Lucas 2:1-52

1 Aconteció en aquellos días que salió un edicto de parte de César Augusto para levantar un censo de todo el mundo habitado.

2 Este primer censo se realizó mientras Cirenio era gobernador de Siria.

3 Todos iban para inscribirse en el censo, cada uno a su ciudad.

4 Entonces José también subió desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David que se llama Belén, porque él era de la casa y de la familia de David,

5 para inscribirse con María, su esposa, quien estaba encinta.

6 Aconteció que, mientras ellos estaban allí, se cumplieron los días de su alumbramiento

7 y dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre porque no había lugar para ellos en el mesón.

8 Había pastores en aquella región que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño.

9 Y un ángel del Señor se presentó ante ellos y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y temieron con gran temor.

10 Pero el ángel les dijo: — No teman, porque he aquí les doy buenas noticias de gran gozo que serán para todo el pueblo:

11 que hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador, que es Cristo el Señor.

12 Y esto les servirá de señal: Hallarán al niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.

13 De repente, apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales que alababan a Dios y decían:

14 — ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz entre los hombres de buena voluntad!

15 Aconteció que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo los pastores se decían unos a otros: — Pasemos ahora mismo hasta Belén y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha dado a conocer.

16 Fueron de prisa y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.

17 Al verle, dieron a conocer lo que les había sido dicho acerca de este niño.

18 Todos los que oyeron se maravillaron de lo que los pastores les dijeron;

19 pero María guardaba todas estas cosas meditándolas en su corazón.

20 Los pastores se volvieron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto, tal como les había sido dicho.

21 Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidar al niño, llamaron su nombre Jesús, nombre que le fue puesto por el ángel antes que él fuera concebido en el vientre.

22 Cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos conforme a la Ley de Moisés, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor

23 (así como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abre la matriz será llamado santo al Señor)

24 y para dar la ofrenda conforme a lo dicho en la ley del Señor: un par de tórtolas o dos pichones de paloma.

25 He aquí, había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, y este hombre era justo y piadoso; esperaba la consolación de Israel y el Espíritu Santo estaba sobre él.

26 A él le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes que viera al Cristo del Señor.

27 Movido por el Espíritu, entró en el templo; y cuando los padres trajeron al niño Jesús para hacer con él conforme a la costumbre de la ley,

28 Simeón lo tomó en sus brazos y bendijo a Dios diciendo:

29 — Ahora, Soberano Señor, despide a tu siervo en paz conforme a tu palabra;

30 porque mis ojos han visto tu salvación

31 que has preparado en presencia de todos los pueblos:

32 luz para revelación de las naciones y gloria de tu pueblo Israel.

33 Su padre y su madre se maravillaban de las cosas que se decían de él.

34 Y Simeón los bendijo y dijo a María, su madre: — He aquí, este es puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel, y para señal que será contradicha,

35 para que sean descubiertos los pensamientos de muchos corazones. Y una espada traspasará tu misma alma.

36 También estaba allí la profetisa Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Ella era de edad avanzada, pues había vivido con su marido siete años desde su matrimonio

37 y había quedado como viuda hasta ochenta y cuatro años. No se apartaba del templo, sirviendo con ayunos y oraciones de noche y de día.

38 En la misma hora acudió al templo, y daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención en Jerusalén.

39 Cuando cumplieron con todos los requisitos de la ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret.

40 El niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre él.

41 Iban sus padres todos los años a Jerusalén para la fiesta de la Pascua.

42 Cuando cumplió doce años, subieron ellos a Jerusalén conforme a la costumbre de la fiesta.

43 Una vez acabados los días de la fiesta, mientras ellos volvían, el niño Jesús se quedó en Jerusalén; y sus padres no lo supieron.

44 Suponiendo que él estaba en la caravana, fueron un día de camino y lo buscaban entre los parientes y los conocidos.

45 Como no lo encontraron, volvieron a Jerusalén buscándole.

46 Aconteció que después de tres días lo encontraron en el templo sentado en medio de los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas.

47 Todos los que lo oían se asombraban de su entendimiento y de sus respuestas.

48 Cuando lo vieron se maravillaron, y su madre le dijo: — Hijo, ¿por qué has hecho así con nosotros? He aquí, tu padre y yo te buscábamos con angustia.

49 Entonces él les dijo: — ¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que en los asuntos de mi Padre me es necesario estar?

50 Pero ellos no entendieron el dicho que les habló.

51 Descendió con ellos y fue a Nazaret, y estaba sujeto a ellos. Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón.

52 Y Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia para con Dios y los hombres.

EXPOSICIÓN

Lucas 2:1

El nacimiento del Redentor.

Lucas 2:1

Salió un decreto de César Augusto, de que todo el mundo debería pagar impuestos; más exactamente, que debería haber un registro, etc .; es decir, con vistas a la evaluación de un impuesto. Sobre la nota histórica de San Lucas en este pasaje, ha surgido mucha discusión, sin embargo, no tiene mucho interés práctico real para el lector devoto ordinario. Echaremos un vistazo muy breve a la crítica principal de este y el siguiente verso. Respetando este registro general se alega

(1) ningún historiador de la época menciona tal decreto de Augusto.

(2) Suponiendo que Augusto hubiera emitido tal edicto, Herodes, en su reino de Judea, no habría sido incluido en él, ya que Judea no fue anexionada formalmente a la provincia romana de Siria antes de la muerte de Arquelao, el hijo de Herodes; Durante algunos años después de este tiempo, Herodes ocupó el puesto de rex socius. En respuesta a (1), apenas poseemos registros minuciosos de este momento en particular; y hay además huellas distintas en las historias contemporáneas de un registro tan general. En respuesta a (2), en el caso de que se realizara tal registro imperial, era muy poco probable que Herodes hubiera reclamado la exención para sus únicos estados nominalmente independientes. Debe recordarse que Herodes era un dependiente adjunto del emperador, y en tal asunto nunca se habría opuesto a la voluntad imperial de su gran mecenas.

Lucas 2:2

(Y esta imposición se realizó por primera vez cuando Cyrenius era gobernador de Siria.) Las críticas hostiles hacen un ataque aún más directo sobre la declaración histórica hecha por San Lucas aquí. Quirinius, como es bien sabido, fue gobernador (legatus o praeses) de Siria diez años después, y durante su cargo se realizó un censo o registro, con miras a los impuestos, que provocó un disturbio popular en su provincia. Estos críticos dicen que San Lucas menciona, como que tuvo lugar antes del nacimiento de Jesús, un evento que realmente sucedió diez años después. Se han realizado muchos vestigios históricos con el fin de explicar esta dificultad. Ahora se ha demostrado satisfactoriamente que, curiosamente, este Quirinius, que diez años después era ciertamente gobernador (legatus) de Siria, en el momento del nacimiento del Salvador tenía un alto cargo en Siria, ya sea como praeses (gobernador) o cuestor. (comisionado imperial). La palabra griega traducida por el "gobernador" inglés se habría utilizado para cualquiera de estos importantes cargos. Sobre la cuestión de estas presuntas inexactitudes históricas de San Lucas, se puede observar:

(1) Por extraño que parezca, ninguno de los primeros oponentes del cristianismo, como Celso o Pórfido, impugna la precisión de nuestro evangelista aquí. Seguramente, si hubiera habido un error tan marcado en el umbral de su Evangelio, estos distinguidos adversarios de nuestra fe, viviendo comparativamente poco después de los eventos en cuestión, habrían sido los primeros en golpear una mancha tan notoria en la historia que tanto odiaban. bien. Y

(2) nada es más improbable que San Lucas, un hombre de educación, y de escritura, también, evidentemente para personas de pensamiento y cultura, se habría aventurado en una declaración histórica definitiva de este tipo, que, de ser incorrecta, habría estado tan fácilmente expuesto, si no se hubiera satisfecho a sí mismo con anterioridad en cuanto a su completa precisión. En general, las conclusiones anteriores ahora son adoptadas, últimamente, entre otras, por Godet, Farrar, Plumptre y el obispo Ellicott (en sus conferencias de Hulsean). Godet tiene una nota especialmente larga y exhaustiva sobre este tema. Las conclusiones se extraen principalmente de las investigaciones de académicos como Zumpt y Mommsen. Cyrenius Latín, Quirinus. Es mencionado por los historiadores Tácito y Suetonio. Parece haber sido originalmente de origen humilde y, como muchos de los soldados de la fortuna del imperio, se elevó por sus propios méritos a su gran posición. Era un soldado galante y verdadero, pero egoísta y duro. Por sus victorias cilíndricas, el Senado le decretó un triunfo. Recibió el distinguido honor de un funeral público, a.d. 21 (Tac., 'Ann.', 2.30; 3.22, 48; Suet., 'Tib.,' 49).

Lucas 2:4

La ciudad de David, que se llama Belén. Después de todas las largas eras que habían pasado, aún el título principal de honor de la pequeña aldea de las tierras altas era que allí había nacido el muy amado rey. Belén ("casa del pan") fue construida en el sitio de la antigua Efrata, la Efrata donde murió Raquel. De la casa y linaje de David. La posición en la vida de José el descendiente real, simplemente un carpintero del pueblo, el estado igualmente humilde de María, también una de la posteridad del gran rey, no debe sorprender cuando las vicisitudes de esa casa real y de las personas sobre las que gobernaron , son recordados El antiguo reino de David había sido desmembrado, conquistado y devastado. La gente había sido llevada a un cautiverio del cual pocos, comparativamente hablando, regresaron. Todo lo que la casa de David había conservado eran sus registros familiares desnudos. Hillel, el famoso escriba, que una vez fue un portero contratado, afirmó pertenecer a la antigua casa principesca.

Lucas 2:5

Con Mary, su esposa desposada. Las autoridades más antiguas aquí omiten "esposa". Traduce, con Mary que estaba comprometida con él.

Lucas 2:6

Se cumplieron los días en que debía ser entregada. La tradición universal de la Iglesia cristiana coloca la natividad en invierno. La fecha "25 de diciembre" fue generalmente recibida por los Padres de los griegos y latinos desde el siglo IV hacia abajo.

Lucas 2:7

Su primogénito hijo. Esta expresión no tiene una relación real con la pregunta sobre la relación de los llamados hermanos de Jesús con María. La escritora de este comentario, sin dudarlo, acepta la tradición general de la Iglesia Católica como lo expresa la gran mayoría de sus maestros en todas las edades. Esta tradición dice que estos hermanos han sido

(1) ya sea sus medio hermanos, hijos de José por un matrimonio anterior; o

(2) sus primos. En el pasaje de Hebreos (Hebreos 1:6), "cuando trae al primer engendrado al mundo", "primer engendrado" significa "unigénito". (Sobre toda la pregunta, vea el exhaustivo ensayo del Obispo Lightfoot sobre los "Hermanos del Señor" en su "Comentario sobre los Gálatas".) No había lugar para ellos en la posada. "La posada de Belén, lo que en los viajes modernos del Este se conoce como khan o caravanserai, a diferencia de una hostería (la 'posada' de Lucas 10:34). Tal posada o khan ofrecida al viajero simplemente El refugio de sus paredes y techos. Este khan de Belén tenía una historia memorable propia, siendo nombrado en Jeremias 41:17 como la "posada de Chimham", el lugar de encuentro desde el cual los viajeros comenzaron su viaje. a Egipto. Fue llamado así por el hijo de Barzillai, a quien David parece haber tratado como un hijo adoptivo (2Sa 19: 1-43: 37, 2 Samuel 19:38), y probablemente fue construido por él en la ciudad de su patrón como testimonio de su gratitud "(Dean Plumptre). El establo no era infrecuentemente una cueva de piedra caliza, y existe una tradición muy antigua de que había una cueva de esta descripción unida a la "posada", o caravanserai, de Belén. Esta "posada", sin duda, sería grande, debido a que se encuentra en el vecindario de Jerusalén, y a menudo estaría abarrotada de la clase más pobre de peregrinos que subían al templo en las temporadas de las fiestas mayores. Belén está a solo seis millas de Jerusalén.

Lucas 2:8

Los pastores de Belén ven a los ángeles.

Lucas 2:8

En el mismo pais; es decir, en los pastizales de tierras altas inmediatamente en el vecindario de Belén. Pastores que permanecen en el campo, vigilando su rebaño por la noche. ¿Por qué se eligió a los pastores como los primeros en la tierra en escuchar las extrañas y gloriosas noticias del nacimiento del Salvador del mundo? Parece que este orden muy humilde fue seleccionado como una ilustración práctica de lo que en la historia futura del cristianismo se ejemplificaría con tanta frecuencia: "la exaltación de los humildes y mansos". Mary aprendería de esto, la primera visita de adoradores a su Bebé, que las palabras de su canción (el Magnificat) se cumplirían en verdad. La posterior visita de los eruditos y ricos viajeros del Este (Mateo 2:1) le diría que las palabras de la profecía de Isaías se cumplieron literalmente, en su debido orden, algunas de ellas incluso en la infancia inconsciente de su Hijo (ver Isaías 60:3, Isaías 60:6; Salmo 72:10). Ahora, entre los judíos en ese período, los pastores eran tenidos en baja estimación entre la gente. En el Talmud (tratado 'Sanhedrin') leemos que no se les debía permitir en los tribunales como testigos. En el tratado 'Avodah-Zarah' no se debe dar ayuda a los paganos ni a los pastores. El Mishna (Talmud) nos dice que las ovejas destinadas a los sacrificios diarios en el templo fueron alimentadas en los pastos de Belén. Esta ocupación semisecreta sin duda influyó en estos pobres trabajadores y los preparó especialmente para ser los destinatarios de las buenas nuevas. Escucharían gran parte de la Ley amada en el solemne ritual del gran templo. También sabrían que había un rumor ampliamente difundido en aquellos días de que el pretendía mucho, porque pronto aparecería el Mesías y que su propio Belén sería testigo de su aparición.

Lucas 2:9

El ángel del Señor vino sobre ellos; mejor un ángel La palabra griega traducida "vino sobre ellos", una palabra muy favorita de San Lucas, sugiere una aparición repentina. La gloria del Señor brillaba a su alrededor, y tenían mucho miedo. La nube blanca y brillante de brillo intolerable, conocida entre los judíos como la Shejiná, la señal visible de la presencia del Eterno, en la zarza, en la columna de fuego y nube que guiaba a los vagabundos del desierto, en el tabernáculo y el templo. . Brillaba alrededor del Redentor en el Monte de la Transfiguración. Le robó cuando, resucitado, se apareció al fariseo Saúl a las afueras de Damasco. La presencia ocasional de esta gloria visible era extremadamente preciosa para el pueblo elegido. El terror que sentían los pastores era el temor natural que sentía el hombre cuando entraba en comunión visible con los habitantes del llamado mundo de los espíritus.

Lucas 2:11

Un salvador Otra palabra favorita con SS. Paul y Luke Los términos "Salvador" y "salvación" aparecen en sus escritos más de cuarenta veces. En los otros libros del Nuevo Testamento rara vez encontramos alguna de estas expresiones.

Lucas 2:12

Acostado en un pesebre. Esta iba a ser la señal. En esa noche, tal vez, no habría otros niños nacidos en la aldea de Belén; ciertamente los pastores no encontrarían a ningún otro bebé recién nacido acunado en un pesebre.

Lucas 2:13

Con el ángel una multitud de la hueste celestial. "La tropa de ángeles surge de las profundidades de ese mundo invisible que nos rodea por todos lados" (Godet). Uno de los títulos gloriosos por los cuales el Rey eterno era conocido entre el pueblo elegido era "Señor de sabaoth", equivalente a "Señor de los ejércitos". En varios pasajes de las Escrituras se observa la enorme multitud de estos seres celestiales; por ejemplo, Salmo 68:17, donde el hebreo es mucho más expresivo que el inglés; Daniel 7:10, "Diez mil veces diez mil se pararon frente a él" (ver, también, el Targum de Palestina en Deuteronomio 33:1, "Y con él diez mil veces diez mil ángeles santos; "y" La corona de la Ley es su [Moisés], porque la trajo de los cielos de arriba, cuando se le reveló la gloria de la Shejiná del Señor, con dos mil miríadas de ángeles y cuarenta y dos mil carros. de fuego ", etc.).

Lucas 2:14

En la tierra paz. En ese momento, por extraño que parezca, el imperio romano estaba en paz con todo el mundo y, como siempre fue el caso en estos breves y raros momentos de paz profunda, las puertas del templo de Janus en Roma estaban cerradas, habiendo, como supusieron, no hay necesidad de que la presencia del dios guíe y lidere a sus ejércitos conquistadores. No pocos han supuesto que el coro de ángeles en estas palabras himnó esta paz terrenal. Entonces Milton en su "Oda a la Natividad"

"No se escuchó el sonido de la guerra o la batalla. Se escuchó el mundo a su alrededor. La lanza inactiva y el escudo se alzaron en alto: el carro enganchado permaneció sin manchar con sangre hostil, la trompeta no habló a la multitud armada; y los reyes se quedaron quietos con ojos horribles como si supieran que su señor Lord era por."

