6-15 El trabajo de los ministros es razonar con la gente; no solo para exhortar y dirigir, sino para persuadir, para convencer los juicios de los hombres, y así obtener su voluntad y afecto. Samuel razona de los actos justos del Señor. Aquellos que siguen a Dios fielmente, él les permitirá continuar siguiéndolo. La desobediencia ciertamente sería la ruina de Israel. Nos equivocamos si pensamos que podemos escapar de la justicia de Dios, tratando de sacudirnos su dominio. Si resolvemos que Dios no nos gobernará, sin embargo, nos juzgará.