Y el (1) primer [día] de la semana, muy (a) de mañana, llegaron al sepulcro, trayendo las especias aromáticas que habían preparado, y algunas [otras] con ellas.

(1) Pobres mujeres humildes, que ciertamente no lo esperaban, son elegidas para ser las primeras testigos de la resurrección, para que no haya sospecha de engaño o violencia.

(a) Muy temprano, como dice Marcos; o como dice Juan, cuando aún estaba oscuro, es decir, cuando apenas era el amanecer.