Pero los ángeles cantaron sobre algo más real y duradero que esta calma temporal. Las puertas de Janus se abrieron de nuevo demasiado rápido. Unos setenta años más tarde, a la vista del lugar donde los pastores contemplaban a la multitud de la hueste celestial, se pudo haber visto claramente la terrible conflagración que acompañaba el saqueo de la ciudad santa y el templo, y los chillidos y gritos de las innumerables víctimas de Las escenas finales de una de las guerras más terribles que desfiguran las páginas rojas de la historia casi podrían haberse escuchado. Buena voluntad hacia los hombres. Una gran mayoría de las viejas autoridades leen aquí: "En la tierra, paz entre hombres de buena voluntad". en otras palabras, entre los hombres que son objeto de la buena voluntad y la bondad de Dios. Pero el texto griego, de donde proviene nuestra versión autorizada; fue hecho, tiene el apoyo de tantos manuscritos antiguos y versiones antiguas, que entre los eruditos es una pregunta abierta si el texto seguido en la Versión autorizada no debe cumplirse en este lugar.

Lucas 2:17

Y cuando lo vieron, dieron a conocer en el extranjero el dicho que se les dijo acerca de este Niño. Así, estos hombres, en la parte inferior de la escala social en Israel, fueron elegidos como los primeros predicadores del Rey recién nacido. Poco a poco, la extraña historia se hizo ruidos en el extranjero en la ciudad. La visión de Zacarías, la historia de María, los dos nacimientos extraños, la maravillosa experiencia de los pastores. Después de todo esto fue la llegada de los Magos, y sus preguntas sobre un Mesías recién nacido, a quien no habían sido dirigidas por voces terrenales para buscar en el vecindario de Jerusalén. Fue entonces cuando se despertaron los celosos temores de Herodes, y el resultado fue que dio instrucciones inmediatas para la masacre de los inocentes en Belén, de lo que escribe San Mateo.

Lucas 2:19

Pero Mary guardaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón. Una nota como esta solo podría haberla hecho Mary. Ella sabía que su Hijo era en cierto sentido misterioso el Hijo de Dios. Un glorioso ser que no era de la tierra le había dicho que su Niño sería el Salvador de Israel. La visita de los ásperos pastores a ella en el atestado caravanserai, y su extraña pero tranquila y circunstancial historia de la visita del ángel a ellos, fue solo otro eslabón en la maravillosa cadena de eventos que influía día a día en su joven vida pura. Todavía no podía comprenderlo todo, tal vez nunca lo hizo en su poderosa y graciosa plenitud; pero, como al principio, cuando Gabriel el ángel le habló, así que en cada nueva fase de su vida, ella se inclinó con una fe tranquila y confiada, y esperó y pensó, escribiendo, nos atrevemos a creer, el registro de todo eso estaba pasando, y este disco, creemos, se lo mostró a Luke o Paul.

Lucas 2:21

Circuncisión y presentación del Niño Jesús.

Lucas 2:21

Para la circuncisión del niño. Estos ritos antiguos —la circuncisión y la purificación— establecidos en la Ley Mosaica fueron concebidos como testigos perpetuos de la mancha mortal de la imperfección y el pecado heredado por cada hijo del hombre. En los casos de María y su Hijo, estos ritos no eran necesarios; pero la madre se sometió devotamente a sí misma y a su bebé a las antiguas costumbres, obedeciendo voluntariamente a esa Ley Divina bajo la cual había nacido y hasta ahora había vivido.

Lucas 2:22

Cuando se cumplieron los días de su purificación según la Ley de Moisés. Este período duró cuarenta días desde el nacimiento. Los cuarenta días, según la fecha de la natividad aceptada universalmente por la Iglesia Católica, llevarían la Fiesta de la Purificación al 2 de febrero.

Lucas 2:24

Un par de tórtolas o dos palomas jóvenes. La ofrenda apropiada era un cordero para una ofrenda quemada, y una paloma o una paloma para una ofrenda por el pecado; pero para los pobres se permitía una alternativa: en lugar del regalo más costoso de un cordero, se podría traer una segunda paloma o paloma. La profunda pobreza de María y José se muestra en esta ofrenda. Nunca habrían pospuesto el santuario con el más humilde si el regalo más rico hubiera estado en su poder.

Lucas 2:25

El episodio de Simeón y su himno inspirado.

Lucas 2:25

Y he aquí, había un hombre en Jerusalén, que se llamaba Simeón; y el mismo hombre era justo y devoto, esperando el consuelo de Israel: y el Espíritu Santo estaba sobre él. Muchos expositores han creído que este Simeón era idéntico a Simeón (Shimeón), hijo del famoso Hillel, y el padre de Gamaliel. Este Simeón se convirtió en presidente del Sanedrín en el año d. C. 13. Por extraño que parezca, el Mishna, que conserva un registro de los dichos y las obras de los grandes rabinos, pasa por este Simeón. El curioso silencio de la Mishná aquí, tal vez, se debió al odio en que incurrió este famoso maestro por su creencia en Jesús de Nazaret. Tal identificación, aunque interesante, es, sin embargo, muy precaria, siendo el nombre Simeón muy común entre la gente. Esperando el consuelo de Israel. Hubo un sentimiento general entre los judíos más fervientes en este momento de que el advenimiento del Mesías no se demoraría mucho. José de Arimatea es especialmente mencionado como alguien que "esperó el reino de Dios" (Marco 15:43). El Dr. Farrar se refiere a la fórmula común de oración judía, entonces mal usada: "¡Puedo ver el consuelo de Israel!" Una oración por el advenimiento del Mesías era de uso diario.

Lucas 2:26

Que no debería ver la muerte. La idea del anciano Simeón proviene de un aviso en el apócrifo 'Evangelio de la Natividad', que habla de él como de ciento trece años. Estos legendarios "Evangelios" están totalmente desprovistos de toda autoridad; aquí y allá posiblemente exista una verdadera "memoria" no preservada en ninguno de los "cuatro", pero en general son extravagantes e improbables. El 'Evangelio de la infancia' árabe aquí habla de Simeón viendo al Bebé brillando como un pilar de luz en los brazos de su madre. Hay una antigua y sorprendente leyenda que habla de que este judío devoto está confundido y perturbado por la profecía mesiánica (Isaías 7:14), "Una virgen concebirá"; finalmente recibió una insinuación sobrenatural de que no debería ver la escasez hasta haber visto el cumplimiento de la extraña profecía, cuya amenaza no había podido ver por tanto tiempo.

Lucas 2:27

Y cuando los padres trajeron al Niño Jesús. Evidentemente, esta fue la expresión habitual que adoptó la familia Nazaret cuando hablaron del Niño Jesús (ver, nuevamente, en Lucas 2:48 de este capítulo; y también en Lucas 2:33, donde el las autoridades más antiguas leen "su padre" en lugar de "y Joseph"). La verdadera historia, que ambos conocían muy bien, no era para el rudo campesino galileo, y menos aún para el hostil herodiano. La madre sabía la verdad, también José, y la casa del sacerdote Zacarías, y probablemente no pocos además de sus devotos amigos y parientes. La familia Nazaret, descansando tranquilamente en su simple fe, dejó el resto a Dios, quien, en su propia temporada, revelaría el secreto de la natividad.

Lucas 2:29

Señor, ahora deja que tu siervo se vaya en paz. El hermoso himno de Simeón fue sin duda preservado por la Virgen María y entregado a San Lucas. El Nunc dimittis se ha utilizado constantemente en la liturgía de las iglesias cristianas durante catorce siglos. El pensamiento que atraviesa el himno ha sido bien expresado por Godet: "Simeón se representa a sí mismo bajo la imagen de un centinela, a quien su maestro ha colocado en una posición elevada, y acusado de buscar la aparición de una estrella, y luego anunciar al mundo. Ve esta estrella largamente deseada; proclama su ascenso, y pide ser relevado del puesto en la torre de vigilancia que ha ocupado tanto tiempo. De la misma manera, en la apertura del Agamenón de Esquilo, "cuando el centinela, listo para vigilar la aparición del fuego que anuncia la toma de Troya, contempla por fin la señal tan impacientemente esperada, canta de inmediato tanto la victoria de Grecia como su propia liberación".

Lucas 2:31, Lucas 2:32

Ante la cara de todas las personas; una luz para aligerar a los gentiles; Más exactamente prestados, todos los pueblos. Hombres como Isaías, que vivieron varios siglos antes de la natividad, con sus gloriosas profecías de gran alcance, como Isaías 52:10, estaban muy por delante de las estrechas y egoístas escuelas judías de la era de Jesucristo. Fue, quizás, la lección más difícil que los apóstoles y los primeros maestros de la fe tuvieron que dominar: esta admisión plena y gratuita del vasto mundo gentil al reino de su Dios. Simeón, en su canción, sin embargo, repite claramente los dichos amplios y generosos de los profetas mayores.

Lucas 2:33

Y José y su madre se maravillaron. No fue tanto que Simeón predijera cosas nuevas con respecto al Niño Jesús que se maravillaron; su sorpresa fue más bien que un extraño, evidentemente de posición y aprendizaje, debería poseer una visión tan profunda de los elevados destinos de un infante desconocido, traído por padres evidentemente pobres a la corte del templo. ¿Entonces su secreto era conocido por otros a quienes sospechaban que no?

Lucas 2:34

Y Simeón los bendijo, y dijo a María su madre: He aquí este niño. Es notable que, mientras Simeón bendice a María y a José, se abstiene de bendecir al Niño, del cual, sin embargo, habla intencionadamente. No era para alguien como Simeón pronunciar palabras de bendición sobre "el Hijo del Altísimo". Se dice expresamente que las palabras que siguen se han dirigido solo a María. Simeon sabía que ella estaba relacionada, pero no Joseph, con el bebé en sus brazos; también vio que su corazón, no el de Joseph, sería atravesado con la espada de muchas penas por el bien de ese Niño. He aquí, este Niño está listo para la caída y la resurrección de muchos en Israel; y por una señal contra la cual se hablará. Durante casi tres siglos, por supuesto, con intensidad variable, el nombre de Jesús de Nazaret y sus seguidores fue un nombre de vergüenza, odio y desprecio. No solo entre los idólatras romanos se habló contra "el Nombre" con intensa amargura (ver las expresiones utilizadas por hombres como Tácito, Suetonio y Plinio), sino también entre su propia nación, los judíos, se conocía a Jesús como "el Engañador". "" ese Hombre "," el Hung ". Estas fueron expresiones comunes utilizadas en las grandes escuelas rabínicas que florecieron en los primeros días del cristianismo.

Lucas 2:35

Sí, una espada atravesará tu propia alma también. El arte cristiano ha captado bien el espíritu de su vida que fue, a pesar de su incalculable sufrimiento, "bendecida entre las mujeres", al representarla tan a menudo y con tanto cariño como la madre de los dolores (Mater Dolorosa). La infancia en el hogar de Nazaret, y la temprana virilidad en la carpintería de Nazaret, fueron sin duda sus días más felices, sin embargo, en esos años tranquilos, la expectativa, los temores, el miedo, curiosamente entrelazados, deben haber desgarrado el corazón de esa madre. Los días del ministerio público para Mary deben haber sido tristes, y su corazón lleno de inquietudes ansiosas, mientras observaba los crecientes celos, el odio y la incredulidad por parte de los principales hombres de su pueblo. Luego vino la cruz. Sabemos que ella estuvo de pie todo el tiempo. Y, después de la cruz y la Resurrección, el silencio. En verdad, las palabras de Simeón se cumplieron terriblemente. Bleek, citado por Godet, hace una sugerencia interesante sobre el tema de la espada que atraviesa el corazón de María: "Sentirás en tu corazón su contradicción con respecto a tu Hijo, cuando serás atrapado con dudas con respecto a su misión. "

Lucas 2:36

Saludo de Anna la profetisa.

Lucas 2:36

Había una Anna, una profetisa. El nombre de esta mujer santa es el mismo que el de la madre de Samuel. No es necesario suponer que esta Anna tenía el don de predecir eventos futuros. Ella era, en todo caso, una predicadora. Estas mujeres santas y dotadas, aunque nunca numerosas, no eran desconocidas en la historia de las personas elegidas. Leemos sobre los hechos —en algunos casos se conservan las palabras— de Miriam, Hannah, Deborah, Huldah y otros. De la tribu de Aser. Es cierto que en este período las diez tribus se habían perdido hace mucho tiempo, los "judíos" estaban formados por las dos tribus de Judá y Benjamín; pero, sin embargo, ciertas familias conservaron sus genealogías, rastreando su descendencia a una u otra de las divisiones perdidas de la gente. Así, Anna pertenecía a Asher.

Lucas 2:37

Que no partió del templo, sino que sirvió a Dios con ayunos y oraciones día y noche. Probablemente, en virtud de su reputación como profetisa, se le asignó una pequeña cámara en el templo. Este parece haber sido el caso con Huldah (2 Crónicas 34:22). También se ha sugerido que ella cariñosamente realizó algún trabajo en o sobre el edificio sagrado. Farrar sugiere como recortar las lámparas (como es la noción rabínica sobre Deborah), derivada de la palabra lapidoth, esplendor. Tales funciones sagradas se consideraban entre todas las naciones como un gran honor. La gran ciudad de Éfeso se jactaba de su nombre de νεωκόρος, la barredora de templos, como su título de honor más orgulloso.

Lucas 2:39

Y cuando habían realizado todas las cosas de acuerdo con la Ley del Señor. Otra nota, que nos habla de la rígida obediencia que María y José le pagaron a la Ley de Israel, bajo la cual vivieron. Marción, el famoso hereje gnóstico (siglo II), que adoptó este Evangelio de San Lucas, con la exclusión de los otros tres, como el Evangelio autoritario para su secta, omitió, sin embargo, todos estos pasajes de la narrativa de San Lucas en los que Se hablaba de la antigua ley mosaica con reverencia. Regresaron a Galilea, a su propia ciudad, Nazaret. Para completar la historia de los primeros años de la vida de nuestro Señor, debemos insertar desde San Mateo, antes de este regreso a Nazaret, la visita de los Magos, y el vuelo de regreso a Egipto. Es probable, incluso si el Evangelio de San Mateo, como lo tenemos, no fue escrito entonces, que estos detalles, la visita de los Reyes Magos y la huida a Egipto, fueran hechos ya conocidos por aquellos a quienes este Evangelio fue especialmente diseñado para instruir.

Lucas 2:40

Y el Niño creció, y se fortaleció en espíritu, lleno de sabiduría: y la gracia de Dios estaba sobre él. Otra de las solemnes pausas de este evangelista en su narración. En esta breve declaración se cuenta la historia de doce años tranquilos. De estas pocas palabras, San Lucas evidentemente entiende la humanidad de Jesús como una realidad. La afirmación de que "se hizo fuerte, lleno de sabiduría" (las palabras "en espíritu" no aparecen en las autoridades más antiguas) nos dice que, en la enseñanza de las SS. Paul y Luke, el Niño aprendió como otros aprendieron, sujeto al crecimiento y desarrollo ordinario del conocimiento humano; condenando así, por anticipado, la extraña herejía de Apolinario, quien enseñó que la Palabra Divina (el Logos) ocupó, en la humanidad de nuestro Señor, el lugar de la mente o intelecto humano. Y la gracia de Dios estaba sobre él. Los legendarios Evangelios apócrifos son ricos en historias de las acciones del Niño Jesús durante estos muchos años. Pero el silencio de los cuatro santos, cuyo testimonio ha sido recibido desde los últimos años del primer siglo por toda la Iglesia, es nuestra autoridad para suponer que no se realizó ninguna obra de poder, y probablemente que no se habló ninguna palabra de enseñanza, hasta que comenzó el ministerio público, cuando el Mesías había alcanzado su trigésimo año. "Tenga en cuenta aquí", escribió Bonaventura, citado por Farrar, "que no hacer nada maravilloso era en sí mismo una especie de maravilla ... Como había poder en sus acciones, también hay poder en su silencio, en su inactividad, en su retiro. "

Lucas 2:41

El niño Jesús en Jerusalén.

Lucas 2:41

Ahora sus padres iban a Jerusalén todos los años en la fiesta de la Pascua. La Ley requería la asistencia de todos los hombres a las tres grandes Fiestas de Pascua, Pentecostés y Tabernáculos (Deuteronomio 16:16). La dispersión y posterior residencia de tantos judíos en tierras lejanas había roto mucho la observancia regular de estas direcciones. Aún así, muchos judíos devotos estuvieron constantemente presentes en estas fiestas. Esta ordenanza mosaica solo era vinculante para los hombres, pero R. Hillel recomendó que las mujeres siempre estuvieran presentes en la Pascua. La presencia anual constante de José el carpintero y María en esta fiesta es otra indicación de la rígida obediencia de la sagrada familia de Nazaret al ritual de la Ley de Moisés.

