo;

17 y mojando su dedo en la sangre, el sacerdote rociará siete veces delante del SEÑOR, hacia el velo.

18 También pondrá parte de la sangre sobre los cuernos del altar que está delante del SEÑOR en el tabernáculo de reunión. Derramará el resto de la sangre al pie del altar del holocausto, que está a la entrada del tabernáculo de reunión.

19 Después le quitará todo el sebo y lo hará arder sobre el altar.

20 Hará con este novillo como hizo con el novillo del sacrificio por el pecado; lo mismo hará con él. Así el sacerdote hará expiación por ellos, y serán perdonados.

21 Después sacará el novillo fuera del campamento y lo quemará, como quemó el primer novillo. Este es el sacrificio por el pecado de la congregación.

22 “Si un dirigente peca y transgrede por inadvertencia alguno de los mandamientos del SEÑOR su Dios respecto a cosas que no se deben hacer, es culpable.

23 Luego que se le haga conocer el pecado que cometió, presentará como su ofrenda un macho cabrío sin defecto.

24 Pondrá su mano sobre la cabeza del macho cabrío, y lo degollará en el lugar donde se degüella el holocausto, delante del SEÑOR. Este es el sacrificio por el pecado.

25 El sacerdote tomará con su dedo parte de la sangre de la víctima por el pecado, la pondrá sobre los cuernos del altar del holocausto y derramará el resto de la sangre al pie del altar del holocausto.

26 Quemará todo el sebo sobre el altar, como se hace con el sebo del sacrificio de paz. Así el sacerdote hará expiación por él, por su pecado, y será perdonado.

27 “Si alguno del pueblo de la tierra peca por inadvertencia, transgrediendo alguno de los mandamientos del SEÑOR respecto a cosas que no se deben hacer, es culpable.

28 Luego que se le haga conocer el pecado que cometió, presentará como su sacrificio por su pecado cometido una cabra, una hembra sin defecto.

29 Pondrá su mano sobre la cabeza de la víctima por el pecado y la degollará en el lugar del holocausto.

30 El sacerdote tomará con su dedo parte de la sangre, la pondrá sobre los cuernos del altar del holocausto y derramará el resto de la sangre al pie del altar.

31 Después le extraerá todo el sebo, como extrajo el sebo del sacrificio de paz, y el sacerdote lo hará arder sobre el altar como grato olor al SEÑOR. Así el sacerdote hará expiación por él, y será perdonado.

32 Si trae una oveja como su sacrificio por el pecado, traerá una hembra sin defecto.

33 Pondrá su mano sobre la cabeza de la víctima por el pecado y la degollará como sacrificio por el pecado en el lugar donde se degüella el holocausto.

34 Después el sacerdote tomará con su dedo parte de la sangre de la víctima por el pecado, la pondrá sobre los cuernos del altar del holocausto y derramará el resto de la sangre al pie del altar.

35 Le extraerá todo el sebo, como extrajo el sebo del cordero del sacrificio de paz, y el sacerdote lo hará arder encima del altar sobre las ofrendas quemadas para el SEÑOR. Así el sacerdote hará expiación por él, por su pecado cometido, y será perdonado.

Habiendo considerado las ofrendas de "olor grato", ahora nos acercamos a los "sacrificios por el pecado". Estos se dividieron en dos clases, a saber, ofrendas por el pecado y ofrendas por la culpa. De los primeros, había tres grados; primero, la ofrenda por "el sacerdote ungido", y por "toda la congregación". Estos dos eran iguales en sus ritos y ceremonias. (Compare los versículos 3-12 con los versículos 13-21). El resultado fue el mismo, ya fuera el representante de la asamblea, o la asamblea misma, la que pecó.

En cualquier caso, había tres cosas involucradas: la morada de Dios en la asamblea, la adoración de la asamblea y la conciencia individual. Ahora bien, dado que los tres dependían de la sangre, encontramos que en el primer grado de la ofrenda por el pecado se hacían tres cosas con la sangre. Se rociaba "siete veces delante de Jehová, delante del velo del santuario". Esto aseguró la relación de Jehová con el pueblo, y Su morada en medio de ellos.

De nuevo, leemos: "El sacerdote pondrá de la sangre sobre los cuernos del altar del incienso aromático delante de Jehová, que está en el tabernáculo de reunión". Esto aseguró la adoración de la asamblea. Al poner la sangre sobre "el altar de oro", se preservó la verdadera base de la adoración; para que la llama del incienso y su fragancia subieran continuamente. Finalmente, "derramará toda la sangre del becerro al pie del altar del holocausto, que está a la puerta del tabernáculo de reunión".

Aquí tenemos las demandas de la conciencia individual plenamente contestadas; porque el altar de bronce era el lugar de acercamiento individual. Era el lugar donde Dios se encontraba con el pecador.

En los dos grados restantes, para "un gobernante" o "una del pueblo común: era simplemente una cuestión de conciencia individual; y, por lo tanto, solo se hizo una cosa con la sangre. Se vertió todo" en el fondo del altar de la ofrenda quemada.” (Comp. ver. 7 con ver. 25, 30) Hay una precisión divina en todo esto, que exige la atención cercana de mi lector, si tan solo desea entrar en el maravilloso detalle de este escribe.*

*Hay esta diferencia entre la ofrenda para "un gobernante" y para "uno de la gente común": en el primero, era "un varón sin defecto"; en el último, "una mujer sin mancha". El pecado de un gobernante, necesariamente, ejercería una influencia más amplia que la de una persona común; y, por lo tanto, se necesitaba una aplicación más poderosa del valor de la sangre. En Levítico 5:13 , encontramos casos que exigen una aplicación aún menor de la ofrenda por el pecado, casos de juramento y de tocar alguna inmundicia, en los que "la décima parte de un efa de flor de harina" se admitía como ofrenda por el pecado.

(Ver Levítico 5:11-13 ) ¡Qué contraste entre la vista de expiación presentada por el toro de un gobernante y el puñado de harina de un hombre pobre! Y, sin embargo, en el último, tan verdaderamente como en el primero, leemos: "le será perdonado".

El lector observará que Levítico 5:1-13 , forma parte de Levítico 6:1-30 . Ambos están comprendidos bajo un mismo título, y presentan la doctrina de la ofrenda por el pecado, en todas sus aplicaciones, desde el becerro hasta el puñado de harina.

Cada clase de ofrenda es introducida por las palabras, "Y el Señor le habló a Moisés". Así, por ejemplo, las ofrendas de olor grato ( Levítico 1:1-17 ; Levítico 2:1-16 ; Levítico 3:1-17 ) son introducidas por las palabras, "Jehová llamó a Moisés.

Estas palabras no se repiten hasta Levítico 4:1 , donde introducen la ofrenda por el pecado. Ocurren de nuevo en Levítico 5:14 , donde introducen la ofrenda por la transgresión de los males cometidos "en las cosas santas de Jehová"; y de nuevo en Levítico 6:1 , donde introducen la ofrenda por la transgresión por el mal hecho al prójimo.

