Romanos 8:5-13

NOTAS CRITICAS

Romanos 8:5 — El estado se indica en Romanos 7:25 , cuando la mente puede servir a la ley de Dios, y sólo la carne está sujeta a la ley del pecado.

Romanos 8:6 . De mente carnal (φρόνημα τῆς σαρκός) .— Lujuria, una expresión figurativa, ocasionada por lo que precede.

Romanos 8:10 . Pero el espíritu es vida . Ni vida espiritual ni felicidad, sino vida físico-moral en el sentido más pleno.

Romanos 8:11 . — El Espíritu es la prenda de nuestra comunión con el Resucitado (Fil.).

PRINCIPALES HOMILÉTICOS DEL PÁRRAFO.— Romanos 8:5-13

Depresión y elevación. — En este mundo consideramos a la raza humana por muchos grados. En la revelación divina, la raza se clasifica en dos términos generales. Una clase piensa en las cosas de la carne, y la otra piensa en las cosas del Espíritu. Uno tiene una mentalidad carnal y el otro una mentalidad espiritual. Godet habla de la aspiración de la carne. Seguramente la mente carnal no aspira. Se extiende, no hacia lo superior, sino hacia lo inferior.

Solo la mente espiritual aspira en el verdadero sentido de esa palabra. Se eleva hacia lo infinitamente puro, bueno y bello. El trabajo de la mente carnal es deprimente, porque "tener una mente carnal es muerte". El resultado de la mente espiritual es la elevación, porque "tener una mente espiritual es vida y paz". Los hombres consideran importante asegurarse los títulos y honores de este mundo; pero el título y el honor más elevados es tener una mente espiritual. Busquemos la gracia divina, el bautismo del Espíritu Santo, para que podamos llegar a tener una mente espiritual y tener esa vida más abundante y una paz cada vez mayor que es la herencia prometida.

I. Defina los dos personajes — El de mente carnal no es simplemente el glotón, el borracho y el sensualista. Un hombre puede ser un miembro respetable de la sociedad y, sin embargo, tener una mentalidad carnal; porque sus pensamientos, cuidados y objetivos se limitan a este mundo presente. El filósofo que exalta la razón, el poeta que se deleita en visiones brillantes, el filántropo que trabaja desde un punto de vista terrenal simplemente para aliviar la aflicción humana, el orador que transmite pensamientos que respiran en palabras que arden, el patriota que muestra un amor por la patria, puede que sea ​​todo carnal.

Se preocupan por las cosas de la carne y su visión está limitada por las cosas del tiempo y los sentidos. No hay aspiración al cielo. Pueden estar en un estado de enemistad contra Dios, que es característico de la mente carnal. La mente carnal es enemistad contra el Dios de amor y sabiduría. La criatura está en un estado de enemistad contra ese Creador que ha hecho de los sentidos las avenidas del placer, que ha creado un mundo de belleza para ministrar a su deleite.

La criatura caída está en un estado de enemistad contra ese Creador que ha ideado el plan mediador para la redención y la salvación. Puede que no esté sujeto a la ley de Dios. La mente carnal es orgullosa y no se inclinará en sujeción al Supremo. Exteriormente el hombre puede obedecer; interiormente se rebela. Las sujeciones divinas llegan a las voliciones humanas. Las sujeciones humanas son externas y materiales, mientras que las divinas son internas y morales.

La mente carnal no puede agradar a Dios. Hay disimilitud, lo que provoca repulsión. Me gusta atraído por gustar. La mente carnal no puede caminar en comunión con la mente espiritual del Eterno. Lo depravado y lo Santo no pueden unirse dulcemente. El hombre carnal está en condición de culpa. La conciencia está inquieta. No puede agradar, no intenta agradar, y desagrada a la Justicia infinita.

Los de mente espiritual son aquellos cuyos pensamientos, afanes y aspiraciones son para las cosas del Espíritu. Ésta es su característica general y predominante. No nacemos así. El primer nacimiento nos presenta una mentalidad carnal; el segundo nacimiento nos constituye, al menos en germen, de mentalidad espiritual. El hombre de mente espiritual es aquel cuyos pecados son perdonados por causa de Cristo, que es un heredero del cielo, que busca pasar en el tiempo para no perder de vista las cosas de la eternidad, que busca usar este mundo para no perder la vista. abuso.

El de mente espiritual es aquel en quien mora el Espíritu de Cristo. El Espíritu divino anima y eleva el espíritu humano. El Espíritu divino impulsa la aspiración y satisface los anhelos ascendentes del anhelante espíritu humano. Los dos espíritus se mueven en feliz unión. Esto es tan completo que son como un solo espíritu. El Espíritu de Cristo, amoroso, pacífico y benigno, se ha apoderado del espíritu humano; todos los perturbadores son expulsados ​​y un hermoso kosmos divino surge del repulsivo caos.

Los de mente espiritual son aquellos que agradan a Dios. ¡Cuán maravillosa es la sugerencia de que la humanidad pueda tocar la divinidad! ¡Cuán elevada es la concepción de que las acciones humanas pueden afectar los placeres divinos! ¡Fuera la deprimente sugerencia de que el hombre está por debajo de la atención de lo divino! En el Hijo amado Dios se complace; ¿y no se agradará, por amor del Hijo y por su obra, con todos aquellos en quienes mora el Espíritu de ese Hijo?