Lucas 2:42

Y cuando tenía doce años, subieron a Jerusalén según la costumbre de la fiesta. Cuando un niño judío tenía tres años, le dieron la prenda con borlas dirigida por la Ley (Números 15:38-4; Deuteronomio 22:12). A los cinco años usualmente comenzó a aprender porciones de la Ley, bajo la dirección de su madre; estos eran pasajes escritos en pergaminos, como el shema o el credo de Deuteronomio 6:4, los Salmos Hallel (Salmo 114:1, Salmo 118:1, Salmo 136:1). Cuando el niño tenía trece años llevaba, por primera vez, las filacterias, que el judío siempre se ponía al recitar la oración diaria. En las conocidas y más antiguas 'Máximas de los padres' ('Pirke Avoth'), leemos que, a la edad de diez años, un niño debía comenzar el estudio de la Mishná (la Mishná era una recopilación de interpretaciones tradicionales de la Ley); a los dieciocho años debía ser instruido en la Gemara.

Lucas 2:43

Y cuando habían cumplido los días, cuando regresaron, el Niño Jesús se demoró en Jerusalén. La fiesta duró siete días. Ahora, un niño en el este, de doce años, generalmente está mucho más avanzado que nunca en nuestras naciones del norte, donde el desarrollo es mucho más lento. Bien podemos suponer que el Niño se quedó solo para sí durante estos días de la fiesta. No requiere estrés de imaginación imaginarlo absorto en el templo y todo lo que se podía ver y aprender allí. Fue, sin duda, su primera visita desde la infancia a la gloriosa casa. Lentamente, seguramente, había estado creciendo hacia la conciencia de lo que era y de dónde venía: que no con toda reverencia, supongamos que su auto reconocimiento realmente surgió de las profundidades de la inconsciencia de su infancia en esa semana solemne en los históricos pisos del templo? Cuando Joseph y Mary y sus amigos, como era habitual después de los siete días, comenzaron su viaje de regreso, el Niño, en lugar de unirse a esta compañía de peregrinos que regresaba a su hogar, fue como de costumbre al templo y a los grandes maestros allí, completamente absortos en la nueva luz que estaba penetrando sobre él. Allí lo encontraron. Es extraño que hayan buscado durante tanto tiempo en otros lugares. Si solo hubieran recordado el secreto sagrado del Niño, seguramente habrían ido de inmediato al templo; ¿No era, después de todo, su hogar terrenal, esa casa sagrada de su Padre en Jerusalén?

Lucas 2:46

Y sucedió que después de tres días lo encontraron en el templo. Según la forma común de calcular entre los hebreos, esta expresión, "después de tres días", probablemente significa "al tercer día". Un día se consumió en el habitual viaje corto de peregrino. Su ausencia al principio no llamaría la atención; en el segundo, como todavía lo extrañaban, lo buscaron en varias compañías de peregrinos; y al día siguiente lo encontraron en los tribunales del templo, con los doctores de la Ley. Sentados en medio de los médicos, ambos escuchándolos y haciéndoles preguntas. En el recinto del templo, dice el Talmud, había tres sinagogas: una en la puerta de la corte de los gentiles, otra en la entrada de la corte de los israelitas, una tercera en la parte sureste del patio interior: Fue en estos que los rabinos expusieron la Ley. Entre los doctores famosos, o rabinos, que vivían y enseñaban en Jerusalén, se encontraba el famoso Hillel, entonces muy anciano, casi, según nos dicen, en su centésimo año; su rival casi igualmente ilustre, Shammai; Gamaliel, el maestro de Saulo de Tarso; Jonathan, el compilador de la paráfrasis Chaldee de los libros sagrados; Simeón, el hijo y sucesor de Hillel; Nicodemo, quien, algunos años después, vino a Jesús de noche y, cuando llegó el final, ayudó reverentemente a poner al Hijo del Rey con todo honor en su tumba en el jardín de José de Arimatea. Podemos suponer, con gran probabilidad, que entre los "médicos" a quienes el Niño interrogó en esa fiesta de Pascua, algunos, si no todos, estos conocidos hombres estaban sentados. Los Evangelios apócrifos, como siempre, profesan darnos detalles donde la verdadera historia es reverentemente silenciosa. El 'Evangelio de Tomás' (siglo II), por ejemplo, nos dice que Jesús, cuando estaba en el camino a Nazaret, regresó por su propia voluntad a Jerusalén, y sorprendió a los rabinos del templo por su solución de lo más difícil y difícil. preguntas de la ley y los profetas. En un Evangelio árabe de fecha algo posterior a la de Tomás, encontramos al Niño incluso enseñando a los astrónomos los secretos de su difícil estudio. Probablemente, las simples palabras de Stier se acercan más a la verdad aquí, cuando sugiere que sus preguntas eran "las preguntas puras de la inocencia y de la verdad, que penetraron aguda y profundamente en los confusos errores de la enseñanza rabínica".

Lucas 2:48

Hijo, ¿por qué nos has tratado así? he aquí, tu padre y yo te hemos buscado con tristeza. Las palabras de María tienen en ellos algo de reproche. Es evidente que José se destaca evidentemente; pero la madre, por extraño que parezca al principio, lo asocia en "tu padre y yo te hemos buscado con pena". ¿Se había olvidado entonces del pasado? ¿Quién sino Mary podría haber repetido este recuerdo sagrado de su error y de la respuesta de largo alcance del niño? ¿Qué falsificador podría haber imaginado semejante verso?

Lucas 2:49

¿Cómo es que me buscaste? Ante el reproche suavemente velado de María, Jesús responde, aparentemente con asombro, con otra pregunta. Había caído sobre él tan silenciosamente y, sin embargo, con una fuerza tan irresistible que el templo de Dios era su verdadero hogar terrenal, que se maravilló de la lentitud de comprensión de su madre. ¿Por qué debería haberse sorprendido de que él aún permaneciera en las cortes sagradas? ¿No sabía quién era y de dónde venía? Luego agregó: ¿No quieres saber que debo ocuparme de los asuntos de mi padre? Había una expresión de María que evidentemente angustiaba al Niño Jesús. Godet incluso piensa que percibe una especie de estremecimiento en su rápida respuesta a "tu padre y yo te hemos buscado con tristeza". "En la casa de mi padre, donde se está haciendo el trabajo de mi padre, debería estar ocupado. ¿No sabías esto?" Pero los doce años de vida silenciosos y sin incidentes en Nazaret, el hogar pobre, la carpintería del pueblo, el desarrollo natural del Niño sagrado, habían oscurecido gradualmente para María y José los recuerdos de la infancia. No los habían olvidado, pero el tiempo y las circunstancias los habían cubierto con un velo. Ahora les recordaban muy gentilmente las palabras tranquilas del Niño de lo que había sucedido doce años antes. Los académicos dudan si adoptar o no la versión de la antigua versión siríaca, "en la casa de mi padre", en lugar de la más amplia y vaga "sobre los asuntos de mi padre", ya que el griego permitirá cualquier traducción. Nos parece lo mejor retener la antigua representación que amamos tanto "sobre los asuntos de mi padre". Todo el espíritu de la enseñanza posterior de Jesús nos lleva irresistiblemente a esta interpretación del primer dicho grabado del Maestro.

Lucas 2:51

Y descendió con ellos, y vino a Nazaret. La pregunta de María, y la tranquila y grave respuesta del Niño Jesús, fue todo lo que parece haber tenido lugar. Sirvió, sin duda, para recordarle a Mary lo que había pasado hace mucho tiempo, y el recuerdo de que para ella comenzaba a desvanecerse. Este fue, sin duda, uno de los usos de la escena del templo, pero tenía otros propósitos más profundos para servir. Fue entonces, tal vez, como ya supusimos con reverencia, en el desarrollo y crecimiento gradual del Redentor, que la conciencia de quién fue realmente se le ocurrió por primera vez al "Niño Jesús". Y estaba sujeto a ellos. Este recital de la escena del templo, la reunión con los grandes rabinos allí, las pocas palabras de sorpresa dirigidas por el Niño a María y José cuando lo buscaron "triste" - "como si fuera posible", para usar la expresión de Stier, para "que esté equivocado o en peligro", este recital solo rompe el profundo silencio que envuelve los primeros treinta años de "la Vida". Durante unos dieciocho años después de esa visita a Jerusalén, Jesús parece haber vivido y trabajado como carpintero en Nazaret, con José y María mientras ambos vivían, con María y sus hermanastras y hermanos cuando José estaba muerto. Justin Martyr, que vive un siglo y medio después, habla de los arados y los yugos que las propias manos del Maestro habían diseñado durante una larga pausa flotante en su vida. ¿Por qué, a menudo se pregunta, no pasaron estos años en Jerusalén y en el vecindario del templo, en el centro de la vida ocupada y el pensamiento judío activo? Godet sugiere una respuesta que, si no es exhaustiva, es al menos satisfactoria: "Si la atmósfera espiritual de Nazaret era pesada, al menos estaba tranquila; y los trabajos del taller, en la retirada de este valle pacífico, bajo la mirada de el Padre, era una esfera más favorable para el desarrollo de Jesús que el ritualismo del templo y las discusiones rabínicas de Jerusalén ". José nunca más se menciona en la historia del evangelio; lo más probable es que muriera en algún momento en ese período de dieciocho años. Pero su madre guardaba todos estos dichos en su corazón. Como doce años antes, Mary, reflexionando en su corazón, había atesorado la áspera adoración de los pastores y su extraña historia de lo que los ángeles les dijeron sobre su Hijo (Lucas 2:19), como sin duda ella había hecho también cuando los Reyes Magos presentaron sus costosos regalos ante el Bebé en Belén, y cuando Simeón y Ana en el templo hablaron sus declaraciones proféticas sobre el Niño; así que ahora la madre, en una tranquila y humilde fe, almacenó nuevamente los dichos de su Hijo en su corazón, esperando con valentía y paciencia constante la hora en que su Dios debería concederle ver cara a cara las cosas misteriosas que ella había visto hasta ahora "en un vaso oscuro ".

Lucas 2:52

Y Jesús aumentó en sabiduría y estatura, y en gracia para con Dios y el hombre. Otra de estas pequeñas pinturas de palabras de San Lucas en las que se representa el trabajo y el progreso de largos años. El propósito de esta breve declaración es claro. El evangelista nos enseñaría que, con Jesús, el desarrollo corporal procedió de la misma manera ordenada que con otros hombres, mientras que la sabiduría, que se profundiza con los años, pasó a su alma a medida que pasa a las almas de otros hombres, por lo común. canales de instrucción, estudio y pensamiento. En las últimas palabras, "a favor de Dios y del hombre", Dean Plumptre escribe muy bellamente: "El niño se convirtió en joven, y el joven en hombre, y su pureza, humildad y simpatía desinteresada atrajeron incluso los corazones de todos los hombres. "En ese caso supremo, como en todas las analogías inferiores, los hombres admiraban la santidad hasta que se volvió agresiva, y luego los despertó a un antagonismo amargo en proporción a su admiración previa". La palabra griega en este verso traducida "aumentada" se traduciría más literalmente como "sigue avanzando". La palabra se usa para los pioneros que talan árboles y matorrales que obstruyen el camino de un ejército que avanza. La palabra en el original, Englished por "estatura", algunos eruditos traducen por "edad"; cualquier representación es permisible, pero la palabra utilizada en la versión en inglés se ajusta mejor al contexto del pasaje.

HOMILÉTICA

Lucas 2:1

El lugar de nacimiento y el nacimiento.

Dos viajeros, que vienen de Galilea, se acercan a la ciudad de David. El conocimiento que poseían del evento en el que culminarían las glorias de la casa de David debe haber invertido cada característica con un peculiar carácter sagrado de interés. Tenga en cuenta la descripción de Dean Stanley de Belén, en la cresta de una colina de colinas negras en terrazas con viñedos. Según lo observado por José y María, ¡qué flujo de recuerdos patrióticos, mezclados con las inspiraciones que brotan del sentido de ascendencia, debe haber fluido sobre sus almas! Está la escena del notable deslumbramiento de la gentil Moabitess que había acompañado a Naomi desde las poderosas colinas que alzan sus pináculos a lo lejos. Allí, Jesse con sus siete hijos incondicionales había vivido. En esos campos y gargantas, el más joven de los siete había aprendido a arrojar sus piedras y a cantar sus salmos; había estado preparado para el futuro que tenía ante sí. De esa ciudad habían venido los guerreros más poderosos de David: Joab, Abisai y otros. Lo! allí, también, junto a la puerta, está el famoso pozo de Belén, del cual David había deseado beber, pero, débil como estaba, no lo haría, porque la extracción de su agua había costado la vida, la fuerza y ​​la sangre. . El múltiple es el atractivo para el corazón de los peregrinos, quienes, aunque su condición sea baja, son descendientes de la casa real de Israel. Se están acercando al lugar del cual la profecía había dicho (Miqueas 5:2): "De ti saldrá uno que será Gobernador en Israel; cuyas salidas son desde la antigüedad, desde la eternidad. " Saben que el cumplimiento está a la mano. ¿A dónde irán? Ya es hora de que uno esté en reposo. ¿Van a ir a la posada, el khan o caravanserai? (Ver el bosquejo de Farrar de ese extraño refugio para hombres y bestias). Pero la posada está llena. No hay lugar para ellos como ellos. La necesidad es urgente. Y su refugio, como dice una tradición mencionada por Justin Martyr, es una gruta o cueva en la roca de piedra caliza en la que se encuentra la aldea, utilizada como establo para caballos y corral para ganado. El pesebre de los caballos es la cuna del Rey de reyes. Nacido allí y, por lo tanto, la fecha precisa del nacimiento no es aparentemente determinable.

Lucas 2:8

Los pastores y los ángeles heraldos.

Desde la caverna de piedra caliza, los evangelistas nos llevan a las largas laderas cubiertas de hierba que se extienden al este de la ciudad judía. Escondido en algún rincón de estas laderas descansan pastores piadosos. Los pastores siempre han sido una clase meditativa de hombres, acostumbrados a los dulces silencios de la naturaleza y, aparte del ajetreo y el bullicio de las ciudades, invitados a la tranquila comunión con sus propios corazones. Parecería que estos pastores eran hombres del espíritu de Simeón. Entienden rápidamente el mensaje que les llegó. Con calma y prontitud, responden de inmediato, como si fuera la insinuación de lo que habían estado esperando. "Vamos a ver". Allí yacen, "atendidos en un pensamiento devoto y solitario", sin darse cuenta de la miríada de miríadas de brillantes que se ciernen sobre ellos. Es el momento de una pausa, de un silencio a través de la naturaleza. Lo! el ángel del Señor viene sobre ellos; en un instante una presencia, una gloria, los rodea; y primero se vierte en sus corazones el evangelio para todas las edades. De este evangelio, nota:

(1) Su sustancia. (Lucas 2:11.) "Nacido para ti este día": el regalo de Dios para los hombres, para los pecadores, especialmente para los que creen. "Un Salvador, que es Cristo", el Ungido, aquel de quien hablaron los profetas, y a quien David, el pastor de Israel, prefiguraba; los enviados, no por Dios, sino desde las profundidades de la Divina Personalidad; El Hijo del seno del Padre. "Cristo, el Señor" —el Jehová, ante quien toda rodilla se doblará; el gobernante que restaurará a los perdidos, y unirá a los dispersos, y cumplirá el reino que es justicia, paz y alegría.

(2) El carácter de este evangelio. (Lucas 2:10.) "Buenas noticias de gran alegría"; el mensaje más bendecido jamás proclamado: uno de bendición indescriptible; una alegría a la que no se puede establecer un límite, que ningún límite geográfico puede medir, que ningún pensamiento de clase, raza o secta puede amargar; alegría a todos los pueblos del mundo.

(3) La señal del evangelio. (Lucas 2:12.) "Un bebé envuelto en pañales y acostado en un pesebre". El bebé es el signo del reino, es la señal del rey. "Excepto que seáis como niños pequeños, de ninguna manera entraréis en el reino de los cielos" (Mateo 23: 1-39: 3). Y ahora, de repente, cuando se da la señal, "un resplandor de canción se extiende sobre la extensión del cielo", y

"Como círculos que se ensanchan

Sobre un río azul claro,

Orbe tras orbe, el sonido maravilloso

Se repite para siempre:

'Gloria a Dios en lo alto, en la tierra sea paz, y amor hacia los hombres de amor: salvación y liberación' ".