Esta clasificación es hermosamente simple y ayudará al lector a comprender las diferentes clases: de ofrecimiento. En cuanto a los diferentes grados en cada clase, ya sea "un toro", "un carnero", "una hembra", "un pájaro", "o" un puñado de harina: parecerían ser tantas aplicaciones variadas de la misma gran verdad.

El efecto del pecado individual no podía extenderse más allá de la conciencia individual. El pecado de "un gobernante", o de "uno de la gente común", no podía, en su influencia, alcanzar "el altar del incienso", el lugar de culto sacerdotal. Tampoco podía llegar hasta "el velo del santuario", el límite sagrado de la morada de Dios en medio de Su pueblo. Es bueno reflexionar sobre esto. Nunca debemos plantear una cuestión de pecado o fracaso personal, en el lugar del culto sacerdotal o en la asamblea.

Debe asentarse en el lugar del acercamiento personal. Muchos se equivocan en esto. Vienen a la asamblea, o al lugar ostensible de adoración sacerdotal, con su conciencia corrompida, y así arrastran a toda la asamblea y estropean su adoración. Esto debe examinarse de cerca y protegerse cuidadosamente. Necesitamos andar más vigilantes, para que nuestra conciencia pueda estar siempre en la luz. Y cuando fallamos, como, ¡ay! hacemos en muchas cosas, tengamos que ver con Dios, en secreto, sobre nuestro fracaso, para que el verdadero culto, y la verdadera posición de la asamblea, se mantengan siempre, con plenitud y claridad, ante el alma.

Habiendo dicho tanto acerca de los tres grados de ofrenda por el pecado, procederemos a examinar, en detalle, los principios desarrollados en el primero de ellos. Al hacerlo, seremos capaces de formarnos, en alguna medida, una concepción justa de los principios de todo. Antes, sin embargo de entrar en la comparación directa ya propuesta, quisiera llamar la atención de mi lector sobre un punto muy destacado expuesto en el segundo verso de este cuarto capítulo.

Está contenido en la expresión: "Si un alma pecare por ignorancia ". Esto presenta una verdad de la más profunda bienaventuranza, en relación con la expiación del Señor Jesucristo. Al contemplar esa expiación, vemos infinitamente más que la mera satisfacción de las demandas de la conciencia, aunque esa conciencia haya alcanzado el punto más alto de la sensibilidad refinada. Es nuestro privilegio ver en él aquello que ha satisfecho plenamente todas las exigencias de la santidad divina, la justicia divina y la majestad divina.

La santidad de la morada de Dios, y la base de Su asociación con Su pueblo, nunca podrían ser reguladas por la norma de la conciencia del hombre, no importa cuán alta sea la norma. Hay muchas cosas que la conciencia del hombre pasaría por alto, muchas cosas que podrían escapar al conocimiento del hombre, muchas cosas que su corazón podría considerar correctas, que Dios no podría tolerar; y que, como consecuencia, interferiría con el acercamiento del hombre, su adoración y su relación con Dios.

Por lo tanto, si la expiación de Cristo simplemente hizo provisión para los pecados que están dentro del alcance de la aprehensión del hombre, nos encontraríamos muy lejos del verdadero fundamento de la paz. Necesitamos entender que el pecado ha sido expiado, de acuerdo con la medida de Dios del mismo, que los reclamos de Su trono han sido perfectamente respondidos que el pecado, visto a la luz de Su inflexible santidad, ha sido juzgado divinamente.

Esto es lo que da una paz estable al alma. Se ha hecho una expiación completa por los pecados de ignorancia del creyente, así como por sus pecados conocidos. El sacrificio de Cristo sienta las bases de su relación y comunión con Dios, según; a la estimación divina de sus pretensiones.

Un sentido claro de esto es de un valor indescriptible. A menos que se establezca esta característica de la expiación, no puede haber paz estable; ni puede haber ningún sentido moral justo de la extensión y plenitud de la obra de Cristo, o de la verdadera naturaleza de la relación fundada en ella. Dios sabía lo que se necesitaba para que el hombre pudiera estar en su presencia sin un solo recelo; y Él ha hecho amplia provisión para ello en la cruz.

La comunión entre Dios y el hombre sería completamente imposible si no se hubiera eliminado el pecado, de acuerdo con los pensamientos de Dios acerca de él: porque, aunque la conciencia del hombre estuviera satisfecha, la pregunta siempre estaría sugiriéndose: ¿Ha quedado Dios satisfecho? Si esta pregunta no pudiera ser respondida. en caso afirmativo, la comunión nunca podría subsistir.* El pensamiento se inmiscuiría continuamente en el corazón, que las cosas se estaban manifestando en los detalles de la vida, que la santidad divina no podía tolerar.

Cierto, podríamos estar haciendo tales cosas "por ignorancia, pero esto no podría alterar el asunto ante Dios, ya que Él lo sabe todo. Por lo tanto, habría aprensión, duda y recelo continuos. Todas estas cosas son enfrentadas divinamente por el hecho de que el pecado ha sido expiado, no según nuestra "ignorancia", sino según el conocimiento de Dios.La seguridad de esto da gran descanso al corazón ya la conciencia.

Todas las demandas de Dios han sido respondidas por Su propia obra. Él mismo ha hecho la provisión; y, por lo tanto, cuanto más refinada se vuelve la conciencia del creyente, bajo la acción combinada de la palabra y el Espíritu de Dios, más crece en un sentido divinamente ajustado de todo lo que moralmente conviene al santuario, y más intensamente vivo se vuelve para todo. que es inadecuado para la presencia divina, más plena, más clara, más profunda y más vigorosa será su comprensión del valor infinito de esa ofrenda por el pecado que no sólo ha viajado más allá de los límites más lejanos de la conciencia humana, sino que también ha encontrado, en absoluta perfección , todos los requisitos de la santidad divina.

*Me gustaría que se recordara especialmente que el punto que tenemos ante nosotros en el texto es simplemente la expiación. El lector cristiano es plenamente consciente, no lo dudo, de que la posesión de "la naturaleza divina, es esencial para tener comunión con Dios. No sólo necesito un título para acercarme a Dios: sino una naturaleza para gozar de Él. El alma que "cree en el nombre del Hijo unigénito de Dios" tiene tanto lo uno como lo otro.

(Ver Juan 12:1-50 ; Juan 13:1-38 ; Juan 3:36 ; Juan 5:24 ; Juan 20:31 ; 1 Juan 5:11-13 )

Nada puede expresar con más fuerza la incompetencia del hombre para lidiar con el pecado que el hecho de que existe tal cosa como un "pecado de ignorancia". ¿Cómo podría tratar con lo que no conoce? ¿Cómo podría disponer de lo que ni siquiera ha estado al alcance de su conciencia? Imposible. La ignorancia del pecado por parte del hombre prueba su total incapacidad para desecharlo. Si no lo sabe, ¿qué puede hacer al respecto? Nada.

Es tan impotente como ignorante. Esto no es todo. El hecho de un "pecado de ignorancia" demuestra, muy claramente, la incertidumbre que debe acompañar a todo arreglo de la cuestión del pecado, en el que no se han respondido demandas más altas que las formuladas por la conciencia humana más refinada. Nunca podrá establecerse la paz sobre este terreno. Siempre existirá la dolorosa aprensión de que hay algo malo debajo.

