La figura de un hombre agarrado por otro de fuerza abrumadora y hecho pedazos. Este ataque fue repentino e inesperado, cuando Job estaba tranquilo y seguro cf. cap. Job 29:2 ss . Esto cumple con lo que dijo Elifaz de los presentimientos de la conciencia, cap. Job 15:20 ss .