El anuncio del nacimiento se hace a los pastores. ¿Por qué fueron seleccionados para este gran honor? Se pueden rastrear puntos de aptitud. ¿No fue la primera sangre del sacrificio (de Abel) la de un cuidador de ovejas? ¿No fue el tipo elegido y la raíz terrenal del Cristo un pastor tomado de los rediles? ¿No es uno de los símbolos favoritos del Salvador del mundo el buen pastor? ¿No es la obra del Salvador la de aquel que deja los noventa y nueve y va tras la oveja que está perdida? De todas las cosas terrenales, ¿no son la vida pastoral y el espíritu los corresponsales más cercanos a la vida y el espíritu del Hijo encarnado de Dios? Y en cuanto al evangelio que se predicó, ¿no hay una verdad en el lenguaje pintoresco de un viejo escritor: "No era extraño que fueran pastores; las noticias les quedaron bien. Estuvo de acuerdo en contarles a los pastores el anhelo de un Cordero extraño, un Cordero que podría quitar el pecado del mundo. Un Cordero que podrían enviar al Gobernante del mundo para un regalo ". De cualquier manera, no es para el fariseo supercilioso, ni para el saduceo frío y seco como el polvo, ni para el asceta y separatista esenio, ni para el mundano y astuto herodiano, ni para los poderosos o los nobles que traen las primeras noticias de la gran alegría. . El primer predicador es el ángel celestial, y la primera congregación algunos hombres humildes y simples, que están cumpliendo con su deber en el lugar que Dios les ha designado. De ahí viene la lección para nosotros. El cielo siempre está cerca de los obedientes. Quienes observan fielmente lo que se les ha dado a su cargo, no buscan "algo grandioso que hacer", no se apresuran e inquietan en su trabajo, sino que se preocupan por las cosas, muchas o pocas, sobre las cuales Dios los ha colocado, están cerca de esa puerta del reino celestial a través del cual suena la música, "Bienaventurados los puros de corazón, porque ellos verán a Dios". Dos puntos en esta porción de la narración pueden ser tocados.

(1) La conducta de los pastores cuando las noticias del nacimiento les son transmitidas. Al retirarse de la visión celestial, dicen (Lucas 2:15): "Vayamos ahora incluso a Belén y veamos lo que ha sucedido". Los rebaños se eliminan de alguna manera. Este es un asunto que debe ser atendido de inmediato. Una palabra de Dios, una voz del Espíritu Santo en el corazón, un mandamiento o deber perteneciente a la vida celestial, tiene precedencia sobre todas las demás afirmaciones. "Busca primero el reino de Dios". La pronta obediencia es el camino de la bendición. "Vinieron con prisa". Si; "Los asuntos del rey requieren prisa". Nunca te demores. San Pablo actuó en el espíritu de los pastores cuando, habiendo complacido a Dios de revelar a su Hijo en él, "inmediatamente no consultó con carne y sangre" (Gálatas 1:16).

(2) La conducta de María. Los pastores contaron con entusiasmo su maravillosa historia. Y todas las personas que escucharon, se preguntaron. "Pero Mary (Lucas 2:19) guardó todos estos dichos y los reflexionó en su corazón". La maravilla de la gente pronto desapareció; no era sino "como la nube de la mañana y el rocío temprano". Los sentimientos religiosos se conservan y profundizan a través de la reflexión y la oración. Bendito secreto: ¡guardar y meditar en el corazón!

Lucas 2:21

La circuncisión y la presentación en el templo.

I. LA CIRCUNCISIÓN. Con respecto a la circuncisión, observe:

1. El Hijo de Dios no solo está "hecho de mujer", sino que está "hecho bajo la Ley". Entra en todos los requisitos y circunstancias del pacto "con Abraham y su simiente". El apóstol nos dice por qué: "redimir a los que estaban bajo la Ley". Cristo tomó el vínculo bajo el cual Israel estaba atado, y se convirtió en la Garantía de Israel por ello. Ahora está terminado. Hay una nueva forma de justicia en la que se elimina el muro de partición entre judíos y gentiles. El apóstol agrega (Gálatas 4:6), "Para redimir a los que estaban bajo la Ley, que nosotros", es decir. cuantos hayan sido bautizados en Cristo, judíos o griegos, esclavos o libres, "podrían recibir la adopción de hijos". Esta adopción es ahora la posición a través de la gracia.

2. La circuncisión tiene su lugar especial en la creación de Jesús por Dios para nosotros Sabiduría, Justicia, Santificación, Redención. Es una evidencia de que el Hijo de Dios fue enviado "a semejanza de carne pecaminosa". La circuncisión suponía que su sujeto era un pecador. Suponía que una condena recaía sobre él como tal. El Señor Jesús, el Hijo amado de Dios, por lo tanto tomó el lugar del pecador, y en las gotas de sangre derramadas al octavo día después del nacimiento se sirvió, por así decirlo, el heredero de la condenación del pecado. De esta condena habló cuando inclinó la cabeza en la cruz y dijo: "¡Está terminado!"

3. La circuncisión tiene su significado especial con respecto a la historia espiritual de los creyentes. En relación con esto, Colosenses 2:10, "Ustedes cristianos", parafraseando la oración, "tienen, a través de su unión con Cristo, la realidad de la circuncisión. Cuando se entregaron a Cristo, se hizo una obra". en ti que era igual a la renuncia aguda y dolorosa —la postergación— del cuerpo de carne, de esa mente de la carne con sus afectos y deseos que es enemistad contra Dios. Fue a través del arrepentimiento forjado en ti que te convertiste partícipes de la remisión de los pecados. Cuando fuiste sepultado con Cristo en el bautismo, tu antiguo e incrédulo ser circuncidado al Señor. Encontraste la nueva posición, la nueva vida, que está completa en Cristo. (Por la sugestión múltiple del circuncisión del niño Jesús, lea el himno de Keble en su 'Año cristiano').

II LA PRESENTACIÓN. Una vez cumplidos los cuarenta días de purificación prescritos por la Ley de Moisés, José y María llevan al Bebé a Jerusalén para presentarlo al Señor. Como Primogénito de María, debe estar formalmente separado. Y en la narrativa de esta separación, recordamos la condición humilde de los padres. No el cordero y la paloma, sino las dos palomas jóvenes permitidas en casos de pobreza, constituyen el sacrificio, tan bajo que se había detenido cuyo lugar es el seno del Padre. Mire la bienvenida preparada para Cristo cuando él es llevado en los brazos amorosos de María al templo de su Padre.

1. Piensa primero en el hombre por quien se expresa la bienvenida. Se le llama simplemente "un hombre en Jerusalén". No los sacerdotes. En relación con la infancia, trazamos tres actos de adoración: el de los pastores, el de Simeón y Anna, y el de los magos paganos. En total no hay representación de los círculos de autoridad; al menos, no hay que preocuparse por la importancia de aquellos a través de los cuales se muestra el homenaje. El tributo del corazón humano es suficiente para el Hijo del hombre. De este hombre no sabemos nada más de lo que nos dice San Lucas. Se llama Simeón. Él es (versículo 25) "justo y devoto, uno de los que buscaban el consuelo de Israel, y el Espíritu Santo está sobre él". El personaje, todo lo que es memorable, se resume en el título que él mismo toma (versículo 29), "Tu siervo". Durante años ha estado buscando, un participante en la expectativa que se había vuelto sincera y ansiosa entre los piadosos. Pero él piensa y reza y espera en una luz que es peculiar para él. De alguna manera, no se nos dice cómo, la insinuación ha sido llevada a su alma (versículo 26) de que "no debería ver la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor". ¿No es hermosa la foto de este "observador de la mañana"? ¿No parecemos verlo, cansado de las disputas de palabras, las peleas sobre los puntos culminantes de los ceremoniales, que abundaban, atravesando las hipocresías con las que el mundo religioso era un panal de abejas; en medio de las confusiones cada vez más confusas, alzando la oración: "Oh, Esperanza de Israel, ven pronto"? ¿No es este hombre un ejemplo para nosotros? ¿No es este tiempo presente la noche de vigilancia para el pueblo de Cristo? ¿Estamos observando mientras él observaba: "no dormido en el pecado, sino diligente en el servicio del Señor y regocijándose en sus alabanzas"?

2. Considere a continuación la escena en la que se da la bienvenida. El observador está en el templo, allí en el espíritu del salmo de David, "para que yo pueda habitar en los atrios del Señor, contemplando la belleza del Señor e indagando en su templo". Él está allí guiado por el Espíritu. Cuando entran "dos adoradores no notados", su ojo se fija en los dos; más rápido late el corazón: "Es él; ese niño es él, el Cristo del Señor". Un incidente que es fotografiado indeleblemente en el corazón de la cristiandad es aquel en el que el venerable vidente toma al bebé en sus brazos y levanta los ojos al cielo "en oraciones que luchan con sus lágrimas".

(1) He aquí el signo del bebé realizado. Dar la bienvenida a la verdadera naturaleza infantil, como Simeón le dio la bienvenida a Jesús; ver el cielo en el Niño y abrir el alma a la impresión, volviéndose como un niño y, por lo tanto, como un Cristo; esto es recibir el reino de los cielos.

(2) Tenga en cuenta que en la historia espiritual hay un momento de descubrimiento: el discernimiento de la gloria oculta en Jesús. Este momento se tipifica en la conjunción del observador y el vigilado (versículo 27): cuando los padres trajeron al Niño Jesús, entonces lo recibió en sus brazos. Es posible que no podamos distinguir siempre el tiempo y el camino; pero está la hora de la mañana en la vida, el despertar al reclamo de Dios sobre el alma, al hecho de que "soy un pecador y necesito al Cristo del Señor", y el hecho de responder: "Él es el Salvador, y Él me quiere." ¡Ojalá la alegría de Simeón se hiciera realidad en todos los que leen, "Mis ojos han visto tu salvación"!

3. Observe la canción, el conocido "Nunc dimittis". ¡Qué dulzura, qué belleza en esto, la "canción del cisne" de la Iglesia Cristiana como se le ha llamado!

(1) ¡Cuán tiernamente el corazón pide la liberación suprema! ¡Qué más se puede desear! El sirviente ha visto al Maestro. Y sin embargo, no es una oración de anhelo iniciada por el corazón mismo. ¿No se le había revelado que la hora de partida seguiría la visión del Señor? La voluntad humana toca lo Divino. "Déjame partir ... según tu palabra".

(2) ¡Cómo emociona la canción con el sentido de un amor libre y universal como la luz de Dios (versículos 31, 32)! Así es cuando realmente se ve al Cristo del Señor. El lugar de Cristo es "un lugar de amplios ríos y arroyos". El amor cristiano es necesariamente un amor misionero. La palabra que siembra en el deseo más interno es: "Que haya luz". Los cristianos también pueden aprender esto de Simeón: él, el israelita, busca el bien de los gentiles. La salvación en la que se regocija es "para revelación a los gentiles". ¿No deberíamos los gentiles corresponder al abrazar en nuestra oración y esfuerzo al pueblo de Dios Israel? ¿Buscando el pensamiento completo del venerable observador? El Cristo del Señor, la Luz para los Gentiles y la Gloria de Israel.

(3) Un alma así llena de la plenitud del amor de Dios está lista para partir. La muerte es solo una partida, el despido del sirviente de la escena del trabajo terrenal, para que pueda entrar más plenamente en la alegría del Señor. "Señor, ahora deja que tu siervo se vaya en paz". El criado anciano tiene aún otra palabra. Él tiene su bendición para los padres.

4. Marque la predicción dirigida a María.

(1) El anuncio más general, que parece estar en desacuerdo con la cepa exaltada de la canción; pero en esta variación armoniza con las palabras de profecía (por ejemplo, los pronósticos de Isaías) e interpreta la experiencia de las edades. Porque "Cristo es a la vez una piedra angular y una piedra de tropiezo, y quizás, en cierto sentido, él es el uno y el otro para todos nosotros".

(2) El anuncio más especial. Ah! ¡Cuán a menudo el amor que es la fuente de la alegría más pura es la ocasión del dolor más conmovedor! Muchas madres pueden entender la palabra del vidente a la madre: "Una espada atravesará tu propia alma". ¡Bueno, cuando la herida es solo de un dolor santo! Así

(3) la palabra profética se adjunta a la bendición, que, a través del Cristo del Señor, "los pensamientos de muchos corazones deben ser revelados". Es cierto: la actitud de cada corazón hacia Cristo es la revelación de ese corazón en las raíces y resortes de su pensamiento.

5. El bosquejo de Anna la profetisa es la característica final y consumadora del día. Ella también es una persona interesante. Una viuda, después de siete años de vida matrimonial, y ahora "avanzó en muchos días" (versículo 36), al menos cuatro puntos y cuatro. Devoto, casi un recluso del templo, y reconocido como profetisa. Ella también tiene su acción de gracias, ya que entra "a esa misma hora". Pero la circunstancia notable con respecto a ella es que ella es la primera predicadora de Cristo en la ciudad del gran Rey. "Ella habla de él con todos los que buscan la redención". Es la pionera de la gran cantidad de mujeres que publican las noticias (Salmo 68:11, versión revisada). ¡En este host se pueden incluir muchos de los que leen o escuchan!

Lucas 2:39

La infancia y el tiempo de espera.

Antes de los doce años, nada se cuenta. En las biografías modernas, se mencionan todo tipo de rasgos, incidentes, pronósticos del hombre en el niño. Los Evangelios apócrifos encajan con esta costumbre. Los pensamientos de Dios no son nuestros pensamientos. La vida infantil del "Cristo del Señor" es completamente simple. Un niño de ojos brillantes, que estaba aprendiendo a leer las Escrituras en las rodillas de su madre, salía corriendo a comprar y a una casa de campo, y se unía a veces en los pasatiempos inocentes de la ladera, sacando por la noche su pequeña colcha de la repisa que rodeaba la pared del muro. casa, y tumbarse en paz y dormir, tal como podemos concebir, era la vida del santo Niño. Reflexivo, sabio, gentil, pero lleno de una "gracia y verdad" sin nombre; porque (Lucas 2:40) "creció y se fortaleció, lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estaba sobre él". El incidente que solo rompe el silencio está relacionado con su duodécimo año, cuya finalización fue una hora importante en la historia judía: la hora de la transferencia del pupilo a una cierta medida de responsabilidad. A esa edad, José, "hijo de la Ley", es llevado por José y María a Jerusalén. El viaje, las caravanas de peregrinos, los incidentes del camino, las tres noches de detención y luego la vista de Jerusalén con su templo brillando al sol, podemos imaginar lo que todo esto debe haber sido para el alma exquisitamente sensible de ¡el niño! Y la estancia de una semana en la capital, ¡qué explosión de pensamientos! ¡Qué mareas de inspiración! Detengámonos en la primera palabra registrada de Jesús: su respuesta a su madre (Lucas 2:49), cuando ella y José lo encontraron entre los médicos. Considérelo como la palabra de la infancia santificada, como el despertar a la conciencia de

(1) la relación suprema de la vida;

(2) el interés supremo de la vida;

(3) la suprema necesidad de la vida.

I. LA RELACIÓN SUPREMA. "Mi padre." Podemos inferir, del quincuagésimo verso, que ahora, por primera vez, esta palabra había pasado de sus labios. "Tu padre y yo", dijo Mary. Silenciosa pero claramente viene la insinuación de la paternidad, una insinuación en la que podemos rastrear la desconexión. "No, no al que he honrado, y honro, como padre terrenal, sino a aquel a quien estoy realmente vinculado: el que es, el único que es, mi Padre". Y una gran y solemne hora es cuando el sentimiento de una relación personal e individual con el Eterno amanece en la conciencia. En los primeros años, la naturaleza infantil está envuelta en otros. La primera crisis de la vida es cuando comienza a darse cuenta de que no se puede conducir simplemente; que tiene un lugar y un llamado propio; que debe pensar y lo hará, en lugar de solo reflejar el pensamiento y la voluntad de aquellos que han dado forma a su camino. Aquí hay una separación de las formas: una forma de ser hacia una voluntad propia, que tiene "tormento" para la juventud como para los demás, y que, a menos que sea corregida y disciplinada por una experiencia aguda, llevará al alma a alianzas hirientes , demostrará "un corte de cisternas rotas que no retienen agua"; Por otro lado, el de la gracia divina, la aceptación de una regla y guía superiores, el aprendizaje del gran nombre Deber en el mayor, el Nombre de Dios de apoyo, la respuesta del corazón a un amor y una justicia que pregunta sí, El testimonio del Espíritu eterno con el humano de que el Niño es el Hijo de Dios. ¡Quién no se esforzará ansiosamente por dirigir la mente, en el período en que sea más susceptible a todas las influencias correctas, ya que la transición de la infancia a la juventud estará marcada por una nueva mirada hacia arriba, un amoroso y sincero "Mi Padre"!

II Además, TENGA EN CUENTA EL INTERÉS SUPREMO DE LA VIDA. No importa si leemos "sobre los asuntos de mi padre" o "en la casa de mi padre"; la idea es la misma: que la atracción irresistible del Hijo son los asuntos que lo conectan con el Padre. A los doce años, el negocio "escuchaba y hacía preguntas". No hay nada forzado o avanzado en la santa infancia. La "comprensión y las respuestas" se pronuncian maravillosas. Pero el Niño es solo el "hijo de la Ley"; él todavía no es el doctor. Poco a poco lo estará. Más tarde, será llamado a beber la copa amarga, a sufrir y morir. Pero todo en su orden correcto. La vida evolucionará a partir del principio de que, en general, la voluntad del Padre es gobernar, la mente del Padre debe ser leída, el reino del Padre debe ser promovido. Aquí, seguramente, hay una sugerencia sobre la idea que debe dominar en la educación de los jóvenes. En el hogar y en la escuela, toda cultura, todo entrenamiento, debe asociarse con una referencia más alta; el niño, la niña, debe sentir que la vida está entre las cosas del Padre celestial. El sentido de responsabilidad hacia él por la naturaleza, y la oportunidad de mejorar la naturaleza, deben estar profundamente arraigadas en el personaje. Más que esto, los generosos instintos de la juventud deberían recibir un alimento adecuado. Demasiado a menudo corren a la semilla porque la inteligencia no estaba enlistada en objetos que formaran un interés definido para la mente. Que los jóvenes sean llevados a la casa de su padre; dejar que los servicios de la Iglesia reconozcan su lugar y parte; permítales ser invitados a compartir las esperanzas y las actividades de la causa de Cristo. Plantarlos en los atrios del Señor, "en las cosas de su Padre".

