Pero ahora tráeme un juglar. Y sucedió que cuando el juglar (l) jugaba, la mano del SEÑOR vino sobre él.

(l) Cantó cánticos para la gloria de Dios, y así movió el corazón de los profetas a la profecía.