II. Representa los dos resultados: "La mente carnal es la muerte". "La mente espiritual es vida y paz". La mente carnal es muerte, porque hay:

1. Parálisis de los poderes . La sensación física no ha cesado; la naturaleza emocional no se encuentra en un estado de total estupor. El hombre de mente carnal tiene sus mejores impulsos. A veces lo conmueven y lo conmueven lo que parecen ser instintos divinos. Pero hay una parálisis de los poderes de su naturaleza para captar a Dios. Su alma no aspira al verdadero descanso del alma. No intenta escalar las alturas sublimes donde se conceden visiones divinas.

2. Una corrupción progresiva . La muerte física corrompe. El pecado corrompe donde toca. Donde reina el pecado se arrastra una fuerza corrupta. El pecado arruina nuestros agradables palacios, contamina el trono y arrebata toda joya de la corona.

3. Cese de las afinidades más nobles . El pecado separó a Adán de Dios. El culpable Adán no discernió las venas del amor paternal en la voz divina. El amor tiene mucho trabajo para romper el hechizo del pecado y ganar al hijo pródigo. El pecado envía a sus víctimas a escondites en bosques oscuros, a países lejanos de miseria y miseria. El pecado es la muerte de todos los sentimientos del hogar. La mente carnal está muerta en las emociones más sutiles, las sensibilidades más dulces, las afinidades divinas de su naturaleza. El de mente espiritual tiene:

1. Una paz viva . Un estado de reposo puede pertenecer a la roca sólida. El estoico pudo haber matado sus emociones; el Falso puede haberse reducido a la condición de una máquina: marchito y sin sentido. Pero la mente espiritual tiene una paz viva. Es una fuerza interior que se balancea y guía suavemente.

2. Una vida pacífica . Hacia afuera, tormentas, adentro, paz. Un faro mecido por la tempestad en la ruda cuna del abismo; los guardianes atienden tranquilamente la luz que debe animar al marinero. El hombre exterior de Pablo conmovido y sacudido por la fuerte tempestad de la persecución; el ego, la personalidad sublime, cuidaba tranquilamente las luces eternas.

3. Una vida en constante expansión . “Tener una mentalidad espiritual es vida”. Toda la otra vida es pobre comparada con esta. Esta es una vida más abundante. Esta es la vida eterna. ¿Qué sabemos de la vida en este mundo golpeado por la muerte? Un Sansón aparece una vez en la historia del mundo para darnos una idea de la vida física. Un Solomon y, más cerca de nuestros tiempos, un Milton y un Shakespeare hablan de la amplitud de la vida intelectual.

Jesucristo revela a nuestra vista las vastas posibilidades de la vida moral. “Tener una mentalidad espiritual es vida”. Es una palabra grande compuesta por cuatro letras. Vida del Infinito impregnando lo finito. La vida divina fluye a través de los valles humanos donde las sombras de la muerte se oscurecen.

4. Ampliación de la vista . El que levantó a Cristo de entre los muertos vivificará los cuerpos mortales de aquellos que tienen una mente espiritual. Debe haber mayor significado en las palabras de Pablo de lo que hasta ahora hemos comprendido. Los leemos con un sesgo materialista. ¿Puede ser que el que permitió que su cuerpo fuera golpeado y desgarrado por los perseguidores presentara como un gran premio la doctrina de la resurrección de la mera naturaleza material? ¿St.

¿Se regocija Pablo de que un cuerpo defectuoso que obstaculizaba el funcionamiento de un alma sublime fuera levantado de la tumba? Todavía no sabemos todo lo que significa la resurrección de los muertos. Y nos refugiamos en la declaración de que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios; ni la corrupción hereda la incorrupción. Una cosa es segura: habrá una maravillosa vivificación. La vida triunfará sobre la muerte de manera milagrosa.

La vida en el justo ya triunfa sobre la muerte. El clero tiene buenas vidas en las mesas de aseguramiento. Una sonrisa pasa por el semblante del escéptico. El buen vivir, la ausencia de cuidados, son las explicaciones fáciles. ¿Son la única clase colocada en condiciones similares? Son la única clase que busca en conjunto, en alguna medida, alcanzar una condición espiritual y, al hacerlo, se dan cuenta de la bendición incluso de la vida física. Pero, ¿qué es la vida física? ¡Qué pobres sus sensaciones! ¿Qué es la vida intelectual? ¿Qué es la vida espiritual? El reino resplandece de belleza donde abunda la vida espiritual.

Mortificando las obras del cuerpo ”. Hemos sido enviados a este mundo para vivir nuestras vidas al más alto nivel, hacer todo lo que esté en nosotros para cumplir con nuestro deber y también aprovechar al máximo este mundo presente. Pero aún no ha vivido el hombre que no encontró más fácil descender que levantarse, que no descubrió que era más fácil ensuciarse con el pecado que mantenerse sin mancha. Hay un trono en cada corazón; pero el corazón aún no ha latido, en el cual no ha habido una batalla por el dominio, Satanás lucha por el trono con Dios.