III. Una vez más, OBSERVE LA NECESIDAD SUPREMA DEL ESPÍRITU DE LA VIDA EN EL NIÑO JESÚS. "¿Por qué nos has tratado así?" pregunta su madre con reproche. "¿Cómo es que me buscaste?" es la réplica; "¿No sabes que debo estar donde y cuando me encuentres?" Notamos la sorpresa en la respuesta. Es el destello de algo, un secreto, en la infancia que la madre no había notado, tan simple, tan obediente, había sido el Niño. Para el Niño, tan lleno de las glorias y solemnidades de la casa del Padre, parecía extraño que no hubieran reconocido de quién era, que no habían entendido la obligación incrustada en la vida misma. Y cuando se reconoce la restricción del amor de Dios, cuando el alma despierta a la visión del Padre y los asuntos del Padre, el hechizo del "debo" de Cristo es irresistible. Nos encontramos una y otra vez en el curso del ministerio. Era la ley del espíritu de la vida. Y la misma ley opera en todos los que son de la verdad. En esa dulce esclavitud se encuentra la perfecta libertad del alma: "Debo trabajar las obras del que me envió". "Debo ocuparme de los asuntos de mi padre". Luego, en perfecta naturalidad, pero con una osadía maravillosa, surge la primera autorrevelación del Señor. Joseph y Mary no lo entendieron. ¡Cuán a menudo se despierta y se agita el corazón joven como consecuencia de un llamado superior, mal entendido, mal juzgado! Mary no comprendió, pero simpatizó; ella amaba y rezaba. Tipo de la verdadera madre, "cuyos ojos son hogares de oración silenciosa". El sentido de la filiación superior solo hace cumplir las obligaciones de la inferior. En el amor superior, todos los demás amores perduran. "Esto es amor", dice San Juan, "que seguimos sus mandamientos", después de "el primer mandamiento con promesa: Honra a tu padre y a tu madre". No hay nada más hermoso en la vida humana de Cristo que la renovada aceptación de las restricciones del hogar. "Bajó con ellos, y vino a Nazaret, y estaba sujeto a ellos", a ellos, con la estrecha ronda de sus preocupaciones y preocupaciones diarias; y él con los grandes pensamientos brillando en su pecho, y el reino de su Padre abriéndose a su mirada. Marca:

1. ¡Qué auto-represión pertenecía a la época en Nazaret! Vemos al Hijo ocupando el lugar en la casa del carpintero unos años después de la visita al templo; Joseph aparentemente es eliminado por la muerte de la jefatura de la casa. ¿Está más allá de las probabilidades del caso que él haya interpretado el papel, siempre conmovedor, del hijo mayor y el hermano que apoya a la madre a la que está sujeto y guía a los miembros más jóvenes de la familia? No queda nada por hacer, y el que aprendió la obediencia al deber deja un ejemplo que sirve como faro tanto para la juventud como para la edad.

2. ¡Cómo esta vez consagra el trabajo y la pobreza! Trabajó en las cosas comunes; en ellos podía ver las cosas de su Padre y hacer todo como parte de los negocios de su Padre. La verdad recibe un nuevo resplandor de que "el trabajo es la faja de la virilidad". Faber canta de verdad

"El trabajo es dulce, porque has trabajado;

Y el cuidado es ligero, porque te has preocupado.

Que no se ensucie nuestro trabajo con uno mismo,

Tampoco en formas simples atrapados ".

3. ¡Cuán enfática es la lección sobre la fecundidad del silencio sugerida por este tiempo! Entre los doce años y los treinta años, el Hijo de Dios se contentó con esperar. La vida pública duró tres años; esperó treinta años. Una gran desproporción, podríamos decir; pero los caminos de Dios no son nuestros caminos. Todo el tiempo él estaba creciendo en sabiduría. Como su fuerza corporal fue compactada y madurada, también lo fue su mentalidad; porque en todo lo que fue hecho para sus hermanos, estudió la Palabra de su Padre y las obras de su Padre. La naturaleza le reveló sus significados ocultos y bellezas; pensó, oró, vivió por el Padre. Los resultados del largo silencio se evidenciaron en las exquisitas parábolas de años posteriores, en la sabiduría a la que nadie podía resistirse, en la autoridad que separaba su doctrina de la de los escribas. El capital acumulado era grande; cuando salió en el poder del Espíritu, solo atrajo el interés. ¿No estamos, en estos días, con demasiada prisa tanto para ser sabios como para ser ricos? ¿No hablamos tan pronto como hablamos demasiado? Carlyle solo comprende el significado de Nazaret cuando nos recuerda que en silencio se hacen todos los grandes pensamientos y trabajos. Necesitamos más que "destellos de silencio". Piensa, piensa en Jesús en silencio tanto tiempo. Stier exclama: "¡Oh, qué bondadosas palabras pueden haber emitido de sus labios durante esos dieciocho años que no están registradas! Pero las palabras que, por ordenación del Padre, debía testificar al mundo fueron selladas hasta que llegó su hora. Entonces , uno tras otro, brota cada uno como si fuera una corriente más profunda de las largas fuentes acumuladas de la eterna sabiduría y verdad ".

HOMILIAS DE W. CLARKSON

Lucas 2:7

Cristo excluido.

Poco se imaginaban los ocupantes de esa posada de Belén a quién rechazaron cuando José y María solicitaron su admisión allí. No se dieron cuenta, porque no sabían, a quién estaban excluyendo. Prácticamente se negaron a recibir, no solo al Mesías de su país, sino al Salvador del mundo. Lo que hicieron en ignorancia sin culpa, los hombres con demasiada frecuencia lo hacen en rechazo deliberado y culpable. Jesucristo a veces es excluido por los hombres:

I. DE SUS TEORÍAS DEL GOBIERNO DIVINO. Han construido una teoría de gobierno tan perfecta a partir de la operación de la ley física, que no hay espacio para un Salvador interpuesto. Todo el espacio de su reino de verdad está ocupado.

II DE SU ESTIMACIÓN DE SUS NECESIDADES INTELECTUALES. Creen que, aplicando su conocimiento, su facultad de razonamiento, sus poderes intuitivos, a la naturaleza y a la humanidad, pueden llegar a todas las conclusiones que hay que alcanzar, todo lo que está por encima de esto es redundante; No hay lugar en su sentido de necesidad de un Maestro Divino. Bien dijo el Maestro que para entrar en el reino de los cielos debemos ser como un niño pequeño. La autosuficiencia de una madurez complaciente cree que no tiene nada que aprender; cierra sus puertas; envía la luz del mundo a otra parte; su pequeña "posada" de conocimiento y aspiración está ocupada de piso a techo.

III. DE SU ESTIMACIÓN DE LOS DESEOS ESPIRITUALES DEL HOMBRE. Son muchos los que no están dispuestos a dar la bienvenida a un Guía, pero que no tienen espacio para un Salvador; porque no tienen sentido del pecado. Quieren saber cuál de los mandamientos han roto. No se les ocurre que han debido a su gran Creador, a su Padre celestial, a su Divino Amigo, diez mil talentos de reverencia, obediencia y gratitud; y que solo le han estado ofreciendo unos pocos peniques pobres, o que no han tenido nada que pagar. No son conscientes de un abismo profundo y amplio entre su endeudamiento y su descarga, y siguen su camino sin saber que "el Dios en cuya mano está su aliento, y de quién son todos sus caminos, no han glorificado"; que pecaron contra el Señor y necesitan su abundante misericordia. Ellos, por lo tanto, no tienen espacio para Cristo, la Divina Propiciación, el gran Reconciliador del hombre con Dios.

IV. DEL HÁBITO DE SU VIDA. De todos los que excluyen a Jesucristo, los más numerosos y quizás los más culpables son aquellos que, reconociendo sus afirmaciones y sus poderes, se niegan a darle la bienvenida a sus corazones. Sus vidas están tan llenas de preocupaciones, con los negocios del mercado o del hogar; o están tan llenos de los placeres y los premios de este mundo; o están tan ocupados con actividades que, si son intelectuales, no son espirituales, que no hay lugar para ese Divino que viene a hablar del pecado y de la misericordia y de la vida que es espiritual y eterna, que dice ser confiable y amada. y sirvió como el Salvador del alma humana y el Soberano de la vida humana. Entonces, aunque admiten su derecho a entrar, no abren la puerta. ¡Pobre de mí! de qué verdad esclarecedora, de qué bendita tranquilidad de corazón, de qué nobleza de vida, de qué eternidad de gloria, se entristecen los hombres al expulsar al Señor que los ama, al excluir al Redentor del hogar de sus corazones

Lucas 2:8

Bienvenido noticias del cielo.

Seguramente no carece de importancia que esta manifestación y anuncio más gracioso se haya hecho a estos humildes pastores hebreos que "vigilan su rebaño de noche". Sugiere dos verdades que son de ilustración frecuente y perpetua.

1. Que Dios elige para sus instrumentos lo humilde en lugar de lo alto. Nuestras nociones humanas habrían señalado a los más ilustres de la] y para una comunicación como esta. Pero Dios eligió al humilde pastor, el hombre sin importancia en la estimación del mundo. Entonces actuó en el comienzo del evangelio (ver 1 Corintios 1:26). Y así ha actuado desde entonces, eligiendo a menudo por los agentes de su poder y gracia aquellos a quienes el hombre habría pasado por alto como indignos de su elección.

2. Que Dios concede su favor divino a aquellos que lo sirven concienzudamente en su propia esfera. No para el soñador ocioso, no para el hombre que no hará nada porque no puede hacer todo de lo que se cree capaz, sino para aquel que hace lo mejor que puede en la posición en que la providencia de Dios lo ha colocado, Dios vendrá en manifestación graciosa ; y es él a quien seleccionará para prestar un servicio importante en su causa. Pero los pensamientos principales de este pasaje son estos:

I. BIENVENIDAS TIDINGS DEL MUNDO ESPIRITUAL. "Tenían mucho miedo". "No temas ... te traigo buenas noticias". ¿Por qué los hombres siempre han tenido tanto miedo ante la presencia de lo sobrenatural? ¿Por qué han temido recibir comunicaciones del cielo? Se requiere algo mucho más que una creencia popular (ver Jueces 13:22) para dar cuenta de un sentimiento tan universal. Seguramente los hombres pecadores son profundamente conscientes del mal desierto y temen que cualquier mensaje que provenga de Dios, el Santo, sea un mensaje de condena y castigo. ¿Cuál sería la expectativa con la que un grupo de súbditos rebeldes, que habían tomado las armas contra su soberano, recibirían un mensajero de la corte del rey? Si esa edad de culpabilidad hubiera sabido que Dios estaba a punto de anunciar "una nueva partida" en su gobierno del mundo, ¡qué amplia y abrumadora razón habría tenido para aprehender un mensaje de ira y retribución divina! ¡Qué bienvenidas, entonces, las palabras, "No temas ... te traigo buenas noticias"! ¡De qué profundidad de paciencia divina, de qué amplitudes ilimitadas de compasión divina, nos aseguran estas simples palabras!

II TIDINGS DE VALOR SUPERIOR. Noticias "de gran alegría". El nacimiento del Bebé en Belén "ese día", ¿qué significó? Que significaba:

1. Liberación de un mal mortal. Para estos pastores, si fueran hijos patrióticos de Abraham, la promesa de un Salvador significaría la liberación de la degradación nacional en la que Israel se había hundido, tanto una desmoralización espiritual como política. Para ellos, si eran investigadores religiosos sinceros, significaba la liberación de la esclavitud y la pena del pecado. Este es el significado que la palabra tiene para nosotros: en ese día nació en el mundo un Salvador, un Redentor Divino, Uno que debería salvar las almas de los hombres de lo que es la única maldición de nuestra humanidad: el pecado.

2. El cumplimiento de una gran esperanza. Para aquellos que luego supieron que "el Cristo" había nacido, significaba que se había cumplido la esperanza largamente apreciada de su nación, y que cualquier cosa que el Mesías traería debía ser cumplida. Con nosotros, una gran expectativa nacional se ha convertido en una gloriosa esperanza para la raza humana: la esperanza de que bajo Cristo este pobre mundo asolado por el pecado se levantará de su ignorancia, su superstición, su impiedad, su vicio y su crimen, y caminar en novedad de vida, en el amor y la semejanza de su Padre celestial.

3. Restauración a nuestra verdadera posición. Ese Salvador es "Cristo el Señor". Nosotros, que hemos tratado de gobernarnos y ser los dueños de nuestras propias vidas, y que hemos sufrido tanto de muchas maneras por este destronamiento y usurpación culpables, ahora debemos encontrar nuestro verdadero descanso y alegría al someternos a él quien es "el Señor" de todos los corazones y vidas; en su servicio permanece la paz y la "gran alegría".

III. TIDAS DE APLICACIÓN GENERAL Y DE PARTICULAR. Estas buenas noticias son para "toda la gente", y fueron para esos pastores asombrados y asombrados. "A ti ha nacido". Cuando escuchamos las palabras del ángel, sabemos que son para todo el mundo y, quienesquiera que seamos, para nosotros.

Lucas 2:13, Lucas 2:14

El mundo humano y el celestial.

La experiencia extraña y elevadora por la que pasaron los pastores de Belén los preparó para una escena que fue preparada para despertar aún más sorpresa y emoción espiritual. Porque de repente, todos apareciendo juntos, una multitud de la hueste celestial comenzó a hacer música angelical; Las melodías de la canción más dulce llenaron el aire, y las palabras de ese canto celestial, tan exquisitamente dulce, tan lleno de consuelo y de esperanza para nuestra raza humana, se fijaron en la mente de los pastores; encontraron un lugar en el registro sagrado; hoy hacen melodía en nuestros oídos. La escena y la canción nos sugieren:

I. EL INTERÉS QUE EL ANGÉLICO TOMA EN EL MUNDO HUMANO. Es un hecho sorprendente y significativo que el advenimiento de Jesucristo a nuestro mundo debe ser precedido y acompañado por el ministerio de los ángeles (Lucas 1:11, Lucas 1:26; Lucas 2:9). Confirma que la verdad en otro lugar indicó que la historia de la humanidad es un tema de profundo interés para las santas inteligencias del cielo. Indagan con una curiosidad pura y celestial sobre las relaciones de Dios con el hombre (1 Pedro 1:12). Ellos admiran reverentemente la sabiduría de Dios en sus tratos con sus hijos humanos (Efesios 3:10). Se regocijan por la más pequeña adhesión al reino de Dios (Lucas 15:10). Gastan sus poderes en el cumplimiento de la voluntad de Dios acerca de nosotros (texto, y Hebreos 1:14). Nuestro Salvador es Uno en quien también tienen un profundo interés, aunque no necesitan su redención, y su adoración a él es un gran clemente en su alegría celestial (Efesios 1:10; Apocalipsis 5:11 )

II EL ADVIENTO DE CRISTO UN EPOCA EN EL REINO DE DIOS. Bien podría una multitud de la hueste celestial cantar esas palabras del texto, "Gloria a Dios en las alturas"; bien podrían unirse a las altas alabanzas del Rey del cielo. Porque cuando Jesucristo vino como él vino, en humildad de humillación perfecta (Lucas 2:7), para que el mundo en el que él entró como un bebé indefenso pudiera ser redimido y restaurado (veterinario 10), dos Se hicieron las cosas.

1. La grandeza suprema de la gracia divina recibió su más maravillosa ilustración. Posiblemente, ¿no podemos decir probablemente? Incluso los registros del reino de Dios no contenían ningún evento que ilustrara una lástima más magnánima y un amor más sacrificado que esta expresión de "buena voluntad para los hombres".

2. El fundamento fue] ayuda sobre la cual se debe criar un reino divino de verdad y justicia. Sobre la roca de la encarnación divina descansa todo el gran edificio de la restauración de la raza humana al amor y la semejanza de Dios. Entonces, de hecho, cuando Jesús nació en Belén, la gloria de Dios fue celebrada de la manera más apropiada; porque entonces se manifestó la gloria de su gracia, y luego fue la gloria que nuestra humanidad debería garantizarle.