Si el corazón no es llevado a un reposo estable por el testimonio de las Escrituras de que las demandas inflexibles de la Justicia divina han sido respondidas, necesariamente debe haber una sensación de inquietud, y cada una de esas sensaciones presenta una barrera para nuestra adoración, nuestra comunión, y nuestro testimonio. Si estoy intranquilo con respecto al arreglo de la cuestión del pecado, no puedo adorar; no puedo disfrutar de la comunión, ni con Dios ni con su pueblo; ni puedo ser un testigo inteligente o eficaz de Cristo.

El corazón debe estar en reposo, ante Dios, en cuanto a la remisión perfecta del pecado, antes de que podamos "adorarle en espíritu y en verdad". Si hay culpa en la conciencia, debe haber terror en el corazón; y, ciertamente, un corazón lleno de terror no puede ser un corazón feliz o adorador. Sólo de un corazón lleno de ese dulce y sagrado reposo que imparte la sangre de Cristo, puede ascender al Padre el culto verdadero y aceptable.

El mismo principio vale con respecto a nuestra comunión con el Pueblo de Dios, y nuestro servicio y testimonio entre los hombres. Todo debe descansar sobre el fundamento de una paz establecida; y esta paz descansa sobre el fundamento de una conciencia perfectamente limpia; y esta conciencia limpia descansa sobre el fundamento de la remisión perfecta de todos nuestros pecados, ya sean pecados de conocimiento o pecados de ignorancia.

Procederemos ahora a comparar la ofrenda por el pecado con el holocausto, al hacerlo, encontraremos dos aspectos muy diferentes de Cristo. Pero, aunque los aspectos son diferentes, es uno y el mismo Cristo; y, por lo tanto, el sacrificio, en cada caso, fue "sin mancha". Esto se entiende fácilmente. No importa en qué aspecto contemplamos al Señor Jesucristo, siempre debe ser visto como el mismo puro, sin mancha, santo y perfecto.

Es cierto que Él, en Su abundante gracia, se rebajó para ser el portador de los pecados de Su pueblo; pero fue un Cristo perfecto, sin mancha quien lo hizo; y sería nada menos que una maldad diabólica aprovechar la ocasión, desde la profundidad de su humillación, para empañar la gloria personal del humillado. La excelencia intrínseca, la pureza inmaculada y la gloria divina de nuestro bendito Señor aparecen en la ofrenda por el pecado, tan plenamente como en el holocausto. No importa en qué relación se encuentre, qué oficio ocupe, qué obra realice, qué puesto ocupe, sus glorias personales resplandecen en todo su esplendor divino.

Esta verdad de un solo y mismo Cristo, sea en el holocausto, sea en la ofrenda por el pecado, se manifiesta no sólo en el hecho de que, en cada caso, la ofrenda fue "sin mancha", sino también en "la Ley de la ofrenda por el pecado", donde leemos, "esta es la ley de la ofrenda por el pecado: en el lugar donde se degüella el holocausto, se degollará la ofrenda por el pecado delante de Jehová: es cosa santísima".

( Levítico 6:25 ) Ambos tipos apuntan a un mismo y gran Antitipo, aunque lo presentan en aspectos tan contrastados de Su obra.

En el holocausto, se ve a Cristo encontrando los afectos divinos; en la ofrenda por el pecado, se le ve satisfaciendo las profundidades de la necesidad humana. Que nos lo presenta como el Realizador de la voluntad de Dios; esto, como el Portador del pecado del hombre. En el primero, se nos enseña la preciosidad del sacrificio; en el último, el odio del pecado. Tanto, en cuanto a las dos ofrendas, en lo principal. El examen más minucioso de los detalles sólo tenderá a establecer la mente en la verdad de esta declaración general.

En primer lugar, al considerar el holocausto, observamos que se trataba de una ofrenda voluntaria. "Él lo ofrecerá de su propia voluntad voluntaria".* Ahora, la palabra "voluntario" no aparece en la ofrenda por el pecado. Esto es precisamente lo que podríamos esperar. Está en completo acuerdo con el objeto específico del Espíritu Santo, en el holocausto, presentarlo como una ofrenda voluntaria. La comida y la bebida de Cristo era hacer la voluntad de Dios, cualquiera que fuera esa voluntad.

Nunca pensó en preguntar qué ingredientes había en la copa que el Padre ponía en Su mano. Le bastaba con que el Padre lo hubiera mezclado. Así fue con el Señor Jesús como lo prefiguró el holocausto. Pero, en la ofrenda por el pecado, tenemos una línea de verdad bastante diferente desplegada. Este tipo introduce a Cristo en nuestros pensamientos, no como el Ejecutor "voluntario" de la voluntad de Dios, sino como el Portador de esa cosa terrible llamada "pecado", y el Sufridor de todas sus terribles consecuencias, de las cuales la más terrible, para Él, era el escondite del rostro de Dios.

Por lo tanto, la palabra "voluntario" no armonizaría con el objeto del Espíritu, en la ofrenda por el pecado. Estaría tan completamente fuera de lugar, en ese tipo, como divinamente en su lugar, en el holocausto. Su presencia y su ausencia son igualmente divinas; y ambos exhiben por igual la precisión perfecta y divina de los tipos de Levítico.

*algunos pueden encontrar dificultad en el hecho de que la palabra "voluntario" se refiere al adorador y no al sacrificio; pero esto no puede, de ninguna manera, afectar la doctrina presentada en el texto, que se basa en el hecho de que una palabra especial usada en la ofrenda quemada se omite en la ofrenda por el pecado. El contraste es válido, ya sea que pensemos en el oferente o en la oferta.

Ahora bien, el punto de contraste que venimos considerando, explica, o más bien armoniza, dos expresiones usadas por nuestro Señor. Él dice, en una ocasión, "la copa que mi Padre me ha dado, ¿no la he de beber?" Y, de nuevo, "Padre, si es posible, pase de mí esta copa". La primera de estas expresiones fue el pleno cumplimiento de las palabras con las que inició su carrera, a saber: "He aquí, vengo a hacer tu voluntad, oh Dios"; y, además, es la expresión de Cristo, como el holocausto.

Esta última, en cambio, es la expresión de Cristo, al contemplar el lugar que iba a ocupar, como ofrenda por el pecado. Lo que era ese lugar, y lo que estaba involucrado para Él, al tomarlo, lo veremos a medida que avancemos; pero es interesante e instructivo encontrar toda la doctrina de las dos ofrendas involucrada, por así decirlo, en el hecho de que una sola palabra introducida en una se omite en la otra.

Si en el holocausto encontramos la perfecta disposición de corazón con que Cristo se ofreció a sí mismo para el cumplimiento de la voluntad de Dios; luego, en la ofrenda por el pecado, encontramos cuán perfectamente entró en todas las consecuencias del pecado del hombre, y cómo llegó hasta la más remota distancia de la posición del hombre con respecto a Dios. Se deleitaba en hacer la voluntad de Dios; Tembló por perder, por un momento, la luz de su rostro bendito.

