(c) Pero sus ojos estaban cerrados para que no lo conocieran.

(c) Fueron reprimidos y detenidos, sin duda Dios lo designó para que fuera así: y por lo tanto, su cuerpo no era invisible, sino que sus ojos estaban empañados.