Y el SEÑOR dijo a Satanás: ¿Has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, un varón perfecto y recto, que teme a Dios y se aparta del mal? y aún mantiene firme su integridad, (c) aunque me empujaste contra (d) él, para destruirlo sin causa.

(c) Demuestra la integridad de Job al decir que no dejó de temer a Dios cuando sus plagas se apoderaron de él.

(d) Es decir, cuando no tenías nada en contra de él, o cuando no pudiste llevar a cabo tu propósito.