No por ninguna injusticia ... - Todavía afirmando que no merece sus penas, y que estas calamidades no le han sobrevenido a causa de grandes pecados, como creían sus amigos.

Mi oración es pura - Mi devoción; mi adoración a Dios no es hipócrita, como sostienen mis amigos.