Ninguna ofrenda podría haberlo prefigurado en estas dos fases. Necesitábamos un tipo que nos lo presentara como Aquel que se deleita en hacer la voluntad de Dios; y necesitábamos un tipo que nos lo presentara como Aquel cuya naturaleza santa se apartaba de las consecuencias del pecado imputado. Bendito sea Dios, tenemos ambos. El holocausto proporciona uno, la ofrenda por el pecado el otro. Por lo tanto, cuanto más entremos en la devoción del corazón de Cristo a Dios, más comprenderemos su aborrecimiento del pecado; y viceversa _ Cada uno pone al otro en alivio; el fin del uso de la palabra "voluntario" en uno, y no en el otro, fija el significado principal de cada uno.

Pero, puede decirse: "¿No era la voluntad de Dios que Cristo se ofreciera a sí mismo como expiación por el pecado? Y, si es así, ¿cómo podría haber rehuir el cumplimiento de esa voluntad?" Seguramente, fue "el consejo determinado" de Dios que Cristo sufriera; y, además, fue el gozo de Cristo hacer la voluntad de Dios. Pero, ¿cómo hemos de entender la expresión: "Si es posible, pase de mí esta copa"? ¿No es la expresión de Cristo? ¿Y no hay un tipo expreso del Enunciador de la misma? Incuestionablemente Habría un serio vacío entre los tipos de la economía mosaica, si no hubiera uno que reflejara al Señor Jesús en la actitud exacta en que lo presenta la expresión anterior.

Pero el holocausto no lo refleja así. No hay una sola circunstancia relacionada con esa ofrenda que se corresponda con tal lenguaje. Solo la ofrenda por el pecado proporciona el tipo apropiado del Señor Jesús como Aquel que derramó esos acentos de intensa agonía, porque solo en ella encontramos las circunstancias que evocaron tales acentos desde las profundidades de Su alma sin mancha. La terrible sombra de la cruz, con su vergüenza, su maldición y su exclusión de la luz del rostro de Dios, pasaba por su espíritu, y no podía ni contemplarla sin un "si es posible, pase de mí esta copa". .

Pero, tan pronto como pronunció estas palabras, su profunda sujeción se manifiesta en "hágase tu Voluntad". ¡Qué copa más amarga! pasa de mí!" ¡Qué perfecta sujeción debe haber habido cuando, en presencia de una copa tan amarga, el corazón podía exhalar: "¡Hágase tu voluntad!"

Ahora consideraremos el acto típico de "imposición de manos". Este acto era común tanto a la ofrenda quemada como a la ofrenda por el pecado; pero, en el caso del primero, identificaba al oferente con una ofrenda sin defecto; en el caso del segundo, implicaba la transferencia del pecado del oferente a la cabeza de la ofrenda. Así fue en el tipo; y, cuando miramos el Antitipo, aprendemos una verdad de la naturaleza más reconfortante y edificante, una verdad que, si se entendiera más claramente y se experimentara plenamente, impartiría una paz mucho más estable que la que se posee ordinariamente.

Entonces, ¿cuál es la doctrina expuesta en la imposición de manos? Es este: Cristo "fue hecho pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él". ( 2 Corintios 5:1-21 ) Él tomó nuestra posición con todas sus consecuencias, para que nosotros pudiéramos obtener Su posición con todas sus consecuencias. Él fue tratado como pecado, en la cruz, para que nosotros podamos ser tratados como justicia, en presencia de la Santidad infinita.

Él fue echado fuera de la presencia de Dios porque tenía pecado sobre Él, por imputación, para que pudiéramos ser recibidos en la casa de Dios y en Su seno, porque tenemos una justicia perfecta por imputación. Tuvo que soportar que el semblante de Dios se ocultara, para que nosotros pudiéramos regocijarnos en la luz de ese semblante. Él tuvo que pasar por tres horas de oscuridad, para que pudiéramos caminar en la luz eterna. Él fue abandonado por Dios, por un tiempo, para que podamos disfrutar de Su presencia para siempre.

todo lo que se nos debía, como pecadores arruinados, le fue puesto a Él, para que todo lo que se le debía, como Consumador de la redención, pudiera ser nuestro. Había todo en contra de Él. Cuando colgó del madero maldito, para que no hubiera nada contra nosotros. Se identificó con nosotros, en la realidad de la muerte y del juicio, para que nos identificáramos con Él, en la realidad de vida y justicia.

Bebió la copa de la ira, la copa del temblor, para que podamos beber la copa de la salvación, la copa del favor infinito. Él fue tratado según nuestros merecimientos, para que nosotros pudiéramos ser tratados según los Suyos.

Tal es la maravillosa verdad ilustrada por el acto ceremonial de imposición de manos. Cuando el adorador hubo puesto su mano sobre la cabeza de la ofrenda quemada, dejó de ser una cuestión de lo que él era, o lo que merecía, y se convirtió enteramente en una cuestión de lo que era la ofrenda a juicio de Jehová. Si la ofrenda fue sin defecto, también lo fue el oferente; si la oferta era aceptada, también lo era el oferente.

Están perfectamente identificados. El acto de la imposición de manos los constituyó uno, a la vista de Dios. Miró al oferente a través de la ofrenda. Así fue, en el caso del holocausto. Pero, en la ofrenda por el pecado, cuando el oferente había puesto su mano sobre la cabeza de la ofrenda, se convirtió en una cuestión de lo que era el oferente, y lo que merecía. La ofrenda fue tratada de acuerdo con los merecimientos del oferente.

Estaban perfectamente identificados. El acto de la imposición de manos los constituyó uno, en el juicio de Dios. El pecado del oferente fue tratado en la ofrenda por el pecado; la persona del oferente: era aceptado en el holocausto. Esto marcó una gran diferencia. Por lo tanto, aunque el acto de imponer las manos era común a ambos tipos, y, además, aunque era expresivo, en el caso de cada uno, de identificación, sin embargo, aquí las consecuencias son lo más diferentes posible.

El justo tratado como el injusto; lo injusto aceptado en lo justo. "Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios". Esta es la doctrina. Nuestros pecados llevaron a Cristo a la cruz; pero Él nos lleva a Dios. Y, si Él nos lleva a Dios, es en Su propia aceptabilidad, como resucitado de entre los muertos, habiendo quitado nuestros pecados, según la perfección de Su propia obra.

Él llevó nuestros pecados lejos del santuario de Dios, para acercarnos al lugar santísimo, con plena confianza de corazón, teniendo la conciencia limpia de toda mancha de pecado por su preciosa sangre.

Ahora bien, cuanto más minuciosamente comparemos todos los detalles del holocausto y la ofrenda por el pecado, más claramente comprenderemos la verdad de lo que se ha dicho anteriormente, en referencia a la imposición de manos y sus resultados, en cada uno. caso.