El texto señala al menos un hecho, que esto debe revertirse exactamente. Satanás no debe tener terreno firme, y Dios debe ser rey en el templo viviente del hombre. No encontraremos esta tarea fácil. Habrá una lucha aguda y dolorosa; se sentirá una agonía en el alma; y así hablamos de "mortificar las obras del cuerpo".

I. ¿Qué es “vivir según la carne”? -

1. Algunos se han complacido en llamar a un hombre "una masa de corrupción", por ejemplo , los padres puritanos. Pero, ¿no tienen todos los hombres, de una u otra forma, alguna cualidad redentora? Digamos, una moral espléndida. Pero, lamentablemente, la ley de vida para tales hombres les ha llegado, no directamente de la fuente, sino a través de algún canal viciado y lleno de barro. Estos hombres altamente morales tal vez sean positivamente indiferentes hacia Dios; su moralidad es de concepción humana; y eso en un sentido es "vivir según la carne".

2. Lo que somos de nosotros mismos, por bueno que sea, no nos convierte en lo que deberíamos ser. Si somos todos para nosotros mismos, si tenemos nuestra propia guía y regla de vida, si no hemos llamado a Dios en nuestra ayuda, estamos seguros de que no caminaremos correctamente. Siempre que hacemos lo que nos gusta, estamos tratando de recorrer el camino del Infinito con solo un poder finito para guiarnos. Si es así, estamos destinados a tener concepciones falsas e inadecuadas de la vida y el destino; y tal curso uno podría llamar "vivir según la carne".

3. Algunos se dejan llevar por el impulso. La carne es más que espíritu, el apetito más que la razón; las pasiones son más que una obligación. Sus cuerpos reciben más cuidados que sus almas. Eso es "vivir según la carne". En resumen, un hombre vive según la carne que trata el cuerpo y los intereses corporales como todo, y no se preocupa por las cosas del alma. El cuerpo no es la parte más importante de un hombre. La belleza no es garantía de bondad.

II. Observe la lucha inevitable por la supremacía . —En el hombre hay una lucha continua: carne contra espíritu, avance temporal contra crecimiento en la gracia, una estimación constante del valor de las cosas, cosas temporales que reclaman las mejores energías del hombre, principios religiosos con demasiada frecuencia siendo puesto en segundo plano. Estos son los errores de la vida mundana. Tomemos una tendencia especial de la vida moderna: la exaltación indebida del intelecto.

El cultivo de la mente es una gran bendición para la humanidad. Ayuda al avance de la civilización, saca a los hombres de la servidumbre y la ignorancia a la libertad que se convierte en hombre. Pero si se coloca el intelecto antes que la religión verdadera, esto es "vivir según la carne". Esto es poner "más pequeño" antes que "más grande", lo que hace que la "pulsera" empuñe el cetro sobre "emperador".

III. Fíjense en el simple deber del hombre : debe “mortificar las obras del cuerpo”. Su paralelo en los Efesios, “Sed renovados en el espíritu de vuestra mente”, etc. Si descubrimos que no somos todo lo que deberíamos ser, nuestra lucha debe ser para experimentar un cambio completo. Debemos repasar nuestras vidas como deberíamos en un jardín, con cuidado, escudriñando, arrancando las malas hierbas de raíz, dejando sólo lo bueno atrás.

Mata los malos hábitos, abolir las reglas inseguras, romper las cadenas que nos atan como cautivos del pecado, salir de las viejas rutinas y pisar con valentía el camino de la vida, expulsar a los demonios de la hipocresía y la conveniencia, la dureza egoísta y en el espíritu de verdadera humildad, arrodíllate ante la cruz y reclama los méritos del amor agonizante del Salvador. Todo eso es duro, pero es parte de la mortificación.

IV. Hay un camino equivocado de la mortificación .-

1. Las determinaciones repentinas, cuando se llega a nuestras fuerzas solamente, nos dejan tan inseguros como si fuéramos al centro del enemigo sin armadura, por ejemplo , la resolución de un borracho de estar sobrio roto en unos pocos días.

2. El objetivo del sufrimiento como una forma de producir un cambio de corazón, por ejemplo , el método monacal de tortura por penitencia.

3. Beecher señala a aquellos que, habiéndose desviado de la virtud, nunca olvidan su error, sino que marcan cada sonrisa con “Tú recuerdas” y dejan que la hiel de la vieja amargura rezume en cada flor del placer. Este no es el camino de Dios. Olvida nuestras transgresiones. Habiéndose arrepentido y buscado sinceramente el perdón, olvídese de “las cosas que quedan atrás”, etc.

V. La forma correcta de mortificación — Tenemos demasiados métodos favoritos para hacer las paces con Dios. La mortificación de los hábitos pecaminosos no se logra única o principalmente mediante la penitencia corporal, sino por la gracia divina. El camino correcto es ir directamente al Salvador y dejarnos en Sus manos, pidiendo la ayuda de Dios en la lucha. Quieres paz? Búscalo sin demora de Aquel que es el único que puede dárselo, Cristo Jesús.

Dígale que ha leído Su compasiva invitación a los trabajadores y cargados. "Busquen a Cristo mismo, y no se detengan antes de los tratos personales con Él". Él te ayudará a mortificar los pecados y encontrarás la paz.— Albert Lee .

