"Luego tomaron sus restos y los sepultaron debajo del tamarisco en Jabes, y ayunaron siete días."