En el primer capítulo de este volumen, notamos el hecho de que "los hijos de Aarón" se introducen en el holocausto, pero no en la ofrenda por el pecado. Como sacerdotes, tenían el privilegio de pararse alrededor del altar y contemplar la llama de un sacrificio aceptable que ascendía hacia el Señor. Pero en la ofrenda por el pecado, en su aspecto primario, se trataba del juicio solemne del pecado, y no del culto o admiración sacerdotal; y, por tanto, los hijos de Aarón no aparecen.

Es como pecadores convictos que tenemos que ver con Cristo, como el Antitipo de la ofrenda por el pecado. Es como sacerdotes adoradores, vestidos con ropas de salvación, que contemplamos a Cristo, como el Antitipo del holocausto.

Pero, además, mi lector puede observar que la ofrenda quemada fue "desollada", la ofrenda por el pecado no lo fue. Las ofrendas quemadas fueron "cortadas en sus pedazos", la ofrenda por el pecado no lo fue. "Los intestinos y las piernas" del holocausto eran "lavados en agua", acto que se omitía por completo en la ofrenda por el pecado. Por último, la ofrenda quemada se quemaba sobre el altar, la ofrenda por el pecado se quemaba fuera del campamento. Estos son puntos importantes de diferencia que surgen simplemente del carácter distintivo de las ofrendas.

Sabemos que no hay nada en la palabra de Dios sin su propio significado especial; y todo estudiante inteligente y cuidadoso de las Escrituras notará las diferencias anteriores; y, cuando los perciba, buscará, naturalmente, determinar su verdadera importancia. Puede haber ignorancia de esta importancia; pero la indiferencia a ella no debe. En cualquier sección de la inspiración, pero especialmente en una tan rica como la que tenemos ante nosotros, pasar por alto un solo punto sería deshonrar al Autor divino y privar a nuestras propias almas de mucho provecho.

Debemos detenernos en los detalles más minuciosos, ya sea para adorar la sabiduría de Dios en ellos, o para confesar nuestra propia ignorancia de ellos. Pasarlos por alto, en un espíritu de indiferencia, es dar a entender que el Espíritu Santo se ha tomado la molestia de escribir lo que no consideramos digno del deseo de comprender. Esto es lo que ningún cristiano sensato se atrevería a pensar.

Si el Espíritu, al escribir sobre la ordenanza de la ofrenda por el pecado, ha omitido los diversos ritos arriba mencionados, ritos que ocupan un lugar destacado en la ordenanza del holocausto, seguramente debe haber alguna buena razón para ello y alguna importante significado en, Su hacerlo así.

Estos querríamos aprehender; y, sin duda, surgen del diseño especial de la mente divina en cada ofrenda. La ofrenda por el pecado presenta ese aspecto de la obra de Cristo en el que se le ve tomando, judicialmente, el lugar que nos pertenecía moralmente. Por eso no podíamos buscar esa intensa expresión de lo que Él era, en todos sus resortes secretos de acción, tal como se desplegaba en el acto típico de "desollar".

Tampoco podría haber esa exhibición ampliada de lo que Él era, no meramente como un todo, sino en los rasgos más diminutos de Su carácter, como se ve en el acto de "cortarlo en sus pedazos". Ni, sin embargo, podría haber esa manifestación de lo que Él era, personal, práctica e intrínsecamente, como se establece en el significativo acto de "lavar los intestinos y las piernas en agua".

Todas estas cosas pertenecían a la fase del holocausto de nuestro bendito Señor, y sólo a eso, porque en él lo vemos ofreciéndose al ojo, al corazón y al altar de Jehová, sin ninguna cuestión de imputación. pecado, de ira o de juicio. En la ofrenda por el pecado, por el contrario, en lugar de tener como gran idea prominente lo que es Cristo, tenemos lo que es el pecado. En lugar de la preciosidad de Jesús, tenemos lo odioso del pecado.

En el holocausto, en la medida en que es Cristo mismo ofrecido y aceptado por Dios, tenemos todo hecho que posiblemente podría manifestar lo que Él era, en todos los aspectos. En la ofrenda por el pecado, porque es pecado, según lo juzgado por Dios, el caso es todo lo contrario. Todo esto es tan claro que no necesita ningún esfuerzo de la mente para comprenderlo. Fluye naturalmente del carácter distintivo del tipo.

Sin embargo, aunque el objetivo principal en la ofrenda por el pecado es reflejar aquello por lo que Cristo llegó a ser, y no lo que Él era en sí mismo; hay, sin embargo, un rito relacionado con este tipo, que expresa más plenamente Su aceptabilidad personal a Jehová. Este rito se establece en las siguientes palabras: "Y quitará de él todo el sebo del becerro para la ofrenda por el pecado: el sebo que cubre las entrañas, y todo el sebo que está sobre las entrañas, y los dos riñones , y el sebo que está sobre ellos, que está junto a los flancos, y el redaño sobre el hígado, con los riñones, quitará, como se quitó del becerro del sacrificio de las ofrendas de paz; y el sacerdote los quemará sobre el altar del holocausto.

( Levítico 4:8-10 ) Por lo tanto, la excelencia intrínseca de Cristo no se omite, incluso en la ofrenda por el pecado. La grasa quemada sobre el altar es la expresión adecuada de la apreciación divina de la preciosidad de la Persona de Cristo, sin importar qué lugar Él podría, en perfecta gracia, tomar, a nuestro favor o en nuestro lugar; Él fue hecho pecado por nosotros, y la ofrenda por el pecado es la sombra divinamente señalada de Él, a este respecto.

Pero, puesto que fue el Señor Jesucristo, el elegido de Dios, Su Santo, Su puro, Su inmaculado, Su Hijo eterno el que fue hecho pecado, por lo tanto, la grasa de la ofrenda por el pecado fue quemada sobre el altar, como un material apropiado para aquel fuego que fue la exhibición impresionante de la santidad divina.

Pero, incluso en este mismo punto, vemos qué contraste hay entre la ofrenda por el pecado y el holocausto. En el caso de este último, no era meramente la grasa, sino todo el sacrificio que se quemaba sobre el altar, porque era Cristo, sin ninguna cuestión de llevar pecado alguno. en el caso de los primeros, no había nada más que la grasa para ser quemada sobre el altar, porque se trataba de llevar el pecado, aunque Cristo fue quien llevó el pecado.

Las glorias divinas de la Persona de Cristo resplandecen, incluso entre las sombras más oscuras de aquel árbol maldito al que Él consintió en ser clavado como maldición por nosotros. la aborrecimiento de aquello con lo que, en el ejercicio del amor divino, conectó a su bendita Persona, en la cruz, no pudo impedir que el dulce olor de su preciosidad ascendiera al trono de Dios. Así, nos hemos revelado el profundo misterio del rostro de Dios escondido de lo que Cristo se hizo, y el corazón de Dios refrescado por lo que Cristo fue.

Esto imparte un encanto peculiar a la ofrenda por el pecado. Los resplandecientes rayos de la gloria personal de Cristo resplandeciendo en medio de las terribles tinieblas del Calvario. Su valor personal manifestó, en las profundidades más profundas de Su humillación, el deleite de Dios en Aquel de quien Él tenía, en vindicación de Su inflexible justicia y santidad, para ocultar Su rostro todo esto se manifiesta en el hecho de que la grasa de la ofrenda por el pecado fue quemada sobre el altar.