Cosas de la carne, buenas y malas. - “Las cosas de la carne” son los apetitos, las simpatías y las propensiones corporales. Estas son sus grandes fuerzas que mueven sus miembros y sus órganos.

I. Las cosas de la carne son buenas cuando están subordinadas a los intereses del alma . Cuando son controlados por una inteligencia santa, son siervas benditas del espíritu.

II. Las cosas de la carne son malas cuando se les permite dominar el alma . Esto lo hacen en todas las naturalezas no renovadas; la maldición de la humanidad es cuando el cuerpo gobierna también el intelecto y la conciencia. "¿Qué comeremos, qué beberemos?" etc.

Cosas del espíritu, buenas y malas — Las cosas del espíritu son sus intuiciones morales, dictados racionales, anhelos intuitivos y variadas facultades de pensamiento y sentimiento.

I. Estas cosas del espíritu son buenas cuando controlan las cosas de la carne, cuando mantienen el cuerpo en absoluta sujeción, lo usan como un instrumento.

II. Estas cosas del espíritu son malas cuando se dedican a las cosas de la carne. A menudo son así devotos; las almas están en todas partes prostituidas al animalismo . Homilista .

COMENTARIOS SUGESTIVOS SOBRE Romanos 8:5-11

Enemistad de la mente carnal contra Dios — Los pensamientos frecuentes descubren afectos arraigados. Las operaciones de la mente son los índices, κριτήρια, de un estado regenerado o no regenerado. Si se trata de [cosas] carnales, evidencian la inclinación del corazón para volverse de esa manera, y que los objetos mundanos son los más queridos por ellos. Si se trata de espirituales, manifiestan objetos espirituales para ser los más agradecidos con el alma. Los pensamientos carnales son signos de un cuerpo débil y languideciente, pero los espirituales descubren un alma de buen temperamento y complexión; los pensamientos más refinados y elevados, que no tienen otro fundamento que la naturaleza; los vuelos más altos de un alma no regenerada por las alas de la mayor razón.

La sabiduría y las virtudes de los paganos eran enemistad, por lo tanto traducida por alguna sapientia carnis , la sabiduría de la carne. Un estado de naturaleza es un estado de enemistad contra Dios. El hombre es naturalmente un enemigo de la soberanía y el dominio de Dios. "No sujeto a la ley de Dios". Por ley me refiero no sólo a la ley moral, sino a toda la voluntad y el gobierno de Dios, que se descubre principalmente en Su ley.

Todo profano es un hombre natural y, en consecuencia, un enemigo. Las palabras malvadas son demostrativas , demostrativas negaciones de Dios. "Sensual" y "no tener el Espíritu" se juntan. Todo hombre no ha sido renovada, aunque nunca tan ricamente dotado con la moral, es un hombre natural. Un ψυχικὸς ἄνθρωπος es uno guiado por los dictados racionales de su mente, y σαρκικός es un hombre guiado por sus afectos sensibles.

Aunque no tengas exteriormente la impureza de la carne, sin embargo, puedes fluir con una mayor impureza del espíritu. Aunque el interés de los pecados particulares puede ser contrario entre sí, todos conspiran en una alianza conjunta contra Dios. Scelera disidente . Los pecados están en conflicto unos con otros; la codicia y la prodigalidad, la codicia y la intemperancia, no pueden estar de acuerdo, pero todas están en una combinación amistosa contra los intereses de Dios.

Al traicionar a Cristo, Judas fue movido por la codicia, el sumo sacerdote por la envidia, Pilato por la popularidad; pero todos se dieron la mano en el asesinato de Cristo. Y esas diversas iniquidades se mezclaron para formar una masa de enemistad. Aquí está la alienación , que es aversión; y la enemistad , que es la oposición; y ambos asentados en la mente, aunque algunos exponen la alienación según el estado externo, la enemistad según el estado interno.

Pero el apóstol declara que el odio es completo en esos dos, la alienación y la enemistad, que está tanto en la mente como en las obras, la mente como asiento, las obras como resultado. Enemigos en disposición y acción, principio y ejecución. Siendo el pecado el summum malum , el mayor mal, es naturalmente lo más opuesto a Dios, quien es el summum bonum , el mayor bien. Odiamos a Dios como soberano ; el hombre no puede soportar a un superior; sería incontrolable.

Odiamos a Dios como legislador , ya que es un prohibidor de peccati . Odiamos a Dios como juez , como autor legis y ultor legis , como peccati prohibitor y pœnœ ejecutor . El miedo es a menudo la causa del odio. La culpa hace temblar a los malhechores ante el informe de la venida de un juez. Cuando este temor aumenta, odian el ser mismo de Dios. Esto se eleva tan alto que apunta a la esencia misma de Dios, como en el caso de Spira, quien deseaba poder destruirlo. Esta enemistad hacia la ley de Dios aparecerá en estas diez cosas:

1. Falta de voluntad para conocer la ley de Dios, indagar en ella, o pensar en él.
2. Falta de voluntad para ser determinado por cualquier ley de Dios.
3. La violencia que el hombre ofrece a las leyes que Dios ordena estrictamente y en las que más se deleita en su cumplimiento.
4. El hombre odia su propia conciencia cuando le recuerda la ley de Dios.
5. El hombre establece en él otra ley en oposición a la ley de Dios.