III. LA VENIDA DE CRISTO A NUESTRO MUNDO LA ENTRADA DE SU PAZ. "Paz en la tierra." Le ha llevado mucho tiempo a la obra de Jesucristo lograr este resultado, tal como están las cosas hoy. ¡Y cuánto queda por hacer! Para algunos ojos puede parecer como si solo se hubiera aprendido la lección primaria. Pero si miramos lo suficiente y lo suficientemente profundo veremos:

1. Que el evangelio de Jesucristo ha sido, y es, ofreciendo a cada corazón humano agobiado una paz que es inmensamente profunda e inestimablemente preciosa.

2. Que la enseñanza y el Espíritu de Jesucristo están perfectamente preparados para inculcar e inspirar paz, e incluso amor, entre el hombre y el hombre.

3. Que bajo su gobierno benigno, y en la medida en que se consulte su voluntad, el hombre deja la lucha y la discordia debajo y detrás de él, y se mueve en un camino ascendente hacia la esfera donde la paz y la pureza habitan juntas.

Lucas 2:19

La sabiduría de la meditación devota.

Mary "guardó" todas esas cosas que había escuchado, las atesoraba en la cámara secreta de su mente, las habitó en su corazón. Mucho debe haberse preguntado qué podría significar todo y cuál sería el problema. Sin duda, la esperanza que había en ella purificó su corazón como lo haría una esperanza tan sagrada (1 Juan 3:3) e hizo de su vida una vida de reverencia y oración. Fue bueno para ella pensar mucho sobre el propósito que Dios estaba a punto de lograr a través de su instrumentalidad; ella sería la más adecuada para esa santa maternidad por la cual sería tan altamente honrada, y por la cual debía prestar un servicio tan inestimable a su nación y su raza. El hecho de que ella guardara y reflexionara sobre estos solemnes y sagrados misterios puede recordarnos que:

I. LAS COSAS QUE MÁS VALORAN MANTENER. Estos no son dineros que pueden guardarse en el banco, ni joyas que pueden atesorarse en el gabinete, ni pergaminos que pueden guardarse en la caja fuerte; no son más que pensamientos divinos que podemos tener en nuestros corazones. Y de estos hay revelaciones divinas. Pueden ser de su santo propósito, como el corazón de María; o pueden ser de su propio carácter o disposición hacia nosotros sus hijos, como podemos aprender y sostener; o pueden ser revelaciones de nuestro verdadero ser, de nuestro carácter y nuestras necesidades y nuestras posibilidades; o pueden ser de la manera en que podemos acercarnos y parecernos a Dios. También hay invitaciones Divinas: regresar de nuestro alejamiento, acercarnos a su trono, aceptar su misericordia, caminar a su lado, sentarnos en su mesa. Hay exhortaciones divinas al deber, al servicio, al sacrificio personal. Y hay promesas divinas, de provisión, protección e inspiración aquí, de bendición y ampliación de aquí en adelante.

ES. QUE CONSTITUYE EL VALOR SUPREMO.

1. Pertenecen a Dios mismo, y por lo tanto nos conectan con el Altísimo.

2. Nos afectan a nosotros mismos: nuestro carácter, nuestra vida interior, nuestro ser esencial.

3. Nos ponen en armonía con todas las cosas; porque el que es correcto con Dios y fiel a sí mismo se ajusta a todos los demás seres y está listo para todas las demás cosas.

4. Nos hacen aptos para la vida en cualquier lugar y en un futuro lejano; para que la muerte sea un mero incidente en nuestra historia, no concluya nuestra carrera, sino que solo abra la puerta a otras esferas más brillantes.

III. EL PELIGRO EN QUE ESTAMOS DE PERDERLOS. Existe una teoría filosófica plausible de que un pensamiento una vez recibido en la mente no puede perderse por completo; una vez allí, permanece allí, aunque puede estar en el fondo, no percibido, desempleado. Pero, como una cuestión de vida práctica, sabemos muy bien, tanto por testimonio como por experiencia, que los mejores y más elevados pensamientos pueden escapar de nuestra vista; pueden perderse de vista y pasarse por alto con demasiada facilidad. La negligencia, o un interés fascinante en temas más bajos o más emocionantes, los hará invisibles, ineficaces e inútiles. Es muy lamentable que en cada generación haya multitudes de almas que una vez acogieron y apreciaron las concepciones más elevadas y las aspiraciones más nobles, para quienes estos pensamientos y esperanzas ahora no son nada; se han ido de su mente; no han sido "guardados" sabiamente, sino perdidos tontamente y culpablemente. Por lo tanto-

IV. LA SABIDURÍA DE UNA MEDITACIÓN REVERENTE. Nos hacemos el servicio más verdadero cuando, al reflexionar sobre ellos, mantenemos sano y completo en nuestros corazones los grandes pensamientos de Dios. El poder de la meditación continua es una de las facultades de nuestra naturaleza humana; pero el apuro y la tensión de la vida moderna constituyen una poderosa tentación para dejar que esta facultad se oxidara en desuso. Pero a medida que nos amamos verdadera y sabiamente, resistiremos y superaremos la tentación. Todas las almas que cumplirían con su deber sagrado para sí mismas deben pensar bien y mucho en las cosas que saben. Si entendieran verdadera y completamente lo que hablan, si desean que la Verdad Divina tenga su propio poder purificador y transformador sobre ellos, si aspiran a construir un carácter fuerte e influyente, si desean "no ser más niños" , "pero los hombres en Cristo Jesús, deben reflexionar en sus corazones las doctrinas que cuentan en su credo, el lenguaje que toman en sus labios. Es la verdad sobre la que nos detenemos que vivimos.

Lucas 2:25

Un espíritu humano satisfecho.

Hay pocas imágenes más exquisitas incluso en la Sagrada Escritura que la que se dibuja aquí para nosotros. Un hombre anciano y venerable, que ha vivido una larga vida de piedad y virtud, y que ha estado atesorando una esperanza cada vez mayor de que antes de morir debe mirar el rostro del Salvador de su país, dirigido por el Espíritu de Dios, reconoce en el Niño Jesús, aquel por cuya venida ha esperado y rezado tanto tiempo. Tomándolo en sus brazos, con la luz de intensa gratitud en sus ojos y la emoción de la más profunda felicidad en su voz, exclama: "Señor, ahora deja que tu siervo se vaya en paz ... porque mis ojos han visto tu Salvación ". La vida ahora no tiene ningún bien desaconsejado que esperar. El último y más querido deseo de su corazón se ha cumplido; voluntariamente, ahora cerraría los ojos en el sueño de la muerte; ahora con gusto se acostaría para descansar en el silencio de la tumba.

I. AQUELLOS QUE DEBEN ESTAR NO SATISFECHOS EN EL ESPÍRITU. Hay una gran multitud de hombres que buscan satisfacción en las cosas que se ven y temporales: en el placer, en ganar dinero, en ejercer poder, en ganar honor, etc. Pero no encuentran lo que buscan. Es tan cierto en Londres como lo fue en Jerusalén, dieciocho siglos después de Cristo como diez siglos antes, que "el ojo no está satisfecho con ver, ni el oído con oír". Todos los ríos del bien terrenal pueden correr hacia el gran mar de un espíritu inmortal, pero ese mar no está lleno. Terrenal es bueno el agua salada que solo produce más sed del alma que la bebe. No es el muy rico, ni el muy poderoso, ni el hombre muy honrado que está listo para decir: "Estoy satisfecho; déjame partir en paz".

II AQUELLOS QUE PUEDEN ESTAR SATISFECHOS EN ESPÍRITU. Simeón sabía por una comunicación especial de Dios, "le fue revelado por el Espíritu Santo", que debía alcanzar cierto punto en la acuñación del reino de Dios, que el profundo deseo de su corazón por "la Consolación de Israel" debería ser le concedió Y al esperar esto, y lograrlo, su alma se llenó de alegría y satisfacción sagrada. Es correcto que aquellos que se interesan sinceramente en la causa de Cristo anhelen que se les permita realizar una determinada obra para él. Una y otra vez, el padre se ha esforzado, rezado y anhelado ver la conversión de todos sus hijos, o el maestro de su clase; el ministro de Cristo para ver el logro de algún diseño pastoral; el misionero para ganar una tribu de la barbarie y la idolatría; el traductor para traducir la Palabra de Dios a la lengua nativa; el reformador nacional para aprobar su medida de emancipación, o templanza, o virtud, o educación, o la protección de la vida y la moral de mujeres o niños. Y este profundo deseo del corazón ha sido un poder de contención, que ha alimentado la mano y ha energizado la vida, que ha producido el fruto del celo sagrado y el trabajo incansable. Dios ha dado a estas almas el deseo de sus corazones, y se han ido a su tumba llenas de una paz santa y satisfactoria. Que así sea con nosotros. Y sin embargo, puede que no sea así. Podemos ser llamados a abandonar el campo de trabajo activo antes de que se recolecte la cosecha. Otros pueden entrar en nuestras labores. Pero si fuera así, hay una manera en la que podemos pertenecer.

III. AQUELLOS QUE NO PUEDEN FALLAR EN SATISFACERSE ES EL ESPÍRITU. Porque podemos ser de aquellos que se dan cuenta de que está en las manos de Dios fijar los límites de nuestro trabajo actual y determinar la medida del trabajo que haremos en la tierra. Podemos trabajar diligentemente y con dedicación como aquellos que tienen mucho que hacer para Dios y para el hombre, pero reconociendo claramente que Dios tiene para nosotros una esfera en el mundo espiritual, y que en cualquier momento puede llevarnos allí, aunque nos desearíamos. Termina lo que tenemos en la mano a continuación. Si tenemos el espíritu de Cristo a nuestro servicio, si vamos a donde creemos que él nos envía, y trabajamos de la manera que creemos que está de acuerdo con su voluntad. podemos descansar en la tranquila seguridad de que la hora de nuestro cese del trabajo sagrado es la hora del nombramiento de Dios, y una paz tan tranquila como la de Simeón puede llenar nuestra alma cuando dejamos un trabajo no terminado en la tierra para entrar en un lugar más noble esfera en el cielo. — C.

Lucas 2:34, Lucas 2:35

La piedra de toque de la verdad.

No suponemos que Simeón vio el curso futuro del Salvador y de su evangelio en un bosquejo claro; pero, enseñado por Dios, previó que ese pequeño Niño que había estado sosteniendo en sus brazos sería Uno que demostraría ser el factor más poderoso en la historia de su país; y vio que la relación con él sería la fuente de la mayor bendición, de los problemas más pesados ​​o de la condena más seria. Guiados así por este venerable santo, consideraremos el evangelio de Cristo como:

I. UNA PIEDRA TÁCTIL. Nuestro Señor mismo fue una piedra de toque por la cual los hombres de su época fueron juzgados. Él vino no para juzgar al mundo, sino para salvarlo, como dijo (Juan 12:4); y, sin embargo, también era cierto que "para juicio vino al mundo", como también dijo (Juan 9:39). Su misión no era intentar sino redimir; Sin embargo, fue una consecuencia incidental necesaria de su venida que el carácter de los hombres que entraron en contacto con él sería severamente probado. Cuando la Verdad misma apareció y se movió entre los hombres, quedó claro que aquellos que ignorantemente se suponía que eran ciegos eran las almas que estaban viendo a Dios ("para que los que no vean pudieran ver"), e igualmente claro que aquellos que afirmaban Sé que todo tenía ojos que estaban fijos a la luz ("para que los que vean pudieran quedar ciegos"). Mientras Jesús vivía, forjaba y hablaba, los corazones de los hombres se revelaban: los que eran hijos de la sabiduría escuchaban su voz (Juan 18:37), mientras que los que amaban la oscuridad en lugar de la luz se apartaban de la verdad reveladora. Y hoy el evangelio es la piedra de toque del carácter humano. Los que buscan fervientemente a Dios, después de la sabiduría, después de la justicia, con gusto se sientan a los pies del gran Maestro para aprender de él; pero aquellos que viven por placer, por ganancia, por el honor que viene solo del hombre, por este mundo que pasa, lo pasan por alto, indiferentes u hostiles. Los que están preparados para venir como niños pequeños a aprender del Padre celestial, recibir su Palabra y entrar en su reino (Lucas 18:16); mientras que quienes se consideran capaces de resolver los grandes problemas de la vida y el destino mantienen sus mentes cerradas contra la verdad.

II UNA ESPADA DE DOLOR. No solo el corazón de María fue atravesado por su afecto por Jesucristo. La lealtad hacia él demostró a esa generación, y ha demostrado en todas las épocas desde entonces, una espada que ha herido y asesinado. En muchas ocasiones y en muchos lugares ha significado persecución violenta: franjas, encarcelamiento, muerte. En todos los países y en todas las épocas, ha expuesto a los hombres a la hostilidad, al reproche, a la pérdida temporal, a la desventaja social, a una estación inferior, a una vida luchadora, a un espíritu herido (Lucas 9:23; Juan 17:14; 2 Timoteo 3:12). Nuestro Señor nos invita a considerar este inevitable acompañamiento de integridad espiritual como un honor y una bendición en lugar de un estigma y una maldición (Mateo 5:10).

III. Una piedra de tropiezo. Ese "Niño estaba listo para la caída ... de muchos". La verdad que habló Jesús, la gran obra de salvación que realizó, ha demostrado a muchos, no solo en Israel, sino en cada país donde se ha dado a conocer, una roca de ofensa (ver Lucas 20:18 ; 1 Corintios 1:23).

IV. UNA PIEDRA ESCALONADA. No solo para la caída, sino para el "levantamiento de nuevo", fue ese "set" Infantil. Al plantar sus pies en esa roca segura y fuerte, los humillados e incluso los degradados se elevan al honor y la estima, los humildes a la esperanza, los débiles a la fuerza, los imperfectos a la belleza, los inútiles a la ayuda, los hijos de la tierra a las esferas de bendición y gozo en el mundo celestial. — C.

Lucas 2:36

El testimonio de la feminidad.

De este interesante episodio, sin el cual la bella historia del Salvador infantil en el templo difícilmente estaría completa, aprendemos:

I. QUE HAY HABITACIÓN EN EL REINO DE CRISTO PARA EL SERVICIO DE LA MUJER-HOOD. Era bueno que el viejo Simeón diera su testimonio sobre el nacimiento del Salvador; también fue bueno que esta anciana y honorable profetisa "también agradeciera". Tanto la mujer como el hombre debían expresar una alegría reverente en esta ocasión suprema. La mujer, en la persona de Anna, bien podría regocijarse; porque en el reino de Cristo "no hay hombre ni mujer"; Toda distinción de sexo es desconocida. La mujer es tan libre de entrar en ese reino como el hombre; ella puede alcanzar una posición tan alta, por excelencia personal, en ella; ella es bienvenida para rendir servicio sagrado y testimonio fructífero; es tan seguro cosechar la recompensa de fidelidad en el reino de los cielos al que conduce. Las mujeres fueron las asistentes más fieles de nuestro Señor durante su ministerio terrenal; han sido, desde entonces, los fieles más regulares y los trabajadores más devotos de su Iglesia (ver homilía en Lucas 8:2, Lucas 8:3).

II ESA LARGA SOLEDAD PODRÍA LLEVARNOS A UNA COMUNIÓN CERCANA CON DIOS. Anna tenía una viudez muy larga (Lucas 2:36), y en su pérdida de compañerismo humano esperó mucho en Dios. Ella "no partió del templo, sino que sirvió a Dios ... con oraciones día y noche". Cuando se nos niega la sociedad de los demás, ¿qué podemos hacer mejor que buscar la comunión con nuestro Padre celestial, con nuestro Amigo Divino? ¿Qué podemos hacer realmente bien? La comunión con el Padre de nuestros espíritus traerá curación al alma herida, será compañía durante la hora solitaria, promoverá la santidad y la sumisión de la voluntad, nos recordará a esos otros niños que necesitan de nuestra simpatía y socorro, y enviará nos bendiga y bendiga los mandados del amor.

III. QUE UNA VISIÓN DE DIOS DEBE RESULTAR EN ALABANZA Y TESTIMONIO. Anna "dio gracias al Señor, y habló de él [el niño Cristo] a todos", etc. Inspirada por Dios, reconoció al Mesías largamente esperado, e inmediatamente rompió en alabanza, y de inmediato comenzó a comunicar la alegría. hecho a todos a quienes podía llegar. Este es el verdadero orden y el procedimiento correcto. Cuando Dios se revela a sí mismo o su verdad a nosotros, primero debemos acudir a él en agradecimiento y alabanza, y no debemos perder tiempo en transmitir a los demás lo que nos ha confiado.

IV. Esa edad tiene su oferta para traer, así como la juventud y la prima. Es agradable pensar en la anciana Anna, de alguna manera pasada las cuatro, doblada y débil con el peso de los años, hablando con "todos los que miraron", etc., y diciéndoles que él a quien habían esperado tanto tiempo había ven al fin. Es una vista justa a los ojos del hombre, y seguramente también en los suyos, quienes estiman nuestro servicio de acuerdo con nuestra capacidad (Lucas 21:3), cuando aquellos cuya fuerza está casi desaparecida y que se han ganado su descanso. por mucho y fiel trabajo no se persuadirá a retirarse del campo, sino que continuará trabajando hasta que la oscuridad de la muerte los detenga.