Habiendo, pues, tratado de señalar, en primer lugar, lo que se hizo con "la sangre"; y, en segundo lugar, qué se hacía con "la grasa"; ahora tenemos que considerar lo que se hizo con "la carne". "Y la piel del becerro, y toda su carne ... sacará todo el becerro fuera del campamento, a un lugar limpio, donde se echan las cenizas, y lo quemará sobre la leña al fuego, donde se echan las cenizas. derramado será quemado.

(Ver. 11, 12) En este acto tenemos la característica principal de la ofrenda por el pecado, que la distinguía tanto del holocausto como de la ofrenda de paz. Su carne no se quemaba sobre el altar, como en el holocausto. ni el sacerdote ni el adorador lo comían, como en la ofrenda de paz, sino que se quemaba completamente fuera del campamento. el lugar santo, será comido; será quemado en el fuego.

( Levítico 6:30 ) “Porque los cuerpos de aquellas bestias, cuya sangre es traída al santuario por el sumo sacerdote por el pecado, son quemados fuera del campamento. Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo con su propia sangre, padeció fuera de la puerta.” ( Hebreos 13:11-12 )

*La declaración en el texto se refiere únicamente a las ofrendas por el pecado cuya sangre se llevaba al lugar santo. Había ofrendas por el pecado de las que participaban Aarón y sus hijos. (Ver Levítico 6:26-29 ; Números 18:9-10 )

Ahora bien, al comparar lo que se hizo con la "sangre" con lo que se hizo con la "carne" o "cuerpo" del sacrificio, se nos presentan dos grandes ramas de la verdad, a saber, la adoración y el discipulado. La sangre traída al santuario es el fundamento de la primera. El cuerpo quemado fuera del campamento es el fundamento de este último. Antes de que podamos adorar, en paz de conciencia y libertad de corazón, debemos saber, con la autoridad de la palabra y por el poder del Espíritu, que toda la cuestión del pecado ha sido resuelta para siempre por la sangre de la ofrenda divina por el pecado, que Su sangre ha sido rociada, perfectamente, ante el Señor, que todos los reclamos de Dios, y todas nuestras necesidades, como pecadores arruinados y culpables, han sido, para siempre, respondidas.

Esto da una paz perfecta; y, en el disfrute de esta paz, adoramos a Dios. Cuando un israelita, en la antigüedad, había ofrecido su ofrenda por el pecado, su conciencia se tranquilizaba, en la medida en que la ofrenda era capaz de impartir descanso. Cierto, no fue más que un descanso temporal, siendo el fruto de un sacrificio temporal. Pero, claramente, cualquier tipo de descanso que la ofrenda pudiera impartir, que el oferente pudiera disfrutar.

Por lo tanto, siendo nuestro Sacrificio divino y eterno, nuestro descanso es también divino y eterno. Como es el sacrificio, tal es el reposo que en él se funda. Un judío nunca tuvo una conciencia eternamente limpia, simplemente porque no tuvo un sacrificio eternamente eficaz. Él podría, de cierta manera, tener su conciencia limpia por un día, un mes o un año; pero no podía hacerlo purgar para siempre.

“Pero habiendo venido Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por un tabernáculo más grande y más perfecto, no hecho de manos, es decir, no de este edificio, ni por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una sola vez en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.

Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para purificación de la carne; ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual, por el Espíritu eterno, se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestra conciencia de obras muertas para servir al Dios vivo?” ( Hebreos 11:11-14 ).

Aquí tenemos la declaración completa y explícita de la doctrina. La sangre de machos cabríos y becerros procuraba una redención temporal; la sangre de Cristo procura la eterna redención. El primero se purificó exteriormente; el segundo, interiormente. que limpiaba la carne, por un tiempo; esto, la conciencia, para siempre. Toda la cuestión depende, no del carácter o condición del oferente, sino del valor de la ofrenda.

La cuestión no es, de ninguna manera, si un cristiano es mejor hombre que un judío, sino si la sangre de Cristo es mejor que la sangre de un toro. Seguro que es mejor. ¿Cuánto mejor? Infinitamente mejor. El Hijo de Dios imparte toda la dignidad de su propia Persona divina al sacrificio que ofreció; y si la sangre de un becerro purificó la carne durante un año, ¿cuánto más la sangre del Hijo de Dios purificará la conciencia para siempre? Si eso se llevó

algún pecado, ¿cuánto más esto quitará " todo " ?

Ahora, ¿por qué la mente de un judío estaba tranquila, por el momento, cuando había ofrecido su ofrenda por el pecado? ¿Cómo supo que el pecado especial por el cual había traído su sacrificio estaba perdonado? Porque Dios había dicho, "le será perdonado". La paz de su corazón, en referencia a ese pecado en particular, descansaba sobre el testimonio del Dios de Israel y la sangre de la víctima. Entonces, ahora, la paz del creyente, en referencia a "todo PECADO", descansa sobre la autoridad de la palabra de Dios, y "la sangre preciosa de Cristo.

Si un judío hubiera pecado y se hubiera negado a traer su ofrenda por el pecado, debería haber sido "cortado de entre su pueblo", pero cuando tomó su lugar como pecador cuando puso su mano sobre la cabeza de una ofrenda por el pecado, entonces, la ofrenda fue "cortada" en lugar de él, y él estaba libre, hasta ahora. La ofrenda fue tratada como merecía el oferente, y, por lo tanto, para él no saber que su pecado le fue perdonado, hacer a Dios un mentiroso, y tratar la sangre de la ofrenda por el pecado divinamente designada como nada.

Y, si esto fuera cierto, en referencia a alguien que solo tiene la sangre de un macho cabrío para reposar, ¿cuánto más poderosamente se aplica a alguien que tiene la preciosa sangre de Cristo para reposar? El creyente ve en Cristo a Aquel que ha sido juzgado por todos sus pecados Aquel que, cuando colgaba de la cruz, soportó toda la carga de su pecado Aquel que, habiéndose hecho responsable de ese pecado, no podía estar donde está ahora, si toda la cuestión del pecado no hubiera sido resuelta, de acuerdo con todos los reclamos de la justicia infinita.

Tan absolutamente tomó Cristo el lugar del creyente en la cruz tan completamente se identificó con Él tan completamente fue todo el pecado del creyente imputado a Él, allí y entonces, que toda cuestión de la responsabilidad del creyente todo pensamiento de su culpa toda idea de su exposición al juicio ya la ira, queda eternamente apartado.* Todo se arregló en el madero maldito, entre la Justicia Divina y la Víctima Sin Mancha.

Y ahora el creyente está tan absolutamente identificado con Cristo, en el trono, como Cristo fue identificado con él en el madero. La justicia no tiene cargos que presentar contra el creyente, porque no tiene cargos que presentar contra Cristo. Así permanece para siempre. Si se pudiera presentar una acusación contra el creyente, sería cuestionar la realidad de la identificación de Cristo con él, en la cruz, y la perfección de la obra de Cristo, en su nombre.