6. Al tener mayores dolores y encargos de quebrantar la ley de Dios de lo necesario para guardarla. Los hombres preferirían ser esclavos del pecado que hombres libres de Dios.
7. Al hacer lo que es justo y recto sobre cualquier otra consideración en lugar de obedecer a la voluntad de Dios, cuando los hombres se guiarán por Dios y le obedecerán en la medida en que puedan concordar con sus propios fines:
(1) por respeto a algunos consideración humana;
(2) por afecto a algún bajo Justo, algún final maldito;
(3) por miedo servil.


8. Observando más las leyes de los hombres que la ley de Dios. El temor al hombre es un freno más poderoso para retener a los hombres en su deber que el temor a Dios.
9. En la falta de voluntad del hombre de que nadie observe la ley de Dios. El hombre no quisiera que Dios tuviera un súbdito leal en el mundo.
10. En el placer que sentimos al ver que otros violan sus leyes. Enemistad a la misericordia de Dios. Dios no es agraviado más en ningún atributo por los demonios y los hombres que en Su misericordia.

Esta enemistad contra Cristo se refleja en Dios mismo. Cristo nos dice a menudo que fue enviado por Dios: una afrenta a un embajador es una ofensa a la majestad que representa. Despreciar la embajada de un ángel es un acto de enemistad contra Dios, mucho más el despreciar la embajada de su propio Hijo. Posean sus corazones con gran admiración de la gracia de Dios hacia ustedes, al herir esta enemistad en sus corazones y cambiar su estado. Enciende tu amor por Dios con todas las consideraciones que puedas reunir. Deshazte de tu anterior desafecto con un mayor ardor de amor. Apunta sinceramente a Su gloria . Charnock .

La vida, una existencia satisfecha. La “vida”, en las Escrituras, denota una existencia plenamente satisfecha, en la que todas las facultades encuentran su pleno ejercicio y su verdadera ocupación. El espíritu del hombre, convertido en morada y órgano del Espíritu divino, realiza esta vida con una perfección creciente hacia la vida eterna. La paz es el sentimiento interior de tranquilidad que acompaña a tal existencia; se muestra particularmente en ausencia de todo temor con respecto a la muerte y el juicio ( Romanos 8:1 ).

No hay cambio en la naturaleza de estos dos estados y caminatas ( Romanos 8:5 ), y no se puede detener a este último en su marcha hacia adelante ( Romanos 8:6 ). El camino de la salvación es pasar del primero al segundo, y no recaer después del segundo al primero . — Godet .

El hombre carnal odia a Dios — Considere el objeto de la enemistad del hombre: Dios. Un hombre bueno odia el mal, todo mal, y es el enemigo irreconciliable del pecado en todas sus formas; pero en lo que respecta a la criatura de Dios y su prójimo, no odia a nadie. La mente carnal, que es la característica de todo hombre no regenerado, odia no solo a los hombres buenos, sino al Dios bueno, santo y todo perfecto. De hecho, su odio a los hombres buenos surge de su enemistad contra Dios, lo que provoca su aversión hacia ellos: sus envidiosas injurias y su odio asesino, como en Caín, que odió y mató a su hermano: “¿Por qué? porque sus propias obras eran malas, y las de su hermano justas.

”Pocos hombres están dispuestos a admitir su enemistad contra Dios, por más amargamente que denigren a Su pueblo por llevar Su imagen. "Seréis", dice Jesús, "aborrecidos de todos por mi causa". Es cierto que disfrazan su enemistad hacia Cristo con el pretexto de odiar los pecados de su pueblo, y especialmente su hipocresía. “Pretendes”, dice uno, “odiar sólo la hipocresía; ¡Pobre de mí! ¡Qué desprecio es la blasfemia odiar la hipocresía!

“Seguramente no es porque sea un pecado, sino por la sombra misma de piedad que lleva. Odias la cosa en sí tan perfectamente que no puedes soportar la imagen misma de ella. No se engañen a ustedes mismos; la verdadera disputa es porque no corren al mismo exceso de alboroto contigo. El principio de su hostilidad hacia ellos es la enemistad que Dios ha puesto entre las dos familias de Cristo y Satanás . — Parlane .

El pecado, principio animador de la carne — Puesto que todos los hombres son caídos por naturaleza, toda carne humana es por naturaleza la morada del pecado. Mediante los deseos comunes a toda carne, el espíritu de maldad gobierna a todos los hombres excepto a aquellos a quienes Dios ha rescatado. No podemos distinguir la influencia de la carne de la influencia ejercida a través de la carne por el principio del pecado. Por tanto, el pecado puede considerarse como el principio animador de la carne.

La presencia de este único espíritu de maldad en los muchos cuerpos de los inconversos da unidad adicional a la idea de la carne. Y dado que la influencia de la carne está siempre en la misma dirección, podemos considerar la carne como una persona viva que abriga siempre el único propósito de la muerte. Muchos de los objetos deseados o desagradables por la carne pueden obtenerse o evitarse sólo obteniendo primero otros objetos. Con frecuencia, todos nuestros poderes mentales y corporales están trabajando para obtener aquello que preservará o complacerá al cuerpo . E.

