Entonces dijo su esposa. - Así es que los enemigos del hombre son los de su propia casa ( Miqueas 7:6 ; Mateo 10:36 , etc.). La peor prueba de todas es cuando los más cercanos a nosotros, en lugar de fortalecer nuestra mano en Dios y confirmar nuestra fe, conspiran para destruirla.