Romanos 8:12

Somos deudores. - Estamos bajo una obligación. Observe que en la secuencia viva del pensamiento se suprime la segunda cláusula de la antítesis: "Estamos bajo una obligación, no con la carne (sino con el Espíritu)".