Por ejemplo , a menudo se realizan esfuerzos para ganar dinero con este fin. Tales esfuerzos realmente surgen del cuerpo; porque son impulsados ​​por las necesidades, deseos y aversiones del cuerpo. Creo que encontraremos que todo pecado surge así. Por tanto, las "obras de la carne" incluyen toda clase de pecado . Remolacha .

PRINCIPALES HOMILÉTICOS DEL PÁRRAFO.— Romanos 8:12-13

Reclamaciones de la carne. — Me esforzaré en primer lugar por establecer el significado de los términos “carne” y “espíritu” empleados en el contexto, a fin de lograr una concepción correcta del significado de la preposición; y en segundo lugar comparar y ajustar las afirmaciones opuestas de la carne y del espíritu.

I. Carne denota más propiamente el cuerpo en contraposición al alma , la materia de la cual se forma la estructura corporal: "Hay una sola carne de los hombres". Y-

II. Como todos los hombres están poseídos de esto, es mediante una forma fácil de hablar aplicada para denotar la naturaleza humana o la humanidad universalmente: "El fin de toda carne ha llegado antes que Dios".

III. Debido a que la parte carnal o corporal de nuestra naturaleza puede ser percibida por el ojo, a veces se usa para denotar aquello en religión que es meramente exterior y ceremonial. Así dice San Pablo: "¿Habiendo comenzado por el Espíritu, habéis sido perfeccionados por la carne?" Así, el mismo apóstol habla de ordenanzas carnales.

IV. Debido a la corrupción profunda y universal de la naturaleza humana, y esta corrupción se manifiesta de una manera peculiar al producir una adicción a la complacencia de los apetitos corporales o carnales, el término "carne" se utiliza con frecuencia para denotar la corrupción moral o la naturaleza humana considerada. tan corrupto. De la consideración del contexto se desprende que éste es el sentido en el que debe tomarse aquí. “Lo que es nacido de la carne, carne es”, es decir, corrupto y pecaminoso.

En segundo lugar, examinaremos y ajustaremos sus respectivos reclamos, para que podamos discernir a cuál se debe la preferencia, y luego llegar a estar plenamente de acuerdo con la decisión del apóstol: “Por tanto, somos deudores; no a la carne, para vivir según la carne ". Hay una elipsis en el texto que debe ser suplida por el hilo del pensamiento en el contexto. Examinemos las afirmaciones de la carne o de la naturaleza corrupta.

Podemos concebir la carne suplicando posesión antigua: los placeres y la libertad de restricción asistiendo al cumplimiento de sus dictados; el uso general y el curso del mundo que ella nos recuerda ha sido tal en todas las épocas.

I. Sus pretensiones se basan en la usurpación; no descansan sobre ninguna base de equidad — enajena la propiedad de su legítimo poseedor; interfiere con una afirmación anterior que nada puede derrotar de manera justa. El pecado considerado como amo no entra en una propiedad que está abandonada o abandonada por su dueño.

1. Consideremos que el Señor es nuestro Hacedor y nosotros la obra de sus manos . Es “El que creó los cielos y los extendió; El que extiende la tierra y lo que de ella sale; El que da aliento al pueblo que está sobre él, y espíritu a los que andan en él ”. Los nobles poderes que nos distinguen tanto de las partes inferiores de la creación —los poderes del pensamiento, la razón y la conciencia— son de Su producción; de Él se derivan, y Él las sostiene.

Su derecho sobre nosotros es, en consecuencia, más extenso de lo que nos es posible concebir en cualquier otro caso, porque nadie más dio existencia a la más pequeña partícula de polvo en la balanza; es incomparablemente más que eso —a lo que se compara— del alfarero sobre el barro.

2. Si reflexionamos sobre los poderes con los que estamos dotados, no podemos suponer que están formados con el único fin de satisfacer los apetitos carnales, acumular riquezas, gozar de los placeres sensuales o procurar honores y distinciones de nuestros compañeros gusanos . No perderemos ninguna pérdida para percibir una extraña desproporción entre tales poderes y tales propósitos, y que no pueden limitarse a ellos sin descender indeciblemente por debajo de nuestro nivel sin un vil olvido de nosotros mismos y de Dios, y un abandono voluntario de nuestra voluntad. rango.

3. Si Dios estuviera dispuesto a renunciar a su derecho, la usurpación de otro amo podría cederse con la pretensión más plausible . Pero este no es el caso. Si creemos en su palabra, nunca tendrá la intención de separarse de su derecho sobre sus criaturas.

II. Examinemos ahora las demandas de la carne por lo que ya hemos derivado de ella . Veamos si es un amo que merece ser servido por más tiempo. De los jactanciosos placeres que ha proporcionado, dicen los cristianos, ¿qué queda sino un recuerdo doloroso y humillante? "¿Qué fruto tenías de aquellas cosas de las que ahora te avergüenzas?" ¿Ha obtenido algo del servicio del pecado que desearía renovar? Aunque podría halagar tu imaginación con la apariencia de oro, ¿no "mordió después como una serpiente y aguijó como una víbora"? Te hicieron imaginar que la verdadera religión era melancolía, que la ternura de la conciencia era una escrupulosidad innecesaria y que la felicidad solo se encontraba en los placeres y las actividades de este mundo.