Si, cuando el adorador, en la antigüedad, estaba de regreso, después de haber ofrecido su ofrenda por el pecado, alguien le hubiera acusado de ese pecado especial por el cual había sangrado su sacrificio, ¿cuál habría sido Su respuesta? Sólo esto: "el pecado ha sido removido por la sangre de la víctima, y ​​Jehová ha pronunciado las palabras: 'Será perdonado'". La víctima había muerto en lugar de él; y vivió en lugar de la víctima.

*Tenemos un ejemplo singularmente hermoso de la exactitud divina de las Escrituras, en 2 Corintios 5:21 , "Por nosotros lo hizo pecado ( hamartian epoiesen ), para que nosotros fuésemos hechos ( ginometha ) justicia de Dios en él. " El lector inglés podría suponer que la palabra que se traduce "hecho" es la misma en cada cláusula del pasaje. Este no es el caso.

Tal era el tipo. Y, en cuanto al Antitipo, cuando el ojo de la fe se posa en Cristo como la ofrenda por el pecado, lo contempla como Aquel que, habiendo asumido una vida humana Perfecta, entregó esa vida en la cruz, porque el pecado estaba, allí y entonces, unido a él por imputación. Pero, lo contempla, también, como Aquel que, teniendo en sí mismo el poder de la vida divina y eterna, se levantó de la tumba en el mismo, y que ahora imparte esta, Su vida resucitada, Su divina, Su vida eterna a todos los que creen. en Su nombre.

El pecado se ha ido, porque la vida a la que estaba unido se ha ido, y ahora, en lugar de la vida a la que estaba unido el pecado, todos los verdaderos creyentes poseen la vida a la que se une la justicia. La cuestión del pecado nunca puede plantearse, en referencia a la vida resucitada y victoriosa de Cristo; pero esta es la vida que poseen los creyentes. No hay otra vida. Todo lo demás es muerte, porque todo lo demás está bajo el poder del pecado.

"El que tiene al Hijo, tiene la vida"; y el que tiene la vida, también tiene la justicia. Las dos cosas son inseparables, porque Cristo es a la vez lo uno y lo otro. Si el juicio y la muerte de Cristo, en la cruz, fueron realidades, entonces, la vida y la justicia del creyente son realidades. Si el pecado imputado era una realidad para Cristo, la justicia imputada es una realidad para el creyente. El uno es tan real como el otro; porque, si no, Cristo habría muerto en vano.

La base verdadera e irrefutable de la paz es que las demandas de la naturaleza de Dios han sido satisfechas perfectamente, en cuanto al pecado. ¿La muerte de Jesús los ha satisfecho a todos los satisfechos de la conciencia despierta? El gran hecho de la resurrección. Un Cristo resucitado declara la plena liberación del creyente, su perfecta liberación de toda demanda posible. “Él fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación” ( Romanos 4:25 ) Para un cristiano no saber que su pecado se ha ido, y se ha ido para siempre, es menospreciar la sangre de su divina ofrenda por el pecado. . Es negar que ha habido la presentación perfecta, la séptuple aspersión de la sangre ante el Señor.

Y ahora, antes de apartarme de este punto fundamental que nos ha estado ocupando, quisiera hacer un llamamiento ferviente y solemnísimo al corazón y la conciencia de mi lector. Permíteme preguntarte, querido amigo, ¿has sido llevado a descansar en este santo y fundación feliz? ¿Sabes que la cuestión de tu pecado ha sido eliminada para siempre? ¿Has puesto tu mano, por fe, sobre la cabeza de la ofrenda por el pecado? ¿Has visto la sangre expiatoria de Jesús quitando toda tu culpa y llevándola a las poderosas aguas del olvido de Dios? ¿Tiene la Justicia Divina algo contra ti? ¿Estás libre de los horrores indecibles de una conciencia culpable? No descanses, te lo ruego, satisfecho hasta que puedas dar una respuesta gozosa a estas preguntas.

Estén seguros de ello, es el feliz privilegio del bebé más débil en Cristo regocijarse en la remisión completa y eterna de los pecados, sobre la base de la expiación consumada; y, por lo tanto, para cualquiera que enseñe lo contrario, es rebajar el sacrificio de Cristo al nivel de "cabras y becerros". Si no podemos saber que nuestros pecados son perdonados, entonces, ¿dónde están las buenas nuevas del evangelio? ¿No está un cristiano mejor que un judío en el asunto de una ofrenda por el pecado? Este último tuvo el privilegio de saber que sus asuntos se arreglaron durante un año, por la sangre de un sacrificio anual. ¿Puede el primero no tener ninguna certeza en absoluto? Incuestionablemente. Pues bien, si hay alguna certeza, debe ser eterna, en cuanto descansa sobre un sacrificio eterno.

Esto, y solo esto, es la base de la adoración. La plena seguridad del pecado quitado, ministra, no a un espíritu de confianza en sí mismo, sino a un espíritu de promesa, agradecimiento y adoración. Produce, no un espíritu de complacencia propia, sino de complacencia de Cristo, el cual, bendito sea Dios, es el espíritu que caracterizará a los redimidos por toda la eternidad. No lleva a pensar poco en el pecado, sino a pensar mucho en la gracia que lo ha perdonado perfectamente, y en la sangre que lo ha borrado perfectamente.

Es imposible que alguien pueda contemplar la cruz, pueda ver el lugar que Cristo ocupó, pueda meditar sobre los sufrimientos que soportó, pueda reflexionar sobre esas tres terribles horas de oscuridad y, al mismo tiempo, pensar con ligereza en el pecado. Cuando se entra en todas estas cosas, en el poder del Espíritu Santo, hay dos resultados que deben seguir, a saber, un aborrecimiento del pecado, en todas sus formas, y un amor genuino a Cristo, Su pueblo y Su causa.

Consideremos ahora lo que se hizo con la "carne" o "cuerpo" del sacrificio, en el cual, como se ha dicho, tenemos la verdadera base del discipulado. "Llevará todo el becerro, fuera del campamento, a un lugar limpio, donde se echarán las cenizas, y lo quemará sobre la leña con fuego". ( Levítico 4:12 ) Este acto debe ser visto de manera doble; primero, como expresando el lugar que el Señor Jesús tomó para nosotros, como llevando el pecado; en segundo lugar, como expresión del lugar al que fue arrojado por un mundo que lo había rechazado. Es sobre este último punto sobre el que quisiera llamar la atención de mi lector.

El uso que el apóstol, en Hebreos 13:1-25 , hace del hecho de que Cristo "padeció fuera de la puerta", es profundamente práctico. “Salgamos, pues, hacia él, fuera del campamento, llevando su oprobio”. Si los sufrimientos de Cristo nos han asegurado la entrada al cielo, el lugar donde Él sufrió expresa nuestro rechazo desde la tierra.

Su muerte nos ha procurado una ciudad en lo alto; el lugar donde murió nos despoja de una ciudad abajo.* "Padeció fuera de la puerta", y, al hacerlo, apartó a Jerusalén como el actual centro de la operación divina. No existe tal cosa, ahora, como un lugar consagrado en la tierra. Cristo ha tomado Su lugar, como Alguien que sufre, fuera del alcance de la religión de este mundo, su política y todo lo que le pertenece.

