Salmo 2:8

Explicación, estudio y comentario bíblico de Salmo 2:8 verso por verso.

Pídeme, y te daré por heredad las naciones, y por posesión tuya los confines de la tierra.