Te comprometió en la persecución de innumerables vanidades. “Seguiste a tus amantes, pero no pudiste alcanzarlos”; huyó de un refugio a otro hasta que, para hablar en el idioma del profeta, "te fatigaste en la multitud de tu camino". Mientras tanto, a todas las relaciones placenteras y placenteras con el Padre de los espíritus, a los suaves acentos de paz y perdón que emana de Cristo, y a todos los consuelos de la piedad, ustedes eran completamente extraños.

Cuanto más observemos con seriedad lo que pasa a nuestro alrededor, más nos convenceremos de lo endeudados que son los hombres pequeños con la carne. Mire a ese joven, la primera víctima de la lascivia y la intemperancia, quien, aunque está floreciendo, tiene "los huesos llenos de los pecados de su juventud". Examine su mejilla demacrada, su cuerpo enfermo y marchito, y sus ojos hundidos y desprovistos de brillo; la imagen de la miseria y el abatimiento.

Escuche su queja, cómo se lamenta al final, cómo se consume su carne y su cuerpo. Mirad a ese devoto del mundo, exitoso como ha sido en su búsqueda, y no manchado por ningún crimen flagrante. Sin embargo, ha vivido "sin Dios en el mundo"; y ahora sus días están llegando a su fin, se siente al borde de la tumba, y ninguna esperanza anima, ningún reflejo agradable lo alegra. El único consuelo que recibe, o más bien el único alivio de su angustia, es captar los tesoros que pronto debe abandonar.

III. Examinaremos las demandas de la carne por el aspecto que tienen de nuestros intereses futuros . Antes de dedicarnos al servicio de un maestro, es razonable investigar las ventajas que estipula y las perspectivas de futuro que acompañan a su servicio. En las preocupaciones ordinarias de la vida deberíamos considerar que el descuido de tal investigación es imputable a la más alta imprudencia. Es terrible, desde este punto de vista, reflexionar sobre las consecuencias inseparablemente anexas al servicio de la corrupción.

"Si vivís según la carne", dice el apóstol, "moriréis". "La paga del pecado es muerte". Los frutos del pecado, cuando se llevan a la madurez, son la corrupción; su producción más acabada es la muerte, y los materiales con los que trabaja el tejido de esa manufactura, si se nos permite por así decirlo, consisten en los elementos de la condenación. A tal maestro no podemos más que un decidido rechazo de sus ofertas, un perpetuo aborrecimiento y un miedo espantoso de ser alguna vez engañados por sus estratagemas o enredados en sus trampas. Robert Hall .

El espíritu y la carne . Estas palabras se usan, en oposición entre sí, en tres sentidos, a saber,

1. Carne = parte material del hombre; espíritu = parte inmaterial.
2. Carne = naturaleza inferior del hombre, deseos que arrastran al infierno; espíritu = naturaleza superior del hombre, deseos que lo elevan hacia el cielo ( no con, sin la gracia de Cristo ).

3. Carne = naturaleza humana en su totalidad; Espíritu = el Espíritu Santo de Dios y las gracias inspiradas por él.

¿En qué sentidos contrasta aquí? No en 1, sino en 2 y en 3.

Su tendencia : estímulo de la carne = tendencia a la muerte, muerte aquí , muerte en el más allá. Ejemplos: embriaguez, inmoralidad, indolencia.

Fomento del espíritu = tendencia a la vida, aquí y en el más allá. Ejemplos: Hombres que por la gracia de Dios han conquistado el pecado: John Bunyan, John Newton.
Consideración: Lo que es bueno para la vida eterna en el futuro es, por regla general, productivo de la vida: aquí, larga, exitosa, feliz, honrada.— Dr. Springett .

COMENTARIOS SUGERIDOS SOBRE Romanos 8:12-13

El cristiano tiene fuerza impartida — Ya no estamos sometidos a las propensiones inferiores de nuestra naturaleza que nos obliguen a continuar bajo su dominio. De cualquier necesidad de este tipo somos aliviados por los poderosos motivos de la santidad y las ayudas eficaces para adquirirla que son provistas por el evangelio. Si hubiésemos continuado bajo la ley, sin más ventajas que las que ella proporciona, habríamos sido deudores a la carne, ya que hubiéramos querido esa fuerza moral que es necesaria para librarnos de su dominio, una fuerza que la mera ley no puede. suministro.

Pero bajo el evangelio se elimina esta incapacidad. Por el Espíritu de Cristo que habita en nosotros, somos capaces de refrenar las tendencias desmesuradas de nuestra naturaleza y, por lo tanto, ya no podemos alegar la debilidad de nuestros poderes morales como una atenuación de nuestros pecados reales. Al cristiano se le quita toda pretensión de este tipo y se convierte en deudor del Espíritu. Tiene la obligación sagrada de vivir de acuerdo con los dictados de la parte espiritual de su naturaleza y con las sugerencias del Espíritu Santo, por quien es influenciado. Esto también debe hacer si quiere promover su propio interés en esta vida o en la venidera.— Ritchie .