El mundo lo aborreció y lo echó fuera. Por tanto, la palabra es, " id adelante". Este es el lema, con respecto a todo lo que los hombres instalarían aquí, en forma de "campamento", sin importar cuál sea ese campamento. Si los hombres levantan "una ciudad santa", debes buscar a un Cristo rechazado "fuera de la puerta". Si los hombres establecen un campamento religioso, llámalo como quieras, debes "salir" de él para encontrar a un Cristo rechazado.

No es que la superstición ciega no ande a tientas entre las ruinas de Jerusalén, en busca de las reliquias de Cristo. Seguramente lo hará, y así lo ha hecho. Afectará descubrir y honrar el lugar de Su cruz y Su sepulcro. También la codicia de la naturaleza, aprovechándose de la superstición de la naturaleza, ha llevado a cabo durante siglos un lucrativo tráfico, bajo el astuto pretexto de honrar las llamadas localidades sagradas de la antigüedad.

Pero un solo rayo de luz de la lámpara celestial del Apocalipsis es suficiente para permitirnos decir que debes "salir" de todas estas cosas, para encontrar y disfrutar la comunión con un Cristo rechazado.

*La Epístola a los Efesios proporciona la vista más elevada del lugar de la Iglesia en lo alto, y nos la da, no solo en cuanto al título, sino también en cuanto al modo. El título es, seguramente, la sangre; pero el modo se declara así: "Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos); y juntamente nos resucitó, y juntamente nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús". ( Efesios 2:4-6 )

Sin embargo, mi lector deberá recordar que hay mucho más involucrado en el llamado conmovedor de "adelante", que un mero escape de los groseros absurdos de una superstición ignorante, o los designios de una astuta codicia. Hay muchos que pueden, con fuerza y ​​elocuencia, exponer todas estas cosas, que están muy lejos de cualquier pensamiento de responder al llamado apostólico. Cuando los hombres levantan un "campamento" y se reúnen en torno a un estandarte en el que está estampado algún dogma importante de la verdad, o alguna institución valiosa, cuando pueden apelar a un credo ortodoxo, un esquema avanzado e ilustrado de doctrina, un ritual espléndido, capaz de satisfacer las aspiraciones más ardientes de la naturaleza devocional del hombre cuando alguna o todas estas cosas existen,

Sin embargo, deben ser discernidos y puestos en práctica, porque es perfectamente cierto que la atmósfera de un campamento, cualquiera que sea su base o norma, es destructiva de la comunión personal con un Cristo rechazado; y ninguna supuesta ventaja religiosa puede jamás compensar la pérdida de esa comunión. Es la tendencia de nuestros corazones a caer en formas frías y estereotipadas. Este ha sido siempre el caso en la iglesia profesante.

Estas formas pueden haberse originado en el poder real. Pueden haber resultado de visitas positivas del Espíritu de Dios. La tentación es estereotipar la forma cuando el espíritu y el poder se han ido. Se trata, en principio, de montar un campamento. El sistema judío podía presumir de un origen divino. Un judío podía señalar triunfalmente el templo, con su espléndido sistema de adoración, su sacerdocio, sus sacrificios, todo su mobiliario, y mostrar que todo había sido transmitido por el Dios de Israel.

Podía dar capítulo y versículo, como decimos, para todo lo relacionado con el sistema al que estaba adscrito. ¿Dónde está el sistema, antiguo, medieval o moderno, que podía ostentar tan elevadas y poderosas pretensiones, o caer sobre el corazón con un peso de autoridad tan abrumador? Y sin embargo, la orden era "SIGUE ADELANTE".

Este es un asunto profundamente solemne. Nos concierne a todos, porque todos somos propensos a desviarnos de la comunión con un Cristo vivo y hundirnos en una rutina muerta. De ahí el poder práctico de las palabras, ir hacia él ". No es, ir de un sistema a otro, de un conjunto de opiniones a otro, de una compañía de personas a otra. No: sino ir de todo lo que merece el apelativo de campamento, " a él " que "sufrió fuera de la puerta".

"El Señor Jesús está completamente fuera de la puerta ahora, como lo estuvo cuando sufrió allí hace dieciocho siglos. ¿Qué fue lo que lo puso fuera? "El mundo religioso" de ese día: y el mundo religioso de ese día es, en espíritu y principio, el mundo religioso del momento presente. El mundo es el mundo todavía. "No hay nada nuevo bajo el sol". Cristo y el mundo no son uno. El mundo se ha cubierto con el manto; del cristianismo; pero es sólo para que su odio a Cristo pueda desarrollarse en formas más mortíferas por debajo.

No nos engañemos. Si vamos a caminar con un Cristo rechazado, debemos ser un pueblo rechazado. Si nuestro Maestro "sufrió fuera de la puerta", no podemos esperar reinar dentro de la puerta. Si seguimos sus pasos, ¿adónde nos llevarán? Seguramente, no a los lugares altos de este mundo sin Dios y sin Cristo.

"Su camino, sin alegría por las sonrisas terrenales,

Conducido sólo a la cruz".

Es un Cristo despreciado, un Cristo rechazado, un Cristo fuera del campamento. ¡Vaya! entonces, querido lector cristiano, acerquémonos a Él, llevando Su reproche. No nos regodeemos en el sol del favor de este mundo, viéndolo crucificado, y odiando todavía, con un odio sin paliativos, al Amado a quien debemos nuestro presente y eterno todo, y que nos ama con un amor que muchas aguas no pueden apagar.

. No acreditemos, directa o indirectamente, aquello que se llama a sí mismo por su sagrado nombre; pero, en realidad, odia Su Persona, odia Sus caminos, odia Su verdad, odia la mera mención de Su advenimiento.

Seamos fieles a un Señor ausente. Vivamos para Aquel que murió por nosotros. Mientras nuestras conciencias reposan en Su sangre, que los afectos de nuestro corazón se entrelacen alrededor de Su Persona; para que nuestra separación de "este presente mundo malo" no sea meramente una cuestión de principios fríos, sino una separación afectiva, porque el objeto de nuestros afectos no está aquí.

Que el Señor nos libre de la influencia de ese egoísmo consagrado y prudencial, tan común en el tiempo presente, que no estaría exento de religiosidad, pero que es enemigo de la cruz de Cristo.

Lo que queremos, para hacer frente con éxito a esta terrible forma de mal, no son puntos de vista peculiares, o principios especiales, o teorías curiosas, o una fría precisión intelectual. Queremos una devoción profunda a la Persona del Hijo de Dios; una consagración de todo corazón de nosotros mismos, cuerpo, alma y espíritu, a Su servicio; un ferviente anhelo por su glorioso advenimiento. Estas, mi lector, son las necesidades especiales de los tiempos en que usted y yo vivimos.

¿No te unirás, entonces, a pronunciar, desde lo más profundo de tu corazón, el clamor: "Oh Señor, aviva tu obra", "completa el número de tus escogidos!" "¡Apresura tu reino!" "¡Ven, Señor Jesús, ven pronto!"


Nuevo Testamento