• Proverbios 3:7

    No seas sabio en tu propia opinión: Teme al SEÑOR y apártate del mal,

  • Proverbios 3:8

    porque será medicina para tu carne y refrigerio para tus huesos.