El tratamiento de la sangre era especial en las ofrendas por el pecado. En las ofrendas inferiores por el pecado se untaba sobre los cuernos del altar del holocausto , , , mientras que en esta ofrenda por el sumo sacerdote, y en la de la nación, el sumo sacerdote mismo rociaba la sangre siete veces dentro del tabernáculo y la untaba sobre los cuernos del altar del incienso Levítico 4:6 , Levítico 4:17 . Los diferentes modos de aspersión parecen haber marcado grados sucesivos de consagración al avanzar desde el altar del holocausto hasta la presencia de Yahvé detrás del velo.