• Proverbios 3:21

    Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos; guarda la iniciativa y la prudencia,

  • Proverbios 3:22

    y serán vida para tu alma y gracia para tu cuello.

  • Proverbios 3:23

    Entonces andarás confiadamente por tu camino y tu pie no tropezará.

  • Proverbios 3:24

    Cuando te acuestes no tendrás temor; más bien, te acostarás y tu sueño será dulce.

  • Proverbios 3:25

    No tendrás temor del espanto repentino ni de la ruina de los impíos, cuando llegue,

  • Proverbios 3:26

    porque el SEÑOR será tu confianza y él guardará tu pie de caer en la trampa.