Salmo 112:8

Explicación, estudio y comentario bíblico de Salmo 112:8 verso por verso.

Afianzado está su corazón; no temerá, hasta que vea en sus enemigos su deseo.