Job 16:1-22

1 Entonces respondió Job y dijo:

2 — He oído muchas cosas como estas; consoladores gravosos son todos ustedes.

3 ¿Habrá fin para las palabras vacías? ¿Qué te incita a responder?

4 Yo también podría hablar como ustedes. Si su alma estuviera en lugar de la mía, yo también podría componer discursos contra ustedes, y por ustedes sacudiría mi cabeza.

5 Los alentaría con mi boca, y el movimiento de mis labios traería alivio.

6 »Pero si hablo, mi dolor no tiene alivio; y si dejo de hablar, ¿qué se ha de ir de mí?

7 Pero ahora Dios me tiene agobiado. Ha desolado toda mi compañía

8 y me ha llenado de arrugas. Mi debilidad responde en mi propia cara; ha venido a ser testigo y se ha levantado contra mí.

9 Su furor me ha despedazado pues me aborrece; contra mí hace crujir sus dientes. Mi adversario aguza su mirada contra mí.

10 Contra mí han abierto su boca; con afrenta han golpeado mis mejillas. A una se han juntado contra mí.

11 Dios me ha entregado a los perversos; me ha empujado a las manos de los impíos.

12 Yo estaba tranquilo pero él me sacudió; me tomó por el cuello y me despedazó. Él me ha puesto por blanco suyo;

13 sus arqueros me han rodeado. Atraviesa mis riñones sin compasión y derrama por tierra mi hiel.

14 Abre en mí brecha tras brecha; contra mí arremete como un guerrero.

15 »He cosido cilicio sobre mi piel y he hundido mi fuerza en el polvo.

16 Mi rostro está enrojecido con el llanto, y sobre mis párpados hay densa oscuridad

17 a pesar de no haber violencia en mis manos y de ser pura mi oración.

18 »¡Oh tierra, no encubras mi sangre! ¡Que no haya lugar para mi clamor!

19 He aquí que también ahora mi testigo está en los cielos; en las alturas está mi defensor.

20 Mis amigos me escarnecen; mis ojos derraman lágrimas ante Dios.

21 ¡Oh, si alguien llevara la causa de un hombre ante Dios como entre el hombre y su prójimo!

22 Porque los pocos años se van, y yo iré por el camino sin retorno.

CAPITULO 16

SERIE SEGUNDA

REPLICA DE JOB.

2. (13:4.)

3. “Palabras de viento,” el hebreo. Contesta a Elifaz en las palabras de la reprensión de él (15:2). animarálit., ¿Qué es lo que te fatiga para que contradigas? Es decir, ¿qué he dicho yo que te provoque? (Schuttens.) O, como mejor concuerda con la primer cláusula, ¿Porqué os fatigáis contradiciendo? (Umbreit.)

4. compañía—Más bien, Maniobraría (un ejército) de palabras. movería mi cabeza—en mofa; significa la señal de asentir no el cabeceo negativo; el cabeceo no es para nosotros, como en el oriente, un gesto de escarnio (Isaías 37:22; Jeremias 18:16; Mateo 27:39).

5. con mis palabrasLit., “con mi boca:” ironía amarga. En alusión a las jactanciosas “consolaciones” de Elifaz (Mateo 15:11). Lo opuesto de alentar con el corazón; eso es, la consolación verdadera. Tradúzcase: “Yo también (como tú) alentaría con la boca,” eso es, con habla descorazonada. “Y el movimiento de mis labios (mero consuelo de labios) apaciguaría” (de la misma manera que vosotros). (Umbreit). El “cordial consejo” (Proverbios 27:9) es lo opuesto.

6. se apartalit., “¿Qué (porción de mi padecimiento) se aparta de mí?”

7. empero ahora—Más bien: “¡Ah!” me ha fatigado Dios. compañía—Más bien, “grupo de testigos,” a saber, los que podrían atestiguar su inocencia, sus hijos, siervos, etc. Así se traduce en el v. siguiente. Umbreit hace que los testigos sean Job mismo, porque ¡ay! no tenía otro testigo a su favor. Esto es demasiado recóndito.

8. arrugado—Más bien (como también la misma palabra hebrea en 22:16: “cortado”): “Tú me has engrillado, tu testigo” (además de cortar mi compañía de testigos, v. 7); es decir, me has incapacitado por los dolores de atestiguar debidamente mi inocenaia. Pero otro “testigo” se levanta contra él, a saber, su “flacura” o miserable condición de cuerpo, interpretada por sus amigos como prueba de culpabilidad. El sentido radical del hebreo es juntar, de donde viene el doble sentido de atar o encadenar, y en el siríaco, arrugar. flacura—significa también mentira; insinua que era un “testigo” falso.

9. Figura de una fiera. Así se le representa a Dios en el 10:16. contrario—Más bíen, “y duramente me persigue.” Job no atribuiría “odio” (V. Inglesa) a Dios (Salmo 50:22). mi enemigo—(Salmo 7:12). Me lanza ojeadas airosas, como un enemigo (Salmo 13:24).