V. QUE SANTA EXPECTATIVA SE REUNIRÁ CON SU CUMPLIMIENTO. Había muchos buscando ("todos ellos", etc.) la redención (Lucas 2:38); y mientras esperaban a Dios y sobre él, se les concedieron los deseos de sus corazones. Dios puede retrasar su respuesta por un tiempo, incluso por mucho tiempo, pero a su debido tiempo llegará. El buscador encontrará; el trabajador cosechará.

Lucas 2:49

El amanecer del deber sagrado: un sermón a los jóvenes.

"¿No sabes que debo ocuparme de los asuntos de mi padre?" Llega un momento en nuestra historia, generalmente en los días de la juventud posterior o de la madurez temprana, cuando todas las cosas comienzan a tener un aspecto más serio para nosotros; cuando "los poderes del mundo por venir" nos arrestan; cuando nos hacemos preguntas muy graves; cuando tenemos que enfrentar un nuevo futuro. Es el amanecer del deber sagrado en el alma humana.

I. COMO SE PRESENTÓ A JESUCRISTO. Sus padres pensaron que su ausencia de su compañía se debió a la falta de consideración o distracción; suponían que debía explicarse por el hecho de que su Hijo todavía era un niño. Por el contrario, lo único que lo explicaba era que estaba comenzando a ser un hombre; que la carga de las responsabilidades de la virilidad ya descansaba sobre sus hombros; que las solicitudes más graves ya estaban revolviendo su alma. Y la forma que tomó esta sagrada ansiedad fue una preocupación sagrada y filial de "estar en los asuntos de su Padre". Se le había ocurrido que su Padre celestial lo había enviado al mundo para realizar una obra especial, y que había llegado la hora en que debía dirigirse a esta alta y noble tarea. Por lo tanto, le correspondía aprender todo lo que podía adquirir, comprender las cosas que le habían enseñado, recibir de los padres y maestros toda la verdad que pudiera descubrir y preservar. Y la profunda seriedad de su propio espíritu hizo que fuera una sorpresa que otros, especialmente sus mayores y superiores, no deberían haber percibido lo mismo. "¿No es así", dijo con asombro, "que debo ocuparme de los asuntos de mi padre?"

II COMO APARECE A NUESTRAS MENTES AHORA. Hay varias formas en que el deber sagrado puede surgir en la mente humana; La forma especial que tomará esta santa seriedad se ve afectada por las peculiaridades de la constitución mental, del entrenamiento parental, de la experiencia personal. Puede ser un sentido profundo de:

1. El valor del alma humana, con sus posibilidades de nobleza por un lado y de degradación por el otro.

2. La cercanía y la grandeza del mundo invisible y eterno.

3. La seriedad de la vida humana en vista del éxito glorioso y verdadero que a veces alcanza, y también del lamentable fracaso en el que a veces se hunde.

4. La fuerza y ​​el peso de las obligaciones filiales y fraternas. ¡Cuánto se debe al padre terrenal y cuán sabio es guiarse por su experiencia madura! ¡Qué grave es ser un ejemplo para los más jóvenes!

5. El atractivo de Jesucristo: su pureza y amabilidad, su dignidad del pleno afecto y devoción del corazón humano.

6. Los reclamos del Padre celestial, de aquel de quien venimos, en quien vivimos y por quien somos sostenidos momentáneamente; del que nos ha amado con un afecto tan paciente e incesante. ¿No debemos escuchar cuando él habla, responder a su llamado, ser encontrado en su servicio, ser el objeto de su aprobación Divina? Cuando esta hora solemne y sagrada amanece en la mente de los jóvenes, es un momento

(1) para una consideración profunda y prolongada;

(2) por oración sincera;

(3) por consagración sin reservas; entonces demostrará ser un tiempo para

(4) gozo verdadero y duradero (Sal 108: 1-13: 1) .— C.

Lucas 2:51, Lucas 2:52

Crecimiento, nuestro Señor y el nuestro.

El crecimiento de Jesucristo, su sujeción a sus padres, nos enseña algunas cosas que lo respetan, y sugieren algunas cosas para nuestra propia orientación.

I. EL CRECIMIENTO DE JESUCRISTO.

1. La plenitud de su condescendencia. Encontramos esto en su inclinación hasta

(1) para que se convierta en que él debe "estar sujeto a" sus padres, y

(2) para hacer posible que crezca.

No podemos entender cómo el Infinito podría despojarse tanto de su infinitud como para poder aumentar su sabiduría. Pero no podemos entender la infinitud en absoluto, y actuamos sabiamente cuando no sacamos deducciones rápidas de ella. Nos mantenemos en terreno mucho más firme cuando tomamos la declaración del historiador en su sentido natural, y abrimos nuestra mente al hecho de que Jesucristo, "nuestro Señor y nuestro Dios", se inclinó tanto que le fue posible aumentar. en conocimiento y en favor de Dios y del hombre. No cuestionamos la realidad de su crecimiento en el cuerpo; ¿Por qué deberíamos dudar, o recibir con alguna reserva, la afirmación de que él también creció en mente?

2. La armonía de su crecimiento. El Creció

(1) en estatura corporal y, por supuesto, en toda la fuerza y ​​habilidad corporal;

(2) en equipo mental: en conocimiento técnico, o en la "educación" de su tiempo, en la apreciación de la naturaleza, en el conocimiento de la humanidad, en la aprehensión de la verdad Divina, en general la ampliación intelectual;

(3) en belleza espiritual y nobleza: "a favor de Dios y del hombre". No es que fuera en ningún momento defectuoso o carente de la excelencia que le correspondía mostrar en ese momento, sino que, a medida que sus facultades se expandieron y sus oportunidades de manifestar su carácter se multiplicaron, desarrolló todo lo que era admirable a la vista del hombre. y de Dios Existe una posibilidad mucho mayor de belleza espiritual y nobleza en un hombre joven con una facultad madura y relaciones más amplias que en el niño muy pequeño, restringido, como debe ser, en poderes y en los alrededores. Entonces, a medida que Jesús crecía en años y crecía en sabiduría, había en él un despliegue de valor moral y espiritual que atrajo los ojos de los hombres y que satisfizo al Espíritu del Santo mismo.

II NUESTRO CRECIMIENTO HUMANO.

1. A diferencia de nuestro Señor, no hay ningún elemento de condescendencia implícito en nuestro crecimiento. No nos rebajamos a la infancia; nuestro curso tuvo entonces su comienzo; y en el niño más pequeño, con toda su impotencia, pero con todas sus capacidades latentes, hay un gran regalo de la mano de Dios. Lo que sea que signifique, en sus humillaciones y en su practicidad ilimitada, es mucho más de lo que podríamos afirmar.

2. Al igual que con nuestro Señor, nuestro crecimiento debe ser armonioso. Los tres elementos en nuestra naturaleza compuesta deben experimentar un desarrollo simultáneo y proporcionado. Al principio, esta es una pregunta de los padres, pero posteriormente es una que afecta a todos los que son capaces de crecer.

(1) Entrenamiento del cuerpo; su educación y cultura, de modo que avance continuamente en fuerza, destreza y simetría.

(2) Disciplina de la mente; su instrucción y ejercicio, para que aumente cada vez más el conocimiento y se amplíe la facultad.

(3) Cultura del personaje; su orientación y formación, para que haya

(a) atractivo a la vista del hombre, y

(b) dignidad en el juicio de Dios.

Es, de hecho, cierto que no podemos dar placer a los hombres en proporción a medida que crecemos en valor moral y espiritual, ya que, al igual que con nuestro Maestro, nuestra pureza y devoción pueden ser una ofensa para ellos. También debe recordarse que podemos obtener la clara aprobación de Dios mucho antes de haber alcanzado el punto de irreprochable; porque lo que le agrada ver en sus hijos es un esfuerzo sincero y un crecimiento constante hacia lo que es verdadero, puro y generoso. — C.

HOMILIAS POR R.M. EDGAR

Lucas 2:1

El nacimiento del Salvador y el tipo de sermón del ángel.

Ahora pasamos de la persona del precursor a la de su mayor Sucesor. El hijo del sacerdote era grande, pero el Hijo de la Virgen era mayor. John fue un gran regalo para el mundo, como todo verdadero reformador debe ser; pero un Salvador es el regalo supremo de Dios para los hijos de los hombres. Ahora, en esta narración que tenemos ante nosotros, aprendemos:

I. CÓMO SE HACE LA VOLUNTAD DE INCLUSO HEATHEN MONARCHS PARA CUMPLIR LA VOLUNTAD DE DIOS. La voluntad divina, expresada siete siglos antes de este tiempo por el profeta Miqueas (v. 2), era que Jesús naciera en Belén. Pero hasta poco antes de su aparición, las apariencias parecían demostrar que debía haber nacido en Nazaret. Cuando lo! Augusto, el emperador pagano en Roma, exige un censo, y las familias judías deben inscribirse en las ciudades tribales. Esta simple circunstancia, cuyo propósito era la recaudación de los hombres o la recaudación de dinero, llevó a María a Belén a tiempo para convertirse, en el lugar designado, en la madre del Señor. Seguramente muestra el mandato completo que Dios tiene sobre las voluntades incluso de aquellos que no son sus adoradores. Él es el soberano de todos los hombres, les guste o no o lo sepan. Ciro era su pastor, aunque no conocía a Dios (Isaías 44:28; Isaías 45:4); y Augusto ordena un censo y "mantiene libros" en subordinación a los propósitos Divinos y al cumplimiento de las promesas Divinas.

II CÓMO POCO BIENVENIDOS DIO EL MUNDO SU SALVADOR RECIÉN NACIDO. El nacimiento en Belén fue el nacimiento más importante que haya tenido lugar en nuestro planeta. Si el mundo hubiera apreciado el advenimiento, lo habría anunciado en cada orilla; pero había tan poca sabiduría en el mundo que el precioso Niño tenía, por así decirlo, robar al mundo en un establo y entre el ganado. Nacer era humillante, incluso si los salones del palacio lo recibieran; ¡Pero qué humillante nacer en el ganadero común, porque no había lugar para Mary en la posada! Y sin embargo, al hacer su advenimiento, se identificó no solo con los más pobres, sino que también hizo una causa común con las bestias. Ellos también se han beneficiado con el nacimiento de Cristo: hay menos crueldad hacia los animales en los cristianos que en otras tierras; y la religión del amor que llegó a encarnar y proclamar hará aún más para mejorar la condición de las bestias. Mientras tanto, ¡notemos lo triste que es si los hombres no tienen hospitalidad para mostrarle a Jesús, pero aún así lo excluyen de sus corazones y hogares!

III. EL PRIMER SERMÓN DEL EVANGELIO FUE PREDICADO POR UN ÁNGEL. Los ángeles se dan cuenta de la importancia del nacimiento en Belén, si el hombre no la reconoce. Las huestes celestiales no pueden guardar silencio al respecto. Deben comenzar a contar las buenas nuevas. Si suponemos que las sombras de la noche arrojaron su manto sobre María cuando nació el Bebé, entonces parecería que los ángeles interesados ​​buscaron una audiencia inmediata para escuchar la maravillosa historia. ¿Dónde se encontrará uno? La posada está llena de durmientes o juerguistas; no son aptos para escuchar el mensaje de paz y alegría. Pero fuera de Belén, en los campos, hay pastores: hombres humildes, sin duda, y despreciados como en todas las épocas. Aun así, son amables con las ovejas ("salvadores", en cierto sentido, de los animales tontos que cuidan y alimentan) y ahora en las vigilias nocturnas están despiertos y vigilantes. Aquí, entonces, está la audiencia del ángel. ¿No instruye a los predicadores a contentarse con oyentes muy humildes, y puede ser a veces muy pocos oyentes? Una audiencia puede ser lo más importante, aunque pocos y despreciados. Pero luego debemos notar el mensaje del ángel. Con una luz deslumbrante, tal vez la gloria de Shejiná que lo rodeaba, primero asustó a los pobres pastores. Tenían "mucho miedo". Era necesario, por lo tanto, que primero pusiera a prueba sus temores y luego proclamara las buenas nuevas del nacimiento de un Salvador, el evangelio destinado a todas las personas. La señal que también da es que el bebé se encontrará en pañales y acostado en un pesebre. Es un mensaje sobre un Salvador en aparente debilidad pero en poder real. Tal es el evangelio. Es un mensaje sobre un Salvador personal que, a pesar de todas las apariencias, es "el Dios Poderoso, el Padre de la Eternidad y el Príncipe de la Paz" (Isaías 9:6). Debemos "predicar a Cristo" a los hombres si sabemos lo que es predicar el evangelio. Nuevamente, debemos notar el coro angelical. El ángel ha dispuesto un "servicio de alabanza" junto con su predicación. Está el sermón del ángel y luego la canción de los ángeles. El sermón es corto, pero su contenido tiene un valor inestimable. £ Lo mismo puede decirse de la canción de los ángeles. Habla simplemente de "gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz entre los hombres en quienes está complacido" (Versión revisada). Debe haber sido un servicio melodioso, como la música que asegura la armonía celestial; coristas angelicales haciendo todo lo posible para interesar y elevar a unos pocos pastores pobres Otra lección, seguramente, para aquellos que "cantarían para Jesús". La predicación del evangelio debe estar respaldada por el canto del evangelio. La alabanza tiene su parte en el juego, así como la predicación y la oración. Fue en la parte de alabanza del servicio de dedicación en el templo de Salomón que apareció La gloria del Señor (2 Crónicas 5:11).

IV. EL PÚBLICO PONE LA PREDICACIÓN A UNA PRUEBA INMEDIATA. Los pastores, tan pronto como los ángeles fallecieron, fueron de inmediato a Belén. Estaban decididos a ver por sí mismos. Había un riesgo en esto, porque las ovejas podrían estar en peligro en su ausencia; pero resuelven correr el riesgo si pueden ver al Salvador. "Nunca te aventures, nunca ganes". Por lo tanto, llegaron con prisa a María y miraron con éxtasis a su Hijo. Ellos ven y creen. Están listos para aceptar a este "niño pequeño" como el Salvador del mundo. ¡Un niño pequeño los guiaba! Luego los encontramos convirtiéndose en sus testigos. Les dicen a todos los que los escucharán lo que dijo el ángel, y lo que, en consecuencia, los llevaron a Belén para ver. Habiendo encontrado un Salvador personal, no pueden sino proclamarlo a los demás. Quien escuchó su historia y se benefició de ella fue Mary. Ella reflexionó sobre sus dichos en su corazón. Los pastores se han convertido en testigos importantes del Salvador encarnado. Así deberían ser todos los que realmente lo han visto a simple vista. Pero una vez más, los pastores, como los ángeles, estallaron en alabanzas. "Regresaron, glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían escuchado y visto, como se les dijo". Este es el verdadero fin de la predicación del evangelio cuando lleva a la audiencia a alabar. Por lo tanto, esto se representa como el empleo principal de los redimidos. La experiencia solo se perfecciona cuando se alaba a Dios.

V. VEMOS AQUÍ UN HUMANO QUE SUCEDE A UN MINISTERIO ANGÉLICO. Parece extraño que los ángeles no prediquen tal evangelio. Que están ansiosos por hacerlo, se desprende de esta narrativa. Podemos estar seguros de que estimarán que es un honor supremo proclamar el mensaje de salvación al hombre. Pero después de cortas visitas y cortos sermones, los ángeles se retiran, y estos pobres pastores difunden las buenas nuevas, contando de una manera muy humilde lo que han visto y oído. Es el plan de Dios, y debe ser el mejor. Son aquellos que necesitan y han encontrado un Salvador que están mejor adaptados para proclamarlo ante los demás. Un ministerio humano es más hogareño, comprensivo y efectivo de lo que podría ser cualquier ministerio angelical. Además, un ministerio humano es menos criticado y objetado que un angelical. De este modo, aprendemos en Belén lecciones importantes sobre la predicación a audiencias humildes y les ofrecemos predicadores de fabricación. Los ángeles sin duda quedaron satisfechos al mirar a los pastores que habían escuchado tan ansiosamente su historia y los vieron convertirse en predicadores a su vez. Multiplicar los testigos de Cristo es la gran obra de los predicadores, ya sean angelicales o humanos. — R.M.E.

Lucas 2:21

La circuncisión y la presentación de Jesús.

