Tanto el bien como el mal son de la mano de Dios y deben tomarse con el mismo espíritu. Las palabras de Job contrastan notablemente con las de su esposa. Con sus labios ] El lector no debe engañarse pensando que el autor quiere sugerir que Job alimentaba en su corazón una rebelión que no pronunciaría con sus labios.