Porque (n) mis ojos han visto tu (o) salvación,

(n) Es decir, porque he visto con mis propios ojos; porque él vio antes en la mente, como se dice de Abraham: "Vio mi día y se regocijó".

(o) Aquello en lo que está contenida tu salvación.