Pasamos ahora del sermón del ángel y la verificación fiel de los pastores a los próximos eventos notables en la gran vida que encarna el evangelio para la humanidad. Y tenemos aquí

I. LA CIRCUNCISIÓN. (Lucas 2:21.) Esta fue la admisión de Jesús cuando tenía solo ocho días en la Iglesia del Antiguo Testamento. Fue un proceso doloroso y sangriento, y como tal fue el comienzo de esa vida de sufrimiento en la que el Hijo de Dios había decidido entrar en interés de los hombres. No hay los mismos detalles sobre esta circuncisión que los de John. El hecho sobresaliente fue que recibió el nombre de Jesús, lo que indica que iba a ser el Salvador de la humanidad. En el pacto judío, en consecuencia, ha entrado por esta circuncisión un Salvador, Uno destinado, como su homónimo Joshua, para llevar al pueblo del Señor de toda esclavitud a la libertad gloriosa. Esta fue una identificación práctica de él con el pueblo de Dios, antes de que pudiera, al menos humanamente, decidir por sí mismo. Y no hay nada mejor para los niños pequeños que estar tan temprano asociado con la causa de Dios. £ £

II LA PRESENTACIÓN EN EL TEMPLO. (Versículos 22-24.) La circuncisión constituyó a Jesús miembro del antiguo pacto, pero su presentación en el templo fue su dedicación formal al servicio del Señor. A los cuarenta días del nacimiento del niño, se le ordenó a la madre que se presentara ante el Señor con dos ofrendas: una para una ofrenda por el pecado y la otra para una ofrenda quemada. En el caso de María, debido a su pobreza, las ofrendas consistían en dos palomas o dos palomas jóvenes. Un sacrificio expresaba un sentido de pecado, el otro un sentido de consagración, ambos hermosos en la madre de nuestro Señor. La primera estaba completamente fuera de lugar: estaba "inmaculada", como algunos la representan. Además, se pagaría por Jesús el precio de la redención de cinco shekels, para que pudiera ser excusado del servicio en el templo y dedicarse al Señor en otra capacidad. Cuando consideramos todo lo que significaba su Mesías, en realidad era un pago que pudiera tener el privilegio de servir al Padre como el Cumplidor del ritual, y por lo tanto como el Abolisher del ritualismo del templo. Hubiera confundido las cosas si hubiera realizado algún servicio sobre el templo como lo hicieron los levitas y los sacerdotes, una palabra, el Mesías no podría haber venido, como el Bautista, de la tribu de Leví; pero era mejor que perteneciera a alguien que no estuviera atado al altar. Y aquí debemos notar como un punto práctico que el reclamo hecho por el Señor sobre los primogénitos como su posesión peculiar, es un reclamo que todos debemos reconocer como justos. No somos nuestros, sino que los compramos con un precio y estamos obligados a glorificar a Dios con nuestros cuerpos (1 Corintios 6:19, 1 Corintios 6:20). Solo Jesús se dio cuenta en plenitud, pero debemos tratar de realizarlo en medida creciente.

III. EL TESTIMONIO DE SIMEON. (Versículos 25—35.) Mientras se presentaba a Jesús, un creyente anciano llamado Simeón entra, impulsado por el Espíritu, al templo. Su personaje está claramente esbozado para nosotros. Él era

(1) justo y devoto;

(2) esperando con esperanza el advenimiento de aquel que iba a ser la consolación de Israel;

(3) el tema de la revelación especial acerca de ver al Mesías antes de la muerte. Y ahora él entra al templo para reconocer intuitivamente al Mesías en el niño pequeño de María. El resultado es su apropiación del Niño por un instante, para que pueda acariciarlo en su pecho. Luego derrama su canción de cisne, el "Nunc Dimittis", que ha sido una palabra tan patética en la experiencia de la Iglesia. Esta oración de Simeón sugiere pensamientos como estos:

1. Una salida pacífica no solo es posible, sino más deseable. Manifiestamente, Simeón podía ir a su último sueño tan silenciosamente como a su descanso nocturno. Podemos comprometer no solo las horas plegadas de la noche a Dios, sino también las horas plegadas de la eternidad.

2. Lo preliminar de tal partida es la vista del Salvador. El Niño Jesús fue el Divino Salvador provisto para el anciano Simeón, y en su tierno cuidado también podemos descansar.

3. La alegría peculiar de la salvación es que está destinada a todas las personas, tanto gentiles como judías. Después de todo lo que se habla sobre el egoísmo, no existe un sistema que abarque todo el mundo como lo hace el cristianismo. £ Pero después de hablar así agradecido a Dios, Simeón habla con simpatía a los asombrados José y María. Les da la bendición de un viejo. Tenían una carga poderosa y necesitaban una gran gracia para cumplirla. Y luego pronuncia palabras especiales de advertencia y de aliento a María sobre el Niño. Y aquí notamos:

(1) Que el destino de las multitudes a menudo depende del destino de un individuo. Así fue con el Niño Jesús.

(2) Su destino será de oposición decidida incluso hasta la muerte.

(3) Involucrará a María en angustia desesperada; pero

(4) por la tragedia se revelarán muchos corazones. La crucifixión de Jesús es la piedra de toque por la cual nuestra condición espiritual puede ser mejor determinada. Según estemos apegados o repelidos por un Salvador crucificado, debe ser nuestro estado espiritual o carnal. £ £

IV. EL TESTIMONIO DE ANNA. (Versículos 36-38.) Anna era otra persona respirada que esperaba el advenimiento del Mesías. Una viuda anciana, parece que nunca abandonó el templo y se había elevado tan cerca del ideal del servicio incesante como podría hacerlo una persona en esta vida. Ella también le dio gracias a Dios ya que con impaciente mirada miró a su Redentor en la Persona del santo Niño. Y a todos los que, como ella, buscaban la redención, les habló de Jesús como el Redentor prometió y ahora dio. No hay el mismo tono melancólico sobre Anna que sobre Simeón. Ella habla acerca de la redención, y la esperará, mientras que Simeón parece inclinado a alcanzarla lo más rápido posible con la muerte (cf. Godet, in loc.).

V. EL DESARROLLO TEMPRANO DE JESÚS. (Versículos 39, 40.) Su esfera era Nazaret; No es el lugar que la sabiduría humana habría seleccionado para un desarrollo sagrado. Una vida sin pecado fue el mayor de todos los milagros. Y aquí se nos cuenta de:

1. Su desarrollo en la fuerza física. "El niño creció". Si el Salvador nunca hubiera sido un niño, pero siempre adulto como nuestro primer padre, no habría mandado tanta simpatía en el mundo. Los niños pequeños se deleitan al pensar en él, que alguna vez fue como ellos un niño pequeño.

2. Su desarrollo en espíritu y en sabiduría. La referencia parece ser la energía de la voluntad y la intuición intuitiva, y la forma reflexiva de los verbos parece atribuir el progreso a su propio esfuerzo. Es decir, su voluntad creció en fuerza mientras que su alma creció en perspicacia. Como niño, no carecía de una decisión de carácter y su perspicacia fue notable para uno de sus años. £ £

3. En consecuencia, se convirtió en el Objeto de la gracia divina. Este favor del Padre era suyo por derecho. Se abrió camino hacia él, y no se le pudo haber negado con justicia. La raza humana ya no estaba a la vista del Padre completamente depravada. Una característica redentora había aparecido en la persona del santo Niño Jesús en Nazaret. La actitud de Dios hacia el mundo fue alterada, y con justicia. Hay personas que le dan un halo de atracción sagrada a la esfera en la que viven. Nazaret se redimió de la sospecha universal debido a un niño que vivía allí. £ Es para nosotros regocijarnos en un Salvador como el que tenemos en Jesús, Uno que pasó por las etapas que experimentamos individualmente, y que no tuvo pecado en todos ellos. La infancia adquiere un nuevo interés para nosotros, y su inocencia fue una vez una realidad perfecta cuando los pequeños pies del Señor de la vida y la gloria pisaron las calles de Nazaret. — R.M.E.

Lucas 2:41

La visita de Jesús a Jerusalén cuando era un niño.

Ahora procedemos a la circunstancia solitaria en la vida infantil de Jesús que se da en los Evangelios. Había estado creciendo durante doce años en fuerza y ​​en espíritu, y el Señor lo amaba. El Niño en Nazaret redimió a los ojos de Dios en todo el mundo. Era el único interés absorbente en la perspectiva divina sobre nuestra raza. Y ahora sus padres piadosos lo llevan a la fiesta de la Pascua en Jerusalén. Es su segunda visita al templo; esta vez viene él mismo; la primera vez, como hemos visto, fue presentado. Los siguientes puntos merecen atención en esta narrativa.

I. EL CUIDADO DE LOS PADRES EJERCITADO SOBRE JESÚS. La pareja piadosa, José y María, fueron, como se nos dice, todos los años a Jerusalén a la Pascua. Y le habían dado al Santo Niño comprometido a su cargo las ventajas que Nazaret les brindaba. Especialmente la escuela de origen, por no hablar de los servicios de la sinagoga, a los que sin duda fue llevado regularmente, demostró su interés en el bienestar del Niño. Por lo tanto, apenas llega a la edad de doce años, momento en que se consideraba que los pequeños podían convertirse en "hijos de la Ley", cuando lo llevan a ver la Pascua en Jerusalén. Su vida piadosa y constante fue una excelente preparación para las solemnidades de la gran fiesta. Jesús se encontró cara a cara con las ceremonias después de experimentar la más tierna atención en el hogar. Y la historia que tenemos ante nosotros ofrece una amplia evidencia de la consideración de los padres. Si no fue un cuidado parental perfecto, esto es solo para permitir que ni José ni María estuvieran sin pecado. De hecho, uno de los predicadores alemanes basa un discurso admirable en el deber de los padres sobre esta historia, encontrando en ella seis pistas separadas sobre ella. £ Pero detengámonos un momento sobre el cuidado con el que deben haberle explicado todo el ritual. Sin duda vio más en él que ellos, pero debe haber recibido con agradecimiento su ayuda en las circunstancias. Para ellos, la Pascua hablaba de una gran liberación brindada a sus padres; para él hablaba de un gran sacrificio por venir. Su visión debe haber sido algo más profundo de lo que podían apreciar. Y ahora pasemos a la supervisión de la cual los padres fueron culpables. Su cuidado fue excelente, pero no fue absolutamente perfecto. En el ajetreo de la preparación para el regreso a casa, los padres comenzaron con la caravana con la impresión de que debía estar en compañía de los muchachos que estaban en un número considerable unido a la procesión. Deberían haberse asegurado, y no haber dejado a ese Niño a las posibilidades de viajar. No tenemos derecho a imputar la separación de Jesús de sus padres a cualquier falta de obediencia de su parte, sino únicamente a un descuido de ellos. ¿Cuáles eran todos sus pedazos de equipaje y sus conocidos en comparación con la custodia segura de "el niño sagrado"? Y de acuerdo con este punto de vista, se ha sugerido que debajo de la aparente exposición y reprensión de Mary hay una confesión latente de su culpa, que ella y Joseph intentaron reparar en su búsqueda diligente del Niño desaparecido.

II El chico solitario se volvió instantáneamente hacia el templo. Los siete días de la fiesta de la Pascua habían sido una fiesta rara para Jesús. Los sacerdotes y el ritual y toda la vida variada que atestaba la corte del templo debieron haber sido una revelación para él. Él trajo la conciencia de un judío instruido en la Ley para influir en el templo y sus servicios. Debemos mirar en su mente a través del Antiguo Testamento. Allí encontramos la idea de la paternidad de Dios en relación con su pueblo varias veces mencionado (Deuteronomio 14:1, Deuteronomio 14:2; Oseas 11:1; Jeremias 31:9, Jeremias 31:20; Salmo 103:13, etc.). Para el niño pensativo, por lo tanto, el templo era considerado como el hogar de aquel que era un padre para todos los que confiaban en él. Y esta idea general de la paternidad se especializó en sus reflexiones profundas y reverentes, y no podía sino sentir hacia Dios como ningún judío había sentido antes. De lo que no podemos estar seguros es de si tuvo de niño la revelación adicional que aún le hizo de su peculiar relación con Dios como el Unigénito, o la alcanzó en el transcurso de los años. En todo caso, el templo era la casa del Padre. A eso se volvió el solitario Lad. Se sintió atraído por Dios irresistiblemente, ahora que sus guardianes terrenales se habían ido. "Cuando padre y madre me abandonen", podría decir, "el Señor me llevará". El niño huérfano, por así decirlo, se volvió hacia el templo, en cuanto a su verdadero hogar.

III. Se convirtió en un santo aprendiz allí. No solo era el templo el escenario de los sacrificios; También era el lugar de aprendizaje para los interesados ​​en la Ley. Las escuelas se establecieron dentro de los recintos sagrados donde los escribas hablaron con los alumnos que decidieron sentarse a sus pies. El método parece haber sido por diálogo, la pregunta y la respuesta que alguna vez fueron tan apreciadas. Aquí, el Niño creía que se aclararía sobre la voluntad del gran Padre que habitó allí y que le había dado a su pueblo la Ley. Como Hijo fiel, deseaba obtener toda la luz posible sobre los negocios de su Padre, y por eso frecuentaba las escuelas. Era un "catecúmeno modelo", como lo llama un escritor sugestivo en todo este pasaje. £ Aunque debió haber visto a través de la superficialidad de algunos de sus maestros, y sin duda tuvo una visión más profunda que ninguna, se contentó con sentarse a sus pies y obtener todo lo bueno que pudo de ellos. Fue una instancia, seguramente, de gran diligencia para aprovechar cada oportunidad de mejora que se le presentó. Quería aprender todo lo que pudiera mientras tuviera la oportunidad. Y, naturalmente, sus respuestas y preguntas sorprendieron a los médicos. Nunca antes habían tenido un erudito tan apto. Su perspicacia los condujo a lo largo de líneas que nunca habían viajado hasta ahora. Y en cuanto a los asuntos del Padre, al menos abarca elementos como estos:

1. La comprensión de los términos de acceso a su presencia. La importancia del ritual que se celebraba en el templo, el significado del sacrificio, el derramamiento de sangre, el incienso y el acercamiento de los sacerdotes designados a la presencia Divina, todo esto pertenecía a los asuntos del Padre.

2. La comprensión del significado de sus mandamientos. La Ley como expresión de la voluntad del Padre, y leída en consecuencia a la luz del amor.

3. Hasta qué punto el conocimiento del Padre debía extenderse. El reino de Dios en su rango universal, a diferencia de una nacionalidad estrecha, era parte del negocio del Padre. De ahí la persistencia del santo alumno sobre las escuelas del templo. Sus acertadas respuestas le proporcionarían alojamiento y comida durante la temporada de separación de sus padres. Habiendo puesto a Dios primero, todas estas cosas le fueron agregadas (Mateo de Mateo 6:33).

IV. SU RECUPERACIÓN POR LA MADRE ANXIOSA. José y María, al descubrir al final de la marcha del primer día la ausencia del Niño, se dirigieron a Jerusalén para encontrarlo. Sin duda preguntan todo el camino de regreso, y luego van de aquí para allá por la ciudad, y finalmente piensan en el templo. Allí, en medio de los médicos, Mary lo encuentra y lo recupera. Sus palabras son una reprensión aparente, pero realmente confesión de su parte de la supervisión. Nunca antes había tenido ningún motivo para encontrar fallas; ahora es aún más sorprendente para ella. Jesús se defiende con el argumento de que estaba cuidando los asuntos de su Padre. En otras palabras, insiste en poner a Dios primero, antes que María o José. Tenemos una idea de lo que es la piedad. Significa hacer que los negocios de Dios sean supremos. Dios reclama el primer lugar, y esto es lo que el Niño Jesús le dio. La versión revisada traduce las palabras: "¿No sabéis que debo estar en la casa de mi padre?" Esto simplemente se referiría a su locura al no buscarlo primero allí. La versión autorizada es tan cercana al griego y de mayor importancia. Pero María y José no entendieron su significado. Estas son las primeras palabras registradas de Jesús; y cómo armonizan con el último, cuando en la cruz dijo: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu". £ £

V. SU OBEDIENCIA Y DESARROLLO. Él tiene todo lo que los médicos pueden darle mientras tanto. No habría sido rentable para él haber permanecido más tiempo en sus escuelas y haber sido testigo de sus poderes de disputa. Él tendrá una colisión con ellos lo suficientemente pronto. Además, estará más seguro fuera de su alcance en la tranquilidad de la casa del norte. Y así reconoce en la llamada de su madre la voz de su Padre en el cielo, y en la privacidad de los asuntos de Nazaret su Padre. Tiene que esperar tan bien como trabajar. Por lo tanto, sin murmurar, se va con ellos y está sujeto a ellos. Pero esta sujeción y reverencia no obstaculizaron, pero realmente ayudaron, su desarrollo. "Él aumentó en sabiduría y en estatura, y en favor de Dios y el hombre". Como persona bajo la patria potestad, encontró su recompensa en la sabiduría, y se hizo querido de todo lo que lo rodeaba, así como del Señor de arriba. Fue un hermoso ejemplo para ponernos sujetos a Dios ante padres y superiores. Su crecimiento en la sabiduría también fue muy considerado. Tomaría la sabiduría como otros tienen que obtenerla, gradualmente, y pasar de lo conocido al conocimiento de lo desconocido. £ Y el favor de Dios descansará tan bien como el favor del hombre sobre todos los que siguen los pasos de su Divino Hijo en esta hermosa sujeción. £ No hay ninguna verdad más importante en este momento que esta de realizar nuestro desarrollo en la debida sujeción. — R.M.E.