Y cuando se cumplieron los días de su purificación según la ley de Moisés, lo trajeron a Jerusalén para presentarlo al Señor. Observe que aquí se entrelazan y unen tres ordenanzas diferentes. La primera es la de Levítico 12:2 , et seq. , que una mujer, si ha dado a luz un hijo varón, permanecerá inmunda durante cuarenta días, y luego será purificada en el templo legalmente, es decir, por el rito del sacrificio prescrito por la ley.

La segunda, que la madre ofrezca a Dios un cordero, en holocausto para su propia purificación (no la de su hijo, como quisiera S. Agustín), y una tórtola o pichón en expiación, si ella sea rica; pero si es pobre, sólo un par de tórtolas o dos pichones (Lv 12, 6-7). Y la tercera, que si la descendencia fuere varón, y el primogénito, sea puesto delante de Dios, y ofrecido a Él como suyo, y santo, esto es, consagrado a causa de la inmunidad que los hebreos les concedieron a los primogénitos. por Dios, cuando los primogénitos de Faraón y de los egipcios fueron heridos por el ángel en tiempo de Moisés (Ex 13,1).

Sin embargo, el niño así ofrecido podía ser redimido por sus padres por cinco siclos (Núm. 3:47). Simbólicamente, estos cinco siclos representan las cinco llagas de Cristo, con las que, como con un precio, redime al género humano.

Los días de su purificación. En la ley antigua, la mujer que daba a luz era impura, con una impureza natural, legal y moral; pero sobre todo porque dio a luz un hijo que concibió en pecado original. La inmundicia natural era la físicamente incidental a su gestación y parto; y la profanación legal fue consecuente con esto, porque la ley, debido a estas impurezas, la consideró impura, y ordenó que se la mantuviera alejada del templo, y que se la considerara, por así decirlo, "inmunda" durante cuarenta días, hasta que, al cuadragésimo día, fue purificada por el rito prescrito.

Con referencia a la cuestión de si la Santísima Virgen sufrió esta impureza, S. Jerónimo ( Ep . 22 ud Eustochium ), Juan de Ávila, comentando el Lev. xii., y Erasmo en este mismo pasaje, afirman que lo hizo. Sin embargo, todas las demás autoridades están de acuerdo en lo contrario, ya que el parto de la Virgen fue perfectamente puro. Véase S. Agustín ( de Quinque hæresibus, cap. V). Este punto ha sido tratado en lo dicho en el v.

7 del presente capítulo. Por lo tanto, la Santísima Virgen no incurrió en contaminación y, por lo tanto, no estaba sujeta a la ley de la purificación. Sin embargo, en su celo por la humildad, para hacerse como las demás mujeres que dan a luz, para que no escandalizara aparentando ser singular, y para ocultar su virginidad y su concepción por el Espíritu Santo, la Santísima Virgen estaba dispuesto a ser purificado, así como Cristo, por razones similares, estaba dispuesto a ser circuncidado.

Por eso San Bernardo ( Serm. 3 De la Purificación ) dice: "En esta concepción y en este parto no hubo nada impuro, nada pecaminoso, nada que deba ser purgado, porque esta descendencia es la fuente de la pureza, y ha venido para hacer una limpieza de los pecados.¿Qué hay en mí para una observancia legal para purificar en mí, que, por este parto inmaculado, he llegado a ser purísimo?En verdad, oh Santísima Virgen, no tenías necesidad de purificación; ¿Tenía necesidad tu Hijo de ser circuncidado? Sé tú entre las mujeres como una de ellas, como también tu Hijo entre los hombres".

Tropológicamente, la purificación del alma es penitencia, y esta la hizo la Santísima Virgen, no por sus propios pecados, ya que no los tenía, sino por los de los demás, como lo hizo Cristo. Todavía no se sometió al Sacramento de la Penitencia, porque no tenía pecados propios que confesar. Véase S. Crisóstomo, Tertuliano, S. Agustín y S. Ambrosio en su libro "Sobre la penitencia".

Para presentarlo al Señor. La versión siríaca dice " en la presencia del Señor ". La Santísima Virgen, teniendo a Cristo en sus manos, de rodillas, lo ofreció a Dios con la mayor reverencia y devoción, diciendo: "He aquí, oh Padre eterno, este es tu Hijo, que quisiste tomar carne de mí para la salvación de los hombres, a ti te lo entrego, y a ti te lo ofrezco por entero, para que hagas con él y conmigo lo que te plazca, y por él redimas al mundo.

"Diciendo esto, lo presentó al sacerdote como representante de Dios, y luego lo redimió con cinco siclos, como prescribía la ley. Ver. 23. Como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abre el vientre será llamado santo para Mí Señor ( Éxodo 13:12 ), es decir, será ofrecido y consagrado a Dios como cosa dedicada y santa.

Cristo no estaba sujeto a esta ley, tanto porque subsistía en la Persona del Verbo, que no está sujeto a ninguna ley, como porque no abrió el vientre de su madre, sino que salió mientras estaba cerrado. Así Cirilo ( Hom. De Occurs. Dom. ), Papa Hormisdas ( Ep. i ch. iii.), Bede, y otros.

Ruperto, Juan de Ávila, Jansenio y Maldonato, por lo tanto, que toman la frase " que abre la matriz " como meramente equivalente a " primogénito ", y suponen, sobre esta base, que Cristo estaba incluido en estas palabras, pero de otra manera exceptuados de la ley por ser Dios e Hijo de Dios, son incorrectos en su punto de vista. Por último, cito lo siguiente del "Sermón de la Purificación" de San Bernardo: "Muy leve, hermanos, parece esta oblación, en la que Él es presentado al Señor, redimido con pájaros y luego devuelto.

Llegará el tiempo en que Él será ofrecido no en el templo, ni en los brazos de Simeón, sino fuera de la ciudad en los brazos de la Cruz. Llegará el tiempo en que no será redimido con sangre ajena, sino que con su propia sangre redimirá a otros, porque Dios Padre lo ha enviado para ser la redención de su pueblo. Ese será un sacrificio de la tarde, este es un sacrificio de la mañana, este es el más alegre, ese será el más completo".

Antiguo Testamento