¿Quién puede numerar las nubes? - La palabra aquí traducida como "nubes" (שׁחקים shachaqiym) se aplica a las nubes como formadas por "partículas pequeñas" - como si estaban compuestos de polvo fino y, por lo tanto, la palabra número se les aplica, no como si las nubes fueran innumerables, sino que nadie podía estimar el número de partículas que entran en su formación.

En sabiduría - Por su sabiduría. ¿Quién tiene suficiente inteligencia para hacerlo?

¿O quién puede quedarse con las botellas del cielo? - Margen, como en hebreo "causa que se acueste". Las nubes se comparan aquí con las botellas, como si retenieran el agua de la misma manera; compare las notas en Job 26:8. La palabra traducida "quedarse" en el texto, y en el margen "hacer que se acueste", es traducida por Umbreit, "derramar", de un significado árabe de la palabra. Gesenius supone que el significado de "verter" se deriva de la idea de "hacer que se acueste", del hecho de que se hizo que una botella o recipiente se acostara o se inclinara hacia un lado cuando se vertía su contenido. Esta explicación parece probable, aunque no hay otro lugar en el hebreo donde se use la palabra en este significado. La sensación de derramar está de acuerdo con la conexión.