10. Abrieron … boca—No a fin de devorar, sino de mofarse de él. Para colmo de calamidad, la mofa de sus amigos (v. 10) se agrega al trato hostil de Dios (v. 9). Hirieron mis mejillasfig., de ultraje insolente (Lamentaciones 3:30; Mateo 5:39). se juntaron—“Conspiraron unánimemente” (Schuttens.)

11. Hame entregadolit., me arrojó de cabeza. al mentiroso —a saber, a sus amigos profesos, que le persiguieron con discursos hirientes.

12. Próspero estaba—en tiempos pasados (cap. 1). por la cerviz—como una fiera a la presa (así 10:16). despedazóme—en contraste con su condición anterior de sosiego (Salmo 102:10). blanco—(Salmo 7:20; Lamentaciones 3:12). Dios me deja siempre recobrar fuerzas, a fin de atormentarme incesantemente.

13. sus flecheros—Continúa la figura del v. anterior. Dios, al hacerme su “blanco,” está acompañado por los tres amigos, cuyas palabras le son como flechas agudas. mi hiel—dicha por una parte vital. Así el hígado (Lamentaciones 2:11).

14. La figura es del asedio de una fortaleza que hace brechas en las murallas (2 Reyes 14:13). gigante—fuerte guerrero.

15. cosí—que denota el ajuste apretado de la ropa de luto; era un saco con apertura para los brazos, cosido ajustado al cuerpo. cargué mi cabeza—figura del ganado cornudo que, cuando excitado, cavan en la tierra con los cuernos. El cuerno es emblema de poder (1 Reyes 22:11). Aquí, está en el polvo, lo que aplicado a Job, denota su humillación de su grandeza anterior. Arrojarse uno en el polvo es señal de duelo; esta idea está aquí unida a la de nerviosa desesperación, pintada por la furia de un animal cornudo. Los drusos del Líbano aún llevan cuernos como ornamentos.

16. enlodado—Más bien, “rojo,” eso es, sonrojado y acalorado. (Umbreit y Noyes). entenebrecidos—Lit., “sombra de muerte:” o sea ennegrecidos por las muchas lágrimas (Lamentaciones 5:17). Job aquí se refiere a la acusación de Sofar (Lamentaciones 11:14). Casi las mismas palabras se usan tocante al Señor Jesucristo (Isaías 53:9). Lo mismo el v. 10 corresponde a la descripción de él (Salmo 12:13; Isaías 50:6; y el v. 4 con Salmo 22:7). Cristo sólo realizó lo que Job aspiraba alcanzar, la justicia externa de hechos y la pureza interna de devoción. Jesucristo como el hombre representativo está tipificado hasta cierto punto en todo siervo de Dios en el Antiguo Testamento. mi sangre—eso es, mi padecimiento no merecido. Se compara al asesinado, cuya sangre la tierra se niega a absorber mientras no se le vengue. (Génesis 4:10; Ezequiel 24:1, Ezequiel 24:8; Isaías 26:21). Los árabes dicen que el rocío del cielo no desciende en un lugar mojado por sangre inocente (cf. 2 Samuel 1:21). lugar—lugar de descanso.” ¡Que mi clamor nunca cese!” ¡Que se extienda a lo lejos! “Tierra” en este v. está en antítesis con “cielo” (v. 19). ¡Que sea mi inocencia tan bien conocida a los hombres como lo es a Dios mismo!

19. he aquí—aún ahora, cuando estoy tan mal comprendido en la tierra, Dios en el cielo es sensible a mi inocencia. mi testigo—En medio de toda su impaciencia, Job aún confía en Dios.

20. Más enfático en el hebreo: “¡mis mofadores—mis amigos!” Paradoja hiriente. (Umbreit.) Es a Dios solo a quien puede pedir atestiguación de su inocencia; esto suplica con ojos lacrimosos.

21. el hombre—Más bien, Dios mismo. “¡Ojalá abogara por un hombre (a saber, por mí) contra Dios.” Job singularmente dice: Dios debe defenderme contra Dios; porque él me hace sufrir, y él solo sabe que soy inocente. (Umbreit.) Así ayudó Dios a Jacob contra sí mismo (cf. 23:6; Génesis 32:25). Dios en Cristo aboga con Dios por el hombre (Romanos 8:26). como … prójimolit., “Como el Hijo del hombre … prójimo,” prefigurando la intercesión de Jesucristo: bendición que Job anhelaba gozar (Romanos 9:33), aunque la plenitud espiritual de sus propias palabras, dichas para todas las edades, le eran poco comprendidas (Salmo 80:17). prójimo—el hebreo: amigo. Job mismo (Salmo 42:8) intercedió por sus “amigos”, aunque eran “disputadores” o “mofadores” (v. 20); asimismo Jesucristo por sus “amigos” (Juan 15:13).

22. contados lit., “años de número, ” es decir, pocos, lo opuesto de “innúmeros” (Génesis (Juan 34:30).