La voz del SEÑOR divide las (e) llamas de fuego.

(e) Hace que los relámpagos se disparen y se deslicen.