¿Qué entendemos por "carne"? —Algunos por "carne" entienden el estado bajo la ley; otros, más propiamente, "naturaleza corrupta". Morirás sin esperanzas de una vida mejor. Pero si mortificas las obras del cuerpo, las obras del cuerpo del pecado, que en otras partes se llama cuerpo de muerte; las primeras mociones al pecado y la obediencia apasionada al pecado, que son el manantial de las acciones corruptas (la naturaleza corrupta se llama aquí un cuerpo, moralmente, no físicamente; consiste en diversos vicios, como un cuerpo de diversos miembros) - “viviréis ”; viviréis más espiritual, cómoda y eternamente en el más allá.

En las palabras podemos observar una amenaza y una promesa. En la promesa está la condición y la recompensa. En la condición, el acto: mortificar. El objeto: las obras del cuerpo. La causa: el cuerpo. Los efectos: los hechos. Los agentes: vosotros y el Espíritu. El director, el Espíritu; el menos principal, vosotros; ambos unidos en la obra: no podéis hacerlo sin el Espíritu, y el Espíritu no lo hará sin vuestra concurrencia con Él y vuestra laboriosidad en seguir Sus mociones.

El pecado está activo en el alma de un hombre no regenerado. Su corazón es territorio del pecado; está allí como en su trono antes de que venga el Espíritu. La mortificación supone vida antes en la parte mortificada. La mortificación debe ser universal; no un acto, sino los hechos, pequeños y grandes, deben caer bajo el borde; los mocosos deben estrellarse contra la pared. El hombre debe ser un agente en este trabajo. Hemos traído a este rebelde a nuestras almas, y Dios quiere que hagamos, por así decirlo, una recompensa esforzándonos por expulsarlo; como en la ley, el padre arrojaría la primera piedra contra un hijo blasfemo.

Debemos participar en el duelo, pero es la fuerza del Espíritu solo la que puede hacernos victoriosos. El deber es nuestro, pero el éxito es de Dios. El cielo es un lugar solo para conquistadores. El camino a la vida eterna es a través de los conflictos, hacia adentro con el pecado, hacia afuera con el mundo. Debe haber un combate antes de una victoria y una victoria antes de un triunfo. Un marco sin amortiguar no es adecuado para un estado de gloria. Debe haber una idoneidad para un estado de gloria antes de que haya una entrada a él.

Los vasos de gloria primero deben ser sazonados con gracia. La conformidad con Cristo es prepararnos para el cielo. El pecado no mortal está en contra de todo el diseño del evangelio y la muerte de Cristo, como si la muerte de Cristo tuviera la intención de complacernos en el pecado y no redimirnos de él. Que el pecado muriera fue el fin de la muerte de Cristo; en lugar de que el pecado no muera, Cristo mismo moriría. Suplica la ayuda del Espíritu. Escuche las convicciones del Espíritu Santo. Aboga por la muerte de Cristo. Pensemos a menudo en los preceptos divinos. Tengamos envidia de nuestros propios corazones . Charnock .

ILUSTRACIONES DEL CAPÍTULO 8

Romanos 8:6 . El Dr. Carey y el comerciante — El alma del cristiano está anclada; y así queda libre de las preocupaciones de la fama, o de la fortuna, o de cualquier otro interés en la tierra. Y con una mente absorta en lo espiritual, y sin lugar en ella para las ansiedades de lo que es visto y temporal, él, en lo que concierne a estas ansiedades, está en paz.

Este tema puede ilustrarse a partir de una conversación grabada entre el Dr. Carey, el misionero de Serampore y un rico comerciante de Calcuta. Uno de sus empleados había decidido renunciar a todas las perspectivas y emolumentos de una situación lucrativa, y de ahora en adelante dedicarse a la obra de evangelizar a los paganos. Su patrón, a quien esto le pareció una resolución muy extraña, visitó al Dr. Carey y le preguntó los términos, las ventajas y los privilegios de esta nueva vida de la que un criado favorito, de quien él era sumamente reacio a separarse, ahora estaba en vísperas de ponerse a sí mismo; y me sorprendió mucho comprender que era una vida de trabajo y que no había remuneración terrenal alguna,

Existe un interés muy profundo en este diálogo entre un misionero devoto y un comerciante aspirante, activo y ocupado; pero su principal interés radica en la confesión de este último, que parece haber sido visitado con un atisbo del secreto de la verdadera felicidad y que, después de todo, él mismo no estaba en camino de alcanzarla; cuya propia experiencia le dijo que, a pesar de su prosperidad, había una plaga en su misma prosperidad que empañaba su disfrute; que las mil cruces, los peligros y los enredos de la aventura mercantil lo habían mantenido perpetuamente en el potro, y le habían arrancado el corazón de todos esos dulces sustanciales con los que se puede alegrar pura y permanentemente.

Y de él fue un testimonio conmovedor cuando, al contrastar su propia vida de confusión, aflicción y variada variedad con los objetivos simples pero elevados y la dependencia establecida y sin trabas, porque los corazones totalmente poco ambiciosos de estos piadosos misioneros, lanzó un profundo suspiro. , y dijo que de hecho era una causa muy tentadora.— Dr. Chalmers .