• Proverbios 3:11

    No deseches, hijo mío, la disciplina del SEÑOR ni te resientas por su reprensión;

  • Proverbios 3:12

    porque el SEÑOR disciplina al que ama, como el padre al hijo a quien quiere.